Cuadritos, periodismo de historieta

diciembre 10, 2010

Anticipo exclusivo: Fierro #50

Es jueves y apenas pasaron las siete de la tarde. Desde la terraza se escucha a la hinchada xeneize cantar con una alegría que desmiente el empate en cero contra Banfield que señala el portal deportivo. La brisa sopla fresca y el tipo se despatarra en la reposera con la revista abierta entre las manos. Es jueves y faltan dos días para que la Fierro #50 salga a la calle. Es jueves mientras lee y piensa en la reseña que saldrá el viernes por la mañana en Cuadritos.

***

Hace rato que Juan Sasturain y Lautaro Ortiz venían anunciando cambios en la revista más importante de la historieta argentina actual. “Más personajes, más historias”, prometió su director. La ocasión, había adelantado el jefe de Redacción, sería el medio centenar de números publicados. De modo que los últimos meses de la publicación habían ido decantándose lentamente, mientras concluían la mayoría de las series en curso para dar lugar a la renovación del #50 que, además, aumenta su cantidad de páginas a 76.

De antemano se sabía que quedaban dos series en pie: Sasha despierta, de la sólida dupla Carlos Trillo – Lucas Varela, y El año próximo en Bobigny, de quien quizás sea el mejor autor integral de la nueva etapa de la revista: Ignacio Minaverry.

Ahora se incorporan otras cinco duplas, todas potentes. Trillo se duplica para hacer equipo con un viejo conocido: Eduardo Risso. Pablo de Santis vuelve a las páginas de la Fierro y manda sus guiones más allá de la frontera, para que el cubano-boliviano Frank Arbelo los dibuje. Lautaro Ortiz también se duplica y además de ejercer de jefe de Redacción le pasa letra a Juan Soto. El multipremiado Diego Agrimbau se presenta junto a Pietro, y vuelve la dupla Federico Reggiani-Ángel Mosquito.

La portada es de Marcelo Mosqueira

En este anticipo exclusivo, Cuadritos te cuenta qué hace cada uno de estos tandems creativos y qué más puede encontrarse en la revista a partir de mañana, en todos los kioscos.

De Santis y su particular ritmo narrativo vuelven a Fierro

Bolita: Trillo y Risso habían trabajado la idea de una chica discriminada por su origen en Chicanos. Aquí retoman el concepto y lo retuercen algo más. La protagonista ya no es una detective discriminada en Nueva York, sino una boliviana que limpia por hora en una casa de clase media acomodada. En estas primeras ocho páginas la dupla se las arregla para presentar al elenco básico de personajes: Rosmery Ajata y Erica Wucherpfennig Zwerg. No hace falta demasiada imaginación para adivinar qué lugar ocupa cada una, pero Trillo rompe el estereotipo con los rasgos intelectuales de la primera e insinúa una faceta perversa en la segunda. “Vos limpiás y hacés como que no viste nada, ¿entendiste?”, le advierte el recuerdo de Raúla, una chola madraza que la quiere bien, a Rosmery. Pero se sabe, la curiosidad es el motor de muchos relatos, y este no es la excepción.

La gran orquesta: hay algo insectoide en algunos ojos que dibuja Soto. Algo inasible y estremecedor que acompaña a la perfección la propuesta de Ortiz, que presenta a una orquesta naciente en un teatro de pueblo chico plagado por la desgracia. Si en ciertos lugares los artistas resultan gente rara, los músicos del teatro Lumiere lo son más aún. Suertes de parias de pueblo chico, quijotes del infortunio que se suman angustiosos a una empresa que nadie quiere que desarrollen: devolverle la música a una ciudad. El coloreado monocromático por fragmentos que utiliza Soto redondea el clima -por ahora, lo mejor- opresivo y desesperado en que el protagonista conocen a sus compañeros de orquesta.

La multiplicidad de enfoques, uno de los sellos distintivos de Risso

Justicia poética: Arbelo venía cosechando elogios por sus trabajos individuales en la revista. Su dibujo y su narrativa son una de las garantías fuertes de la historieta latinoamericana contemporánea y el solo anuncio de que conforma dupla con De Santis debería entusiasmar a cualquiera. Desde esta primera entrega titulada “el altillo” (así, en minúsculas) es posible intuir que el guionista y escritor retomará el ritmo que siguiera en su momento con El Hipnotizador: entregas mensuales autoconclusivas que, puestas en orden, conforman una historia mayor. Un poeta retirado, que ya no publica sus trabajos, parece ser el protagonista de la historia. Enfrente sólo tiene a la vieja que lo ayuda a cuidar la casa y una jovencita que quiere entrevistarlo. “Justicia poética. Un título promisorio y optimista. Da a entender que existe la poesía y que existe la justicia, y además que pueden convivir. Demasiado, ¿no?”, sugiere el mismo protagonista en un sugerente diálogo, cuyo bien entender debería bastar para presentar la serie.

Tristeza: título curioso para una serie donde el humor negro parece el tono que predomina. Suerte de relato post-apocalíptico pero (al menos por ahora) sin zombies, Reggiani y Mosquito vuelven sobre ese registro que les funciona tan bien, el de la tragicomedia, el de una desgracia tomada con humor. Una pareja joven y su hijita recorren un supermercado buscando provisiones. No son los únicos sobrevivientes de lo que sea que haya sucedido (un virus, parece). Son apenas seis páginas, pero anticipan ciertos cruces entre épica y costumbrismo. ¿La frase del capítulo? “¡Se moría todo el mundo y este hijo de puta quería vender celulares!”

***

El sol todavía está alto y el tipo recuerda cuando vio las primeras páginas. Fue a comienzos de año,durante una entrevista. Agrimbau estaba por viajar a Francia para un festival y llevaba muestras de trabajos realizados con distintos dibujantes. La de Pietro llamó su atención. Una idea ingeniosa: el tiempo concebido como una ciudad y el viaje por la edad como una caminata urbana.   Interesante. Demasiado para un mercado lleno de editores aterrados por una crisis financiera sin final a la vista. En el fondo, pensó entonces, la idea que cuajaba perfecto con el espíritu de Fierro. Mientras Boca y Banfield se iban al entretiempo, el tipo volvió a disfrutar los planos largos de Pietro, los personajes un punto caricaturezcos y un punto semifunnies, y el coloreado digital que capturaba a la perfección el clima casi evanescente del relato.

***

Pietro brinda coloreados sutiles para una ambientación muy particular

Hasta allí, las cinco nuevas series que comienzan en la Fierro #50. Por supuesto, no es lo único que es posible encontrar allí. Algunas firmas permanecen, como los textos de Esteban Podetti, los unitarios de Rodolfo Santullo y Dante Ginevra o los cuentos de Pedro Lipcovich. Además, en lo que toca al humor gráfico sigue en pie Gustavo Sala, que cambió su formato de relato humorístico por el de tiras (presenta ocho en total), una nueva entrega de Clase Media, de Sergio Langer y la aparición del Polaco Scalerandi con el bizarro Capitán Cortesía.

Además, Laura Vazquez Hutnik inaugura una sección de análisis que en esta primera entrega pone la lupa sobre la nueva serie de Trillo y Risso. Finalmente, el centro de la revista está dedicado a los ganadores del concurso FierroBlog y se presenta a uno de las tres ganadores, de quienes no se dirá nada en respeto al silencio mantenido al respecto desde la organización del concurso.

***

Ficha Técnica

Fierro #50

Guión/Dibujo: varios

Género: revista antológica

Editorial: Editorial La Página S.A.

Lanzamiento: diciembre 2010

Origen: Argentina

Páginas/papel: 76, 27 x 21 cm.

12 comentarios »

  1. ¿El precio aumenta igual que la cantidad de páginas o se mantiene en $9?

    Otra duda que me queda es: ¿qué gracia tiene aumentar la cantidad de páginas si las mismas van a ser ocupadas por los mismos autores de siempre? Sin entrar en cuestiones de si lo que hacen estos autores es de calidad o no (cuestión en la que cada uno puede tener su opinión, por supuesto), ¿no terminaría por convertirse en un ghetto cerrado en el que sólo de vez en cuando dejen entrar a gente nueva?

    ¿O cuando terminen las series actuales se renovará el staff? Son cuestiones que se generan al leer notas como estas y al no recibir respuesta en el blog de la propia revista, claro.

    Saludos

    José A. García

    Comentario por José A. García — diciembre 10, 2010 @ 1:00 pm | Responder

  2. El precio sigue siendo $9.-

    En cuanto al tema de los autores… yo no estoy seguro de qué se está “debatiendo” ahí. No sé si el problema de fondo es la propia Fierro. Creo, incluso, que no lo es.

    El quid de la cuestión -intuyo nomás- está en qué expectativas y qué deseos depositan los lectores de historieta en la revista.

    Imaginemos que, efectivamente, la Fierro renovara todo su staff. Íntegro. No queda ninguno y entran todos autores nuevos. ¿No lamentaríamos también no poder disfrutar a De Santis? ¿De Agrimbau? ¿De Lucas Varela? ¿De…?

    ¿”Debe” la Fierro renovar su staff? ¿Por qué? ¿Tiene algún mandato social o una función que cumplir dentro del campo?

    La Fierro, al cabo, es una revista. Una. Una sola.

    No es todas las revistas. Ni puede ser la revista que todo el mundo quiera leer. Ambas cosas son, aún si Sasturain y Ortiz quisieran hacerlas, físicamente imposibles.

    ¿Por qué le pedimos (ok, yo no le pido otra cosa y muchos otros tampoco, pero usemos el genérico) eso? ¿Por qué le pedimos a la Fierro que sea otra cosa que lo que es? ¿Por qué le pedimos que sea más como Comic.ar, si queremos autores más clásicos, en lugar de directamente comprar Comic.ar? ¿O que sea más La Murciélaga, si queremos leer autores más jóvenes, en lugar de comprar directamente La Murciélaga?

    No sé. Son preguntas que me hago mientras -laburo mediante- intento desentrañar qué pasa en el campo de la historieta argentina contemporánea. Y tengo que conseguir el análisis del correo de lectores de la Fierro vieja, que me habían comentado que se le reclamaba justamente esto mismo. Curioso.

    Comentario por Andrés Valenzuela — diciembre 10, 2010 @ 6:18 pm | Responder

    • Es como una novia. Hay que amarla por lo que es. Puede cambiar un poco, pero no puede ser otra.

      Comentario por Martin Oroná — diciembre 11, 2010 @ 10:38 am | Responder

    • “Imaginemos que, efectivamente, la Fierro renovara todo su staff. Íntegro. No queda ninguno y entran todos autores nuevos. ¿No lamentaríamos también no poder disfrutar a De Santis? ¿De Agrimbau? ¿De Lucas Varela? ¿De…?”
      Pasa que estas nombrando justamente a los que la mayoría no quiere que se vaya, o al menos las quejas siempre fueron por otro lado, no por el de los nombres que vos mencionas. La idea es que se empareje para arriba, no volar a los que le dan nivel a la revista.

      Comentario por gonzalo — diciembre 13, 2010 @ 12:52 am | Responder

  3. Gracias Andrés por la respuesta.

    Vos ves un problema, yo veo otro. ¿Por qué siempre son los mismos los que publican? ¿Todo lo que hacen es realmente bueno y/o interesante? ¿No será que algunos están ahí porque tienen la ”chapa” que se ganaron antaño?

    No hablo de mandato social, ni nada parecido. Cuando la revista me interesó la compré, cuando vi que se repetía a sí misma una y otra vez dejé de comprarla. Por eso la pregunta de si va a seguir cerrándose sobre sí misma o si piensa abrir el juego a los nuevos, a los de afuera, a los que no estaban en la vieja fierro por una cuestión de edad.

    Y si te planteo a vos las preguntas, como ya dije antes, es porque en la revista tienen la costumbre de no responder los correos ni los mensajes en el blog (que parecen elegir que responder y que no, y lo pueden hacer lo que quieran porque es su blog); y sos la única ”fuente” a la que se puede recurrir en la web, nada más.

    Saludos

    José A. García

    Comentario por José A. García — diciembre 10, 2010 @ 8:32 pm | Responder

  4. ¿No es, acaso, el concurso Fierroblog una demostración de que no es un ghetto cerrado ya que permite el ingreso de los ganadores, que no son otra cosa que nuevos autores?
    Creo que cuando muchos le exigen a la Fierro que publique “aventuras” o autores más clásicos, en realidad lo hacen porque quieren que “alguien” publique “aventuras” o autores más clásicos, pero como solo está la Fierro, se le pide a esta revista que haga las veces de héroe de la historieta nacional y publique a todo artista argentino, y que se olvide de que es una editorial con decisiones editoriales y con línea editorial propia. Demasiado.
    Y si: solo está la Fierro. Esa es la gran verdad, según mi opinión. Publicó puntualmente el segundo sábado de cada mes durante 50 meses. Eso es respeto al lector. Eso es compromiso. Con Fierro vemos que la historieta es un buen negocio, con publicidades y todo. Y en algún lado escuché que es la publicación nacional que mejor paga (respeta) a un autor.
    Hay buenas historias en la comic.ar, pero no logró retenerme como lector porque me la hizo muy difícil: publicación esporádica; series demasiado cortadas en fetas, de poquísimas páginas para cada serie y encima hay que esperar meses para ver como continuan. Pero bueno, siempre se puede mejorar y quizás algún día se pongan las pilas y logren estar a nivel puntualidad como Fierro (aclaro, muchos de los autores de comic.ar son de un nivel ENORME. Yo hablo del nivel editorial).
    Y basta de pedir solidaridad a los lectores (por si hay alguien que me venga a decir que hay que bancar la historieta nacional para que resurja). Fierro nunca pidió al lector, que yo sepa, que la apoyen comprándola mes a mes(es más, de lo políticamente incorrectos que son en las respuestas que dan en el blog, parecen estar pidiendo que la dejen de comprar, je). Si se la compra es porque se lo merece, porque le gusta al pueblo. “Fierro, firme junto al pueblo”.

    Comentario por Javier — diciembre 11, 2010 @ 4:42 am | Responder

  5. Permiso.

    ¿La Fierro es lo único que hay? ¿”Solo está la Fierro”?

    Hagamos un breve ejercicio de imaginación y pensemos que desde hace cuatro años o cincuenta y dos meses la revista Fierro no existiera ni como un rumor. La Fierro no existe, entonces ¿no habría nada?

    Como ya dijo Andrés estaría la Comic Ar o La Murciélaga, pero también muchísimos grupos y editoriales grandes, medianas y pequeñas que se dedican a poner material bastante periódicamente en librerías, comiquerías y kioscos de todo el pais. Si no estuviera la Fierro habría (quizás) problemas de regularidad en las publicaciones pero seguiría creciendo la diversidad… ¿o no? Siguiendo con el ejemplo de Andrés La Murciélaga y la Comic Ar son muy muy diferentes.
    Si no estuviera la Fierro nos quejaríamos porque la Comic Ar no publica a Cachimba. O que La Murciélaga no publica nada de Mandrafina-Wood.

    La Fierro tiene muchísimas características de valor y otras no tanto, como cualquier individuo con errores o virtudes, pero siempre llega a tiempo, es puntual. Ese es su mayor logro y es motivo de celos (de los más infantiles, sí) por parte de todo el medio.

    Pero Fierro no está sola, es cuestión de buscar en las bateas aquello que más nos guste y comprarlo. Vamos, que la plata es una y no podemos andar derrochando 9 pesos en cosas que no nos gusten o satisfagan!

    Abrazos!
    Dante

    Comentario por dginevra — diciembre 11, 2010 @ 2:35 pm | Responder

    • El público en general no va a convenciones ni entra a comiquerias y a las librerias muy raramente van a comprar comics, a menos que sean comiqueros. Para mucha gente el único contacto con las historietas es la Fierro y las contratapas de unos diarios.
      Compro novelas gráficas, compro (cuando la consigo) a la Murciélaga. Pero la mayoría de los lectores de la Fierro no hace eso. Y está bien. ¿Por qué la historieta nacional siempre le exige un rol tan activo al público? ¿les tengo que exigir que vayan a padecer el ANIMATE, como hice yo, para conseguir historietas? “Apoyar el comic nacional”, “ir en busca en las bateas”, “ir a tal o cual feria donde se venden comics”, son reclamos que se le hace al público quizás por falta de editoriales que publiquen mensualmente en todos los kioskos del país, y así sean las historietas las que vayan al público y no al revés.
      Ojalá hayan más historietas todos los meses y en todos los kioskos de revistas y a precios accesibles.
      Si nos quedamos con sólo novelas gráficas a precios carísimos, seguirá siendo un arte para pocos, para selectos (en lo económico y en lo cultural). Ojalá que todo el mundo camino al trabajo lea historietas en los colectivos. Si solo hubieran novelas gráficas caras sería más difícil la utopía. Por ahora, sólo Fierro nos acerca más a ese sueño.

      Comentario por Javier — diciembre 11, 2010 @ 9:35 pm | Responder

  6. Yo a la Fierro la segui mes a mes hasta que me cansó. El momento q decidi dejar de comprarla fue cuando dije: ¿que son mas? ¿las historietas que me gustan o las que no me gustan? Y eran mas las que no me gustaban: Reggiani y Mosquito son infumables (Vitamina potencia tenia un dibujo flojo, una historia desastrosa), lo de Calvi es una pelotudez (darle 8 páginas para Altavista es una imbecilidad, no conozco a UNA persona que le haya gustado), Minaverry dibuja bien pero “Bobigny” es aburridisma…. en fin, me interesó la propuesta del nº50. Le voy a dar una nueva oportunidad…

    Comentario por Wacho — diciembre 12, 2010 @ 12:32 am | Responder

    • Curioso, pero las tres historietas que mencionás me gustan mucho. Ya lo dije, Vitamina la empecé con recelo y me terminó gustando mucho. Altavista me gustó más la primera parte, pero me gusta lo que hace Calvi (ya conocés por lo menos DOS personas a las que nos gusta). Y lo de Minaverri es de lo que más me gusta de Fierro. En fin, gustos.

      Comentario por Marcelo Di Lisio — diciembre 15, 2010 @ 10:05 am | Responder

  7. Gracias Wacho, por tu nueva oportunidad, intentaremos que nos fumes esta vez.

    Comentario por Mosquito — diciembre 14, 2010 @ 1:57 pm | Responder

  8. A mi me gusta lo que hace Calvi, de hecho estoy esperando un volumen recopilatorio. Por suerte no nos conocemos y vos solo te codeas con toda gente tan grosa en el análisis como vos.

    Comentario por Juan Angel Szama — diciembre 14, 2010 @ 4:58 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: