Cuadritos, periodismo de historieta

agosto 1, 2010

José Juan Pato Massaroli Moreira Donald

El dibujante entró en contacto con el gauchezco en su Ramallo natal

José Masarroli acomoda el café con las manos que dibujan al Pato Donald para “los países fríos” de Europa. Las mismas que hace más de 25 años adaptaron a viñetas el clásico gauchezco Juan Moreira, cuya recopilación será presentada el martes (3/agosto) a las 19 en la Biblioteca Nacional (Agüero 2502, Capital Federal). Su trabajo fue recientemente republicado en el sitio Historietas patagónicas y vuelve al papel de la mano de su editorial hermana, La Duendes. En esta entrevista con  Cuadritos, el dibujante recuerda los primeros pasos con el emblemático gaucho y repasa su presente con el personaje de Disney.

Durante su extensa carrera, Massaroli pasó por numerosas editoriales y revistas. Desde las de Columba hasta Rico Tipo, u Operación Ja Ja. En época de vacas flacas llenó el puchero con trabajos de animación, una tarea que señala sencilla para el dibujante de historietas. “Hacer layouts es muy simple para uno que está acostumbrado”, explica, “así que me dediqué a eso un tiempo, pero en mis ratos libres seguía haciendo historieta”. Fue justamente en un impasse cuando surgió la oportunidad de dedicarse a su gaucho favorito. En los albores democráticos no llegaba ningún trabajo al Estudio Géminis, donde trabajaba, y decidió emplear el tiempo en uno de sus proyectos postergados: Juan Moreira.

“Se corrió la bolilla de que salía el diario Tiempo Argentino“, recuerda, “así que me dediqué a pleno durante unos 15 días e hice no sé cuántas tiras, alrededor de 15 o 20”. En el periódico recibieron su material y algún tiempo después llegó a manos de Massaroli el ejemplar #0. Su tira y nombre estaban allí. “Yo lo daba ya por hecho, pero no sé qué pasó, porque cuando finalmente salió a la calle, había desaparecido”, relata. Al tiempo pasó a retirar sus originales y, “perdido por perdido”, los estiró hasta la redacción de La Voz, que quedaba cerca, en Barracas.

"Me propuse pensar cómo hubiera hecho Pratt el Juan Moreira"

Vinculado al sindicalismo peronista más intransigente, La Voz había nacido un año antes, en 1982, y tenía una circulación restringida. “Les llegué como caído del cielo”, explica el historietista, “justo se les terminaba una historia de la vida de Sandino que, me parece, compraban a Cuba”. Su material fue aceptado inmediatamente, pero con una salvedad: debía ocupar una página diaria. “Así que me volví al estudio, agarré tijera y goma de pegar y reacomodé las tiras”.

“El proceso para hacerla no fue el ideal”, reconoce Massaroli. La premura en los tiempos le jugaba en contra. “En cierto sentido, fue una historieta muy espontánea, yo tenía el libro abierto al lado, leía, extractaba y adaptaba, sin un plan detrás”, y compara: “yo veo que muchos dibujantes tienen una ficha de sus personajes, mostrándolos de frente, perfil y espaldas, yo no tenía nada de eso”. Naturalmente, su mundo se iba colando en el de Moreira. Compañeros y amigos suyos donaban desinteresadamente (y sin saberlo) su rostro a los personajes secundarios. “Alguno se me enojó, porque no le gustó el personaje que le había tocado”, ríe.

Por lo limitado de la llegada del diario, poca gente conoció la historia en su origen. “Había pasado desapercibida”, admite, “y recién ahora, al publicarse en Internet, empiezo a ver los ecos. Se podría decir que la vida de mi Juan Moreira empieza ahora”.

¿Por qué sigue vigente?, pregunta Cuadritos. “Me parece que la figura de Moreira es eterna, no muere. Fijate que pasó por el circo criollo, el cine, el radioteatro, el teatro, ¡y todavía sigue! Y va a seguir, porque aparecerá otra gente que agregará otros ladrillos a su pared. Es un mito y los mitos siempre se renuevan. Moreira es rebelde, se la banca, hace frente a la vida. Y muere en su ley. No triunfa. Uno también se identifica con eso, porque uno no siempre gana, pero se mantiene en la suya”, propone Massaroli.

Cuack cuack

Los patos de Massarolli dan la vuelta al mundo

“Hoy las historietas de Disney en Europa están en un momento de incertidumbre”, señala el entrevistado. Él dibuja desde hace 15 años para Egmont Group, licenciatario de la marca para los países del norte del Viejo Mundo. “El tema de la crisis les pegó fuerte y les bajó mucho las ventas”, comenta.

Massaroli empezó allí de la mano de Daniel Branca. “Él cambió la forma de hacer el Pato Donald”, explica, “después de Carl Barks, se podría decir que Branca fue su segundo gran intérprete, porque lo dinamizó y actualizó”. La editorial propone como modelos a seguir para sus dibujantes justamente a esos dos autores. Y las páginas de Masarroli eran supervisadas directamente por Branca, quien sin embargo sugería no prestar atención a sus dibujos, sino directamente a los del norteamericano. “Es que Branca mismo venía de ahí”.

Hacer el Pato Donald supone un regreso a la infancia. “Empecé con la felicidad de seguir al dibujante que leía de pibe, por entonces sin saber quién era, ¡estaba chocho de la vida!”

“En una primera etapa tenés que adaptarte, dominar el personaje, el modelo, el idioma, la respiración del personaje, cómo encarar las páginas”, explica Massaroli, “una vez que la superaste se te abre otra etapa en que ya sos más libre: si vos tomás diez dibujantes que hacen el Pato Donald, no hay dos iguales. Porque a pesar de que hay que respetar una serie de cosas, inevitablemente sale la personalidad de cada uno”. ¿Y el suyo? “Creo que al mío no puedo evitar meterle todo lo que yo traigo de mi pasado con el dibujo realista, entonces tiene ingredientes realistas que otros no, porque jamás hicieron ese tipo de dibujo. Vos ves ese pato y ya sabés de quién es”.

7 comentarios »

  1. Me acuerdo leer al Orquideo Maidana de Massaroli en las “Caras y Caretas” que traía mi viejo, que también colaboraba allí. Año 1981 o 1982, no me acuerdo bien, era muy chico. Sé que por el año ’90 salió un álbum recopilando todo el material de este guapo porteño de arrabal, que se cruzaba con Borges y Gardel en sus aventuras.

    Y qué bueno Andres que le dediques este espacio a Massaroli, un gran valor del dibujo argentino. Como bien mencionás en el informe, el cordobés Wanda Gattino http://wandagattinocomics.blogspot.com/ y él son los seguidores del laburo de Daniel Branca, un grosso de la historieta humorística nacional (además del Pato Donald, Branca hizo maravillas como El Mono Relojero, en Billiken. Parés y cía lo homenajearán con una figurita en el álbum de la Fierro, en dupla con Oscar Fernández).

    Es un lujo pasarse todos los domingos por Cuadritos (e intermitentemente durante la semana).

    Un abrazo, Cesar.-

    Comentario por Cesar Da Col — agosto 1, 2010 @ 10:39 am | Responder

  2. un capo de verdad.

    Comentario por oenlao — agosto 1, 2010 @ 9:46 pm | Responder

  3. Un maestro como pocos…

    Comentario por Luis — agosto 1, 2010 @ 10:47 pm | Responder

  4. Una persona que dibuja con tal maestría tanto el pato Donald como el gaucho Moreira, tiene toda mi admiración y respeto.
    Mucha suerte con la presentación José.
    Un abrazo para todos.
    toto.

    Comentario por toto — agosto 3, 2010 @ 1:57 am | Responder

  5. […] José Massaroli adaptó al noveno arte la historia que dejó por escrito Eduardo Gutiérrez. Lo hizo hace más de 25 años en el diario La Voz, pero sus páginas no perdieron actualidad. Siguen teniendo una narración fluida, acción de buen ritmo y siempre encuadrado en el género que fascina a su autor. Contraluces, acción frecuente y ganchos al final de cada página, la fórmula […]

    Pingback por Moreira, a cuchillazos bajo la luna « Cuadritos, periodismo de historieta — agosto 3, 2010 @ 10:03 am | Responder

  6. Que linda entrevista al maestro Massaroli, gran dibujante, humilde y gran persona. Todos sus trabajos son tan disfrutables… En la vieja Caras y Caretas de principios de los 80 también publicó unos unitarios, entre ellos algunos a color, que son un lujo. Se merecía que su acostumbrado bajo perfil quedara un poquito de lado y saliera a la luz por medio de una buena entrevista como esta.
    Saludos José

    Comentario por alejandro Aguado — agosto 4, 2010 @ 4:33 am | Responder

  7. […] segundo es Orquídeo Maidana, uno de los personajes emblemáticos de José Massaroli, un dibujante talentoso que integra el colectivo Historieta Patagónica justamente con este guapo. […]

    Pingback por Godzila y Orquídeo « Cuadritos, periodismo de historieta — septiembre 26, 2011 @ 4:01 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: