Cuadritos, periodismo de historieta

mayo 1, 2011

La vida de Paola, tal como es

Archivado en: Cómic Latinoamericano,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

"Un día uno dice 'ya, tengo que ser responsable de mí'", reflexiona la historietista colombiana

“¿Qué opinó tu familia del libro?”, “¿cómo era la relación con tus hermanas?”, “¿cómo viviste la mudanza?” Es la clase de preguntas que no suele hacerse a los entrevistados. Al menos, no en este espacio porque vamos: lo que debería interesar de un artista es su obra y lo que tiene para decir sobre ella, y que de su vida privada se preocupen él y los suyos, que por algo es privada. Excepto cuando, como es el caso, una historietista decide hacer de sus días, viñetas. Como Paola Gaviria, más conocida como PowerPaola y célebre por su Virus Tropical, en que retrató sus primeros años de vida con potencia y sensibilidad y desató elogios de sus colegas.

Buenos Aires la recibió fresca y soleada, bien lejos del clima tormentoso que barrió las calles porteñas las últimas noches. PowerPaola llegó para presentar el tomo que le publicó Liniers, en la Editorial Común, en la Feria del Libro y en el Malba. El bar donde transcurre la entrevista rezuma aroma a café, aunque seguramente no tan intenso como el Colombia, donde vive la artista plástica e historietista. Para quienes la siguen semanalmente en Historietas Reales, no necesita presentación. Para el resto, basta saber que nació en Quito, Ecuador, de madre esotérica y padre sacerdote, y se crió allí hasta los trece, cuando se mudó definitivamente a la tierra de sus padres. Cuidaron alternativamente de ella su madre y sus dos hermanas, hasta que los empujones la llevaron a hacer su propia vida. Su trabajo en el blog colectivo examina los momentos más importantes de esos primeros años.

El resultado es un libro notable que refleja, con enorme transparencia, cómo se disuelven los vínculos de una (su) familia. Apenas si, en aras de sostener la narratividad, la autora hizo algún recorte o resumen de algunos pasajes. Virus Tropical se incluye en una obra dedicada a explorar su cotidianeidad, señala PowerPaola, sea en la plástica como en el dibujo. “Siempre he buscado cómo contar mi vida y cómo materializar en algo cada experiencia que me pasa”, explica, “cuando empecé a ser parte de H.R. vi la posibilidad de hacer algo más grande”. El “algo más grande” le vale cantidad de elogios de sus colegas argentinos, indistintamente del género de cada lector.

La colombiana discute el rótulo de “historieta para chicas”, aunque es tentador clasificarlo de ese modo, no sólo por la temática, sino también por su abordaje. “Creo que es para chicos también, y es evidente desde el solo hecho de que los hombres se hayan interesado: yo no busqué a Liniers ni a La Silueta para que me publicaran, ellos se interesaron y las críticas han sido en su mayoría de hombres, que también son mayoría en los comentarios que me escriben”, comenta y arriesga que “a los hombres también les interesan las cosas que pasan dentro de las mujeres, quizás así puedan llegar a entenderlas un poco más”.

Historietas Reales le dio el empuje para "hacer algo más grande"

PowerPaola comenzó a hacer historietas cuando trabajaba de ayudante de cocina en un restaurante de Australia. Por entonces leyó las crónicas neoyorquinas de Julie Doucet y tuvo su epifanía. “Dije quiero hacer lo mismo que ella, quería contar historias de mi vida, no sabía hablar muy bien inglés, me sentía muy ridícula en el mundo en que vivía y me deprimía vivir así porque pensaba que nunca iba a poder dedicarme a dibujar”, recuerda, “pero al mismo tiempo estaba todo bien, no pasaba nada, ganaba buen dinero, el trabajo era medio tiempo, no sucedía nada grave pero en mi cabeza el drama era gigante”. La presión empezó a aligerarse haciendo historietas primero, y luego un pequeño fanzine que envió a sus amigos de vuelta en casa. Uno lo leyó en Perú, lo mostró a unos colegas y lo siguiente que supo fue que querían publicarle sus historias. “Luego empecé a subirlo a mi blog y empecé a tener mucha retroalimentación, además por el hecho de ser colombiana, y mujer en Colombia, donde no hay más mujeres historietistas”.

La historieta, sin embargo, no suele atraerle mucho. “Aunque hay algunas que tienen un estilo de dibujo que siento que habla con el mío y me llevan a coger el libro de una y leerlo”, acepta. La clave para ella es que sea un dibujo “muy espontáneo y que tenga personalidad”. Reconoce el trabajo de otros colegas “realistas y que hacen dibujos perfectos”, pero asegura que “no hablan” con su alma. En el dibujo busca que también narre una historia y que “no sólo el texto me esté diciendo sino que el dibujo hable de la personalidad del historietista”. En la misma línea y a pesar de la intensa atención al detalle que sus páginas revelan, asegura que su propio dibujo también es muy espontáneo y se concentra en la idea de contar con imágenes. “La mayoría de los dibujos no los hago a lapiz, sino directamente a tinta, con el estilógrafo”.

- El libro trata temas muy fuertes, pero sin melodrama. ¿Por qué asumir ese enfoque?

- Me gustan las historias tal como son y sin ponerle drama. Que tengan un poco de humor, porque la vida es horrible y está bueno verla y aceptarla como es, sin ponerle más drama de lo que tiene. Tampoco he tenido una experiencia familiar tan horrorosa. En realidad sí, son cosas duras, de algún momento de la vida, pero en ese momento yo tampoco las entendía tan duras. Por ejemplo, no recuerdo haber llorado porque mi papá se fue. También yo misma al ir contándola la voy entendiendo desde otro punto de vista y veo que cada persona de esa familia tenía que reaccionar de alguna forma y tenía que pensar en sí misma. No siempre porque quería hacerle daño al otro, sino simplemente porque su forma de ser, lo llevaba a tomar esa decisión. Somos seres humanos, tenemos cosas horribles y cosas hiper bonitas. También es lo bonito del mundo, hay cosas hiper horribles pero también hay una belleza que es la que a uno lo empuja a seguir.

A PowerPaola le interesan los dibujos que dialogan con los suyos

- ¿Cuál fue la reacción dentro de tu familia? ¿Lo leyeron?

- Claro, todos lo han leído y estaban bien curiosos. Sienten que no me pasé de la raya, y también querían entenderla desde mi punto de vista. Porque si tu le preguntas a mi hermana, a mi mamá o a mi papá, segurísimo que no van a contar la misma historia. Cada uno vive su realidad dependiendo del contexto en que está, y como yo era adolescente o niña pues la veía desde ese punto de vista.

- ¿Por qué enfocar la historia en la cuestión de la disolución de los vínculos?

- Porque en Colombia no es tan normal que uno se vaya de la casa antes de casarse. En Bogotá pasa, pero en Cali o en Medellín, no. Los chicos se quedan en la casa de sus padres hasta que casan. Por un lado es muy tradiconal y también, creo, sucede por falta de dinero. Casi ningún joven tiene la posibilidad de irse a vivir solo. Yo viví una experiencia muy normal en el resto del mundo, pero en un lugar donde no lo era. Me interesaba contar esa historia porque siempre me sentí un poco rara, pues sentía a todo mi mundo diciendo “pobrecita, lo que le tocó pasar”.

- ¿La mudanza de ciudad en ciudad también es infrecuente?

- También eso es particular. En Cali no hay tantos turistas, no hay tantos extranjeros viviendo en Colombia, como acá, por ejemplo. Y el hecho de venir de Ecuador a Colombia fue una cosa fuerte. Hay una cosa ahí medio… no sé cómo decirlo, pero para la mayoría de los colombianos Ecuador es como si se sintieran de mejor familia al lado de ellos. Entonces siempre había burla por mi acento. Si algo me sorprendía era un “ah, cómo, ¿en Ecuador no hay eso?” Siempre había como una cosa ahí todo el tiempo que me decía “tu no eres de aquí”.

- ¿Cómo vivías la sucesión de figuras maternales (madre, hermanas) en tu vida?

- Pues creo que Patty y Claudia tuvieron una infancia mucho más fuerte, mucho más dura por haber crecido con mis papás. Porque mi papá era una persona mayor, mi mamá era muy tradicional, y ellas querían vivir otras cosas. Luego yo crecí en mi adolescencia con ellas y tenía toda la libertad de hacer lo que quisiera y en comparación creo que mi adolescencia fue muy tranquila, cuando en general es dura para todo el mundo. Yo le agradezco a la vida haber tenido entonces a mi hermana, que a ella lo que más le preocupaba en ese momento era que yo saliera con un mafioso. Sufría para que yo no saliera con un mafioso, porque era algo que pasaba muy normalmente. Los compañeros de uno quizás eran hijos de mafiosos. Era como vivir en el Lejano Oeste, se veía muy normal, pero hoy día uno se acuerda de eso y no, no era nada normal.

Colabora también en Chicks on comics y una serie de publicaciones independientes

- ¿Qué hay de la relación con tu padre y la religión, en particular a la vista del contraste con tu madre, que se dedicaba a “tirar el dominó” a la damas de la sociedad quiteña?

- Creo que se fusionaron las dos cosas: la parte esotérica materna, donde ella no cree en ninguna religión, o quizás cree en que algo bueno va a pasar, pero no sabe qué. Y mi padre, que es la parte religiosa. Creo que las dos cosas se fusionaron y nos formaron a las tres (NdR: ella y sus hermanas, Patty y Claudia). En este momento ninguna de las tres es religiosa y ninguna de las tres es esotérica. Tenemos como las dos cosas un poco mezcladas y un poco de lejos. No está tan integrado y ninguna de las tres quiere ser eso.

Plasmar todas experiencias en las páginas de su autobiografía le ayudó, asegura, a tomar distancia de su propia vida y comprenderla desde otro enfoque. “Cada experiencia me gusta volverla algo material para poderla mirar y ver de qué se trata”, sostiene. “Hay una época de la adolescencia y post adolescencia en que uno le echa la culpa a los padres de todo lo que le pasa, hasta que un día uno dice ya, tengo que ser responsable de mí“, reflexiona. “El hecho de verlos escritos, dibujados, me ayudó a verlos como personas, son mis padres, claro, pero uno dice son humanos, caray, no me había dado cuenta“, continúa, “ellos también tienen ganas de hacer otras cosas en la vida, tienen otras aspiraciones, otros ideales y uno al contar eso lo ve como super sano”.

Hacer Virus Tropical, especula, puede incluso haber servido para su familia. “Fue como dejar una historia que ellos tampoco se acuerdan, que fueron borrando de su pasado y creo que lo escribí también como para dejar un registro”. El lugar común asegura que quien pinta su aldea, retrata el mundo. Vaya uno a saber cuántos lectores se encuentran en la vida de PowerPaola. Lo que sí es seguro, es que no es sólo a su familia a quien sus dibujos hablan.

5 comentarios »

  1. Virus Tropical siempre fue mi super favorito de HR, que bueno saber del libro!!!

    Felicitaciones a PowerPaola por la edición, por el inmenso talento y por la sensibilidad que se ve en cada cuadro de la historieta.

    Comentario por Capitán Manu — mayo 2, 2011 @ 11:47 am | Responder

  2. [...] El viernes (6/5) a las 19, Liniers (Macanudo) y PowerPaola (Virus Tropical), en el stand de Moebius/OvniPress (Pabellón Azul, [...]

    Pingback por Agenda semanal « Cuadritos, periodismo de historieta — mayo 2, 2011 @ 12:02 pm | Responder

  3. Me gustó mucho el libro, aparte de ser divertido tiene esa magia de los viajes de iniciación. Por otro lado, que buena está la tapa, a la gente le llamaba mucho a curiosearla durante los viajes.

    Comentario por Razz — mayo 4, 2011 @ 1:01 am | Responder

  4. [...] que convoca a decenas de artistas, incluyendo una delegación de argentinos. Aquí, también, la entrevista con [...]

    Pingback por Desde Colombia, PowerPaola brinda por Cuadritos « Cuadritos, periodismo de historieta — septiembre 8, 2011 @ 3:03 pm | Responder

  5. [...] Montt, Diego Bianki, Ezequiel García, Sergio Langer, Leo Arias, Lucas Nine, María Wernicke y PowerPaola. A partir de las 14. GA_googleAddAttr("AdOpt", "1"); GA_googleAddAttr("Origin", "other"); [...]

    Pingback por Agenda semanal « Cuadritos, periodismo de historieta — octubre 24, 2011 @ 12:30 pm | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 116 seguidores

%d personas les gusta esto: