Cuadritos, periodismo de historieta

abril 17, 2013

Alan Moore en el Bafici

Filed under: Cine,Noticias — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: ,
Hewlett protagoniza el primer corto y actúa y co-produce el siguiente

Hewlett protagoniza el primer corto y actúa y co-produce el siguiente

Bien, es cierto que no está físicamente presente (sería maravilloso), pero eso no significa que el guionista inglés Alan Moore no haya dejado su huella en la quinceava edición del festival porteño de cine independiente Bafici. Es que la programación del tradicional festival presenta dos cortos que el mago de Northampton creó junto al cineasta Mitch Jenkins. Se trata de Act of Faith (12′), con la actriz Siobhan Hewlett, y Jimmy’s End (32′), que opera como secuela de la otra. En Jimmy’s End reaparece el personaje de Hewlett, aunque el protagonista es Darrel D’Silva. En este corto, además, aparece el mismísimo Moore.

Ambos cortos operan como antesala de Last shop standing: the rise, fall and rebirth of the independent record shop, un documental sobre el derrotero de las disquerías británicas (algo muy interesante en sí mismo, pero que quizás no tenga gran cosa que ver con la propuesta de Moore y Jenkins).

(more…)

diciembre 2, 2012

“Son seres humanos los que escribieron esto, no dioses”

Percio empezó a asomar la cabeza trabajando junto a Warren Ellis

Percio empezó a asomar la cabeza trabajando junto a

“Fue como si te dijeran che, Keith Richards le dijo a Bowie de escribir un guión y quedó guardado diez años, ¿lo querés hacer?”, compara Facundo Percio sobre la posibilidad de encarar Fashion Beast, el proyecto de Alan Moore y Malcom McLaren que readaptó Antony Johnston y cuenta con sus dibujos. La figura del histórico representante de los Sex Pistols lo impresionaba tanto o más que la efigie del creador de Watchmen. “Es que siempre me interesó la música y me dediqué a ella mucho tiempo”, explica el argentino. Unos años atrás, recién encaraba el proyecto y adelantaba algo de él a Cuadritos. Hoy vuelve sobre ello para hablar de una experiencia “traumática, intolerable, maravillosa y finalmente edificante”, que ya va por su tercer número publicado en Estados Unidos.

“En parte es por la magnitud del hecho, antes hacía Anna Mercury y aunque nunca había hecho una historieta me daba cuenta que estaba haciendo algo intrascendente, aunque entendía que estaba aprendiendo cosas a nivel estético, gráfico y narrativo”, reflexiona Percio, “pero cuando a vos te dan una posibilidad así, tenés que salir a la cancha y afuera hay gente puteando, gritando…”

-Hay gente que querría estar en tu lugar…

- Hay gente que querría estar en tu lugar… ¡tirate, la puta que te…! ¡Transpirá la camiseta! Ahí podés ser un demagogo  y jugar para la gente que está afuera o para el equipo. La cuestión es que te sueltan, te golpean el pechito a lo Griguol, Matías (Timarchi) me pega en el pechito y me dice “salí y metele porque esto es profesional, acá te vas a tener que poner las pilas”. Con Anna Mercury tardé dos años en entender qué era ser profesional, qué era dedicarme a esto. Y cuando empiezo a comprender la cosa, William Christensen, el editor de Avatar, viene y ofrece esto. Que no hay mucha guita pero son 10 capítulos, 250 páginas, y te empezás a asustar. Es como “che, te llamó Sabella, fijate, vas a jugar con Lío, con el Kun, con Masche, hay que entrenar duro, viajar, concentrar todos los días”… y yo sí, qué mierda. Dejo la puta vida, todos mis dientes por eso.

- ¿Y qué es “eso”, entonces? ¿Qué es Fashion Beast? (more…)

septiembre 9, 2011

Qué pasa cuando hasta el zapatero tiene superpoderes

Filed under: Cómic USA,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , , ,

Tras varios amagues, Deux Studio lanzó Top 10 en Argentina

¿Que pasaría si una ciudad estuviera habitada exclusivamente por gente con poderes? Con esa pregunta surge Top 10, de la pluma creadora de Alan Moore y con el sustancial aporte gráfico de Gene Ha y Zander Cannon. Para explorar la consecuencias del planteo, el Mago inglés mezcla la tónica de las series de policías (que no es lo mismo que un “policial”) y lo condimenta generosamente con tópicos de la ciencia ficción y la fantasía superheroica. A más de diez años de su aparición original, Deux Studio la publica en Argentina en dos ediciones: una para kioscos, en “formato revista”, y una “deluxe” para el circuito de comiquerías y librerías.

Más allá del maquillaje fantástico de la serie, Moore concluye que el día a día de una ciudad así no estaría muy lejos del de una “normal”. Para demostrarlo, Moore se concentra en una estación de policía, a la que explora utilizando como excusa la llegada de una nueva recluta: Toy Box. La chica es hija de un viejo oficial retirado al que todos recuerda con cariño. Sus compañeros (y los problemas de rutina) la reciben todo lo bien que se puede esperar y la muchacha se adapta en menos de dos días. Sin embargo, Toy Box no es la protagonista excluyente de la serie. Su llegada sirve de mecanismo narrativo para presentar a todo el plantel de personajes.

Con el talento acostumbrado, Moore se las arregla para llevar adelante vidas personales ricas e interesantes de no menos de una docena de personajes. También le alcanza para proponer una trama principal y varias subtramas, al mismo tiempo que explora tópicos habituales de los distintos géneros que entrecruza en su hechura. Por si fuera poco, la historia está bien narrada y marcha a ritmo impecable. Todas las escenas duran lo que deben, los personajes aportan lo suyo y salen de cuadro para dar lugar a lo que sigue. Lo maravilloso es que esa precisión narrativa no atenta contra el tono general de la serie, que supone un mundo caótico, que bulle de vida y donde las cosas pasan una junto a la otra. (more…)

diciembre 8, 2010

En 2011, a buscar Clítoris

Filed under: Cómic argentino,Noticias — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,

El día de la premiación. De izq. a der.: Hernán Bayón, Alejandro Kaufman (jurado), Mariela Acevedo, Daniel Samoilovich (jurado), Patricia Breccia, Rodolfo Hamawi (director nacional de Industrias Culturales) y Ernestina Arias.

La semana pasada se anunciaron los diez ganadores del concurso de “nuevas revistas culturales Abelardo Castillo”, que otorga 20.000 pesos la publicación de cuatro números de nuevas publicaciones. Entre los premiados figura la gente de Agencia NAN (recomendados en hace un tiempo en este sitio) y una revista de historietas: Clítoris. Según sus creadoras, pretende ser un espacio de historieta feminista, sin por ello convertirse en un ghetto aislado del resto del campo. Busca introducir nuevos temas y debates, tanto desde lo artístico como desde lo político.

La idea, que se destacó entre otras 122 propuestas, “es hacer una revista de historietas, una publicación de humor con críticas culturales, feministas, que visibilice nuevas imágenes de mujeres. Queremos que las creadoras estén en primer lugar y que el placer de escribir y dibujar tengan un espacio en papel”, señalan desde su sitio web.

De la futura publicación -que aparecería entre abril y mayo del próximo año- participa un equipo bastante heterogéneo de historietistas y humoristas gráficas, capitaneado por Mariela Acevedo (integrante del equipo organizador de Viñetas Serias, también). Del #0 con el que la revista ganó la subvención participaron también Patricia Breccia, Laura Vazquez Hutnik y Ana von Rebeur, entre otras. El proyecto -explica Acevedo- “surge de un cruce de caminos entre gustos personales y pasiones políticas: soy feminista y comunicadora”. Un encuentro entre la pasión militante y el amor comiquero. (more…)

mayo 30, 2010

Disfrutarlo o no, esa es la cuestión

Percio desde el espejo: aborda una historia de Moore donde la imagen es clave

Es martes 25 de mayo por la tarde y en el barrio porteño de Devoto pasea poca gente. Las calles cercanas a la provincia están tranquilas. Alguna parejita va de la mano y pasea un perro. Una mujer va en bicicleta vaya uno a saber dónde. Y al mismo tiempo que un tipo saca su Corvette rojo del estacionamiento, una cuadra más adelante un historietista está bocetando una página. Es Facundo Percio y la página del tablero es de Fashion beast, cómic sobre un guión  cinematográfico original de Alan Moore. El dibujante barilochense aparece al final de un pasillo en penumbras para llevar a Cuadritos hasta un estudio iluminado y un plumín con la tinta aún fresca.

En Argentina, su trabajo comiquero es prácticamente desconocido, pues sólo publicó algunas ilustraciones en revistas y en libros (como el de cuentos de muertos vivientes que OvniPress está por publicar). Su corta carrera como historietista casi no llegó a las bateas argentinas. Ni las páginas de Anna Mercury, con las que debutó (nada menos que de la mano de Warren Ellis), ni las viñetas eróticas publicadas en la revista Kiss con guión de Diego Agrimbau, ni mucho menos las de Fashion Beast.

“Me acuerdo que estaba trabajando con City Hunters, una serie animada sobre personajes de Milo Manara, estaba harto y le dije a Matías Timarcchi que quería hacer historieta. Largué todo”, rememora Percio. El primer proyecto no cuajó, pero el segundo tuvo éxito. “Vino la posibilidad de una prueba para Avatar, hice unos dibujitos y me devolvieron un contrato por dos años”, cuenta. Por entonces, su única experiencia en el campo consistía en un puñado de páginas para una editorial rusa. “A esos también llegué por Matías, quien yo digo que es como mi Guille Coppola, porque tiene muchísimos contactos y te puede conseguir un editor tibetano a las dos de la mañana, o como el domingo pasado, una impresora de carro ancho a las doce de la noche”, elogia. (more…)

agosto 4, 2009

El juego de las diferencias

Primer plano para el protagonista, con el sobretodo reglamentario

Primer plano para el protagonista, con el sobretodo reglamentario

El lugar común se  apura a encasillar Bizancio, de Mauro Mantella y Sergio Monjes como “el John Constantine argentino”, o “el Hellblazer de la pampa”. Aunque es inevitable percibir coincidencias, vale distanciarse un poco de la comparación fácil (y odiosa) entre el largo episodio publicado por OvniPress con el subtítulo Punta Baja y la dilatada serie regular del  sello Vertigo de DC Comics.

En la columna de los rasgos compartidos resalta lo conceptual: ambos personajes podrían describirse como “detectives de lo oculto”. Son practicantes urbanos y contemporáneos de lo arcano, tienen en su agenda de teléfonos a buena parte de las entidades más poderosas de este y otros planos y -claro está- no necesitan tener cuenta en Facebook ni en Fotolog para estar en contacto con ángeles ni demonios. Los dos van por el valle de lágrimas a placer, burlando lo que las exigencias sociales les requerirían y, pese a todo su poder, tienen en su mochila suficientes fantasmas (metafórica y literalmente) y amores perdidos como para amargarse de sobra su existencia.

Pero Marcos Bizancio no es John Constantine, ni viceversa. (more…)

mayo 8, 2009

Elemental, Watson: la aggiornaron

Filed under: Cómic USA,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 8:00 am
Tags: , , , ,
Las ilustración del interior no están al nivel de la portada sobria y elegante

La ilustración del interior no está al nivel de su portada sobria

Algunos personajes literarios encarnan mucho de cuánto el lector quisiera ser. En el caso de Sherlock Holmes, el legendario detective de la pluma de Arthur Conan Doyle, su pipa y su soberbia encarnan el espíritu y el ideal de la época moderna en pleno auge de la Revolución Industrial: el dominio de la razón sobre las emociones y el espíritu metafísico. Holmes sólo necesita los datos adecuados y su poderoso ingenio deductivo, el resto son fruslerías que desprecia. Tanto es así que ni siquiera indulge en placeres carnales. La satisfacción intelectual lo colma.

Tan fuerte es esta construcción que la mayoría de los lectores tiende a obviar alguno de los aspectos que hacen al detective prodigioso un personaje más redondo, carnal e interesante: su adicción al opio, su mentada soberbia, y el hecho de tener un hermano aún más inteligente que él mismo.

Tanto tiempo ha pasado de su publicación, que Sherlock Holmes es un personaje de dominio público y llega ahora a las páginas de una historieta norteamericana publicada por la editorial Dynamite. El formato además es adecuadísimo. El personaje, a fin de cuentas, nació con el folletín, método de producción literaria del que la historieta en revistas es directa heredera.

La aventura de turno se llama The trial of Sherlock Holmes (El juicio o la prueba de Sherlock Holmes, probablemente el primero). Está guionada por Leah Moore y John Reppion, ilustrada por Aaron Campbell y coloreada por Tony Aviña. Un grupo artístico de lo más peculiar. Leah Moore, de 31 años, no sólo comparte el apellido con Alan Moore, también lleva su sangre: es su hija. Reppion, en tanto, es su marido. (more…)

abril 1, 2009

I Concurso Cuadritos: Watchmen como discurso de poder

Filed under: Cómic USA,Cine,Especiales,Metacuadritos,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 8:00 am
Tags: , ,

Finalmente, aquí la crítica ganadora del I Concurso Cuadritos. La categoría Ilustración, como ya se dijo, quedó vacante.

Por el Dr. Neurus (a.k.a. Patricio Jones)

Pese a las buenas intenciones, con convencen las actuaciones del film

Pese a las buenas intenciones, con convencen las actuaciones del film

Michel Foucault decía que  la verdad es un discurso de poder, y que la producción de nuevos  discursos se da como un acto de rebelión frente a otros mas poderosos y consolidados. Este acto de rebelión, que implica disociarse y alejarse de nuestro esquema de relación y fundamentos teóricos, tiene como resultado la iluminación de otro aspecto de nuestro objeto de estudio, uno que no veíamos antes. Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons se inscribe perfectamente dentro de esta idea. Moore y Gibbons iluminaron toda una cara del género de superhéroes. Esos mitos modernos no hacen mas que hablar de nosotros mismos pero en clave fantástica. Una hipérbole de nuestros miedos, nuestros deseos, nuestras aspiraciones. Como discurso de poder (y contestatario del poder vigente), Watchmen se convirtió en el quiebre definitivo, a partir de entonces el cómic no volvería a ser el mismo.

La adaptación al cine de Watchmen es un proyecto que viene dando vueltas hace mucho tiempo. Terry Gilliam, miembro ilustre de Monty Phyton y director de genialidades visuales como Brazil o 12 Monos, y un nihilista irremediable como Darren Aronosky, director de Pi y Requiem for a Dream, coquetearon con la idea de adaptarla. Gilliam concluyó que era imposible hacerlo, alegando que era una obra que se anclaba sobre el comic como medio y  explotaba al máximo sus recursos: lo que habían hecho Moore y Gibbons simplemente no podía hacerse en el cine. Aronosky se perdió en la marea del rosqueo hollywoodense. La realización entonces terminó cayendo en las manos de Zack Snyder, un director de la generación que profesa la idea de que una película es un video clip de dos horas y media. Sus obras anteriores también son adaptaciones o reversiones, Dawn of the Dead actualiza al digital el clásico de zombies de George Romero,  y 300, basado en el comic de Frank Miller, maniquea el conflicto Occidente-Oriente con espartanos desnudos, inspirado tal vez un poco en esa vieja película con Charlton Heston que podíamos ver las tardes de sábados de acción.

Watchmen es distinto. No es una película de zombies, ni una bélica. Es una obra fundamental, uno de los pocos comics que ganó concursos literarios prestigiosos, el antes y después del género y la industria, una obra que desnudó el clima de época desde y para la cultura de masas, tomando todos los elementos del género y recombinándolos, iluminando unas cosas y oscureciendo otras, el resultado: un nuevo paradigma, un nuevo código para contar una historia de superhéroes. (more…)

marzo 20, 2009

Héroes colaterales

Filed under: Cómic USA,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 8:00 am
Tags: , , ,
Mighty parece plantear otra buena pregunta, ¿la buena imagen pública lo capacita a uno para hablar de seguridad?

Mighty plantea otra buena pregunta, ¿una gran imagen pública capacita para hablar de seguridad?

¿Cómo sería la historieta de Superman si en lugar de centrarse en el Hombre de Acero hiciera foco en el tipo encargado de “controlarlo”? Esa es la premisa de Mighty, una serie de DC Comics que ya va por su segunda entrega y -parece- está desconectada del resto del universo DC, con todas las libertades creativas que ello implica para una historieta de superhéroes.

Sin embargo, quizás haya que empezar por cuestionar la pertenencia de Mighty al género de superhéroes.  A fin de cuentas, Cole (el protagonista) es un muchacho común y corriente, un oficial de carrera de la Agencia Omega que tras la muerte de su jefe asume la responsabilidad del organismo gubernamental que -se supone- controla al tipo de calzas, rayos rojos por los ojos y actitud recta de turno. Ni siquiera es un vigilante enmascarado, no tiene una personalidad secreta, ni un origen misterioso. Tampoco los tiene el superpoderoso de turno, que no es más que eso: un tipo con poderes.

Todo lo más, Mighty sigue una variante del camino del héroe. En esta, Cole va  de perder a sus padres en un accidente a convertirse en el niño mimado de una nación, cámaras de televisión mediante.

Con dos entregas en la calle, tal parece que Peter J. Tomasi y  Keith Champagne (guión), y Peter Snejbjerg (dibujo) apuntan a deconstruir el mito de Superman. Cuidado: no es siempre lo mismo hablar de una historieta de superhéroes, que hacer una. Quedará por ver en los siguientes números si Tomasi y Champagne revisan al personaje desde dentro del género o desde sus márgenes. (more…)

marzo 1, 2009

Luces y sombras de la película comiquera del año

Filed under: Cómic USA,Cine,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 7:00 am
Tags: , , ,

Además de este análisis de Watchmen: Vigilantes, Cuadritos les recomienda seguir con atención el primer concurso de este blog.

Jeffrey Dean Morgan, como The Comedian, a instantes de caer por su ventana

Jeffrey Dean Morgan, como The Comedian, a instantes de caer por su ventana

Es difícil comentar las 2 horas 40 minutos de Watchmen: Vigilantes, film que se estrena el próximo jueves (5 de marzo) en los cines metropolitanos argentinos. Es complicado por las múltiples miradas posibles  y contradictorias que tiene la cinta. Suscintamente, podría decirse que es una buena película pero que, en cambio, es una discutible adaptación de la obra original de Alan Moore.

Cuenta con actuaciones decentes (un puñado de actores de los mejores de la segunda línea hollywoodense, pero con amplia experiencia y talento), una edición cuidada, un director que ostensiblemente le señala al público a qué elementos prestar atención, y una narración perfectamente armada. La historia tiene ritmo, los saltos temporales (flashbacks, todos ellos) son claros, no pierden al espectador y están colocados en el momento que la curva dramática lo exige.

No es poca cosa y ante una historia tan compleja como la ideada por el barbudo inglés, es meritorio que ello se haya conseguido. Se pueden criticar, sí, algunos diálogos que pueden quedar bien por escrito, pero suenan extraños en la pantalla grande.

Los rubros técnicos están todos bien cubiertos. Los efectos especiales, vedette inevitable, son correctos. En la acción, garantizan que al espectador no se le pasen por alto detalles clave. En las transiciones y clima, consigue cierto clasicismo similar al que Dave Gibbons manejaba en los dibujos de la novela gráfica.

La fotografía en general es sólida. No descolla, no goza de los planos paisaje hiperperfectos y la composición genial que otras escuelas de cine ostentan, pero cumplen. Con la pauta cromática la fotografía logra dar a la película el tono apropiado: un blend justo de realismo con sabor a roble de viñeta. Además, Watchmen tiene una banda de sonido de lujo con joyitas como All along the watchtower, de Jimmy Hendrix.

Malin Ackerman, como Silk Spectre II, con una belleza inusual en el film

Malin Ackerman, como Silk Spectre II, con una belleza inusual en el film

La platea femenina agradecerá al Dr. Manhattan (Billy Crudup) quien presenta (u ostenta, mejor dicho) toda su masculinidad ante la cámara, algo poco habitual en el cine norteamericano. Los varones preferirán los pechos justos, deliciosos y pecadores de Silk Spectre II (Malin Akerman).

Sin embargo, de la experiencia ante la pantalla de cine, con Watchmen queda el sabor de que algo faltó. No es necesariamente la historia de piratas que tan hábilmente Moore había intercalado con el relato central (y que se editará en DVD), ni los documentos complementarios que daban vida al universo de los personajes. Es algo más abierto a discusión. Un último paso que, pareciera, el director Zack Snyder no se atrevió a dar. (more…)

Página siguiente »

Theme: Rubric. Get a free blog at WordPress.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 119 seguidores