Cuadritos, periodismo de historieta

enero 7, 2011

Scott Pilgrim: todo para quedarse con una chica (o dos)

Filed under: Cómic USA,Cine,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,

Videojuegos, indie canadiense y manga, ingredientes centrales

La historieta siempre tuvo en su capacidad de cruzarse con otros lenguajes una de sus principales fortalezas. Un carácter híbrido que le sirvió para renovarse en más de una ocasión y a la vez (re)construir sus propias reglas. Los coqueteos con otras disciplinas narrativas siempre resultaron más naturales. Quizás por eso, y porque crecientemente se considera a los videojuegos como una forma de narración, era esperable el surgimiento de una buena obra en torno a esa estructura de relato. En 2008 se comentó en este sitio el lamentable papel de Rhianna Pratchett, la hija del célebre escritor, como guionista de Mirror’s Edge, una triste adaptación a viñetas del fichín homónimo. Unos meses atrás se criticó la triste adaptación del World of Warcraft.

Quizás la cosa no pasaba por adaptar la ambientación de un videojuego conocido a un formato preestablecido, sino por incorporar esos elementos de un modo original y narrativamente coherente a una obra realmente nueva. Esa es la reflexión que surge tras la lectura de Scott Pilgrim, publicado originalmente en Estados Unidos por Oni Press, traducido al español y distribuido en nuestro país por Random House Mondadori.

Lo notable es la cantidad de elementos que mete el canadiense Bryan Lee O’Malley. El autor propone la estructura de relato de un videojuego por niveles, pero la atraviesa con las reglas del relato fantástico contemporáneo y la comedia romántica de enredos, mediando todo ello con el manga y cierta corriente indie como estéticas y narrativas predominantes, sin retacearle por eso el lugar a guiños y elementos propios de 30 años de cultura gamer.

Apena que RHM no haya contemplado la posibilidad de una traducción local

En sus seis tomos, Scott Pilgrim cuenta la historia del muchachito que conoce a la chica de sus sueños, pero antes de poder quedarse con ella debe superar algunos obstáculos. En este caso esos escollos son sus “siete ex novios malvados”, a los que debe derrotar en combate singular. Cada uno de estos ex-cosos funciona a modo de “jefe de nivel” de cada videojuego. Una historia de veinteañeros, pero concebida por y pensada para treintañeros. Esa generación (Lee O’Malley está pronto a cumplir 32 años) que se enfermó con el Street fighter, enloqueció con la “transgresión” que suponía el primer Mortal Kombat, le dio duro y parejo al Galaga, discutió el Tetris y dio vueltas el Super Mario Bros. más veces de las saludables. La misma generación que se entregó al grunge y su profeta Kurt Cobain (de cuya figura se pueden ver rastros en el semblante arisco de la baterista Kim).

La gran virtud de Lee O’Malley en estos volúmenes es que cuenta la historia desprejuiciadamente. No le preocupa estar delirando a niveles cósmicos ni meter elementos narrativos y estéticos en principio ajenos a la historieta (pero que él hace parecer muy naturales). Los claros elementos de manga, pero también de cierto espíritu independiente norteamericano conjugan bien en una historia ágil.

Curiosamente, el film inspirado en la serie (sí, esto es una suerte de reseña doble) no sólo no se despega de ninguno de estos elementos, sino que los potencia y hasta les otorga más ritmo. Es cierto, la cinta modifica algunos pasajes de la obra base, pero el resultado es excepcional. Nuevamente, contra todas las adaptaciones al celuloide de videojuegos -mediocres casi sin excepción-, aquí las reglas estéticas y narrativas de la cultura gamer se incorporan con inteligencia y buen tino. Por eso no puede dejar de llamar la atención una curiosa crítica de un blogger de la revista Ñ, de Clarín, quien parece no haber jugado jamás al Mario, al Mortal Kombat, ni tan siquiera al Adventure Island o cualquiera de esos donde, al golpear al enemigo final de cada nivel, este se ponía rojo.

Aún suponiendo que el colega de Ñ no pertenezca a la generación de Lee O’Malley, es de esperar que sí haya tenido abundante contacto con ella. Más aún en una época en que los videojuegos están extendiendo su rango de acción y están alcanzando a personas que antes no se concebían a sí mismas como posibles videojugadores. En este sentido, Scott Pilgrim puede pensarse como de una contemporaneidad extrema en un mundo donde prácticamente todos llevan un fichín en el bolsillo, dentro de su celular.

Una historia esquemática, pero narrada con maestría

Ahora, si el esquema “matar ex novios pro niveles” parece muy cuadrado, es porque efectivamente es cuadrado. Es una lógica narrativa a la cual de algún modo se acostumbraron las generaciones que fueron jóvenes en las últimas décadas. Y aún la ruptura climática de la película (es ruptura con la linealidad más salvaje), sigue con esa lógica gamer. Lo notable es el modo en que Lee O’Malley introdujo esos elementos en la historieta para hacer un gran cómic, y el modo en que la película pudo retomarlo y potenciarlo.

Lo único que apena de esta primera entrega es su traducción. La gente del grupo editorial, evidentemente, no consideró pertinente, en la edición específica para el mercado argentino, hacer una traducción acorde con el castellano rioplatense. El resultado es una de las habituales traducciones españolas, que si bien es correcta, rompe en cierta medida el clima que el autor genera en su lengua materna.

***

Ficha Técnica

Scott Pilgrim: su vida y sus cosas

Guión/Dibujo: Bryan Lee O’Malley

Género: novela gráfica

Editorial: DeBolsillo (Random House Mondadori)

Lanzamiento: octubre 2010

Origen: Canadá/EE.UU. (aquí, edición española)

Páginas/papel: 168, 18 x 12 cm.

14 comentarios »

  1. Lo vengo diciendo desde hace casi 4 años, cuando descubrí los primeros dos tomos: Es el comic [(norte)(americano)] de la decada (pasada).

    Comentario por Loris Z. — enero 7, 2011 @ 6:19 pm | Responder

  2. Para eso mejor leerla en ingles, aun no teniendo un gran nivel de ingles. Parece que hacen todo lo posible para que fracase.

    Comentario por gonzalo — enero 7, 2011 @ 9:04 pm | Responder

  3. “una traducción acorde con el castellano rioplatense”??? Mmm, no estoy tan de acuerdo. En todo caso una traducción al español neutro. Acá en el interior nos chocan un poco las traducciones demasiado “porteñizadas” (EJ: mangas de Ivrea, especialmente BLEACH, donde rozan el carajo).

    Con respecto al cómic, todavía no lo leí, pero hace poco vi la película y me pareció genial. A ver que tal queda esta onda “videojuegil” en papel, algo que en cine por lo menos queeda muy bien.

    Comentario por Dr. Acula — enero 8, 2011 @ 11:15 am | Responder

  4. Me parece que en Pilgrim el videojuego es más una referencia temática que otra cosa.
    Me parece que a esta altura del partido deberían haber salido más historietas como esta. Al menos acá. Digo, más que por su relación a los videojuegos, por su relación al manga.
    Me parece que una historieta más “videojueguística” es Morlac, de Leif Tande, que parece mucho más un videojuego de plataformas, sin necesitar usar monedas del Mario o hablar de Capcom.
    Me parece que el problema con Scott Pilgrim es que no se calienta en lo más mínimo en construirte el código. No te tira una soga. Uno porque es un nerd entonces ya sabe. Pero si uno no es un nerd, ¿entonces qué? Eso tal vez nos explicaría por qué la historieta fué un éxito dentro del mundo de la historieta, y la película un “fracaso” dentro del mundo.

    Comentario por Fran López — enero 8, 2011 @ 11:44 am | Responder

  5. Bueno, pero la película hace un recorte de la parte mas pochoclera del comic (no lo digo peyorativamente, de hecho la primera hora de la película me pareció muy buena, después bueh) Entonces no hace falta construir un código mas allá de los que ya establece para la historia (la aparición de Ramona en un sueño y luego en la realidad, las presentaciones en la historieta del estilo out run como comienzo de un nuevo nivel, la lucha al final contra un malvado ex, etc) Después si conocés o no la relación con el resto de los videojuegos no es tan importante. A Scott Pilgrim le vendría genial una adaptación animada, con otro ritmo también para todo lo que en la película sugiere y el comic profundiza (como las relaciones entre los personajes)

    Por otro lado, me parece una muy buena historieta de puente o iniciación para alguien que no está acostumbrado a leer historietas. O para alguien que si las lee, pero se mete en una temática mas adulta (ya sea por la edad, o por lo que fuere)
    Lo que ví en la edición que se encuentra en las librerías, es que mantuvieron la traducción española, aunque la impresión se hizo en el país. Dicho esto, la edición es idéntica a la original. Bien por Mondadori.

    Comentario por Razz — enero 8, 2011 @ 12:27 pm | Responder

  6. coincido en todo lo que dijo francisco, por lo tanto voy a copiar todo el mensaje de el pero agregando algunas cosas mias:

    “Me parece que en Pilgrim el videojuego es más una referencia temática que otra cosa.
    Me parece que a esta altura del partido deberían haber salido más historietas como esta. Al menos acá. Digo, más que por su relación a los videojuegos, por su relación al manga.
    Me parece que una historieta más “videojueguística” es Morlac, de Leif Tande, que parece mucho más un videojuego de plataformas, sin necesitar usar monedas del Mario o hablar de Capcom.
    Me parece que el problema con LA MIERDA DE Scott Pilgrim es que no se calienta en lo más mínimo en construirte el código. No te tira una soga. Uno porque es un nerd entonces ya sabe. Pero si uno no es un nerd, ¿entonces qué? Eso tal vez nos explicaría por qué la historieta DEL ORTO fué un éxito dentro del mundo de la historieta, y la película un FRACASO ROTUNDAMENTE dentro del mundo PORQUE FUE UNA MIERDA.”

    brian.

    Comentario por brianjanchez — enero 8, 2011 @ 9:41 pm | Responder

  7. Lo que más me jode de O’Mailey es que todas las minas son iguales. O sea, no iguales “los dibujitos chinos esos son todos iguales”, iguales “no sé quién carajo es esta mina, ¿¿esto es un flashback o está pasando ahora??”. El resto se lo perdona porque hizo lo que se le cantó y se nota (o no lo hizo pero lo transmitió). No es el comic ideal ni mucho menos, pero “es” y garpa.

    Edicion local + Traducción española = Al pedo
    Dr. Acula: El neutro también es una patada en los huevos. Con hablar de vos se soluciona, no hace falta llegar a lo de Marcelo Vicente.
    Brian: Sí, porque la medida de calidad es lo que le va bien en el cine mundial…

    Comentario por Z — enero 9, 2011 @ 3:14 am | Responder

  8. Por cierto, al videojuego le fue muy bien.

    Comentario por Z — enero 9, 2011 @ 3:14 am | Responder

  9. Acabo de terminar de leer el tomo 1.

    La película es mejor.

    Punto.

    Comentario por Dr. Acula — enero 9, 2011 @ 2:41 pm | Responder

  10. Muy buen comic!!! (todavia tengo que ver la película).
    Pero totalmente de acuerdo con Z, muchos diseños son exactamente iguales y
    no es raro si en algún momento te confundís a Scott con una mina, porque pasa.
    En YouTube hay un video que quedó como “escena eliminada”, que esta animado y a color,
    y ahi te cierran mucho más los personajes. Viendo que el dibujo no es muy complejo y
    que O’malley sacaba un tomo cuando quería, no hubiera estado demás que lo hiciera a color.

    @Dr. Acula: Dos cosas: Primero leete los 6 tomos que vas a ver que mejora, el primero es el más flojo.
    Y segundo yo te entiendo que Ivrea muchas veces se va al carajo con los porteñismos y que debe joder
    a los del interior y otras provincias. Pero eso, como dice Brian, es más que nada con las traducciones
    de Marcelo Vicente. En otros como D-GrayMan, la novela de Haruhi y los mangas de Larp son mucho más sobrios
    en ese tema y lo hace mucho mejor a la hora de leer.

    Pensá que el neutro tampoco es la es mejor solución, porque en lo que es fidelidad se cagan mil veces
    más que las traducciones localizadas. Y una historieta como Scott da para ese tipo de traducciones,
    porque tiene esa jerga por todos lados y “dudes” cada 3 cuadros=P

    Obviamente es mejor leerlo en inglés directamente, te lo digo por experiencia,
    pero sino un “argento” (moderado) le va mejor.

    Comentario por Ale — enero 9, 2011 @ 6:34 pm | Responder

  11. che, alguien me presta el libro o la pelicula o una pley tres la tele de plasma y el jueguito?

    Comentario por ernan — enero 11, 2011 @ 3:32 pm | Responder

  12. [...] libro tiene, sin embargo, un problema importante. Como con Scott Pilgrim, aquí también la edición argentina de uno de los sellos de Random House Mondadori presenta una [...]

    Pingback por Los cuentos de Gaiman « Cuadritos, periodismo de historieta — enero 19, 2011 @ 10:02 am | Responder

  13. [...] toques de costumbrismo que vagamente enlazan su trasfondo social con la generación que representa Scott Pilgrim (es más, hasta presta importancia a la faceta musical del [...]

    Pingback por Como pasar de ser un emo a chico cool « Cuadritos, periodismo de historieta — febrero 11, 2011 @ 10:02 am | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Theme: Rubric. Get a free blog at WordPress.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 119 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: