Cuadritos, periodismo de historieta

septiembre 23, 2010

Una posibilidad de intercambio, una puerta a nuevos debates

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 2:00 pm
Tags: , ,

“Alrededor de 70 investigadores van a tener su espacio de encuentro en este Congreso”, destaca Laura Vazquez Hutnik, directora del Congreso Internacional Viñetas Serias, que empezó esta mañana en la Biblioteca Nacional (Agüero 2502, Capital Federal) como parte de las actividades de la Gran Semana Suelta de Viñetas. “Es que la escritura es la soledad”, apunta, “lo digo con conocimiento de causa: si vos querés hacer una tesis, una monografía o escribir un artículo sobre historieta, siempre estás sólo”. El conclave académico pondrá en común el trabajo de críticos, comunicólogos e investigadores. “Más allá de nuestro objetivo de establecer congresos periódicos de historieta hoy en Buenos Aires, mañana en el interior del país y más adelante en Latinoamérica, lo más fuerte que tenemos es esta apuesta por el intercambio”.

El interés generado superó las expectativas de los organizadores, que originalmente habían planteado el proyecto pensando en una pequeña jornada de intercambio para un grupo más pequeño. “Recibimos muchos abstracts y hubo que convocar más gente”, cuenta la responsable del Congreso, antes de deshacerse en elogios ante la mención de su equipo de trabajo (Luciano Brom, Mariela Acevedo, Diego Agrimbau, Azul Blaseotto, Mara Burkart, Federico Reggiani y Pablo Turnes). “Es un grupo muy diverso, venimos de distintas disciplinas, no todos somos académicos o investigadores, también hay artistas, estudiantes, tesistas, críticos y guionistas”, explica. “Podíamos disentir y construir a la vez, y de la mano de Luciano, que es un gestor cultural super idóneo, pudimos llevar a cabo el evento”, agrega y destaca la “apuesta” de Viñetas Sueltas por el encuentro.

Vazquez Hutnik reconoce el ámbito académico como un espacio muchas veces encerrado sobre sí mismo. “Cruzar la brecha entre ese lugar y sociedad a veces es utópico, pero no sólo en la historieta, sino en cualquier disciplina científica”, advierte, mientras se esperanza por la realización del encuentro en un espacio público, donde cualquiera puede acceder a las charlas. “Podríamos haberlo realizado en la Facultad (de Ciencias Sociales de la UBA), porque existía la posibilidad, pero plantearlo en la Biblioteca significaba un medio camino entre eso y una galería de historietas o el Centro Cultural Rojas. La Biblioteca nos permite captar distintos públicos”.

Parte del campo rechaza la crítica o el análisis semiótico, como si no fuese el mejor camino, o el indicado, para acceder al análisis de la historieta.

– Eso no es totalmente falso, pero tampoco cierto. En principio habría que distinguir entre academia y semiotización. Cuando pensamos en la escuela francesa de estudios de la historieta, de la cual no soy partícipe y me aburre terriblemente, mal que le pese a Federico (Reggiani), hablamos de una disciplina extremadamente cerrada, con poco espacio para la conexión con la cultura, la sociedad y la política, que es donde creo que la historieta debería brillar. Es un capítulo de la historia social, política y cultural de nuestro país. En cuanto al academicismo, hay una diferencia importante entre intelectuales y académicos. Es muy distinto cómo podría pensar en intervenir en el campo de la historieta (Oscar) Steimberg, (Juan) Sasturain o el mismo (Carlos) Trillo, que lo que puedo hacer yo o cualquier becario del Conicet. No sólo cambiaron los tiempos, sino también los roles en la sociedad. Hoy un becario puede ser un investigador que estudia historieta y el espacio de intervención es muy reducido y sí está dirigido o acotado a la academia, a los papers, a las publicaciones con referato, a los Congresos y al diálogo con los colegas.  En ese sentido creo que hay una realidad inevitable.

La imagen de Alcatena fue utilizada para presentar el Congreso

¿Pero esto lleva a que la historieta se muera? En una entrevista Cuadritos el dibujante rosarino Niño Rodríguez señaló algo en este sentido.

– No, para nada. Esto es la realidad y cómo nos crían. El discurso académico es este. Pero después están los caminos individuales y ahí es donde disiento totalmente con esa postura, donde no podés generalizar de esa manera y decir “los académicos” o “los críticos”, o “los historietistas”. Depende de las trayectorias personales. En este momento la historieta no me da puntaje en el Conicet, pero es una tarea militante en muchos sentidos. Me da mucho más placer hacer este Congreso que publicar en una revista con referato internacional. Ahora, hay mecanismos para los académicos que hay que tener en cuenta. Yo a fin de año tengo que presentar dos o tres publicaciones con referato.  Y no me suma el Congreso. No me sirve publicar en un blog. A fin de año tengo que presentar un informe para seguir manteniendo mi sueldo, en el cual me piden determinados requisitos, que no son ir a eventos, ni dar charlas gratis, publicar en el blog o hacer el Congreso por amor al arte. Y es una cagada. Yo creo que es posible hacer las dos cosas, y es lo que intento, aunque me rompa el alma al medio. Ahora, el becario del Conicet, que es el ejemplo más brutal del académico a rajatabla, que está haciendo ahí su tesis de historieta. Allá él si no quiere conectarse con el ambiente o con la historieta.

Pero da la sensación de que por la “muerte” de la historieta se sugiere que con tanto análisis se la alejó del lector popular.

– Creo que ni vale la pena responder a ese tipo de comentarios. Es tan mediocre el comentario que es lo mismo que responder a un lector anónimo en un blog. A mí no me interesa, porque no tiene ningún tipo de altura lo que estan haciendo. ¿Qué es subir o bajar a la historieta? El lector popular era Sasturain cuando era un adolescente. Y podía tener más o mejor juicio crítico que un crítico mismo, o un periodista o un académico. Considerar que lo aleja… yo me acuerdo que en alguna revista había un reportaje a Enrique Breccia donde hablaba muy mal de una mesa en un evento x en la cual Steimberg hablaba de historieta. Breccia decía “este semiólogo, que viene a hablar qué es un globo y que no entiende nada y blah, blah, blah”, muy parecido a comentarios como estos que mencionás. Y yo leía y pensaba, ¿qué posición más autoritaria, no? Qué posición reaccionaria que hay detrás de eso. Porque si lo que se dice es complejo, ¿cuál es el problema? Quién está denostando la historieta? Son los mismos que un día dicen que la historieta es máquina de hacer chorizos y al día siguiente que es arte. Depende quién les pregunta responden lo que quieren. En unos reportajes es arte y en otros es chorizo. No me engancho en eso, ni siquiera creo que el Niño Rodríguez lo piense. Noto un fuerte resentimiento detrás de ese comentario.

El Congreso Internacional Viñetas Serias se extenderá durante dos días más. Los resultados del encuentro aún están abiertos. Vazquez Hutnik confía en que del intercambio surjan nuevos temas para analizar y trabajar la historieta. La concentración en ciertos temas, como Mafalda, o El Eternauta, que tienen una mesa de ponencias exclusivas para cada uno, es notable. “Cabría hacer algún tipo de análisis”, reflexiona, “porque estas son las que quedaron, hubo más ponencias que fueron rechazadas”.

Aún más, critica esto. “A esta altura hay que decir que son temas fáciles, hay ideas que circulan sobre la vida de Oesterheld, o sus ideas, su recorrido personal y profesional, que son muy fáciles de aprehender”, señala. “¿Cuánto riesgo se puede tomar al escribir sobre él?”, cuestiona. “Estaría bueno meterse con temas en los que no tenemos acuerdo previo”.

17 comentarios »

  1. Muy buena nota, excelente síntesis acerca del rol de la crítica y la posibilidad de que, bien planteada, pueda proponer lecturas y análisis para los lectores, más allá de los gustos, las elecciones y recorridos que cada lector haga.
    También cabe preguntarse por las formas en que se lee la historieta desde ese ámbito; creo que todas son válidas siempre y cuando no partan de cierta idea de legitimación del género (es un debate, para mí, viejo, pero todavía se escuchan voces en ese sentido). Creo que es interesante separar la crítica de un afán reivindicatorio, y la línea de Viñetas Serias va en es sentido, me parece.
    La dificultad que la propia academia tiene para abordar algunos objetos, en términos “administrativos” si se quiere, es realmente un obstáculo importante; por suerte otras razones hacen que las cosas se hagan igual, mis felicitaciones por eso.
    Bárbara

    Comentario por Bárbara — septiembre 23, 2010 @ 2:21 pm | Responder

  2. Que buena entrevista. El último párrafo me encantó. Porque debo confesar que a Laura no la conozco más allá de lo que puedo leer. Y aprovecho este blog para preguntarle algo que una vez le adelanté en persona.

    La pregunta en cuestión es casualmente sobre lo que decís, Laura, en tu (genial) respuesta:

    “Son los mismos que un día dicen que la historieta es máquina de hacer chorizos y al día siguiente que es arte. Depende quién les pregunta responden lo que quieren. En unos reportajes es arte y en otros es chorizo”.

    Primero quisiera aclarar, sobre todo al desprevenido, que quien dijo eso era Alberto Breccia, no Enrique, y no lo dijo en dos reportajes distintos, sino en el mismo (http://globosdedialogo.posterous.com/2009/09/entrevista-alberto-breccia.html). Lo de la mesa y la crítica a Steimberg sí lo dijo Enrique.

    En fin: yo entiendo a qué te referís cuando decís “no me engancho con eso”, pero no sé si se interpretan del todo bien las palabras de El Viejo. Y esa misma sensación me dio cuando leía la parte dedicada a El Viejo en “El oficio de las viñetas”. Quiero decir, cuando mencionabas todo aquello de que ciertos elementos plásticos era una no-renuncia a su pasado obrero, etc(no son palabras textuales, sino interpretación mía). Pero -y esto era la duda que te planteé aquella noche- nunca me quedó claro si estabas poniendo en tus palabras las opiniones de Masotta (telón de fondo de aquella parte de tu libro) o si era un opinión tuya.

    Y aquí ya la corto y doy mi opinión, cuando digo que no sé si se interpretan bien las palabras de A.Breccia. Si hay alguien que encarna el matrimonio A LA VEZ que divorcio entre “arte” y cultura de masas es Alberto Breccia. Por eso no es contradictorio, sino ejemplar, que diga “chorizos Y arte”, la historieta para él (y para mí y muchos otros) es las dos cosas al mismo tiempo. Y bueno, ahí disiento con esa idea de la plástica como nostalgia del barrio obrero: en esa nostalgia viene implícita cierta artificiosidad, un “homenaje” -conciente o no, pero sí voluntario desde que se elige una herramienta expresiva- al pasado “tripero”. Y para mí no, al revés: mediante técnicas y estéticas no-industriales, es decir más cercanas al “arte” de galería, hay una renuncia explícita a todo lo asociado a ese estrato proletario. Y dicho estrato responde como es de esperar, basta con leer las cartas al la revista Gente pidiendo la descontinuación de El Eternauta.

    De El Viejo puedo hablar horas, perdón si aburro.

    Laura, no gace falta que me respondas, solo quería comentarte aquello que me dejé en el tintero porque Juan Saenz Valiente se me iba con una rubia y una morocha y no los quería hacer esperar.

    Un saludo.

    Comentario por Berliac — septiembre 23, 2010 @ 7:11 pm | Responder

    • No estoy muy de acuerdo con eso de que la historieta sea ambas cosas. Tampoco me interesa definir si es una o la otra, ya bastante problema hay con definir que es historieta. Pero (me encantan los peros, je) me parece que el hecho de que haya sido una maquina de hacer chorizos (columba) no hace que eso haga eso una característica indivisible de la historieta.

      Igual lo que Laura quería plantear, en mi opinión, es el hecho de muchos autores; si no son ellos lo que opinan/critican, se ofenden, creen que es insultante que alguien que no hace lo que ellos, estudie, investigue y hasta entienda mejor que ellos lo que es la historieta, le tocan el orgullo. Pero al mismo tiempo en muchos otros sentidos, esos mismos autores después tiran abajo de la alfombra la historieta, como una cosa sucia que tienen/tenían que hacer para sustentarse.
      Es un poco como decía Agrimbau en las jornadas de la UP del año pasado:
      “Cuando criticaba sin publicar historieta, se quejaban diciéndome que podía criticarlos cuando fuera autor y ahora que soy autor me dicen que no tengo códigos…”
      Creo que esto de Diego ejemplifica mejor lo que dijo Laura y lo que yo quise explicar arriba con toda la sarta de boludeces que escribí.

      Comentario por Hernan Carreras — septiembre 24, 2010 @ 8:48 am | Responder

    • No sé cuál es la diferencia entre “arte” y “cultura de masas”. O mejor: sospecho de esa oposición. Me hace pensar “ah, las masas no pueden tener arte”. Sí, ya sé, las historietas son las dos cosas. Pero mi sospecha está en la oposición, nomás.

      Feliz primavera.

      Comentario por el_bru — septiembre 24, 2010 @ 11:59 pm | Responder

  3. yo leí el libro de laura vazquez y me pareció más que interesente. no me resultó tedioso ni tendencioso, y además te enganchás porque está bien constituído.

    coincido con ella en que ya es remanido escribir sobre HGO. si bien ella en su libro le dedica unas cuántas páginas, también resulta ineludible si se quiere hacer un recorrido histórico de la historieta argentina (y de la cultura popular).

    en cuanto a si le hace bien o no a la historieta tanto análisis, academicismo,o como quieran llamarlo, creo que no está mal mientras los artistas no dejen de producir buena historieta, los editores editen seriamente y los lectores acompañemos sin dejar que nos vendan pescado podrido.
    quiero decir, mientras todos seamos honestos en lo que hacemos y lo hagamos bien… no importa si somos cuatro gatos locos o si pordemos hablar de un “campo”.

    Comentario por pablo — septiembre 23, 2010 @ 10:17 pm | Responder

  4. Hola Hernán, cuando hace que no debatimos!

    No sé, yo la siento como ambas cosas, y creo que eso me fue transmitido por A.Breccia desde su obra.
    ¿Por qué ponés Columba entre paréntesis? Aún hoy cansa ver chorizos disfrazados de arte.Te digo más: ahora se pone el chorizo en un pedestal y se le llama arte. Y encima lo ponen al sol. Me da asco, tira un olor muy desagradable. Mi viejo hace chorizos artesanales, y cuando me regala algunos a medio curar me dice:”en un lugar fresco y donde corra aire seco”. Para mí el chorizo ES arte, pero no por el pedestal precisamente, sin por su olor, su tacto, todos los elementos que lo componen. Pero la industria, su distribucion, los precios por página, el “capital simbólico”, eso no es arteLo que pasa que si uno no manifiesta de forma obvia el lado industrial, ya está, sos un loco revirado, un fumado, un artista. A mí no me preocupa mucho definir qué es la historieta, yo sé en las tripas qué es. Pero no estaría mal definir “qué es a los efectos de” tal o cual autor, y eso es precisamente uno de lo roles de la crítica. Por eso digo que es ambas cosas, porque a los efectos de lo que, ponele, yo pueda buscar en ella, vale, es esto y esto y esto. Pero a los efectos de un humorista gráfico de un diario de derechas por ahí es otra cosa. Y a los de Crumb otra, y a los de sus chupamedias otra.

    Y lo que dijo Agrimbau, vaya si tiene razón. Una vez Reggiani dijo en algún lado que cuando crítico y autor son una misma persona, el que dibuje como el culo no invalida lo que escribe, y que lo bien que dibuja no valida automáticamente lo que escribe. Por eso el de Diego, el mío (y el de no muchos más, de eso trataba una de las ponencias de Viñetas Serias, a la cual no pude asistir y me quiero capar con un alambre), es un camino doble. La gente muchas veces no disocia las actividades. Por supuesto que ambas se influyen, eso es lo más interesante, pero no deben por qué limitarse. Es duro. Por ahí si Diego lee esto puede explicarlo mejor.

    Por último, quiero volver a aclarar: esa “cosas sucia” no es La Historieta, sino esas historietas que tenían que hacer para sustentarse, aquellas que estaban despojadascasi al 100% del lado “artístico” o “autoral” de la cuestión. Preguntale al Viejo Breccia si Los Mitos de Cthulhu le parecían una cosa sucia, a ver qué nos dice. Por eso insisto: la historieta puede ser esa cosa sucia o no (chorizo al sol o arte). Está en el autor elegir qué hacer. Parte de las condiciones que afectan al autor de hoy las describo acá, no sé si lo leiste:

    http://autorberliac.blogspot.com/2010/09/tres-modelos-de-produccion-en-la.html

    Leé los comentarios, y otra que Diego Agrimbau…

    Un saludo.

    Comentario por Berliac — septiembre 24, 2010 @ 4:38 pm | Responder

  5. Un par de cosas más:
    Entiendo los vicios de la semiótica y su tendencia al hermetismo en lo conceptual, sin embargo creo que la enseñanza más grande que dejó es que no hay que olvidarse del objeto que se tiene en frente. Que la historieta sea un capítulo de la cultura es innegable a esta altura del partido, pero me parece que no hay que olvidarse del ida y vuelta entre el objeto con sus particularidades de construcción interna y su contexto de producción.
    Otra: hoy Steimberg habló de que es imposible que se muera la historieta. Es lógico: no se va a morir mientras hayan lectores. Los análisis críticos/académicos más que matar museifican. Pero la vida de la historieta se da en el lector de a pié. El crítico llega tarde a todos lados. No veo cómo un crítico puede ser un obstáculo para la producción: Steimberg no me dio la impresión de ser un policía ni nada parecido.
    Listo.

    Comentario por el_bru — septiembre 25, 2010 @ 12:10 am | Responder

  6. Hola! Llegué hace un rato…así que todavía no recuperé todas las fuerzas después de días muy intensos. Quería agradecer (ya lo hice en persona) y ahora por acá a Andrés. Sos un tipo fenomenal…muchas gracias haber cubierto Viñetas Serias. Nos fue de mucha ayuda el aporte de tu difusión y prensa.

    En cuanto a los comentarios, mil gracias!!!. Respondo cada uno.

    Bárbara: :)Buenísimo!. Qué buena onda….!
    Berliac: HOLA!!!. Gracias por el comentario. Conozco ambos reportajes. Por eso cité el de Enrique y no el de Alberto Breccia. No entendí la aclaración. En cuanto al capítulo de mi libro que trabaja la trayectoria de “el viejo” (o mejor dicho su posición en el campo)lo primero que tendría para decirte es que Masotta de ninguna es el telón de fondo de mi análisis. Todo lo contrario. Estoy discutiendo con algunas interpretaciones de Masotta sobre Alberto Breccia. Esto me parece que ya lo habíamos hablado…no? El capítulo arte/mercado busca poner en relieve esa indeterminación, esa zona conflictiva en donde el tripero convive con el artista y el caballete con el tablero. Pero bueno…ya lo dije Berliac: releelo!. Porque estamos hablando de lo mismo y parece que no te diste cuenta. Gracias y UN BESO GRANDE!

    Hernán: de acuerdo señor….además, estamos en democracia!. Joder!. ABRAZO!!

    Bru: Feliz Primaveraaa! 🙂

    Pablo: gracias!. Por supuesto, es ineludible la vida y obra de HGO en una historia de la historieta argentina. Pero también es bastante fácil ponerse de acuerdo en los términos de su análisis. Eso es lo que me interesaba discutir o poner en relieve en la entrevista. Saludos!

    Bru: Steimberg es lo más…de otro planeta. Por eso. BESOS!!

    Comentario por Laura Vazquez Hutnik — septiembre 25, 2010 @ 8:16 pm | Responder

    • Cierto, el viejo es un genio. Aprovecho otra perla que tiró: en algún momento habló de hacer crítica como leer de otra manera, de una manera incómoda. Si está todo dicho de Oesterheld, si hay tantos acuerdos previos o comodidades de lectura ¿por qué no hacer la prueba de leerlo “de otra manera”?

      Comentario por el_bru — septiembre 26, 2010 @ 4:13 am | Responder

  7. ¿Mal que me pese? ¡Ya te voy a agarrar!
    Yo no adoro a la semiótica, aunque sí es probable que tenga demasiada teoría francesa en el marulo.
    Pero me parece que hay una caricatura; mucha gente escucha semiótica y piensa en estructuralismo cabeza de 1964: cuadros, flechitas, oposiciones binarias, códigos.
    Y después resulta que lees a tipos que vienen de esa tradición (ayer y hoy, de Steimberg a Lucas Berone, digamos, por no salir de Argentina) y escriben con una elegancia y una densidad de ideas que te abren la cabeza. Y siempre tienen lo social como horizonte, pero lo social es también un sistema de signos…

    Comentario por FedericoR — septiembre 26, 2010 @ 11:24 am | Responder

  8. Qué interesante que se den estos debates, ¿verdad?
    Significa algo. Significa que se está aprendiendo a “leer de otros modos”. A “mirar detrás” (o “delante”, ya ni sé).

    Vengo, nada más, a aplaudir la labor de Laura Vazquez Hutnik. No sólo es una “teórica” de altísima calidad. Leí no hace mucho su “Entreactos” (con dibujos de Ginevra) y me pareció una exquisitez.

    Por eso: ¡aplausos!

    Comentario por Luciano Saracino — septiembre 27, 2010 @ 3:26 pm | Responder

  9. Fede, jajaja….me vas a agarrar? Comienzo a correr!. Estoy de acuerdo. Oscar, es fuera de serie. Y eso es porque la semiótica, le queda chica. Es como decir, qué sé yo, que Masotta era “lacaniano”. Me parece que es obvio que estos tipos son mucho más que eso. Las casillas le quedan chicas. Y de Berone, qué decir? Una de las mejores exposiciones del Congreso.

    BESOSSS

    Comentario por Laura Vazquez Hutnik — septiembre 27, 2010 @ 3:31 pm | Responder

  10. Luciano: Muchas gracias!. Qué lindo lo que decís!. Ya nos conoceremos. Un beso grande!.

    LAURA

    Comentario por Laura Vazquez Hutnik — septiembre 28, 2010 @ 1:25 pm | Responder

  11. […] Serias, Laura Vazquez Hutnik, su directora, señalaba justamente que esa dupla conceptual resultaba una categoría analítica “fácil”. Un objeto de estudio más o menos asequible en torno al cual había cierto consenso crítico. La […]

    Pingback por Obstáculos (II): la figura de Oesterheld « Cuadritos, periodismo de historieta — octubre 20, 2010 @ 10:04 am | Responder

  12. […] Laura Vazquez Hutnik y Azul Blaseotto brindarán la charla Historieta, migración y documento, como parte de la muestra […]

    Pingback por Agenda semanal « Cuadritos, periodismo de historieta — agosto 8, 2011 @ 12:02 pm | Responder

  13. […] el medio, además, le queda un proyecto pendiente con Laura Vazquez Hutnik. La académica y guionista está escribiendo Rara para sus dibujos. Un intercambio de mails con […]

    Pingback por Decur: de la cama al acrílico « Cuadritos, periodismo de historieta — agosto 28, 2011 @ 10:03 am | Responder

  14. Esta bien pensar sobre todo, pero cuestionar el lugar de HGO suena un tanto artificial, como una especie de deporte propio de un critico que quiere ejercitar…. pero que en realidad no va a llegar a nada, por el simple hecho de que HGO es el artista mas importante de la historieta argentina, y uno de los mas importantes del mundo.
    Quiero decir, es esa la unica conclusion a la que se puede llegar al debatir sobre HGO, simplemente porque es una verdad obvia.

    Tal como es obvio que Charly Garcia es la figura central del rock nacional, Gardel del tango, Maradona del futbol……. cuestionar a estos personajes es como cuestionar si el sol sale por el este….

    Disfruto con estos debates igual

    Gracias y saludos

    Comentario por jeremias ariel — octubre 13, 2011 @ 10:43 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: