Cuadritos, periodismo de historieta

septiembre 30, 2010

Viaje 4D por las muestras de Viñetas

Los trabajos de Kuper se mostraron con bastidores iluminados desde atrás

Constitución el domingo, Palermo el lunes, Abasto el martes y Centro el miércoles. Tres años atrás era impensable que un evento de historietas pudiera recorrer la ciudad, que se hiciera carne de cada barrio. Abasto y (otro) Palermo otra vez hoy, San Telmo mañana. El mérito que corresponde a la asociación civil Viñetas Sueltas que en esta Gran semana suelta de viñetas supo conjugar versatilidad de estilos, temáticas y orígenes en exposición. Hasta el momento se vio humor gráfico mudo, historieta infantil, cómic periodístico y planchas de autor. De hoy en adelante tocará improvisación en vivo, historieta con documentación, trabajos hechos por mujeres y colaboraciones iberoamericanas. Todos trabajos firmados con pasaportes de más colores de los que es dable enumerar.

Mucho visto y mucho por ver. Por eso Cuadritos propone a sus lectores un recorrido por los barrios porteños historietizados, suerte de cuaderno de viajes local y comiquero.

El camino empieza en la avenida Caseros, en esas veredas largas y fabriqueras, de portones anchos y lámparas altas, en esos frentes que supieron de aristocracias que huyeron de la peste hacia los barrios del norte. En un Sótano Blanco asentado -paradójicamente- en un primer piso y con los trabajos del uruguayo Gervasio Troche en las paredes.

Los dibujos de Troche, puro silencio, hablan. Dicen mucho. Muestran un universo en que la muerte es la ausencia, lo que se esconde a nuestros ojos. Un descanso tanto como la misma celebración de la vida. Y cantan, hacen música. El uruguayo recurre a corcheas y semifusas para recordar que el sonido también es magia y materia. Que puede salir de su ejecutante y también permearlo. Todo eso quedó claro en la más efímera de las exposiciones de la Gran semana suelta de viñetas, que fue montada exclusivamente para esa jornada.

A pocas cuadras de allí está la parada del 151, el colectivo que lleva al lunes y a las puertas de Objeto A, en ese Palermo menos fashion, menos top, sobre todo menos publicitado, y quizás por eso más genuino. Allí está una de las galerías privadas pequeñas más bellas e inteligentes del área metropolitana, y basta conocer a la familia a cargo para confirmar que el lugar no es más que un reflejo de sus propietarios. Nomás llegar hay que esquivar cámaras. Es que la embajada norteamericana tiene evidentes contactos en algunos medios televisivos y Peter Kuper pasa a los videotapes  de distintos canales. Su experiencia como inesperado cronista historietístico en México llamó la atención de una buena porción de los medios locales.

Los peruanos mostraron su experiencia porteña directamente en la pared

Su exposición es pequeña (“¡se termina en un minuto!”, exclamó por ahí Andrés Accorsi tras recorrerla, no sin cierta razón). Pero al menos resulta sustanciosa. Los originales de Kuper son interesantes y muestran la amplitud de su trabajo.

Los dibujos que retratan los días de lucha en Oaxaca condensan en cada página las horas de permanencia en las calles. Están atiborrados de gente que se mueve, de figuras que sobresalen, que se adivinan tras las cabezas que hay delante, frente a las barricadas. Y luego, los trabajos en los diarios, de reflexión social. O la secuencia plantada en lápiz y coloreada con stencil (notable, por cierto) de Spy vs. Spy, la tira que tiene a su cargo en la legendaria revista Mad.

Para seguir conviene estirar las piernas un poco. Ir de Av. Córdoba hasta Corrientes y de ahí caminar. No supone tanto esfuerzo, en verdad, y en última instancia al llegar uno puede sentarse a tomar algo. Que al cabo la muestra del martes, de los hermanos Gonzales, es en un bar.

Allí, en el Abasto, los fraternos peruanos presentaron su revista autoeditada Carboncito, contaron su vida en una pared y utilizaron las otras para mostrar sus estilos: el de Renso a pura tinta, el de Amadeo con notables influencias de la ilustración publicitaria y el diseño. Crudeza y realismo en blanco y negro de un lado, bordes definidos y colores plenos en la habitación de al lado.

La Alianza Francesa quedó atiborrada de asistentes

La intervención en las paredes del bar dura, pero no por ello los hermanos descansan. El fin de semana presentarán su revista en otros dos lugares: La vecindá y La libre.

Ahora sí, mejor tomarse el subte. sNomá hasta al combinación de Pellegrini y 9 de julio, pues desde allí se camina poco hasta la Alianza Francesa, en menos tiempo del que tarda en decirse “miércoles”, seguramente. Y allí un Big Bang inesperado. Otra vez cámaras de televisión (de Canal 7, para su programa infantil) y mucha, muchísima gente en el primer piso de lugar. Tanta que era realmente difícil apreciar todas las páginas expuestas (una treintena de trabajos de otros tantos autores, aproximadamente).

Allí, cansados del trajín algunos, frescos y con niños a cuestas otros, la muestra de historieta para chicos respiraba vitalidad. Una energía particular que no se percibía hace rato. Entusiasmo. Optimismo. Ganas de hacer y de seguir. Mejor: la caminata continúa hoy.

3 comentarios »

  1. “Tres años atrás era impensable que un evento de historietas pudiera recorrer la ciudad, que se hiciera carne de cada barrio”.
    Esta frase me pone la piel de gallina, Andrés. ¿Y viste la cantidad de gente que había en la muestra de historieta para chicos? Antes, eso tampoco pasaba.
    Claro que tampoco pasaba que en un gobierno latinoamericano pudiera volver a existir amenazas de golpes, como me está diciendo la tele desde el piso de abajo.

    Pero, volviendo a esto… ¿estamos a tiempo de decir que son los aires nuevos que tanto esperábamos? Cordobazo hace unas semanas; Porteñazo actual; Rosariazo en un rato… y la buena salud de tantas editoriales que se suman.

    No sé; el optimismo se me va al carajo con lo de Ecuador.

    Bajo a ver qué pasa.

    Comentario por Luciano Saracino — septiembre 30, 2010 @ 4:33 pm | Responder

  2. Los quería felicitar a todos, estuvo fantásticoooooo. Hace tiempo no me divertía tanto en un evento. Inteligencia y diversión, una combinación deliciosa en el panel.

    Y ni hablar de “caca y pis”..pero eso es parte de otra historia.

    BESOS!. Un gusto conocerte Luciano!

    Comentario por Laura Vazquez Hutnik — septiembre 30, 2010 @ 4:45 pm | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 115 seguidores

%d personas les gusta esto: