Cuadritos, periodismo de historieta

enero 15, 2012

Las cosas a mejorar de la historieta argentina (según Opción Libros)

Archivado en: Cómic argentino,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

Luces y sombras: buena oferta de material, comercialización a mejorar

Empezó su carrera en el mundo de los libros como “corredor”: llevaba pedidos a las librerías. Sebastián Noejovich cuenta que así aprendió la importancia del librero para cualquier sello. “Pero estar bien con ellos es un trabajo constante”, advierte, “significa ir todos los meses, encontrar qué empleado es más permeable a tu material, regalarle un ejemplar, volver y preguntarle qué le pareció, charlar, con el tiempo uno se encuentra con que en esos lugares reciben y exponen mejor sus libros”.

Este trabajo de base le parece fundamental, tanto o más que una buena tarea de prensa. “Una nota en La Nación puede hacerte vender 200, 400 ejemplares más de un libro, pero si el material no es bueno, termina ahí. Una buena relación con los libreros te garantiza que muestren y recomienden tu catálogo constantemente”.

Las vueltas del trabajo y la experiencia ganada lo dejaron al frente del programa Opción Libros, de la Dirección General de Industrias Creativas y Comercio Exterior que depende del Ministerio de Desarrollo Económico porteño. Es el área encargada de organizar encuentros como la Conferencia Editorial, jornadas profesionales en la Feria del Libro, misiones comerciales y eventos como la Noche de Librerías. Desde hace algunos años Opción Libros presta particular atención a la historieta argentina, que gana espacios en todas estas actividades. Cuadritos entrevistó al funcionario para conocer su diagnóstico de la situación del sector y qué desafíos, desde su perspectiva, enfrentan las editoriales locales que se dedican al noveno arte.

- ¿Qué llevó a Opción Libros a interesarse por la historieta?

- Al depender de Desarrollo Económico, no trabajamos directamente con el público lector, sino con la industria. Uno de los problema centrales que tiene nuestro país es la base acotada de lectores. Otros de sus problemas es la comercialización y ahí el eslabón más débil es la librería, que tiene un margen de ganancia bastante acotado. El segmento del cómic y la historieta tiene históricamente una cantidad importante de lectores, que paradójicamente no transita por las librerías, así que se nos ocurrió vincular los dos sectores. Por otro lado el segmento del cómic tiene un dinamismo y una creatividad muy particular que nos interesa alentar.

- ¿Cuál es la situación del sector?

- Es un segmento que creció mucho en los últimos años. Recién repasaba el catálogo de editoriales independientes y hay aproximadamente 20 editoriales que publican cómics. La mayoría de ellas sólo publican historieta. Si uno hace un repaso de los años en que se fundaron estas empresas, que son pequeñas o micro, muchas son posteriores al 2002. Es un mercado que se diversificó mucho, que tiene muchas pequeñas y medianas empresas, algunas con carácter casi de emprendedor, que tienen una gran calidad en su producción y creemos que tiene mucho para aportar al mercado sin necesidad de tocar esta variable de la que hablaba al comienzo que es la de la base de lectores.

Presentación de historietas de editoriales independientes en la Noche de Librerías 2011

- ¿Qué se logra entonces con la vinculación con las librerías?

- Es una manera de ayudar a los editores a resolver su problema de comercialización vinculándolos a un canal tradicional, el de las librerías, y ayudar a los libreros mostrándoles un nuevo coto de mercado que en muchos casos desconocen, sea porque no saben lo que representa en términos de mercado o porque no saben venderlo. Algo muy similar a lo que ocurre con la literatura infantil y juvenil. No por nada la primera actividad de formación para libreros, que se llamó Escuela de libreros, antes de que se fundara la carrera en la Universidad Tres de Febrero, abordó esos dos segmentos.

- ¿Qué problemas y desafíos enfrenta el sector editorial de la historieta en el corto y mediano plazo?

- Me parece que del mismo modo que cuenta con una oferta formidable, tiene que consolidarse y profesionalizarse. ¿Qué quiere decir esto? Hacer más profesionales sus procesos de comercialización, vincularse de modo más regular con sus canales de ventas, fundamentalmente con las librerías. Creo que tienen que aprender, de la mano del camino que han hecho muchos ilustradores, a salir a vender los derechos de su material al exterior, y por eso los estamos ayudando a ir a ferias internacionales. Básicamente es profesionalizarse: salir a los mercados, vender derechos, vender libros físicos. Hay un nivel de oferta muy interesante. Creo que tienen una capacidad de adaptación y de generar propuestas nuevas muy clara. Y también le falta, me parece, agruparse.

- ¿Cómo es eso?

- Una cosa interesante que pasó cuando arrancamos con esto hace dos años es que nos juntamos en una reunión con la mayoría de los editores de cómics y todos decían “nunca antes nos habíamos reunido”. Y eso no es poca cosa en ningún sector de la industria. Menos en un sector con un nivel de institucionalización más bien débil, como es el editorial. Por eso es importante que los editores se agrupen, que integren una comisión en la Cámara Argentina del Libro, que hagan valer sus necesidades y sus urgencias frente a las instituciones públicas sin necesidad de que se los vaya a buscar y se les pregunte qué necesitan.

Yenny/El Ateneo complicó a las editoriales pequeñas al cerrar su depósito

- ¿Y qué aspecto de la producción del libro debería mejorarse?

- De la producción no. Ahí veo que tienen un nivel de oferta muy interesante y reconocido, además. Creo que tienen mucho para ofrecer y muchas veces no lo hacen valer suficientemente bien.

- ¿Las cosas a corregir estarían en la parte de distribución y promoción, entonces?

- Sí, creo que sí.

- ¿Cómo se logra esto?

- Para nosotros lo primero es sumar a estos editores a los mecanismos que ya tenemos, como las Rondas de Negocios de la Feria del Libro. Por otro lado estamos por sacar el portal de Derechos del Libro Argentino, que es una plataforma de oferta de derechos, donde el cómic va a tener su propio espacio también. Tratamos de que tengan una participación creciente en la Feria del Libro de Buenos Aires, con espacios propios y actividades específicas.

- Parece un proceso similar al que enfrentan las pequeñas editoriales de narrativa y poesía, ¿es así?

- Sí, claro. Se enmarcan en un proceso sectorial y económico que es el mismo. De 2002 en adelante fueron surgiendo muchísimas pequeñas editoriales que contribuyeron a generar un clima de mayor bibliodiversidad, como se le llama. Pero paradójicamente son estas, que hacen a la calidad de la oferta, las que más difícultades tienen para llegar a las librerías y mostrarse. Las librerías viven un clima de sobreoferta, algo que pasa en todo el mundo. Y los libreros son muy reticentes a abrir nuevas cuentas corrientes. Por eso de alguna manera hemos apadrinado el diálogo conjunto de los editores de cómics con las cadenas. Que les cuenten qué es el mundo del cómic, cómo se vende aquí y en otros países, y que los alienten a preparar sus propios espacios de venta. Fueron provechosas esas reuniones, aunque en algunos casos como el de Yenny después aparecieron interferencias. Yenny eliminó su depósito y obligó a las editoriales a que hagan ellas mismas la distribución, lo cual complica mucho a las más chicas.

- La actividad cultural y económica argentina tiende a concentrarse en Buenos Aires. Si bien Opción Libro es un organismo del gobierno porteño, ¿tiene algún plan para integrar el mercado con otras regiones del país?

- Hasta ahora la propuesta surgió como una inquietud de las editoriales de libros infantiles, que reconocen que venden mucho en las ferias del interior del país. A ellos este año vamos a estar apoyandolos en su inserción en el interior. Veremos con qué nos encontramos, pero la idea es que pueda generarse alguna forma de intercambio y de promoción hacia el interior. Es decir, que las editoriales no sólo vayan a vender, sino tamibén a formar y a establecer algún tipo de vínculo. En ese grupo segurmaente estén editoriales que hagan cómics también.

El vínculo con las librerías, clave desde la perspectiva de Opción Libros

- Mencionaba las actividades en Ferias, la Conferencia Editorial, Noche de Librerías, ¿qué otras acciones podría emprender el Estado?

- Hay dos cosas que a nosotros nos parecen muy interesantes y a las que podemos contribuir. Una tiene que ver con el aprovechamiento que se puede hacer en el aula de la historieta. No toda, por supuesto, cada editor sabe qué parte de su catálogo es aprovechable. Pero el cómic es un material muy apto para introducir en la lectura, para generar nuevos lectores. Yo creo que no está suficientemente bien aprovechado como material pedagógico. Creo que es hora de mostrarle a los educadores qué es el cómic, cómo se puede enseñar, cuál es el material aprovechable de los catálogos de las editoriales. Para una editorial no es poca cosa que un maestro mande a sus alumnos a comprar un libro. Para eso nosotros hicimos una actividad en febrero de 2010 que se llamó “El libro abierto, jornada de actualización bibliográfica para docentes y bibliotecarios” en las que participaron algunas editoriales que producen cómics. Pero lo ideal sería replicar esa actividad y que el segmento tenga una participación verdaderamente importante. Además, el propio sector debería generar material didáctico para enseñarle al docente cómo trabajar con la historieta. Un docente necesita que le digan cómo hacerlo, no sólo con qué libros trabajar en el aula. Existiendo esas herramientas y poniéndoles delante los libros adecuados, uno les está haciendo un favor, porque siempre están a la búsqueda de recursos bibliográficos.

- Mencionó dos cosas. ¿Cuál sería la segunda?

- El trabajo con los periodistas. Nos parece muy importante que el cómic tenga un peso creciente en los medios de comunicación. Que se hable más. No sólo en los medios más importantes. En todos lados. Para eso no alcanza con tentar a los periodistas que escriben de libros para que también escriban de cómics, que muchas veces ya tienen sus gustos consolidados y no van a hacer fuerza para que el segmento gane espacio. Creo que hay que salir a las escuelas de periodismo, de dónde van a salir los periodistas que en el futuro van a ir al editor, jefe de Redacción, o al blog que sea y le digan “leí esto que está buenísimo, empecemos a hablar de cómics”. Estamos hablando con varios editores la posibilidad de armar una buena clase con la que podamos recorrer las distintas escuelas de periodismo. Porque esos tipos después, o incluso ahora mismo, estarán trabajando para medios y van a dar visibilidad al sector y a las pequeñas y medianas editoriales. En ese sentido los periodistas tienen todavía bastante autonomía. Si te fijás las recomendaciones literarias que aparecen en los grandes diarios no necesariamente son de los grandes grupos. Son de editoriales chicas, porque al periodista le gustó y decidió recomendarla.

Profesionalizar la comercialización, internacionalizarse y mejorar la promoción, las claves para Noejovich

- Antes hablaba de salir afuera.

- Creo que los editores de historieta comparten la percepción de otros segmentos del mundo editorial, de que con el mercado local no alcanza y que es necesario salir al exterior. Eso significa no sólo vender libros físicos y exportar material, sino también vender derechos. Eso es algo en lo que los editores no tienen mucha experiencia. Por eso me parece importante que los editores se hagan al hábito deviajar a las ferias internacionales y que intenten vender derechos de sus obras. Que aprovechen el buen nombre que tienen ganado los ilustradores y abran una brecha por ese lado.

- Hasta 2010, Buenos Aires tenía un gran festival, que era Viñetas Sueltas. Resulta paradójico que en 2011, cuando los eventos del interior del país se consolidaron y en la Ciudad se proclamó la ley del Día de la Historieta, no se haya realizado. Opción Libros era una de las instituciones del gobierno que apoyaba al Festival, ¿cómo vieron el proceso?

- En 2011 estaba previsto un dinero para apoyarlo, pero el gran problema que hubo fue el del espacio. Nosotros propusimos el Centro Metropolitano de Diseño, pero planteaba una serie de dificultades a resolver desde lo legal. Básicamente la de vender material dentro del CMD y cosas como las que habitualmente ocurren en el festival. Por lo cual los organizadores decidieron no aprovechar este espacio y el gobierno de la Ciduad no pudo ofrecerles otro espacio superador. Esto quiere decir que con la urgencia con la que se manejaron estos temas, el gobierno de la Ciudad no pudo responder, pero que también se manejaron con cierta premura. Quiere decir que se contaba con algunos espacios que finalmente no estaban disponibles y creo que en términos de organización Tomás (Dassance) y sus organizadores van a estar más atentos a saber con qué cuentan y con qué no para poder hacerlo la próxima ocasión. Pero creo que se va a seguir haciendo y claro, contarán con nuestro apoyo.

***

[Recuadro] “No es un mercado ciego a su oferta”

“El sector editorial tiene pocas estadísticas, pero no son concretas del cómic”, analiza Sebastián Noejovich. “Los números oficiales surgen del ISBN, pero son datos de producción, no de ventas”. Según estas cifras, explica, sólo el 40 por ciento de los títulos registrados están destinados al circuito comercial. ¿A dónde va a parar el resto? La mayoría es material de distribución gratuita, fascículos religiosos y ediciones de autor, explica.

“Lo que sí sabemos, y es muy interesante, es que una proporción muy alta de las ventas está constituida por la oferta de pequeñas y medianas editoriales”, destaca el funcionario. “En Cúspide las pequeñas y medianas editoriales representan entre el 45 y el 50 por ciento de la facturación. La proporción se ensancha un poco más si preguntás en Librería Hernández”.

En esta última, detalla, sólo el 40 por ciento de las ventas surge de publicaciones de Paidós, Alfaguara, Siglo XXI, Sudamericana, FCE, Anagrama, Tusquets, DeBolsillo o Emecé, entre otros sellos grandes. “El resto son todas pequeñas y medianas editoriales. Y no me refiero sólo a De la Flor o Albatros, sino también a Manoescrita, a Abrancancha, a Entropía. Editoriales realmente chicas”.

¿Cómo impacta esto en la historieta? Para Noejovich, esto supone un panorama que considera “propicio”, aunque no sea una situación ideal. “Que sea propicio no quiere decir que no tengan el problema de comercialización que también tienen otras pequeñas y medianas editoriales, pero al menos no están en un mercado concentrado y ciego a su oferta”.

7 comentarios »

  1. Creo que la clave está en esos dos puntos que señala (docentes y periodistas). La historieta y la escuela es un escollo todavía no resuelto que si bien se ha avanzado muchísimo, todavía falta. Los amigos de Banda Dibujada son un ejemplo del camino a seguir, pero también el estado debería acompañar más estas iniciativas desde lo institucional.
    Excelente la nota. Ojalá que todas las metas que se fijan y los proyectos se concreten. Veremos…

    Comentario por Dante Ginevra — enero 15, 2012 @ 11:08 am | Responder

  2. Excelente nota Andrés, felicitaciones.

    Comentario por laura vazquez hutnik — enero 15, 2012 @ 12:41 pm | Responder

  3. Muy buena nota, me suma esperanzas para el panorama de la historieta argentina.

    Comentario por Arekasadaro — enero 15, 2012 @ 2:27 pm | Responder

  4. Estatua comiquera para Andres V. en unos años mas.

    Comentario por oenlao — enero 16, 2012 @ 2:19 pm | Responder

  5. Muy interesante conocer sobre el programa Opción Libros y su especial apoyo a la historieta argentina. Sería provechoso que se capacitaran a los educadores en el uso del cómic como material pedagógico generador de debates en el aula.

    Comentario por Digital Editing — enero 19, 2012 @ 3:04 am | Responder

  6. [...] desde una perspectiva comercial coincide con lo que en otra entrevista con Cuadritos señalaba el funcionario porteño Sebastián Noejovich: es clave la venta de derechos y de libros al exterior. “Cada libro que hacemos también lo [...]

    Pingback por Höhn: “Para publicar historieta tenés que pensar en plazos muy largos” « Cuadritos, periodismo de historieta — febrero 5, 2012 @ 10:02 am | Responder

  7. [...] Era uno de los deseos, tiempo atrás, cuando en la pantalla de Cuadritos apareció la entrevista a Sebastián Noejovich, por entonces coordinador del programa Opción Libros del Ministerio de Desarrollo Económico [...]

    Pingback por La historieta se arraiga en la Noche de librerías « Cuadritos, periodismo de historieta — diciembre 15, 2012 @ 11:00 am | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 114 seguidores

%d personas les gusta esto: