Cuadritos, periodismo de historieta

mayo 2, 2010

Kioskerman, silencio y poesía en viñetas

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

Un libro cohesivo no tolera la serialización, considera el dibujante

“Me fijé qué no se estaba haciendo en el formato tira, qué se podía hacer y decidí ir por el camino que no se estaba haciendo”, explica Pablo Holmberg, más conocido por sus lectores como Kioskerman, “el señor del kiosco”, o “el autor de Edén“. El dibujante aceptó una entrevista con Cuadritos para hablar de sus proyectos actuales y, por supuesto, del personaje que salió de su libro de bocetos y se convirtió en un bello libro editado por Sudamericana, con el que además se ganó el reconocimiento del medio.

Las primeras tiras de Edén, recuerda ante el grabador de Cuadritos, son “plena experimentación” y tienen una influencia “bastante grande y estudiada” de Charles Shulz. “Por eso están hechas en cuatro cuadros, luego me acostumbré a pensar así y se me volvió un mantra internalizado, de narrar en cuatro viñetas”, explica. Surgida como “una especie de autoboicot”, una ruptura con su trabajo anterior, la tira se fue construyendo a cada domingo, enviada por mail a sus seguidores.

“Decidí hacer una cosa que aparece en Macanudo, pero que Liniers no explota siempre, que es el no-humor”, señala Kioskerman, “me interesa la tira no humorística que lleva a un sentimiento que no es la risa o la alegría”. Su camino, destaca, es la poesía.

“Uso su fuerza”, apunta, “no estoy tratando de movilizar al espectador a una reacción nerviosa como es al risa o la carcajada, sino que estoy tratando de llevarlo a otro tipo de emociones que surgen de la secuencia y el ritmo, eso que en la poesía llevan a que vos tengas una experiencia cercana a la belleza”. La clave, considera, está justamente en el ritmo y en el tema, que debe ser contundente. “Además, para mi una tira en cuanto tiene muchas palabras empieza a derrapar, no genera el ritmo, y así no genera experiencia poética”, analiza.

Kioskerman propone tiras con "fuerza poética". Para Pablo de Santis, construye "haikus".

La tira sin remate humorístico, advierte, no implica que no hable de nada. “No creo en la tira en la que no pasa nada, esa donde una paloma camina y se va, tiene que haber algo, tocar temas humanos”, comenta, “en casi todas las tiras intenté tocar un tema muy humano y esencialista, que tenga que ver con la muerte, el amor o aún situaciones pequeñas, pero que para mi son contundentes”. El dibujante también reconoce que no puede explicar totalmente su tira: “hay un último ingrediente, que no puedo explicar porque para mi es como magia, que se desarrolló y no puedo decir bien cómo funciona, así que todo lo anterior es una sospecha, algo que fui planteándome y pensando, así que creo que se pueden hacer tiras sin humor, pero no sin remate, el lector tiene que salir de la tira y haberse movilizado en algo”.

En la reseña que Cuadritos dedicó al libro (el link, en el primer párrafo), se destacaba su fuerte contenido existencial y hasta místico-zen. Sin embargo, Kioskerman afirma que su auténtica influencia proviene de John Ronald Reuel Tolkien, el aclamado autor de El señor de los anillos. “El sentido de Edén no es religioso, su base es Tolkien”, explica, “en alguna medida, incluso, es mi propia ‘superación’ por su obra, porque él creó un mundo serio donde las cosas suceden en un marco de muchísima solmenidad, no hay nadie que se tire un pedo, putee o eructe, nunca había grises. De alguna manera traté de crear ese mundo fantástico con solemnidad, pero con más matices en el medio porque en definitiva es mi vida reflejada”.

¿Es Edén, entonces, una tira autobiográfica? “Aprendí a basarlo cada vez más en mi vida”, reconoce el autor, “al comienzo jugaba con las ideas del absurdo, de Little Nemo, la tiras eran más ‘lo que venga’, pero después descubrí una obviedad, casualmente, que podía hablar de lo que me pasaba a mí a través de la tira, y ahí es donde hago una historia que me conmueve”.

Lu empezó en la web, pero el autor prefirió desarrollar otro proyecto "en silencio"

Lo que sigue a ese pasaje de la charla es la elaboración de una compleja teoría sobre la historieta autobiográfica. Kioskerman señala que es paradójico el hecho de que para expresarse -y por el solo hecho de estar dibujada- la historieta autobiográfica deba construir un mundo ficcional. “John Porcellino no me está mostrando una foto de Chicago, sino el Chicago de quien sueña, como está construida en su cabeza”, grafica. “Pero un tipo como Chris Ware, que hace ficción, consigue un cómic mucho más realista”. Y baja la idea al ambiente local: “en los cómics de Fran López y (Federico) Reggiani, que me encantan, que muestran la vida real en Argentina y Buenos Aires, en el fondo plantean otro mundo, otro lugar” (NdR.: se refiere a Autobiógrafo).

Silencio y futuro

Publicado Edén, Kioskerman eligió un camino poco habitual: cambiar de tira. Rompió con el Rey y su mundo y lanzó un nueva historia: Lu. Una movida inesperada pero que, nuevamente, volvió a promocionar entre los suscriptores de su blog y en su web. Sin embargo, pronto se hizo el silencio en su lista de correo. “Fue una tira de transición para mi”, se excusa. En el fondo, aduce un compendio de causas.

Kioskerman decidió construir otro universo, pero mantuvo el tono íntimo y reflexivo

“Me di cuenta que la lectura de un libro como compilado de tiras es muy fragmentado, con fragmentos muy seperados, yo necesito que cada tira tenga una fuerza especial y se mantenga por sí sola, cada tira de Edén es como un golpe diferente, pero llega un momento en que se agota, no encontrás una fluidez o continuidad en las tiras”, describe, “cuando me di cuenta me dije que quería hacer algo que fluya, que pueda ser una narración, pero entonces me di cuenta que no me interesaban los argumentos”.

Montar tramas, explica, no le resulta “sincero”. Esa sinceridad la descubrió con el Rey y su mundo. “No la quiero perder”.

“Por como funciona mi mente, yo puedo hacer poemas cortos, en páginas o tiras y expresar algún sentimiento, eso para mi es sincero, espontáneo”, asegura, “pero si me pongo a armar un argumento, el mundo de los personajes, cómo interactúan, tal como lo hace Alan Moore, me resulta falso, armado”.

Por eso mismo, eligió evitar la novela gráfica como formato. “La veo como algo forzado, yo quiero expresarme y nada más, pero me pasó con Lu que me di cuenta que empezaba a perder fuerza como instancia, como tira, porque era otra cosa: de alguna manera ya estaba siendo un libro serializado”. El resultado: Kioskerman dejó de publicar y empezó a producir un nuevo libro en soledad, dejando a un lado a Lu. “Hay gente a la que la serialización le sirve, para mi, si vas a hacer un libro completo para ser leído de una tirada, tenés que hacerlo en silencio”.

24 comentarios »

  1. […] This post was mentioned on Twitter by PorcoPPC, Kioskerman. Kioskerman said: Me entrevistaron en Cuadritos: https://avcomics.wordpress.com/2010/05/02/4462/ […]

    Pingback por Tweets that mention Kioskerman, silencio y poesía en viñetas « Cuadritos, periodismo de historieta -- Topsy.com — mayo 3, 2010 @ 4:53 am | Responder

  2. Es muy bueno el universo que creó Kioskerman con Eden y la poesía grafica. También creo que hay un termino medio entre la “reacción nerviosa como es al risa o la carcajada” y “emociones que surgen de la secuencia y el ritmo”
    Saludos

    Comentario por Galantz — mayo 3, 2010 @ 2:57 pm | Responder

  3. Coincido con Galantz.

    Pese a todas las ideas que intenté hilar en esa charla (de donde acá solo hay fragmentos), siempre voy a fallar en explicar qué corno es lo que hice o estoy haciendo. De alguna forma eso es…imposible.

    Por lo cual no me den mucha importancia. Estaba tratando de entenderme mientras hablaba.

    Ni siquiera sé si la carcajada es una reacción nerviosa, pff. Me suena que, a veces lo es.

    Caos.

    Aprovecho este espacio para pedir disculpas formalmente al señor Valenzuela, Andrés, por haberle servido uno de los peores cafés que hice en mi vida (que por suerte, para el resto del mundo, son pocos)

    Poesía gráfica está bueno. Gran término también “poemics”, acuñado por el amigo Berliac. Tal vez va por ahí la cosa. El lugar adonde quiero llegar. Aunque es complicado nombra, catalogar.

    Saludos!
    Kioskero

    Comentario por Kioskerman — mayo 3, 2010 @ 7:36 pm | Responder

  4. Hablamos de poesía, tal vez tendríamos que cuidar mucho la palabra. Pero más que nada, cuidar mucho la palabra historieta.
    ¿Por qué hablamos de poesía? ¿”Historieta poesía” frente a “historieta prosa”? En la historieta “la métrica” es la única opción, es parte de lo que somos, estaba ahí en Popeye, sigue estando en One Piece, está en Mafalda, no hay con qué darle. También está en esas historietas horribles del hombre araña que dibujaba McFarlane.
    No se, me parece que es un tema que tendríamos que pensar todos un poco más. A veces siento que pensamos en “poesía” como si fuese un valor. O, peor, cuando más nos acercamos al hinchapelotas de Werther. Eso es un problema. No sé bien qué dice sobre pensamos a la historieta, pero algo debe decir.

    En cuanto a lo que decía Pablo sobre Autobiógrafo, me acuerdo que hablábamos una vez en LDF, el hablaba de salirse del mundo (o salirse del cuerpo, al menos, para mi es un poco lo mismo, probablemente para el sean dos cosas distintas) y yo hablaba de agarrarse con toda la fuerza posible de la mesa ratona esa que teníamos enfrente. Yo decía que en Edén, toda esa construcción de “otro mundo” no era más que hablar de acá y ahora.
    En la entrevista el me hace el truquito inverso sobre Autobiógrafo.
    Me gusta, para eso también sirven las historietas, un poco son formas de vivir.

    Ah! Y que leyendo el libro de Edén encontré muchos más chistes que los que recordaba por internet.

    Comentario por Fran López — mayo 3, 2010 @ 8:43 pm | Responder

  5. Fran, pero a la mesa de la historieta se pueden traer cosas de otras disciplinas. Herriman traía vaudeville, Caniff traía cine, Shculz traía caligrafía, Jodorowsky trajo su arte pánico, Ware trae los diagramas, etc. Por decir algunos nomás.

    Yo estoy intentando trae algo de un lugar que no sé qué es. Y en esta charla trataba de pensar qué puede ser. ¿Qué es? ¿De dónde viene?
    ¿Será la poesía? ¿Será la canción?

    Para hablar de las cosas necesitamos usar palabras. Para nombrar ciertos tipos de historieta, “esta distinta a esto en esto” a veces necesitás palabras. Y bueno, poesía puedo ser. Estoy tratando de adivinar.

    No es perfecto, no es acotado. Es parte del caos y el desorden. Es un simple intento de intentar describir. Como algo que leí hoy, “la tensión con lo desconcido”.

    Para mi si decís “cuidar el termino”, al revés, lo cerrás y lo dejás ahí.

    Jajaja, es cierto lo del truquito, pero ya lo había pensado antes de esa charla. La primera vez que lo pensé fue con Porcellino.

    En Autobiógrafo estás dibujando tus memorias un poco como sueños, para mi.

    Saludos!
    PD: Todavía no me hice de Super.

    Comentario por Kioskerman — mayo 4, 2010 @ 12:05 am | Responder

  6. Fe de errata (esto no deja corregir): “poesía puede ser”

    Comentario por Kioskerman — mayo 4, 2010 @ 12:08 am | Responder

  7. Supongo que la cuestión es en qué pensamos cuando hablamos de “poesía”.
    A veces me parece que sólo quiere decir “ausencia de chiste” o “ruptura de los modelos de narrativa clásica”.
    Pero una historieta que se parezca a Perlongher va a ser muy distinta de una que se parezca a Gianuzzi.
    Ejemplo: dudo mucho que alguien piense en “historieta poética” cuando lee a Mosquito, y sin embargo Morón Suburbio tiene mucho que ver con eso que se llama “Poesía de los ’90”: Desiderio, Casas, el extraordinario “Punctum” de Gambarotta, la “Poesía Civil” de Raimondi.
    (Disculpen la lista de nombres, pero me parece piola para que puedan googlearlos).

    Comentario por FedericoR — mayo 4, 2010 @ 12:25 pm | Responder

  8. Fede siempre termina diciendo lo mismo que yo, pero más claro.

    Pablo, yo te la discuto porque me interesa, es un tema que anda dando vueltas, lo leí mucho sobre Edén, me lo comentó alguien sobre Súper, lo dicen de vez en cuando sobre Macanudo…

    El tema es, me queda muy en claro qué cosa del diagrama pone Ware a funcionar en la historieta, qué cosa del vaudeville Herriman.
    Pero me hablan de poesía en vos, en Liniers, inclusive en mi, y ahí yo no me queda tan en claro.

    Lo quiero encarar y veo dos caminos: o lo pensamos por la métrica, o lo pensamos por “la poética” (podemos elegir cagarnos en aristóteles, a mi me parecería una elección sanísima, pero espero que igual se entienda de qué hablo).
    Si lo pienso desde la métrica, la historieta siempre trabajó con la métrica, está ahí y no hay con qué darle. La página, la plancha, la tira, la viñeta, organizan ritmicamente el discurso.
    En ese sentido, toda historieta es necesariamente “poética”.

    Ahora bien, en el otro sentido, no sé… Porque, ok, Edén construye una poética, El Asombroso Hombre Araña de Lee y Ditko construye otra (y el de McFarlane aún otra). ¿Entonces?

    No sé, me parece que lo nuevo, lo diferente, lo potente, está en otro lado.

    Comentario por Fran López — mayo 4, 2010 @ 2:53 pm | Responder

  9. Es que a mi también me interesa.

    Entiendo perfecto lo que decís.

    Algunos se sorprenderían en saber que yo nunca leí poesía hasta Edén.

    Empecé a desarrollar Edén y me empezaron a decir lo de la poesía. Como me decís que te pasa con Super.

    Entonces me empecé a interesar en la poesía, porque justamente estaba buscando mi camino (obviamente lo sigo buscando jaja)

    En forma muy natural había encarado por un camino similar y me interesó.

    Justo me pegó Dylan, al mismo tiempo, como una masa en la nuca y la poesía me interesó aún más.

    Creo que cuando alguien dice que nuestras cosas son poéticas, puede ser porque les toca más en el corazón que en el cerebro. Ahí veo la cuestión. No es la métrica.

    Es la potencia del sentimiento.

    Y de alguna manera eso es algo más de la poesía que de la novela, donde prima mucho la idea y su cerebralidad.

    Yo veo un poco una relación por ahí.

    No es que digo: “Le copio la métrica a William Blake y soy una as”. “Ese soneto de Shakaspear…a ver cómo lo construye”.

    Pero sí pensé: si hago algo que sea potente a nivel emocional, no tengo que preocuparme tanto por un remate inteligentoso.

    Ahí es donde encuentro la relación con la poesía. Por eso digo que uso esa potencia.

    También hay una cuestión de algo lento y denso (en lo posible) Yo pienso en tiempos cortos, ni pienso argumentos. Es como más una pincelada en un cuadro. Más producto del caos que de un orden premeditado.

    Ahí encuentro mayores conexiones con la poesía.

    ¡La métrica no me interesa y de hecho no la conozco! No sé nada de métrica. Si me sale, es de pedo.

    Y luego tiene que ver con una sensibilidad mayor o no en la persona. Hablando de Spider, Kirby era mucho más sensible y poeta que Stan Lee, para mi. A Lee lo veo mucho más cerebral.

    Me lo imagino más a Kirby emocionándose a cada rato, que a Lee.

    Tal vez por eso a Lee lo aman en DC pero a Kirby lo quieren todos los outsiders. No sé.

    McFarlane no te digo nada porque nunca pude pasar una página de Spawn (o Spiderman o lo que sea)

    Tus dibujo es nuevo y potente.

    Abrazo Fran!

    Comentario por Kioskerman — mayo 4, 2010 @ 4:42 pm | Responder

  10. En lo que dice Fran hay algo muy interesante. Mucha historieta es interesante (incluso: soportable) sólo por cuestiones de ritmo, puramente formales. Kirby, ponele: ¿qué me importa lo que le pase a 4 pelotudos con superpoderes? Me importa el ritmo.
    En eso, se lee como poesía. “La princesa persigue por el cielo de Oriente/la libélula vaga de una vaga ilusión”. ¡Es una pelotudez! Pero a la vez, es tan extraordinariamente preciso en la manera de poner los acentos, que es sublime.

    Comentario por FedericoR — mayo 5, 2010 @ 12:30 pm | Responder

  11. ¡Y claro que te interesa la métrica, Kioskerman! Para alguien que hace tiras, es inevitable. Seguro que no decidís al azar en que cuadrito se quedan callados, cuántos cuadritos repetís, cuando se habla, cuánto texto se pone. Eso es pura métrica, como contar sílabas y ver dónde caen los acentos en un verso.

    Comentario por FedericoR — mayo 5, 2010 @ 12:32 pm | Responder

  12. Es cierto que es una delgada línea. Y pensé justo eso esta mañana, fuera de la computadora. Pero yo haría una diferencia entre ritmo y métrica.

    Si no me equivoco… ¿la métrica en el sentido clásico no responde a divisiones matemáticas?

    En cambio el ritmo al que me quiero referir es algo mucho más intuitivo.

    En mi caso, no lo decido al azar, pero tampoco lo decido en forma consciente. Por eso le dije a Andrés que es un ritmo internalizado, que es como un mantra.

    Te diría que me dejo llevar. Y lo dejo llegar.

    Llega un momento en que lo que pienso adquiere ese ritmo en forma casi simultánea. Es como que “baja” de esa manera.

    Pero a diferencia de la métrica, no estoy contando. Yo lo llamaría ritmo y creo que es algo más intuitivo.

    Coincido que mucha historieta es solamente interesante por el ritmo.

    Saludos!

    Comentario por Kioskerman — mayo 5, 2010 @ 6:40 pm | Responder

  13. Sin más deseo que el de señalar lo obvio, me parece que cuando se habla de poesía, en el habla común ya no se piensa tanto en la estructura métrica (los versos libres barrieron con todo desde que alguien nos convenció que poner unas cuantas líneas en una columna sin puntos te garantiza el título de “poeta”). Me parece que cuando hablamos de “poesía” solemos pensar más en una experiencia ligada a la belleza, a lo sublime, a lo sentimental (en el buen y el “mal” sentido). La idea de “haikus” de De Santis, que propone en la contratapa, me parece particularmente fructífera para este punto (y le da el mismo toque zen que yo había percibido en el libro, que Kioskerman niega).

    La macana es que desde el vamos el término “poesía” sufrió bocha de cambios -Fran, yo preferiría no cagarme en Aristóteles-. Su poética, al cabo, sigue siendo el hilo conductor del 95% de la narrativa contemporánea. Así que la poética no deja de ser la estructura para contar algo. En historieta le decimos “narrativa” o “secuencia” y decimos que “el guionista fulano construye historias así o asá” y que el dibujante mengano “narra muy bien”. Sigue siendo poética en el sentido aristotélico, en ambos casos.

    Eso, igual ustedes lo dicen mucho más lindo e interesante. Pero me obligué a tomarme una horita hoy para responder posts, porque sino me iba a pasar como en otro debate con Fran, que los días volaron y ya no tiene sentido hacerlo, porque nadie lo leería.

    Ustedes sigan, sigan. Porfi.

    Comentario por Andrés Valenzuela — mayo 7, 2010 @ 7:05 pm | Responder

  14. Buu, buuu, abajo Aristóteles, viejo choto!

    Comentario por joandemena — mayo 7, 2010 @ 7:15 pm | Responder

  15. EL tema con la intuición es que en algún sentido es una trampa.
    O, mejor dicho, nos convencemos de ideas medio raras de la libertad.
    Porque, ok, te dejás llevar, pero TODAS Las tiras de Edén tienen 4 viñetas cuadradas al mismo tamaño.
    No estarás “planeando” la métrica, porque ya la tenés incorporada.
    Esas cosas se naturalizan muy rápido (“se que me ignora / como el aire se puede ignorar / no sabe que soy su hambiente natual”).
    El guitarrista de blues puede ser el pájaro libre cantándole a la gracia en movimiento, pero no deja de funcionar desde una estructura rítmica y armónica MUY rigida (I, I, I, I – IV, IV, I, I – V, IV, I, I). Por suerte, una cosa no quita la otra.

    Por otro lado, como señalaba Andrés, solo nos queda pensarlo desde “una experiencia ligada a la belleza, a lo sublime, a lo sentimental”. Y ahí es donde desconfío.
    ¿Cuál es la distancia entre el Haiku y José Narosky? ¿Por qué estamos tan predispuestos a “emocionarnos” con uno y a no darle ni un gramo de relevancia al otro?

    Y, de paso, muy lejos de ser el lector más informado, me da la sensación de que la poesía, en los últimos años (largos), intenta escaparle a las ideas de “los sublime, lo bello y sentimental”. Y si no vale como generalización, si me parece que hay al menos una cantidad bastante importante de textos que circulan como poesía y trabajan en esa dirección.

    Comentario por Fran López — mayo 7, 2010 @ 8:08 pm | Responder

    • Fran, de acuerdísimo con tu último párrafo. Pero eso, que suponemos quienes no estamos “en tema” y de lo que mejor podría hablarnos Reggiani, ponele, puede funcionar hacia adentro de un grupo (el de los poetas), pero no para el sentido de la palabra, que se construye socialmente en un contexto muchísimo más amplio.

      Comentario por Andrés Valenzuela — mayo 7, 2010 @ 8:13 pm | Responder

  16. Ah, me olvidaba! Whitman no andaba contando sílabas, pero todo Hojas de Hierba es, también, un trabajo sobre el ritmo. (¿Ya volvió a “estar bien visto” pensar en Whitman?)

    Y en la historieta (insisto, porque me parece que es ahí donde está lo interesante) eso es inevitable.
    Porque sí, el ritmo de leer a Kirby. Pero hay otra forma del ritmo, que es más inevitable todavía. No podés componer una página de historieta (o una tira, es lo mismo) sin trabajar muy fuertemente el ritmo visual. Porque, ok, cada imágen tiene un ritmo visual determinado, pero en algunas imágenes eso es más fuerte que en otras.
    En la historieta es imposible salir de ahí: tenés las viñetitas, un dibujito al lado del otro y púmbate, esa imagen que forma la página misma pasa a tener un costado que necesariamente ES sobre el ritmo.

    Hay una fuerza ahí que es nuestra, de los historietistas. Y no es de los poetas, ni de los fotógrafos, ni de los cineastas, ni de los pintores.
    De los grabadores tampoco, aunque una vez se la prestamos a Alechinsky.
    (Una vez también se la dimos prestada a los que hacen “24” y fue un horror.)

    Comentario por Fran López — mayo 7, 2010 @ 8:19 pm | Responder

  17. Con permiso viá dentrar aunque no soy convidao…
    Yo creo de que… (arrancó muy mal el tipo). Me parece que el ritmo y la métrica son el “swing” del relato, su música. Y si bien es parte de la cosa, no hace a la poesía. Creo que la herramienta fundamental de que se sirve la poesía es la metáfora. Los haikus son pequeñas construcciones poéticas porque tienen un sentido metafórico y disparan flechas en distintas direcciones. Son pequeñas acuarelas de una impresión (de un paisaje, por ejemplo) que plantean una duda existencial.
    La historieta se sirve de dos elementos: palabra y dibujo. Y -como en el cine- con ellos se pueden hacer muchas cosas. Construir un relato de aventuras, una tragedia, una comedia… En cualquiera de estos géneros puede haber poesía. Es una herramienta.

    Me rajo para la feria. Después vuelvo.
    Abrazos.

    Comentario por Tute — mayo 8, 2010 @ 3:28 pm | Responder

  18. Kiosker, tuviste un fallido olímpico! Poesía podés ser… si ya lo sabés, qué tanto pensar en voz alta! Qué es la poesía? ahí si… Debatite que hay para rato!

    Comentario por Cecilia — mayo 9, 2010 @ 11:26 pm | Responder

  19. Si un amigo me pregunta de qué trata mi primer libro le digo “comics”.
    Si es curioso (y conocedor) qué tipo de comics, le digo “tiras”.
    Si es aún más curioso y conocedor y me pregunta si son tiras de humor (me pasó varias veces)
    Le digo no, es algo raro (para el género), algo más parecido a la poesía.

    Digo eso para no quedarme callado. Porque me interesa intentar tratar de explicar algo antes que nada. Es parte de todo el proceso de comunicación que me interesa del arte.

    Para mi esta entrevista o cualquiera me hagan, es tan importante como mis libros. Porque es un proceso de comunicación que se mantiene vivo.

    ¿Con esto estoy diciendo que la poesía es un valor?
    ¿Con esto estoy diciendo que los historietistas nos nutrimos de otras disciplinas y no tenemos nada propio?
    ¿Con estoy estoy diciendo que otras historietas no son poéticas?

    Para nada. Nunca diría nada similar (aunque entiendo perfecto adonde vas)

    Simplemente estoy tratando de arrimar un bochín de otra cancha distinta para poder comunicarme un poco.
    No va más allá de un intento de comunicación.

    Pero no voy por la vida diciendo: “Hola, soy Kioskerman, autor de comic-poesía”.

    Con comic estoy más que contento, de acá al día que me muera. Es una palabra que me gusta como suena y todo lo que significa para mi, desde muy chico.

    Sudamericana catalogó mi libro como “Humor gráfico”. A mi no me molesta ni un poquito.
    Pero si alguien me pregunta: “¿Es humor gráfico?”
    Le contesto que no, que es otra cosa y empiezo todo de nuevo.

    Abrazo!
    Pablo
    PD: Lo de los cuatros cuadros no fue una decisión en pos de un ritmo poético. Fue querer hacer un libro como lo de Schulz, Peanuts es una mis cosas preferidas en la vida. Yo quería tener una estructura coherente en un libro (mantener siempre la misma grilla en cada página), pero no estaba buscando nada relacionado a un ritmo determinado.

    También aprendí, trabajando muchos años en publicidad, que la mejor manera de ser creativo (para mi) es poniéndome ciertos límites antes de comenzar. Esa fue otra causa.

    Comentario por Kioskerman — mayo 11, 2010 @ 2:45 am | Responder

  20. […] lugar privilegiado para esa poesía, para hacer “poemics”, por citar un término que le gusta a Kioskerman, según cuenta en una entrevista que generó un interesante debate. Alguna vez discutimos eso en […]

    Pingback por Hablando del asunto 3.0 » Blog Archive » Qué es poesía, ¿y tú me lo preguntas? — mayo 21, 2010 @ 4:34 pm | Responder

  21. […] del chiste con remate, no hago la secuencia tradicional de cuadrito-cuadrito-remate, o como hace Kioskerman, que te cierra una idea aunque no haya chiste”, explica y destaca que el creador de Macanudo […]

    Pingback por Un mundo de copitas « Cuadritos, periodismo de historieta — febrero 20, 2011 @ 10:05 am | Responder

  22. […] Berliac -5 para el escolaso-, Cecilia “Gato” Fernández, Brian Jánchez -Shloishim-, Kioskerman -Edén-, Diego Agrimbau, Liniers, Quique Alcatena, Juan Sasturain y el ya fallecido Carlos Trillo. […]

    Pingback por Nueva historieta argentina « Cuadritos, periodismo de historieta — mayo 30, 2011 @ 5:03 pm | Responder

  23. […] idea de Bonete nace en el departamento de Kioskerman“, recuerda. La revista digital que realizó junto a su colega uruguayo Gervasio Troche tuvo […]

    Pingback por Decur: de la cama al acrílico « Cuadritos, periodismo de historieta — agosto 28, 2011 @ 10:03 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: