Cuadritos, periodismo de historieta

junio 15, 2011

Espejos circulares (teatro)

Filed under: Nada que ver,Teatro — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: ,

La pintura, como la fotografía, el amor o la conversación, eran semejantes a esas habitaciones de hoteles bombardeados, con los cristales rotos y despojadas de todo, que sólo podían amueblarse con lo que uno sacaba de su mochila.

Arturo Pérez-Reverte, El pintor de batallas

Los ejercicios teatrales guían el desarrollo de los personajes

Hablemos de teatro. Mejor aún: inauguremos una nueva sección. Llamémosla Nada que ver y dediquémosla, una vez al mes, a hablar de esos otros lenguajes que siempre circulan por la cabeza de uno al momento de escribir y leer historietas. Cosas que -quizás- no tienen un pomo que ver con el cómic, pero que expanden el horizonte. Cine, literatura, televisión, artes plásticas, radio y, sí, también teatro. Porque haciendo una analogía con la cita de Pérez-Reverte, uno sólo puede poner en la hoja vacía (la pantalla en blanco) aquello que saca de su mochila.

Empecemos, pues, por Espejos circulares, una obra de Annie Baker, versionada por Fernando Masllorens y Federico González del Pino, y dirigida por Javier Daulte, un reconocido director del circuito porteño. Se presenta en el Paseo La Plaza (ver ficha al final) y actúan Soledad Silveyra, Jorge Suárez, Andrea Pietra, Boy Olmi y Victoria Almeida.

La obra cuenta el desarrollo de un seminario-taller de teatro que funciona en una sociedad de fomento, en un pueblo o ciudad pequeña. Silveyra interpreta a la profesora y se encuentra con un grupo variopinto de alumnos para quienes el espacio se termina convirtiendo en un espacio de catarsis que, además, funciona como catalizador de sus vidas. Pese a lo que esto podría sugerir, la obra asume la forma de una comedia. Una muy buena comedia, por cierto, que comienza pareciendo una “sitcom teatral” pensada para actores y estudiantes de arte dramático, pero termina ofreciendo una mirada interesante sobre los conflictos irresueltos de los protagonistas.

Es una obra extensa (cerca de dos horas) pero con un ritmo que no suelta al espectador en ningún momento: la butaca jamás se hace incómoda. Ayudan las actuaciones notables del elenco, pero también la dramaturgia ingeniosa, con recursos piolas. Por ejemplo, al comienzo de cada acto uno de los personajes interpreta/representa/presenta a uno de sus compañeros. Es que -también ellos- sólo pueden poner en la clase lo que traen en sus mochilas.

Almeida, Pietra, Suárez, Daulte, Silveyra, Olmi

El elenco de Espejos circulares es muy sólido. Boy Olmi, Jorge Suárez y Andrea Pietra son conocidos por su trabajo televisivo. En los tres casos se da una situación particular, que pareciera estar acentuada en Olmi: pareciera que siempre “hace el mismo personaje”. O uno tiende a encasillarlo en determinados estereotipos. También aquí Olmi interpreta al buen tipo en crisis con su matrimonio. Pero claro, el hombre tiene tanto oficio y labura con tanta solidez que es difícil distinguir dónde la cuestión radica en que el papel es un lugar cómodo para el actor y dónde es que el personaje le calza como un guante. Algo similar sucede con Pietra (que interpreta a una treinteañera conflictuada que no puede despegarse de sus amores del pasado) y con Suárez (que pone el cuerpo a un carpintero tímido con ganas de abrir su horizonte).

El caso curioso (al menos en lo personal) es el de Soledad Silveyra, que aparece mucho menos histriónica que lo que acostumbra transmitir en pantalla chica. Interpreta un personaje con mucha energía, pero que guarda un toque melancólico muy sutil e interesante, que es el que termina de definir el personaje.

Y el otro caso a destacar es el de Victoria Almeida, la más joven y -también- la menos conocida del grupo. Sin embargo, la chica está lejos de ser una improvisada: hizo extensas temporadas con un unipersonal notable, actuó en el Teatro General San Martín y forma parte del staff de Paka Paka. Es una actriz completísima y aquí compone un personaje difícil: una adolescente creíble. Almeida trabaja en muchos pasajes de la obra con texto mínimo, pero haciendo de sus gestos y su cuerpo una herramienta expresiva notable. Un gesto mínimo que gustó mucho a quien suscribe: su pulgar arriba, por encima del ombligo, que recuerda al “Me gusta” facebookeano y termina de cerrar su caracterización.

Sólida, divertida e interesante, Espejos circulares es una de las mejores propuestas que tiene para ofrecer el circuito comercial de la Av. Corrientes en este momento.

Espejos circulares

Sala Pablo Picasso del Paseo La Plaza (Av. Corrientes 1660, Capital Federal).

Miércoles, jueves y domingos a las 20.30.

Viernes a las 21.

Sábados, dos funciones, a las 20 y a las 22.

Más información: página en Facebook (oficial), blog (no oficial)

2 comentarios »

  1. Me gusta la nueva sección!!
    nunca fui de ver mucho teatro, pero andaba con ganas, esta bueno esto de tener un lugar que te recomiende, sabiendo que solemos coincidir en nuestros gustos.

    Comentario por Hernán Carreras — junio 15, 2011 @ 10:25 am | Responder

  2. Que buena la nueva sección!

    Comentario por Claire — junio 16, 2011 @ 1:15 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: