Cuadritos, periodismo de historieta

febrero 4, 2014

Con Mafalda como notable embajadora

Calvin & Hobbes, los maravillosos personajes creados por Bill Watterson, ganador del Grand Prix.

Calvin & Hobbes, los maravillosos personajes creados por Bill Watterson, ganador del Grand Prix.

Terminó el Festival Internacional de la BD d’Angoulême y, desde luego, toca un breve resumen de ganadores y performance argentina en sus lides.

El artículo publicado en Página/12 incluye nota central con síntesis y ganadores, y un recuadrito con testimonios de Pedro Mancini, del colectivo Niños Ultramundo.

**

Con Mafalda como notable embajadora

El encuentro dedicó a Quino una de sus exposiciones oficiales y hubo activas negociaciones de editoriales argentinas en el pabellón de derechos. El Grand Prix, reconocimiento a la trayectoria de los grandes de la historieta mundial, fue para Bill Watterson.

La edición 2014 del Festival Internacional de Historieta de Angoulême, en Francia, terminó como todo gran evento cultural que se precie: nutrida asistencia de público, premios, decepciones y alguna cuota de polémica, especialmente en torno de su punto más alto, el Gran Premio. Del lado de los argentinos, el balance general es positivo. El festival dedicó a Quino y Mafalda una de sus exposiciones oficiales, para la cual se montó una escenografía que reproducía el hogar de la niña y elementos recurrentes de su universo, como la radio o los pupitres escolares. Además, hubo rondas de negocios en el pabellón de derechos, de las que participaron Ediciones de la Flor, LocoRabia y Comic.ar, y donde también terció la convención argentina Comicópolis, que apareció el año pasado bajo la órbita de Tecnópolis.

Además, en el pabellón dedicado a la historieta independiente, el proyecto editorial/librero Moebius, que además de viajar con una porción de su stock de historieta argentina presentó allí dos volúmenes de serigrafías: Diablura, de Lucas Varela, y ¿Para qué me sirve esto?, de Carlos Nine. Varela fue Selección de la edición 2013 del Festival y reside en Angoulême, y Nine es un autor que concita enorme respeto y admiración en el mercado francobelga. Además, la librería llevó originales de Liniers (parte de la selección oficial de este año) y reproducciones de Decur, Santiago Caruso y el mismo Nine. Sin embargo, la presencia de esta librería no fue el único motivo de festejo en la pequeña ciudad francesa: el colectivo Niños Ultramundo accedió a la selección de la bd alternative, con la que el festival reconoce la producción independiente (ver aparte) y en la que finalmente prevaleció el ingenioso dispositivo de Le fanzine carré. Además de otros argentinos residentes en Francia y Europa, la presencia nacional se completó con Ernán Cirianni, Otto Zaiser y Andrés Lozano. (more…)

enero 29, 2014

La cumbre del cómic

Mañana empieza el Festival International de la bande-desinnée d’Angoulême, en Francia, y Página/12 se anticipa con esta nota. Y aunque no puedo evitar señalar ese texto -porque bueno, vamos, es mío-, creo que las líneas que merecen auténtica y especial atención son las del columnista invitado, Lucas Varela. Lucas lleva viviendo allí algún tiempo y accedió a escribir un texto sobre la ciudad. Y es entrañable.

En fin, dejando la costumbre de lado, aquí publicaré hoy tanto la nota central como esa columna de opinión.

**

La cumbre del comic

Con un homenaje a Mafalda a 50 años de su primera publicación, el festival francés de bande-desinnée, uno de los mejores del mundo, cuenta con una amplia presencia argentina.

Por Andrés Valenzuela

Angoulême es una ciudad pequeña: tiene apenas 40 mil habitantes, según el último censo francés, de 2007. Sin embargo, eso no le impide convertirse una vez al año en el centro de la historieta europea. Si los norteamericanos tienen sus ComicCons de San Diego y Nueva York, y los japoneses sus convenciones en Tokio, los franceses llevan con orgullo su Festival international de la bande-desinnée d’Angoulême. Por un puñado de días (de mañana al domingo), todo lo importante que ocurre en el mundo de la historieta, sucede entre esas callejuelas medievales y su invierno húmedo. Premios consagratorios, negocios millonarios, novedades editoriales, autores pugnando por entrar al circuito, exposiciones internacionales. El toma y daca de cualquier evento de fuste de cualquier disciplina cultural. En este caso, el de la bd, que se carga el 16 por ciento de la industria editorial francófona y donde la tirada de un libro nuevo puede alcanzar varios millones de ejemplares.

El festival que comienza hoy tiene varios aspectos a considerar. Desde la perspectiva argentina, coinciden la muestra homenaje a Mafalda, la inclusión de Macanudo, de Liniers, en la selección oficial del festival, y la participación de una misión comercial de distintas editoriales para la venta de derechos y ejemplares, propiciada por Export.Ar, con apoyo financiero y técnico en el sector de derechos y licencias del festival.

El homenaje a Mafalda coincide con los 50 años de su primera publicación y el texto de curaduría del festival destaca que la tira tiene “una dimensión poética que se mantiene intacta pese al paso de los años” y asegura que “no perdió nada de su carga moderna y subversiva, y continúa siendo, a los ojos de los lectores de todas las edades, de todas las condiciones y de todos los países, un símbolo de resistencia lúcida, irreductible y universal”.

Desde luego, la del personaje de Quino no es la única exposición que presenta el festival. Entre las muchas muestras que componen esta edición se incluyen una dedicada a los 80 años de la primera publicación de Mickey Mouse en Francia, una exposición doble en conmemoración al centenario de la Primera Guerra Mundial (que se sostiene sobre los trabajos de Gus Bofa y del enorme Jacques Tardi), otra consagrada a la militancia de los dibujantes por los derechos de las mujeres, algunas orientadas al público infantil, a la historieta independiente y, desde luego, la que está a cargo del presidente honorario del festival: el holandés Willem, declarado Gran Premio de la Ciudad de Angoulême en 2013. Es que cada año el festival elige a un autor de particular relevancia, lo premia y le permite curar una exposición al año siguiente. Es uno de los mayores premios al que se puede aspirar en la historieta internacional. Hasta el momento, sólo un argentino lo obtuvo: José Muñoz, en 2007. Para dar dimensión a la altura de este premio, vale considerar los tres nombres en pugna para este año: Bill Watterson, conocido por la entrañable Calvin & Hobbes, Katsuhiro Otomo, mente maestra detrás de Akira, y el británico Alan Moore, pluma detrás de joyas como Watchmen, V for Vendetta y muchos otros.

Claro que no es el único premio que se entrega en la pequeña localidad francesa. Habrá un galardón oficial por el 40 aniversario del festival, que será otorgado a Akira Toriyama, creador del infalible manga Dragon Ball, acaso uno de los puntos más altos de la producción japonesa. En la gala de cierre del festival se revelarán los cuatro Fauves (el nombre que recibe la mascota del encuentro, que oficia de efigie para la estatuilla): el de Oro (mejor álbum), el premio especial del jurado, el de las series y el premio revelación. Además de Liniers, otros 34 autores compiten por estas estatuillas, con nombres de la talla de la Rutu Modan, Winshluss, Carlos Giménez, Pascal Rabaté, Etienne Davodeau (premio Revelación algunos años atrás e invitado en Viñetas Sueltas 2009), Alison Bechdel, Matt Fraction y Brian K. Vaughan. De la selección también participa el español Max con Vapor, recientemente editado en la Argentina por Musaraña Editores (y reseñado en Página/12 el viernes pasado). Una competencia de altísimo nivel. Y si tanto premio no alcanza, también quedan los premios del público, el especial de la municipalidad local, el que otorga un jurado de niños a la historieta infanto-juvenil y el que ensalza la producción independiente.

El Festival de Angoulême es maravilloso, pero no es barato. Al abono de 36 euros hay que sumarle los libros, que oscilan entre los seis y los veintitantos euros. Si alguien quisiera comprar todos los volúmenes de la selección oficial, la selección patrimonial, novelística y juvenil desembolsaría no menos de 1200 euros. Ni siquiera se podría cubrir con el considerable descuento en el tren de alta velocidad (porque sí, el festival es tan importante que asistir a él permite ahorrarse el 50 por ciento del pasaje).

Hasta el domingo, en ese entorno circularán autores, editoriales y librerías argentinas, intentando asomar la producción nacional al mercado francés, viñeta clave de la historieta internacional. Un lugar donde estar dibujado, suma.

***

Acerca de vivir en Angoulême

*Por Lucas Varela

Alrededor del año 800 las hordas vikingas atacaron esta ciudad y la atravesaron matando, violando y saqueando con desenfado. Desde mi ventana, en línea con la antigua muralla que rodea el casco histórico, tengo una vista perfecta del valle y el río Charente, lo cual me hace pensar que estoy en un puesto de centinela. Los vikingos no aparecerán y mi tarea en esta mansión no es vigilar, sino dibujar historietas.

Esta apacible ciudad adoptó a la historieta como motor cultural y abre sus puertas a los artistas que vienen de lugares remotos del mundo. Hay una comunidad de dibujantes, muchos de los cuales residen en La Maison des Auteurs, una institución dedicada a apoyar la historieta independiente. Uno puede recorrer las calles y perderse en el entramado medieval (época en que, al parecer, no conocían la línea recta). Por momentos las calles, con su mística de antiguas casas de piedra gris, se asemejan a los tramposos senderos de Parque Chas y un poco al cementerio de Recoleta. La presencia sudamericana aquí es escasa y más aún la argentina. Es muy difícil encontrar a un inmigrante del otro lado del océano. Así que la tarea de encontrar mate se hace complicada. Esta preciada mercadería exótica es el tributo que impongo a todo aquel expedicionario de las pampas que viene a visitarme.

Acerca de la actividad que me compete, Angoulême se convirtió en un centro importante de la historieta no solo por el festival. Aquí se encuentra el museo de historieta más importante que conozco, una enorme biblioteca de acceso gratuito para los artistas, la EESI –una escuela de historieta de nivel terciario– y La Maison des Auteurs. La avenida principal se llama Rue Hergé, en honor al creador de Tintin. Durante el festival y si uno asiste como artista, le esperan días muy agitados: reuniones con editores, con colegas, largas sesiones de dedicatorias, la participación en una muestra colectiva y lo más agotador de todo: las 24 horas de la BD, que consiste en hacer 24 páginas en 24 horas. Si bien suena a un suplicio, mi experiencia por participar el año pasado fue enriquecedora. Si uno asiste como público le esperan muestras en varios puntos de la ciudad, un buen botín de libros, conferencias y las mejores fiestas. La que más me interesa es la del mercado de Angoulême. Allí los productores locales agasajan al visitante con una orgía de exquisiteces francesas. También hay un Angoulême Off, de gran efervescencia editorial. Hay fanzines de alto nivel que tienen su fiesta.

Fuera del festival, los días en Angoulême transcurren lentos y húmedos como el plato típico de esta zona: el caracol. Me verán comiendo quesos de fétidos aromas o hígados de gansos torturados o regado por ese elixir llamado cognac, pero jamás verán meterme ese bicho en el estómago. No da.

*Lucas Varela es dibujante. Colaboró en Fierro, publicó –entre otros– El síndrome Guastavino y Paolo Pinnocio, con el que accedió a la selección oficial de Angoulême en 2013. Su obra más reciente es Diagnostiques, junto a Diego Agrimbau.

mayo 4, 2013

Ah! La caricature à le MuHu

La portada del catálogo, de Alfred Le Petit

La portada del catálogo, de Alfred Le Petit, importante figura del género

En el Museo del Humor (MuHu, en Avenida de los Italianos 851, Capital Federal) hay una muestra dedicada a la caricatura francesa del siglo XIX. Que así dicho puede sonar un poco demodé, aburrido o poco interesante, pero tras esa fachada oculta algunas joyitas, imágenes bellas, colores que impresionan y hasta permiten alguna reflexión sobre el rol del humor gráfico y lo que uno espera de los políticos.

Hoy salió en Página/12 un recorrido por esa exposición. Aquí, la nota.

**

Imágenes que cambiaron la historia

En la imagen hay seis diputados durmiendo. Están en sus bancas con las cabezas ladeadas y las bocas entreabiertas, o algo inclinados y con la cabeza cayendo entre sus hombros. Pero no es la foto que circula en Internet cada vez que se vota una decisión polémica en el Congreso nacional (y que ni siquiera es de parlamentarios argentinos), ni la foto de Francisco de Narváez o de Mauricio Macri rendidos en plena sesión. La imagen en cuestión es una caricatura y tiene 163 años. La dibujó Honoré Daumier en 1850 y salió en una de las tantas revistas de la época. “25 francos por día, así los bienes llegan durmiendo”, ironizaba el artista francés, figura clave de la primera explosión del género en su país.

Es fuerte encontrarse con ese y otros trabajos y comprender que, de 1850 a hoy, ciertas percepciones sobre la cosa pública no han cambiado mucho, ni en Francia ni en ningún otro lado. Esa página de Daumier se exhibe en la muestra Caricatura francesa del siglo XIX, en el Museo del Humor (MuHu) porteño (en Avenida de los Italianos 851, frente al río, en la vieja cervecería Munich de la Costanera Sur). En otra imagen, de Marius Monniers, en 1902, se ve a un candidato a diputado, “el Camaleón” avanzando por las calles de París y regalando vino para conseguir votantes. (more…)

marzo 12, 2013

Esperando Lyon

Archivado en: Cómic argentino,Cómic Europa,Noticias — Andrés Valenzuela @ 11:03 am
Tags: , ,

Hoy salió la entrevista hecha a la delegación del festival Lyon BD, que anduvo por Argentina “cazando” autores para sus próximas dos ediciones y entrevistándose con personalidad y gestores culturales del circuito. Atentos:

A la caza de nuevos talentos

“París o Marsella no tienen un evento grande de historietas, Lyon es la primera ciudad importante del país en tener un festival que se desarrolló mucho.” Así explica su director, Mathieu Diez, las particularidades de Lyon BD, el encuentro internacional dedicado al noveno arte de la ciudad del este francés, una de las más importantes del país. Paradójicamente, en Francia los grandes festivales están en las ciudades más pequeñas, como Angoulême. A su lado se encuentran Philippe Brocard, presidente del Lyon BD; el guionista Jean Christophe Deveney y la editora Claire Latxäge, especialista en historieta latinoamericana y, especialmente, en las viñetas argentinas de Quino. Los cuatro forman la delegación que vino a Argentina a estrechar lazos con los autores y festivales locales. Llevan días de reunión en reunión y aún les restan otros varios encuentros, cafés y cenas con editores, guionistas, libreros y distribuidores argentinos.

La edición 2013 de Lyon BD, que se realizará entre el 14 y el 16 de junio, centrará su actividad en el intercambio entre Francia y Latinoamérica, y otro tanto sucederá en la del 2014. “Hace unos años decidimos que debía haber algo que se pudiera hacer a nivel internacional, pero que fuera un poco distinto de lo que sucede en la mayoría de los festivales –explica Diez–. A menudo los festivales eligen un tema o un país, le dedican dos días, una exposición y basta; nosotros queremos algo a más largo plazo, que los actores a cada lado del océano se conozcan mejor.” Hicieron eso con el festival francófono de Quebec en 2011 y 2012, con quienes seguirán colaborando, aunque ahora se concentren en otras geografías. “A ellos les escribimos y fuimos allí a encontrarnos con todo el mundo, tal como estamos haciendo acá.” (Seguir leyendo)

marzo 8, 2013

Sobredosis de monstruos míticos

Todo bicho (mítico) que camina... va a parar a Olympus

Todo bicho (mítico) que camina… va a parar a Olympus

Una producción bien hollywoodense. Así es la bd “francesa” Olympus. Valgan las comillas, aunque hablamos de una obra producida para el mercado francobelga y publicada allí hace siete u ocho años por la editorial Les Humanoïds Associés, todos sus autores son norteamericanos. El guionista que se lleva la atención no es otro que Geoff Johns, quien trabaja en colaboración de Kris Grimminger (un muchacho con pocos réditos en soledad, su obra más conocida es The possesed, también en coautoría con Johns). El dibujante es Jackson Guice y el resultado final es tan “americano” que DC Comics la publicó recientemente como parte de su colección de novelas gráficas.

Pero lo de una producción “hollywoodense” no se limita sólo al nombre de los autores, sino que es algo que permea la obra en general. Olympus parte de la premisa de que un grupito de estudios arqueológicos se encuentra con la mítica Caja de Pandora en una exploración subacuática. Ese grupito de académicos (que incluye tres minas destacablemente atractivas, claro) se topa con un grupo de contrabandistas/piratas. Y la yunta termina recalando en una isla montañosa que -deducen pronto- es el auténtico Monte Olimpo de los dioses griegos para devolverle la Caja a Zeuz.

Desde luego, la historia es pura aventura desde el primer momento. Tras una secuencia inicial muy tranquila en la que se establecen las motivaciones de la mayoría de los miembros del grupo académico, lo que sigue es una peripecia tras otra. De los piratas/contrabandistas que vale la pena saber algo, se lo descubre a través de sus reacciones ante el peligro, por cómo dialogan entre sí evaluando la situación. Pero poco hay de su pasado y demás. Al cabo, la mayoría no deja de ser carne de cañón para cíclopes, medusas y arpías. Por supuesto, ¿no se mencionó ya lo de hollywoodense? (more…)

marzo 3, 2013

Pese a la crisis, cada año se publica más en Francia

Archivado en: Cómic Europa,Noticias — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: ,

Que la cosa está dura en el Viejo Continente, no es noticia ya, como tampoco lo es que la economía de la zona euro seguirá resentida un buen tiempo más. Sin embargo, y a juzgar por lo que puede leerse en el reporte anual de la ACBD (Association des critiques et journalistes de bande dessinée) de Francia, el sector de las viñetas francófonas está haciéndole el aguante a la crisis. Si en 2011 había aumentado su producción un 3,04 por ciento respecto al año anterior, desde entonces a 2012 la cifra volvió a aumentar, y aún más: 4,28 por ciento, lo que supone la salida al mercado galo de 5565 títulos de y sobre historieta. Este incremento ocurre por decimoséptimo año consecutivo.

Los 5565 títulos incluyen las 4109 novedades y a la multitud de reediciones, artbooks, ensayos y otras yerbas. El informe considera que “los actores del noveno arte son dinámicos y siguen proponiendo una oferta abundante y diversificada, pese a que la proliferación de novedades está destinada a un público atomizado, lo que vuelve más complicada la gestión de stocks y la visibilidad de los álbumes en las librerías”. Además, advierte que en “una situación confusa para el sector” a los motores de venta les cuesta encontrar sus canales ideales y que los soportes digitales “todavía no alcanzaron la madurez”.

Titeuf, al top de las ventas y tirada: 1 millón

Titeuf, al top de las ventas y tirada: 1 millón

Al igual que el año pasado, Cuadritos ofrece una selección de los datos más importantes que arroja el informe de los críticos y periodistas franceses sobre su mercado. (more…)

marzo 1, 2013

Esperando a Lyon BD (y la reseña de hoy)

Archivado en: Cómic argentino,Cómic Europa,Noticias — Andrés Valenzuela @ 1:00 pm
Tags: , ,

Mientras esperan la reseña de hoy (sale en un par de horas, ¡paciencia!), les dejo un par de fotos que dejó la tarde de ayer con la inauguración de la muestra de Jean Cristophe Deveney en Moebius Liceo, a modo de presentación del festival francés Lyon BD. De yapa, un adelanto de la editorial Ínsula (aquí, entrevista a su responsable), que comenzará sus andanzas en tierras galas en septiembre con tres libros de autores argentinos.

Esto, por cierto, funciona a modo de anticipo para la nota a la delegación del festival, que saldrá publicada en breve en el diario.

Diego Agrimbau (izq.), Deveney y Claire Latxague, en previa a la charla de inauguración

Diego Agrimbau (izq.), Deveney y Claire Latxague, en previa a la charla de inauguración

Algo del clima de ayer, sobre la izquierda, Philippe Brocard y Mathieu Diez, presidente y director del Lyon BD

Algo del clima de ayer, sobre la izquierda, Philippe Brocard y Mathieu Diez, presidente y director del Lyon BD

Detalle de la tarjeta de presentación de la editorial Ínsula. "Alien triste", "El asco" y "Bife angosto", en francés.

Detalle de la tarjeta de presentación de la editorial Ínsula. “Alien triste”, “El asco” y “Bife angosto”, en francés.

enero 13, 2013

“Me doy cuenta ahora que es lo que siempre había querido”

Archivado en: Cómic argentino,Cómic Europa,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: ,
kjhkjhkjh

“Me gusta cuando reconozco en una obra la voz del autor”

En 2006 Claire Latxague vino a Argentina para completar su maestría sobre Mafalda. Resultó ser un viaje revelador, en que además de encontrarse con clásicos como el Viejo Breccia y José Muñoz (“de quienes en Francia se habla como renovadores de la historieta”, cuenta) se topó con la generación de autores que emergía a través de Historietas Reales. “Me enganché con El Asco, de Diego Agrimbau y Dante Ginevra, y la fui siguiendo al volver a Francia”. La investigadora volvió al país tres años más tarde para ahondar en una tesis sobre Quino y se encontró con la Fierro consolidada en los kioscos y muchos más autores contemporáneos. Para entonces empezó a pergueñarse lo que ahora es su propio proyecto editorial: Éditions Insula.

De Barcelona, pero radicada en Francia desde chica y ahora docente universitaria especializada en comunicación (primero en Grenoble, luego en Lyon), Latxague quedó prendada por la historieta latinoamericana. “Empecé a tener esas ganas de que se viera en Francia, pero no te sabría decir por qué”, recuerda, “la primera idea fue presentar cosas de los autores que conocía a editoriales y proponerme como traductora”. El primer paso fue visitar el prestigioso festival de Angoulême, pero reconoce que la experiencia no funcionó. “Yo no estaba metida, no era agente, no sabía nada, y sí, algunos estaban interesados por algunas cosas pero al final no contestaron, o intercambiamos mails pero nunca se hizo nada, así que empezaba a decepcionarme un poco y a pensar si alguien tiene que hacerlo, seré yo”.

“Me doy cuenta ahora que es lo que siempre había querido, pero no me había atrevido a admitirlo”. Ahora, en 2013, acaba de lanzar la marca en la web y pronto verá sus primeros libros en papel. Estableció la editorial bajo el estatuto de “asociación” (el mismo que impulsaron los fundadores de L’Association, claro está), porque cuenta que es mucho más sencillo en términos fiscales para las editoriales muy pequeñas, que no piensan ocupar grandes porciones del mercado, y que además ofrece acceso a una serie de subsidios y apoyos para salir al ruedo. (more…)

noviembre 2, 2012

Tribulaciones y alegrías de un soltero de 30

Archivado en: Cómic Europa,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,

La dupla Dupuy-Berberian trabajaba como si fuera una sola persona

¿De qué vive Monsieur Jean? ¿Cómo le va con las mujeres? ¿Quiénes son sus amigos? ¿Cómo maneja esa cosa de tener 30 años, menos pelo y más mañas? Esa clase de asuntos abordan Charles Berberian y Philippe Dupuy en las anécdotas de su personaje más conocido.

Monsieur Jean es un escritor de módica fama: La mesa de ébano paga algunas cuentas y los típicos kiosquitos en el mundillo de la publicidad o el ghost writing, el resto. Tiene una portera y una vecina gorda que le sacan el cuero y le esconden el correo, un amigo con quien sólo tiene en común los recuerdos de adolescencia y un montón de señoritas con las que consigue llevarse bastante bien, aunque sea por un par de horas. También tiene un viejo amor que no cicatriza, pero ese es otro asunto (eso siempre es otro asunto cuando uno se distrae con sonrisas pasajeras).

La historia encuadra en lo que se conoce como “slice of life”, retratos de la vida cotidiana de tipos más o menos comunes. El libro transmite todo el tiempo cierta sensación de autobiografía, aunque lo de este apócrifo escritor francés es puro cuento (o novela). Si genera esa idea vital es por su verosimilitud, la naturalidad con la que la dupla cuenta las visicitudes del protagonista y, sobre todo, por la natural identificación que tiende a generar el personaje: aunque sea más exitoso que el ocasional lector, le preocupan, frustran y conforman las mismas cosas que a él.

¿Y qué son esa cosas? (more…)

octubre 5, 2012

Lugar de Reunión

Archivado en: Cómic Europa,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 12:00 pm
Tags: , , , ,

“La historieta debe hablarle a su pueblo, los jóvenes deben encontrarse en ella”

“¿De dónde? ¡¿Y eso dónde queda?!”, preguntó más de uno cuando se enteró del contingente de la Isla de la Reunión. Los primeros datos señalaban que la isla en cuestión quedaba enfrente de Madagascar, en África, y que legalmente es un territorio de ultramar francés. Es decir, un antiguo enclave colonial galo ahora incorporado en pleno derecho a la República. A la cabeza de su delegación historietística llegó Jean-Luc Schneider, autor, dueño de una comiquería, responsable de la editorial Des bulles dans l’océan (Globos en el océano) y director del festival Cyclone BD, que se realiza cada dos años y festejará su séptima edición el año próximo.

Intrigado por la tradición historietística de la isla y por su particular condición identitaria, con un pie en Europa y otro en África, Cuadritos entrevistó a Schneider durante una de las jornadas del Festival Internacional de Historietas Viñetas Sueltas, al cual el reunionés está invitado. Enfundado en su campera y aguantando el fresco nocturno con pequeños cigarros negros, Schneider contó que la Isla “es una pequeña región francesa que tiene su tradición historietística muy cercana a Europa, pero que en los últimos 25 años desarrolló una pequeña escuela propia, con una identidad diferenciada”.

El crisol multirracial de la Reunión produce unos 20 álbumes al año

Esta identidad se sostiene en que se trata “de un pueblo multirracial con ascendentes africanos, chinos, indios y franceses asentados hace muchas generaciones en la Isla”, explica, “todo eso nos empuja a tener una identidad distinta que la de la Francia continental”. Esa idiosincracia se manifiesta en los trabajos más autorales de sus dibujantes. “Los temas son nuestra vida, nuestra isla y nuestra cultura, que es francesa en buena parte, pero reunionesa en general”, señala, “por supuesto tenemos quienes hacen bande-desinée de ficción, de aventuras, pero sobre todo hablamos de nuestro país y nuestra identidad particular”.

Isla de la Reunión tiene menos de 800.000 habitantes (algo menos que la ciudad de Mendoza). Esto se manifiesta en el volumen de producción, que asciende a unos 20 álbumes por año publicados por las cuatro editoriales de la isla, de las cuales dos se dedican exclusivamente a la historieta. La Isla tiene un amplio intercambio con el cuerpo continental galo, a donde exporta parte de su producción y de donde recibe también un buen número de títulos. “Tenemos un guionista que trabajó con (Lewis) Trondheim en un libro sobre la isla que se tradujo en ocho idiomas, para nosotros es un modo de exportarnos, habla de La Reunión, de piratas, de nosotros mismos, y llegó a ocho países incluyendo Estados Unidos”. (more…)

Página siguiente »

El tema Rubric. Create a free website or blog at WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 114 seguidores