Cuadritos, periodismo de historieta

mayo 27, 2009

Pero eso, ¿es historieta?

Archivado en: Cómic Europa,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 11:00 am
Tags: , , ,
Löwenthal, resfriado pero con un cigarrillo omnipresente en su boca

Löwenthal, resfriado pero con un cigarrillo omnipresente en su boca

Una pregunta que han hecho a Xavier Löwenthal decenas de veces. Una pregunta más cargada de violencia que de genuino interés. Una pregunta que Cuadritos le hizo al teórico, autor y editor belga de historietas. De recorrida latinoamericana (pasó también por Montevideo Cómics), Löwenthal accedió al encuentro con este blog a horas de bajarse del barco que lo trajo de costas uruguayas cargado con una maleta y un resfrio de la noche montevideana.

De madre argentina, habla buen español y consulta por algún alivio a su resfrío. Se decide por un té con limón, miel y aguardiente que le sienta bien a su barba cana y las mejillas rosadas. Mientras, se dispone a hablar sobre sus ideas sobre narrativa no convencional y su experiencia como editor en Europa que expondrá hoy y mañana ante un auditorio de guionistas locales en la clínica para profesionales de Viñetas Sueltas, y el viernes a las 17 en el Centro Cultural Recoleta (Junín 1930) en una charla junto a un seleccionado de nivel: Paolo Parisi, Leif Tande y Mauro Entrialgo.

Su posición, cuenta, es producto del mismo mercado belga. “Allí no pasaba nada nuevo, de modo que con unos compañeros de la escuela de arte decidimos lanzar la casa editorial Cinquième Couche y claro, como entonces no pasaba nada, tuvimos un éxito inmediato en los medios”.

La reacción de la historieta tradicional llegó con virulencia. “Fue muy raro porque éramos jóvenes y hacíamos tiradas chicas, de 500 ejemplares, pero el medio reaccionó con fuerza diciendo eso no es historieta“. Esas acusaciones cimentaron su camino a convertirse en teórico de la bande-desinée. Para defender su posición, pero también para promover una labor pedagógica sobre los críticos del medio. Entonces, cuenta, les advirtió a los especialistas: “ustedes están acostumbrados a leer a Tintin o cosas de superhéroes, esto no trata de eso, si intentan leerlo con esos lentes, van a encontrar el vacío, pero si lo ven como objeto autónomo, verán que es algo“.

¿Qué es “historieta” para Löwenthal, entonces? “Articulaciones entre imágenes, y entre imágenes y texto, claro que se me podrá objetar que entonces el cine es una historieta, así que lo limitaré a las imágenes fijas, pero para mi la historieta es eso: articulaciones para producir sentido, sea emoción, contemplación u otra cosa. Esa es una definición abierta en la que entra toda la historieta posible”. También destaca el valor de la narración en este lenguaje, “la narración es muy importante, pero la cuestión es qué se narra, puede ser una historia, una anécdota, u otra cosa distinta, para mi, si hay articulaciones que se desarrollan en el tiempo, hay una lectura, y entonces hay narración”.

Un soplador perdido en un mundo de libretos estancos

Un soplador perdido en un mundo de libretos estancos

El concepto de “narrativa no-convencional” o “narrativa sin proceso identificatorio” es fundamental en la visión del teórico, autor y editor belga. Sin embargo, no es una idea fácil de abordar. En lugar de dar una definición estricta (que queda englobada en eso del “sin proceso de identificación”), prefiere dar un ejemplo.

“En una ocasión convocamos a un concurso con la premisa de que las obras evitaran la identificación y alguien presentó un relato, entre comillas, sobre el genocidio de Ruanda, en que se dice hubo 800.000 muertos, ¿cómo hablar de un tema tan tremendo? El autor hizo un libro de casi 17 centímetros de ancho y en cada página había solamente una letra, la t por tutsi. Pero la t es también una cruz. Era un cementerio de las víctimas, y era un relato. No había proceso de identificación ni relato clásico, pero había una suma que golpeaba a quien leyera el libro”.

Entonces a Cuadritos no le queda más remedio que hacer la pregunta inevitable. Pero eso, ¿es historieta? “No me importa. Para mi sí, pero si quieren llamarlo de otro modo no tengo problema. El ejemplo es de un relato muy fuerte que no utiliza el proceso de identificación”, responde con firmeza.

Independientemente del debate que muy probablemente genere Löwenthal,un recorrido por sus obras publicadas revela a un autor profundamente original y personal, con ideas potentes e interesantes. Así, por ejemplo, cuenta en su haber con Cotton Schwob, una sátira social y política que aborda el conformismo y la cirujía estética. O Lettres a Pauline, sobre las cartas que escribía a su entonces novia (hoy madre de su hijo y ex esposa) durante una expedición etnolingüistica en la selva húmeda hondureña.

Su currículum también incluye Iphigenie, obra que cruza de modo sorprendente la crítica al modelo mecanicista de Newton con la narrativa de la dramaturgia. “Cuando la hice estábamos montando las dos versiones más famosas de Ifigenia (la de Eurípides y la de Racine) en el Teatro del Infinito, en Bruselas”, cuenta, “me llamó la atención que, sobre todo en el teatro clásico, es muy importante la repetición y en las tragedias, el concepto de ananké, o destino para los griegos”. Y entonces, explica, comenzó a preguntarse dónde quedan los resquicios para la creación. Al mismo tiempo sobre su mesa de luz había dos contestaciones a la teoría de Newton.

Löwenthal capturó sus viajes a Honduras y África en algunos de sus relatos

Löwenthal capturó sus viajes a Honduras y África en algunos de sus relatos

“De modo que se me ocurrió la historia de un soplador de un teatro, que vive bajo las tablas en una biblioteca infinita, como la de Borges, que alberga todas los libretos posibles, y él anota todas las variaciones que se producen y tiene estadísticas de cuáles son recurrentes. Hasta que un día, Ifigenia lo mira. Esta mirada no está escrita, es algo nuevo, un momento de libertad. Y él se enamora. Pero como Ifigenia muere cada día al final del último acto y él es el encargado de verificar la conformidad con el texto, se angustia. Ahí él querrá cambiar las cosas”, describe.

Finalmente, Coup de grace, un trabajo conjunto con el que inscribieron a su producción historietística dentro de la línea del arte contemporáneo, hartos de “la tendencia a la monoforma” (tema que requeriría, como mínimo, una nota aparte).

Seguramente las líneas que preceden a este párrafo final hayan exaltado el ánimo de más de un lector. Está bien que así sea. Löwenthal es, como cualquier artista original, un provocador. Alguien que dispara reacciones a favor y en contra, escasas veces neutrales, frecuentemente apasionadas pero -quizás sea esto lo más importante- que nos obligan a revisar nuestras propias ideas sobre el tema. En este caso, ¿qué es para uno la historieta?

6 comentarios »

  1. Excelente. Ya me hizo pensar un montón. Ahora quiero leer algo suyo, ¿venderán en la feria del festival?

    Comentario por Emiliano Maitía — mayo 27, 2009 @ 1:03 pm | Responder

  2. Emiliano, no estoy 100% seguro. En el listado de expositores que me facilitaron figuraban en un apartado las embajadas que co-organizan el evento, pero no sé si tendrán stands de venta y demás. Löwenthal, además, es belga y creo que esa bandera no está entre las que montarán la biblioteca de lectura del evento. Sí la de Francia, quizás algo suyo editado allí ande boyando por las mesas. Esperemos. Amplío la data el viernes, cuando escriba la crónica del evento de apertura del jueves por la tarde.

    ¡Saludos!

    Comentario por Andrés Valenzuela — mayo 27, 2009 @ 1:44 pm | Responder

  3. Que buena idea la de ifrigenia!!! Si bien la rueda reiterativa no es original, con un buen dibujante seria un golazo de historia.

    Las charlas deben ser lo mas!! Muy buena Entrevista Andres!

    Comentario por Tinta de historieta — mayo 28, 2009 @ 10:36 am | Responder

  4. Tinta, fijate la segunda imagen (sobre el margen izquierdo). Esa corresopnde a Ifigenia.

    Comentario por Andrés Valenzuela — mayo 28, 2009 @ 10:57 am | Responder

  5. Excelente nota. Excelente autor.

    Felicitaciones.

    LAURA

    Comentario por LAURA VAZQUEZ — septiembre 18, 2009 @ 12:10 am | Responder

  6. [...] está hecho por una historietista, Montatormentas no califica como cómic excepto que se haga una definición increíblemente laxa del noveno arte y que, además, se construya elaboradamente la unidad secuencia de los textos e [...]

    Pingback por No es historieta « Cuadritos, periodismo de historieta — noviembre 3, 2009 @ 9:32 am | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 116 seguidores

%d personas les gusta esto: