Cuadritos, periodismo de historieta

enero 19, 2010

El sobrio y expresivo relato de una muerte

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , ,

Shloishim se lee "de atrás para adelante", en el sentido de lectura hebreo

La preadolescencia es lo más parecido al Limbo en la vida humana. Es un territorio que no es ni la infancia ni la adolescencia. En ese período se flota a dos aguas entre una y otra etapa. Es, claro, el momento en que se deja de ser niño. Brian Jánchez -cuenta en Shloishim– dejó la niñez en ese tramo, cuando perdió a su padre y asumió la herencia simbólica que le dejó esa figura paternal difícil y poco contemplativa que -el autor nos desliza- hizo cuanto pudo y amó a su hijo a su manera, en la medida que sus limitaciones físicas y emotivas se lo permitieron. Quizás no haya modo más tajante de terminar la niñez que con la muerte de un progenitor. Jánchez lo deja claro en un libro sobrio, intenso y lleno de silencios.

Shloishim se supone la narración de una infancia, pero parece más el relato con el que el Jánchez adulto se reconstruye y se da a sí mismo una historia personal (sí, es cierto, sigue siendo el relato de una niñez, pero el lector ya imagina la diferencia que se intenta señalar). Es posible sospechar, incluso, que el libro sólo le fue posible una vez que él mismo ya no lo necesitaba. Es decir, parece que esas sesentipico páginas no son el resultado de una búsqueda personal para abordar un trauma del pasado, sino la consecuencia -justamente- de ya haber saldado cuentas con esos años. Por eso el lector no se encuentra con un relato lacrimógeno y desgarrador, por eso no hay golpes bajos, por eso la austeridad verbal y gráfica con la que narra Jánchez y con la que, paradójicamente, consigue ser ser profundamente expresivo.

El autor no hace muchas concesiones al lector. No apela a la emoción fácil. No convierte su historia en un relato épico dónde su yo-niño se sobrepone heróicamente a las dificultades de sus primeros años. Tampoco vuelve la posibilidad de bucear en su vida en un manual de autoayuda o superación personal. Esos riesgos, claro, están presentes en la misma génesis de la historia, lo mismo que el de montar un teatro peripatético -como bien hace notar Federico Reggiani en el prólogo, Jánchez también evita esa trampa-.

Jánchez presenta un relato sobrio y sin estridencias, pero no por ello menos intenso

En lugar de caer en los lugares comunes, el autor muestra facetas propias en las que es posible atisbar mucha sinceridad y un mundo genuinamente personal, construido sin estridencias, sin dramatismo por el dramatismo mismo, y sin darse aires.

Es, también, un relato lleno de silencios. Son muchas las páginas (todas de rigurosos seis cuadros en dos filas de tres) donde la última viñeta no incluye ningún sonido, ninguna voz, ni una letrita minúscula siquiera. En muchas otras, tampoco la anteúltima viñeta presenta palabra alguna.

Es curioso constatarlo, pues la historia fue originalmente publicada en el blog Historietas Reales antes de ser recopilada conjuntamente por Ediciones Noviembre y Llanto de Mudo. Es curioso, pues, porque el formato de blog “en continuará” llama a la narración lineal y con “gancho” en la última viñeta. Aunque el autor demuestra que sí sabe cargar las tintas al final de la página, es claro que elige no hacerlo. Del mismo modo que elige no facilitarle la tarea a sus lectores y se permite escalonar saltos temporales en su narración.

El tono que impregna todo Shloishim es el de la melancolía. Nada de tristeza amarga. Ningún cuento lacrimógeno. Ni siquiera un relato con una vuelta de tuerca demoledora (para quienes conocen de cultura hebraica, el título mismo ya advierte sobre la muerte y el duelo que sobrevuelan todo el libro, y si no es el caso, la contratapa se encarga de desaznar al lector). Descarnado, sobrio, un punto cínico, con este relato Jánchez parece cerrar el baúl de los recuerdos para convertirse en el historietista que, saben quienes lo han tratado y han leído sus historietas, puede deslizar un chiste mordaz manteniendo el gesto imperturbable.

18 comentarios »

  1. Muchas gracias, Andres, por la reseña. Me alegra mucho que te haya gustado el libro. Un abrazo.
    Brian.

    Comentario por brianjanchez — enero 19, 2010 @ 12:29 pm | Responder

  2. epa
    que buena critica
    igual, el libro es tan bueno que una buena critica tiene que salir o no?
    o si?
    o que?
    aunque lo malo es que el libro salga del sucio janchez¡
    tendremos que eliminar al sucio janchez¡
    larga vida al que mate al cipayo janchez¡
    saludos andres
    saludos janchez

    Comentario por ernan — enero 19, 2010 @ 2:30 pm | Responder

  3. Un gran relato. Y eso que Janchez se olvidó de vendermelo cuando nos vimos… igual, siempre está la Web.

    Comentario por Rodolfo — enero 19, 2010 @ 5:00 pm | Responder

  4. yo lo compre y es una de las cosas mas lindas que lei ultimamente. lo super recomiendo.

    Comentario por Manu — enero 19, 2010 @ 11:32 pm | Responder

  5. A mi me gustan las historieas de aventuras, que hagan pensar y esten bien escritas; y dibujadas.

    Con BJ me pasa algo raro me gusta y no me gusta.

    Escribe muy bien. dibuja bien pero los cuadros son demasiados estaticos y monotonos.
    Sus historias son originales e inteligentes aunque es un poco buscaroña.

    Comentario por oenlao — enero 20, 2010 @ 7:09 pm | Responder

  6. un capo, don Brian.

    Comentario por kokin kokambar — enero 20, 2010 @ 11:46 pm | Responder

  7. Onelao:

    A mi me gusta el porno elegante, que hace pensar y está mal iluminado.
    ¿Entonces qué?

    Hay “algo” de monotonía en la puesta en página de Brian, sí. Yo no diría que “demasiado”, pero sí, ahí está. También cierta estaticidad. Curiosamente, es uno de los aspectos que menos entiendo del trabajo de Brian y tal vez el que más me interesa.

    No sé, me parecía interesante cómo ese aspecto a vos te alejaba de estas historietas y a mi tal vez era el que más me acercaba…

    Comentario por Fran López — enero 21, 2010 @ 7:39 pm | Responder

  8. A que le llaman monotonia y estaticidad? Que es lo que no entienden? que es no lo que no gusta de estaticidad y monotonia?
    brian.

    Comentario por brianjanchez — enero 21, 2010 @ 11:11 pm | Responder

  9. Para mi eso que dicen monotonia es ritmo.

    Comentario por kokin kokambar — enero 21, 2010 @ 11:25 pm | Responder

  10. todos los cuadros demasiado parecidos y los mismo pasa con la historia, eso a veces me gusta y a veces no. Brian dijo de trillo que se repite en todas sus historietas tambien se repite esa caracteristica en Janchez. Por ejemplo el capitan supositorio que dibujo Brian tenia mas movimento que la mayoria de sus personajes , pordrian decir que depende de la historia, entonces me parecen mas ricas las historias donde pasan mas cosas no solo en el texto sino tambien en la imagen de la historieta.
    Es un poco cuestion de gustos por eso dije lo que a mi me gustaba.
    tambien me gusta el almendrado.
    Yo pense que el porno era para no pensar.

    Comentario por oenlao — enero 23, 2010 @ 1:27 pm | Responder

  11. […] Para adquirir el libro, hay que visitar el blog de la editorial cliqueando aquí. Para ver los trabajos de Brian Janchez, cliquear aquí. Una reseña de la obra, por Andrés Valenzuela, cliqueando aquí. […]

    Pingback por TamTam » “Shloishim”, de Brian Janchez — febrero 28, 2010 @ 7:17 am | Responder

  12. […] otros siete libros y tomos: La burbuja de Bertold, Matabicho, Amasala, Topo, Los mutantes Bukowski, Shloishim, y Red Garden […]

    Pingback por 8 de julio, el “Día C”: exposición Lagos-Chinaski y sorteos « Cuadritos, periodismo de historieta — junio 30, 2010 @ 10:02 am | Responder

  13. […] a que Jánchez recuerda muy bien muchos pasajes de su niñez, como plasmó en su autobiográfico Shloishim. En esa novela gráfica no hay mucho margen para el mundo encantado, pero sí se percibe el olfato […]

    Pingback por Que se vengan los chicos « Cuadritos, periodismo de historieta — julio 28, 2010 @ 10:01 am | Responder

  14. […] también señalan como “probable” la publicación de Mac Kosher, de Brian Jánchez (Shloishim, […]

    Pingback por El 2011 en los planes editoriales « Cuadritos, periodismo de historieta — enero 2, 2011 @ 10:05 am | Responder

  15. […] y suelta comentarios ácidos constantemente. Acusa 25 años, lo respaldan un libro en la calle (Shloishim) y otro por venir (McKosher), co-fundó una revista digital de historieta infantil (Pelotazo) y ya […]

    Pingback por “La historieta es una pelotudez alegre” « Cuadritos, periodismo de historieta — febrero 15, 2011 @ 6:43 pm | Responder

  16. […] a Tomate!-, Berliac -5 para el escolaso-, Cecilia “Gato” Fernández, Brian Jánchez -Shloishim-, Kioskerman -Edén-, Diego Agrimbau, Liniers, Quique Alcatena, Juan Sasturain y el ya fallecido […]

    Pingback por Nueva historieta argentina « Cuadritos, periodismo de historieta — mayo 30, 2011 @ 5:03 pm | Responder

  17. […] al trabajo editorial de Ediciones Noviembre y Llanto de Mudo, que ya habían publicado el potente Shloishim (en rigor, posterior a este “nuevo” […]

    Pingback por Una hamburguesa, una viñeta « Cuadritos, periodismo de historieta — junio 28, 2011 @ 10:02 am | Responder

  18. […] ya formada. Para ratificarlo, basta ver en el índice la presencia de Brian Jánchez (McKosher, Shloishim) y Fernando Biz (Bienvenidos a República Gada), ambos co-editados por el sello junto a los […]

    Pingback por Noviembre, la revista que aparece en octubre « Cuadritos, periodismo de historieta — octubre 19, 2011 @ 10:01 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: