Cuadritos, periodismo de historieta

marzo 25, 2014

Otra leyenda para un cuadrito

Filed under: Cómic argentino,Cómic Latinoamericano,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: ,

zitarrosa01Nueva entrega de la sección de crítica de historietas en Página/12.

Esta ocasión la nota central está dedicada a la edición local de Zitarrosa, de Rodolfo Santullo y Max Aguirre. El artículo tiene un pequeño error: consigna diez historias, cuando en realidad el volumen trae sólo ocho. Mientras tanto, de las pequeñas reseñitas se ocupan de Las aventuras de Vlad Tepes, Pequeñas Bestias, Ofelia 2 y Teatro en Viñetas 2.

Además, la habitual columna de noticias con referencias a los recientes anuncios de OvniPress, novedades en torno a la película de Sandman y sobre el futuro de la española Editorial de Tebeos.

***

Otra leyenda para un cuadrito

El guionista uruguayo y el dibujante argentino realizaron una evocación sentida y cariñosa del autor de “Doña Soledad”. Un homenaje que apunta más al hombre que a la figura pública, lo que termina dándole un cariz distintivo a la obra.

Hay un terreno difuso en Zitarrosa que escapa los límites precisos del género. No es un documental, pero está producido como uno. No es ficción, pero tanto el guionista uruguayo Rodolfo Santullo como el dibujante Max Aguirre debieron echar mano a su intuición en algunos pasajes para llenar los huecos que el relato oral deja vacíos. No es un tributo, exactamente, y tampoco la figura del mítico cantautor uruguayo es ensalzada sin atenuantes. Zitarrosa es, en todo caso, una evocación sentida y cariñosa por un artista fundamental de la cultura latinoamericana. Una evocación que se hace desde el hombre, antes que desde la figura pública, y en ello reside su mayor virtud.

El volumen, publicado en Argentina por LocoRabia (originalmente coeditado en Uruguay entre Estuario Editora y Grupo Belerofonte, con el apoyo de los fondos concursables para la cultura), reúne diez anécdotas ilustradas que pintan al cantante de cuerpo entero, tanto en sus mejores pasajes como en sus momentos de capa caída. Las anécdotas surgen de quienes lo trataron en el llano: colegas, compañeros de militancia, yunta hermanada por la distancia, artistas y circunstanciales conocidos. Previas a los shows con el hombre pasado de copas, la tristeza deshilachada del exilio. La vez que se excusó de tocar para el partido diciendo que su representante pedía 20.000 dólares para tocar y la vez que se fue a tocar a la esquina porque el dueño de un teatro le escamoteó la plata que le debía. O de ese asado de despedida en el que le habían pedido que cantara y se quedó jugando al truco y comiendo un choripán en el desván, porque quería una despedida íntima antes de volar a México por quién sabe cuánto tiempo. También hay un capítulo curioso que retrata la entrevista que Zitarrosa le hizo a Onetti durante sus incursiones periodísticas.

Desde lo narrativo, el trabajo de Santullo y de Aguirre no muestra fisuras. Hay un gran esfuerzo de investigación detrás de cada página del libro y en ambos se advierte la solidez ganada como historietistas. Los datos que vuelcan no son duros ni entorpecen la narración, ni las anécdotas se comen al protagonista del libro. En lo gráfico hay una muy buena reconstrucción de época y Aguirre alterna tramas, composiciones de página y planos para llevar la narración a buen puerto. Quizá el único problema de la edición argentina del libro es que el coloreado está planteado en distintos tonos fuertes de cian, mientras que la original uruguaya era en verdes más sobrios.

En esta obra lo que consigue la dupla es que el lector que ya conocía a Zitarrosa vaya a buscar sus discos. Que el que no lo había escuchado lo busque. Y que todos lamenten no poder compartir ya un vino con él.

Subrepticiamente, Santullo y Aguirre deslizan datos sobre la vida de su célebre protagonista, pero no se ceban en ellos. Lo importante es el recuerdo que los otros tienen sobre su figura y la construcción que realizan es más emotiva que factual. Por eso mismo resulta imposible no emocionarse en pasajes como el quinto capítulo, dedicado a una presentación en el exilio en la que el Zitarrosa historieta “canta” sobre las imágenes de la dictadura militar uruguaya. Como tampoco se puede evitar compadecerse del hombre triste que no habla ni ríe cuando almuerza con sus huéspedes, hasta que su tocayo Sabat le regala una caricatura. Y del mismo modo, es imposible no rendirse ante ese hombre borracho que, en el velorio de su ídolo, llora: “él cantaba para todos”.

(more…)

febrero 28, 2014

Los manejos de los poderosos

Filed under: Cómic argentino,Noticias,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,
La habitual columna de noticias de la sección no figura en la web.

La habitual columna de noticias de la sección no figura en la web.

Nueva entrega de la sección de crítica de historietas en Página/12. Esta vez la nota central está dedicada a Navarrito, de Barreiro y Dosé, mientras que los lanzamientos presentan a Los crichos, Las chicas de nadie, Cybersix #2 y Jenüfa.

Aquí la nota:

**

Los manejos de los poderosos

Este policial negro publicado originalmente en Fierro en 1986 es rescatado ahora por la editorial patagónica La Duendes y sorprende por su vigencia, con un entramado de ocultamientos que incluye a los medios de comunicación.

La editorial patagónica La Duendes alterna, desde hace algunos años, el rescate de clásicos olvidados de la historieta argentina con la exploración de nuevos talentos. Dentro de su línea de reediciones acaba de publicar Navarrito, con una historia (“El caso de Rodolfo A.”) de Ricardo Barreiro y Alberto Dose publicada originalmente en la primera versión de la revista Fierro. Se trata de un policial negro de corte chandleriano, en el que un improvisado investigador se cruza con la gente “bien” de Buenos Aires para defender a un ex convicto injustamente acusado de asesinato. La trama transcurre a comienzos de la década del ’30 y está partida por el golpe militar que lleva a José F. Uriburu a la presidencia de facto del país. Además del protagonista, la víctima y los poderosos de turno, los autores agregan otro personaje más: una discípula de Sigmund Freud. (more…)

enero 24, 2014

El desierto tiene sus reglas

Filed under: Cómic argentino,Cómic Europa,Noticias,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,

vapor01Nueva entrega de la sección de crítica de historieta en Página/12. Esta vez la nota central va dedicada al último libro de Max, autor fundamental de la generación del 80 española. En el apartado de pequeñas reseñas entraron Las historietas de Crist, Monster vol.7, La comunidad y Apocalipsis.

En la columna de noticias se habla de cómo va quedando el calendario comiquero 2014, el pase de manos con los cómics de Star Wars y el cambio de estrategia de Marvel respecto de las librerías.

**

El desierto tiene sus reglas

El español fue figura fundamental de la generación del ’80 que revolucionó los “tebeos” de su país. Su último libro, publicado aquí por Musaraña Editores, explora los condicionamientos sociales, el deseo y cuestiona la posibilidad de “retirarse del mundo”.

Lo dice la psicología, lo dicen los místicos y lo dicen los demonios y fantasmas que mantienen despiertos a muchos por las noches: el ser humano lleva su mundo consigo, no importa dónde vaya. Eso confirma Nicodemo cuando decide partir al desierto para encontrarse consigo mismo en Vapor, el último libro del español Max (Francesc Capdevilla), figura fundamental de la generación del ‘80 que revolucionó los “tebeos” ibéricos. Paradójicamente, el último libro de Max es, también, el primero que se publica en la Argentina, merced a la novísima Musaraña Editores –desprendimiento de la librería del mismo nombre–. Hasta ahora, lo único que podía conseguirse del autor en el país, más allá de colecciones particulares, pasaba por Aduana o descansaba en el Centro Cultural de España en Buenos Aires, dentro del catálogo de Viaje con nosotros (una muestra de autores de su generación en el Centro Cultural Recoleta, en 2009, durante el Festival Internacional Viñetas Sueltas). (more…)

enero 4, 2014

Una chica humilde y curiosa

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 12:00 pm
Tags:
Bolita, de Trillo y Risso

Bolita, de Trillo y Risso

Con un pelín de retraso (ya sabén, las fiestas y todo eso), salió hoy la sección de crítica de historieta de Página/12. La nota central está dedicada a Bolita, de Carlos Trillo y Eduardo Risso, y las mini-reseñas a El aneurisma del chico punk, Brunella, Trigun, y No es serio.

Además, novedades sobre los próximos invitados a Animate, un recordatorio de los Premios Banda Dibujada y una apostilla sobre el crowfunding de Fantagraphics.

**

Una chica humilde y curiosa

Después de haber aparecido serializada en Fierro entre 2010 y 2011, Historieteca Editorial recopiló en un único tomo esta historia que se sirve de nazis, hermanos incestuosos y conexiones con el Vaticano para narrar la vida de una chica perspicaz.

“¿Qué, tenés miedo que la bolita sea una espía de Simon Wiesenthal? La paranoia te va a matar, bobo.” La amonestación que Erica dedica a Rodolfo, ambos hermanos de riguroso e impronunciable apellido alemán, resume gran parte de la trama de Bolita, la novela gráfica que Carlos Trillo y Eduardo Risso serializaron en Fierro entre 2010 y 2011, y que ahora recopiló en un único tomo Historieteca Editorial. La historia, última colaboración de la dupla poco antes de la muerte del guionista, hace algunos amagues. Parece ir por un lado, pero en el fondo todo lo que expone es una excusa para narrar otra cosa. Es un truquito que Trillo usaba seguido, ese de mostrar flagrantemente elementos llamativos (aquí nazis, hermanos incestuosos, conexión con el Vaticano) para contar la vida de una chica humilde. (more…)

octubre 25, 2013

Internacional y popular

Filed under: Cómic argentino,Cómic Latinoamericano,Cómic USA,Noticias,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 11:00 am
Tags: ,
Random House Mondadori trae la gran tira de Schulz

Random House Mondadori trae la gran tira de Schulz

En la sección de crítica de historieta de este mes de Página/12, un clásico insoslayable: Peanuts, aprovechando la edición local de Lo mejor de Carlitos y Snoopy, de Random House Mondadori.

Como siempre, a la nota central la acompañan cuatro pequeñas reseñas. Esta ocasión el espacio fue para No identificado, 11 dìas, Banda de dos, y 500 dibujos.

En la columna de noticias, novedades sobre ComicCon Argentina, ComicCon San Luis y un concurso de historieta científica.

**

Internacional y popular

El volumen retoma las tiras más clásicas de toda la obra de Charles Monroe Schulz al frente de Peanuts. Una publicación que, en su momento, marcó el standard a partir del cual se midieron todas las producciones humorísticas posteriores.

Algunos personajes se convierten en íconos y terminan adornando carpetas, cartucheras, remeras, sábanas, gorras, zoquetes y tazas, muchas veces sin que los usuarios de esos objetos sepan de dónde salió ese perrito tan simpático que duerme sobre su cucha o ese muchacho bonachón con una ondita en la frente por cabello. Carlitos o Charlie Brown y Snoopy son dos de esos personajes que de tan icónicos, tan conocidos, terminan descontextualizados y perdidos. Viéndolos en estampa es difícil recordar que ambos formaban parte de una serie –Peanuts– que llegó a publicarse al mismo tiempo en más de 2600 diarios de todo el mundo, que se tradujo a 40 idiomas y se leyó en 75 países, que vio adaptaciones televisivas (que además ganaron premios Emmy) y que, básicamente, fue un punto de inflexión en la historia del humor gráfico. (more…)

octubre 4, 2013

Ese placer de la aventura

Filed under: Cómic argentino,Noticias,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: ,
Para bien o para mal, el desenlace se corre del lugar habitual

Para bien o para mal, el desenlace se corre del lugar habitual

Con un poco de retraso, pero finalmente se publicó en Página/12 la sección de crítica de historieta correspondiente a septiembre. Y esta vez el relato salta a la aventura más clásica que se puede encontrar hoy en el mercado argentino: Dago.

Además, comentarios sobre Los sabios de Sion (Brian Jánchez), Far South (Santullo/Fernández), El infante Dante Elefante 2 (Javier Rovella) y Doppelgänger (Vigo/San Juan).

En la columna de noticias anunciamos la muestra centenaria de Oski, las novedades de Gustavo Sala, las fechas del próximo Comicópolis, y la llegada de una colección de animé a los kioscos.

**

Ese placer de la aventura

Es muy difícil encontrar una historieta más clásica que ésta. Dago – Lucca es historieta de aventuras pura y dura. No pretende ser otra cosa, pero busca ser exactamente eso. Y ser una buena historieta de aventuras es algo mucho menos sencillo de lo que parece a primera vista. Pero claro, Robin Wood tiene larga experiencia en la materia (el hombre asegura escribir un guión de al menos ocho páginas por día) y su asociado, el dibujante argentino Carlos Gómez, trabaja muy bien el formato y el estilo de dibujo realista que se ajusta a esta clase de relatos.

Aunque en Argentina se discontinuó la publicación del personaje hace ya un par de décadas, Wood siguió enviando al mercenario proscripto y vengativo por distintas aventuras a lo largo de los años. Toda esa producción historietística apareció en Italia y desde comienzos de año Comic.ar (revista devenida sello editorial) recopila varias sagas importantes del héroe para publicarlas en el mercado argentino. La primera abarcó tres tomos y narra el sitio de Roma. La segunda saga es Lucca, tiene dos tomos y lleva al protagonista a esa ciudad italiana para enfrentar a uno de sus históricos enemigos, del grupo que lo acuchilló y dejó por muerto en el mar para hacerse con sus posesiones y su esposa (la influencia del Conde de Montecristo resulta innegable). Lucca, se señala al comienzo, es una clásica historieta de aventuras. Tan clásica que incluye a Miguel Angel entre los personajes secundarios. Un poco como hace Arturo Pérez-Reverte con Quevedo en El Capitán Alatriste, también aquí Wood hace intervenir con fuerza en la historia al pintor y escultor renacentista. (more…)

agosto 31, 2013

El espacio, ese gran cabarute

Filed under: Cómic argentino,Noticias,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags:
Clásica y moderna

Clásica y moderna

La nueva entrega de la sección mensual de crítica de historieta llega con una novela gráfica de autores jóvenes: Segundo círculo.

En la sección de pequeñas reseñas el espacio le toca a ¡Pipí, cucú!, Oeste sangriento, Liga del mal, y Esto es el sur.

La columna de noticias se reparte entre el aniversario de creación de la ADA, las cifras del mercado francés y la situación digital en Estados Unidos.

**

El espacio, ese gran cabarute

Segundo círculo es una historieta difícil de clasificar. Por un lado, sería fácil y atinado decir que es una historieta de aventuras publicada originalmente en la revista Fierro, de 2010 en adelante. Y hasta se puede afirmar que tiene un argumento tradicional a más no poder: a una chica la secuestran y el muchachito de turno sale a rescatarla. Si a esto se le suman elementos típicos del space opera, como naves espaciales, rayos desintegradores y demás, la cosa parece salida de cierto espíritu ochentoso. Sin embargo, la definición no es tan sencilla. Por un lado porque la novela gráfica que los guionistas Ariel Zylberberg y Federico Menéndez crearon junto al dibujante Rodrigo Luján abreva en un tema que circula especialmente en la sociedad argentina: la trata de personas. La chica secuestrada en el relato, al cabo, es una prostituta que ejerce su oficio en una pieza de Constitución y termina en una estación espacial para satisfacer los deseos de políticos, empresarios y estrellas de distintas razas alienígenas. También hay tráfico de drogas (unos gusanillos que estimulan directamente el cerebro, entrando por las orejas) y connivencia oficial. (more…)

julio 27, 2013

Cuadritos que son una trampa

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 12:00 pm
Tags: , , , ,
"Etchenaik", porque así suena más gringo

“Etchenaik”, porque así suena más gringo

“Sencillamente, es imposible soltarlo: las dos primeras historias imaginadas por Juan Sasturain para su detective, la adaptación del uruguayo Rodolfo Santullo y el impactante trabajo del ilustrador Lisandro Estherren se combinan para un volumen ineludible”, afirma la bajada de la nota publicada hoy en Página/12. Y sí, el editor resumió en esas líneas la idea fundamental de la reseña central de la sección mensual de crítica de historietas del diario dedicada, claro está, a Etchenike, de los mentados.

Desde luego, la nota central va acompañada por las habituales mini-reseñas, que en este mes de julio se dedican a SalamancaMocha Dick, Superior Spider-man 2 y Silencio. Bien variadito en estilos, autores y editoriales.

Finalmente, la sección incluye su columna de noticias, con un ojo puesto en la presentación de los libros de Crack Bang Boom y otro en los anuncios que dejó San Diego Comic-Con.

**

Cuadritos que son una trampa

Lisandro Estherren saca imágenes de la oscuridad. No conviene definir lo suyo como el acto de dibujar líneas o contornos. Más bien, sus trazos de blanco revelan formas en el fondo negro. Como quien alumbra una habitación con una linterna humilde para descubrir algunos rasgos, algún borde, el brillo sosegado de una pistola, unas sombras inquietas. Al cabo, lo de Estherren –quien también tiene nombre de policial a lo Hammett o a lo Chandler– es como lo de cualquier policial negro: unas páginas que iluminan para revelar la oscuridad. El oriundo de Paraná, Entre Ríos, arranca luz a lo largo de las más de 150 páginas de Etchenike, la novela gráfica en la que adaptó junto al guionista uruguayo Rodolfo Santullo los dos tomos de Manual de perdedores, de Juan Sasturain, y que impulsó y publicó la editorial Pictus. (more…)

julio 23, 2013

Dos revistas de nueva generación

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , ,
La contratapa de Hipnorama, con sus personajes regulares

La contratapa de Hipnorama, con sus personajes regulares

A todos los efectos prácticos, la historieta argentina tiene una única revista regular: la Fierro. Una única revista, por supuesto, no puede conformar a la totalidad de los lectores, sin importar  cuán buena sea. Es por eso que surgen  regularmente publicaciones periódicas con otras líneas editoriales, otros enfoques artísticos y otros modos de organización interna. Algunos de esos proyectos, como La Duendes, derivaron en una editorial de libros de historietas. Un camino similar terminó tomando la Comic.ar. Otros, tras fructificar, como La murciélaga, finalmente cedieron. Entre los últimos intentos que siguen adelante se encuentra la Términus –de buen pasar- y ahora se suman otras dos: Hipnorama y Doppelgänger.

Lo llamativo del caso es que ambas siguen el camino inverso al que realizaron La Duendes o Comic.ar. Tanto Dead Pop como La Pinta son editoriales que primero se plantearon lanzar libros de historietas y ahora encaran la tarea de además proveer al mercado de revistas. Con sus diferencias, ambas se ajustan a las respectivas líneas estéticas de sus casas editoras. Lo llamativo del caso, ya puestos, es que mientras la mayoría de las revistas incluyen una plétora de dibujantes, estas presentan pocos. Doppelgänger apenas dos (Matías San Juan y Pablo Vigo). La mitad de Hipnorama está guionada por Damián Connelly.

Dopelgänger tiene un ojo puesto en el diseño, algo esperable por cualquiera que haya seguido el desarrollo de San Juan y Vigo. El propio sello La Pinta, además, se caracteriza por editar libros cuidados desde lo estético, siempre con algún detalle atento. Cada libro de La Pinta es particular y distintivo, lo cual puede traer dolores de cabeza a los amantes de las bibliotecas parejitas, pero resalta el espíritu “de autor” que impregna al proyecto. (more…)

julio 16, 2013

Sobre las muchas formas de callar

Hacia el final, una vuelta de tuerca imprevisible.

Hacia el final, una vuelta de tuerca imprevisible.

Qué bien que le sale a Alejandro Farías el truquito de las historias cruzadas. Hasta ahora lo había ejercido con cierta timidez. En Crónicas del Lejano Oeste había algunas alusiones de una historia a otra, pero nada más. En el notable Mi Buenos Aires querido, las intersecciones estaban en la edición misma de el material. Pero en Silencio (hospital) el guionista hace de la coincidencia de vidas el corazón de la estructura dramática.

En Silencio (hospital) se cruzan las historias de un joven, una chica muda, dos capos narcos, un colectivero, un linyera y un pibe maltratado por su padre tullido. Parecen demasiadas vidas para 80 páginas, pero Farías y su dibujante Víctor Zelaya -quien cumple un muy buen papel- se las arreglan para ofrecer una narrativa clara, que mantiene la atención y confunde lo mínimo indispensable para intrigar. Porque claro, desde un comienzo al lector le llama la atención la mudez de esa chica preciosa que se le brinda con alegría al joven, se pregunta qué le pasó al linyera para terminar así (y al padre del niño).

Como el título anticipa, el nudo temático de la historia pasa por el silencio. Sin llegar a ser un estudio en profundidad sobre la cuestión, el guionista sí se esfuerza en retratar muchas de sus formas. El que no habla porque se quedó sin palabras, el que no emite sonido por decisión propia, el que calla porque abrir la boca lo complica. Y también, el silencio como fuente de conflicto, el rencor como un monstruo que prospera en lo no dicho, en las palabras, las explicaciones y los comentarios que se omiten. Quizás sólo falta el silencio del que se calza los auriculares al palo para no oir nada. (more…)

Página siguiente »

Theme: Rubric. Get a free blog at WordPress.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 119 seguidores