Cuadritos, periodismo de historieta

mayo 25, 2009

¡Todos a bordo!

Rodolfo Santullo nació en México, pero Uruguay es su patria por adopción. Aquí se lo conoce por Cena con amigos, la tira semanal que publica junto a Marcos Vergara en Historietas Reales. Y en las maletas que lo acompañan a Viñetas Sueltas, cruzando nomás el charco, trae una típica historia oriental que Cuadritos reseñó hace algún tiempo: Los últimos días del Graf Spee, una novela gráfica de corte histórico que hizo junto al montevideano Matías Bergara y que le valdrá participar junto a su colegas Max Aguirre y Etienne Davodeau de un panel sobre el género que se realizará el próximo sábado en el festival.

Hace días, además, se supo que nuevamente ganó los Fondos Concursables de Cultura del Estado uruguayo con la obra Acto de Guerra, nuevamente con dibujos de Matías Bergara.

DSC00464

Santullo mira todas sus historias desde arriba, tratando de abarcar toda la información posible

Además de guionista, Santullo es el responsable editorial del Grupo Belerofonte al otro lado del Río de la Plata. De ese mismo proyecto, y en colaboración con los nicoleños de LocoRabia trae El campito, del multipremiado argentino Diego Agrimbau (con dibujos de Hernán Gutierrez). En torno a estos dos aspectos de su labor profesional gira su visita al festival y, claro está, también la entrevista que el lector tiene en pantalla.

«Tiene todos los ingredientes de una clásica historia bélica: el capitán heroico que jamás tomó vidas inocentes, los manejos diplomáticos de un monstruo como Inglaterra y accionares políticos no del todo claros», sentencia el guionista. Pero además, cuenta, es un tema central del folklore montevideano. «Mencionás al Graf Spee y siempre alguien tiene una anécdota, un recuerdo, hoy se lo puede considerar al barco y su batalla en El Plata como parte del patrimonio uruguayo», destaca, «además, por tres días el mundo entero puso sus ojos sobre el puerto de Montevideo».

Sin embargo, como se aclara en el libro, los autores no transcribieron al dedillo la historia del acorazado «de bolsillo» alemán que atracó de emergencia en aguas montevideanas. Ficcionalizaron mucho. «Es que yo hago historieta, no historia, y eran necesarios toda una serie de elementos narrativos que hacen a una buena historia, y más cuando hablamos de un género como el de espías», aclara. Concede que de cualquier modo la «historia real» es un gran relato de por sí, «pero creí que hacía una historieta más rica agregándole algo propio, más allá de los hechos», destaca.

Eso no significa que haya ignorado los abundantes documentos históricos. Santullo explica que recurrió a cuanta fuente tuvo a mano: «libros de especialistas, de los propios protagonistas (que los hay en abundancia), diarios de la época, todo». Para él, la buena preparación es fundamental. «Una vez que se maneja lo mejor posible la historia, se puede elegir desde qué punto de vista contarla, cuanta más información se tiene, más sencillo es narrar el hecho».

Parte de la participación de Santullo en Traición, de la editorial argentina LocoRabia

Rodolfo Santullo en Traición, de la editorial argentina LocoRabia

Abordar la historieta histórica, además, le supone una diferencia respecto a la ficción tradicional que suele abordar. «La historia conforma en si misma un esqueleto para la acción: personajes, capítulos, nudos dramáticos, todo ya está planteado a priori, uno tiene que decidir oportunamente donde empieza la narración, porque el punto de partida no siempre es claro».

En Uruguay el libro «va bien, para lo que es ir bien en el país», destaca Santullo, sin apoyo de ninguna empresa local grande y con el solo empuje de los Fondos Concursables de Cultura del país vecino. «La crítica lo ha tratado unánimemente bien, con algún ‘pero’, aunque nada importante, y hasta nos han invitado a una serie de conferencias por el 70 aniversario del hundimiento del barco».

La historieta histórica, además, atraviesa un buen momento en Uruguay. A la experiencia de los belerofontianos hay que sumar otras que el entrevistado enumera: «la gente de Apocalypta desarrolla la revista Cisplatino donde se revisa el artiguismo; Muxica, de Nicolás Rodríguez Juele, cuenta las aventuras de un charrúa; en animación se desarrolló la serie El pequeño héroe que contaba la juventud de Gervasio Artigas».

Todo este impulso forma parte de un buen momento de la historieta uruguaya, alentado desde el Estado con los Fondos Concursables (al final de esta nota, más información al respecto). Santullo da cuenta también de proyectos ajenos: la revista Gaucho, las creaciones de Tunda y Ombú, de Renzo Vayra o el proyecto Freedonia. Todas, cuenta, toman como momento fundamental para presentar libros el festival Montevideo Comics, que ya lleva largos años en el tema.

Un vinito entre amigos atrapa lectores en Historietas Reales

Un vinito entre amigos atrapa lectores en Historietas Reales

«La prensa en general es receptiva, al menos con los proyectos bien presentados -comenta- como en cualquier otro rubro poco masivo, como ensayos o poesía, es imprescindible conocer a alguien en los medios, de todas formas, no falta el periodista interesado que busca por su lado y hace el articulo». Las ventas, aclara, «no son gran cosa para nadie, en el caso puntual de Belerofonte cada libro paga el próximo y queda un restito para pagar el porcentaje acordado con los autores».

En todo este proyecto, una nueva escala es su colaboración con los argentinos de Loco Rabia. «Está formado por dos artistas que conozco hace mucho, Marcos Vergara y Alejandro Farías, gente muy talentosa y de confianza», el emprendimiento independiente de San Nicolás le vino al pelo para simplificar la llegada de sus productos a las costas locales. Inspirado por la antología Traición, primera obra de la editorial argentina, Santullo le propuso asumir el riesgo compartido de publicar algunos libros de interés a ambos lados del charco.

El primer fruto de esta colaboración es El Campito. Pronto lo seguirá, si siguen soplando buenos vientos para el barco mancomunado, una co-edición de la serie realista Cena con amigos.

¿Y qué distingue a los libros del Grupo Belerofonte? «Es una editorial con criterio de autor», afirma Santullo.

1 comentario »

  1. […] se publicó la primera entrevista a Rodolfo Santullo, tres años atrás, el guionista uruguayo empezaba a destacarse por estas […]

    Pingback por “Un buen libro de historietas es un buen libro y punto” « Cuadritos, periodismo de historieta — abril 1, 2012 @ 12:00 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: