Cuadritos, periodismo de historieta

agosto 7, 2011

“En Berlín la gente hace unas historietas alucinantes”

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , ,

En Berlín y en Buenos Aires, un interés por la historieta documental

Durante unos días, en el Centro Cultural Recoleta no sólo había una muestra de historieta política, sino dos. La primera -que ya concluyó- estaba dedicada a las víctimas del atentado a la AMIA y fue comentada aquí. La otra aún se expone y se titula Frau K y la Cola del cometa. Esta recoge las experiencias documentales de Azul Blaseotto, en particular aquellas que investigó durante su estadía en Berlín, Alemania.

Blaseotto también es la responsable del espacio La Dársena, donde durante la Semana Suelta de Viñetas de 2010 se presentaron obras de Ignacio Minaverry y el peruano Jesús Cossio, entre otros. Allí, ella misma había adelantado parte de esta producción, incluso con páginas en el alemán en que habían sido gestadas.

Frau K., el personaje que se expone en el Espacio Historieta del recoleto espacio cultural de Junín 1930 (Capital Federal), es una suerte de astronauta-antropóloga que la artista utiliza como alter ego de sí misma para reflejar sus indagaciones en torno a la cultura, el lenguaje y el encuentro entre idiosincracias diversas. La K, señala, alude a que la letra en alemán subsume los términos Kritik, Kulture, Kunst, Kontext,  es decir, “crítica, cultura, arte y contexto”. Frau K., entonces, “intenta hacer una crítica cultural en el contexto en el que está” y su creadora cuenta que “en Berlín probé hablar del contexto berlinés, y en Argentina intento hablar del contexto cultural del país”.

“En el 2008 estaba en Berlín haciendo un posgrado en la Universidad de las Artes y tenía que presentar mi tesis de grado”, recuerda Blaseotto, enfundada en una campera tan fucsia como el tono en que está impreso ese poster/desplegable/catálogo de la muestra. “Quería presentar algo bien visual pero a la vez decir un montón de cosas de los contenidos, del manejo de la universidad, de la cultura alemana y cómo yo veía que trataba a los migrantes de otras naciones, y me pareció que la historieta podía hacer las dos cosas”. El entusiasmo por esa posibilidad narrativa -confesará luego- comenzó en la misma capital alemana, pues al llegar allí descubrió una intensa movida comiquera que le amplió sus horizontes plásticos.

La inauguración de Frau K. y la Cola del cometa, en el CCR

“Lo primero que me puse a hacer fue reflexionar qué me había pasado a mí como migrante en Berlín”, comenta, “después empecé a entrevistar gente y elegí un rango de gente que no son los migrantes ‘de moda’, como los africanos o los turcos en Berlín”. Lejos de los conflictos sociales más llamativos, como los indocumentados, los asilados o analfabetos, ella eligió concentrarse en la migración privilegiada que, explica, es la de aquellos que lo hacen por opción y no obligados por las circunstancias, aquellos “que hicieron una carrera de grado y que buscan llegar a cierto nivel en el país al que acceden”

Eligió estudiantes, de grado, de posgrado, escritores y ensayistas. “Los empecé a entrevistar respecto de su cotidianeidad en Berlín siendo no alemanes, y qué problemas o qué les parecía interesante de contar, si habían tenido problemas con el idioma, porque ¿cómo te insertás en uan cultura que no es la tuya y con un idioma que no conocés, y que en el mejor de los casos podés hablarlo bien, pero te estás expresando en una lengua que no es la tuya?”, cuestiona. Luego, comenzó a dibujar.

***

– No, usted no se puede presentar acá.

– ¿Por qué, si yo reúno todas las condiciones?

– No, no, usted no puede postularse porque usted no puede trabajar.

– Yo no quiero trabajar, yo quiero una beca.

– Pero menos le vamos a dar una beca si usted no quiere trabajar.

– Pero yo en este país quiero que me den dinero en forma de beca. Ustedes dan dinero en forma de beca a gente que no quiere trabajar. Yo no quiero trabajar y soy artista, y usted lo está viendo, aquí está mi carpeta.

***

El desplegable de la muestra (pobremente reproducido por Cuadritos)

“Nos empezamos a poner las dos muy nerviosas”, recuerda Blaseotto sobre esa situación, que le ocurrió cuando fue a presentarse para una beca en Berlín. “Ella porque culturalmente no está acostumbrada a que le discutan el poder que tiene de rechazar a alguien y yo porque culturalmente no estoy acostumbrada a que me digan que no sin explicarme por qué”. Lo que ella no sabía en ese momento es que en Alemania ser artista es considerado una profesión y que su visa de estudiante le impedía ejercerla. “Llegamos a la instancia más ridícula de todas que fue que le grité que para mí hacer arte no era trabajar, cosa que no creía ni creo, pero no importaba”.

Finalmente no obtuvo la beca. “Si vos reunís muchos casos como este y querés hablar de estas cuestiones, me parece que la historieta es interesante porque vos podés mostrar, a la vez que mostrás ese diálogo, las reacciones, cómo se sentía esa señora alemana totalmente incómoda porque tenía a una loca sudamericana a los gritos diciéndole yo de acá no me voy hasta que no me aceptes la carpeta, y la loca con los pelos parados, las lágrimas, toda enloquecida”.

“Allá tenés diferentes casos, uno de los más comunes, representado en la muestra es ¿qué pasa si, siendo extranjero, viajás en un bondi y no tenés todos tus documentos? ¿Qué reacción que provoca en los guardas que seas extranjero? Entrevisté a una persona que tenía su boleto de viaje, pero que no le creyeron que era suyo y le exigían que tuviera su documento. La bajaron, la detuvieron y le estuvieron quemando la cabeza, preguntándole un montón de cosas, le usaron el celular para llamar a su casa para preguntar si efectivamente esta persona vivía allí, si era Rosita de Belgrado, y cuando se lo contaba a su jefe, casi la hecha porque creía que era una indocumentada”, narra Blaseotto, quien adjudica el problema a que los nativos no se toman el tiempo de entender y escuchar toda la historia. “Es un problema que quizás sólo es de lenguaje, porque quizás a esta persona sólo le faltaron las palabras para explicarse”.

***

El interior del desplegable, con textos de Wara Godoy y Diego Agrimbau

¿Antes habías hecho historieta?

– Siempre dibujé. Y había hecho historieta de niña, como todos los niños. Pero nunca lo había pensado como algo que me gustara tanto hacer. Como estudié Bellas Artes, el destino casi obligado era ser dibujante o pintora, y mis padres son ambos pintores. Entonces yo elegí esa carrera. Pero lo que pasó es que cuando fui a Alemania se me abrió un mundo inédito. Allá la gente hace unas historietas alucinantes. Tienen una gráfica increible. Cuando vi eso fue un “oops”. Dije “ya no me importa si es historieta o si es arte, yo quiero hacer esto”. Y después empecé a investigar más, me empecé a meter en el mundo del cómic que hay en Berlín, que es bastante grande, y descubrí que hay un montón de gente haciendo gráfica y que hay muchas maneras de hacerlo. Historieta no es sólo lo que aparece en la contratapa de Clarín, que para mí antes era eso, o humor a lo Grondona White, o Mafalda, o… hay más cosas. Me encantó esa oportunidad de poder decir lo que querés, reproducirlo, sacarlo e inmediatamente repartirlo a miles de personas. Y que no necesitás estar en una revista ni en un medio gráfico para hacerlo.

¿Y a tu regreso?

– Cuando volví acá me contacté con Diego Agrimbau. Hice un año de guión con él y empecé a llamar gente. A ver a todos los que estaban dibujando acá, a ver qué estaban haciendo. Conocí a (Juan) Sáenz Valiente, a (Ignacio) Minaverry, a (Ernán) Cirianni, me metí a ver qué hacían y cómo lo hacían. Y a hacerlo.

Empezaste a dedicarte a la historieta documental

– Claro, que es lo que me interesa a mí. Se puede hacer de todo con la historieta, puede ser más que entretenimiento. Yo trato de encontrar ese punto medio entre el dibujo y la historieta. Cuando el año pasado H.I.J.O.S. lanzó una convocatoria a artistas para ir a dibujar a los juicios, porque en ese momento no se podía filmar ni sacar fotografías, desde ese momento empecé a ir. Ahí dibujo, tomo apuntes documentales, pero después vuelvo a mi casa y hago historieta sobre eso también. Para mí, lo que mejor se puede hacer es contar estas historias que de otra manera no se pueden contar. Que quede una memoria de experiencias sociales y políticas mínimas, cotidianas. No del gran relato político ni del gran relato social. Para eso hay otros lugares: están los diarios, el cine, la teoría crítica. Pero las historietas, desde mi punto de vista, sirven para darle voz a cosas que son difíciles de contar y difíciles de mostrar.

7 comentarios »

  1. […] Laura Vazquez Hutnik y Azul Blaseotto brindarán la charla Historieta, migración y documento, como parte de la muestra Frau K. y la cola […]

    Pingback por Agenda semanal « Cuadritos, periodismo de historieta — agosto 8, 2011 @ 12:02 pm | Responder

  2. Querida Azul, felicitaciones por la entrevista, por el espacio que vas ganando en el campo y por la pasión y la garra que le pones a todo lo que haces.
    Muy merecido lo suyo señorita….
    Bárbaro eso de “las historietas sirven para darle voz a lo que es díficil de contar y mostrar”. Gran paradoja, teniendo en cuenta que la historieta, justamente, cuenta y muestra. Lindo ese pensamiento, para el Congreso 2012, se vienen reflexiones a tu cargo sobre historieta documental. !
    Besos y nos vemos el viernes …..!

    Comentario por Laura Vazquez Hutnik — agosto 8, 2011 @ 3:38 pm | Responder

  3. ahhh y mandale un beso también al Sr. Frau, decile de mi parte que es un groso.

    BESOS!

    Comentario por Laura Vazquez Hutnik — agosto 8, 2011 @ 3:40 pm | Responder

  4. Gracias Laura!!!!-sobre todo pqe esto viene de otra chica que también le pone la recontra garra a lo que hace! La historieta es fantástica para narrar, pero narrar en historieta no es nada fácil (me parece a mi, no).Eso es lo que me interesa: el desafío. Y el llevar todas las instancias narrativas al mismo plano de importancia: el tema+el dibujo+el lenguaje+el ritmo.
    Já, y de paso, ya me pusiste a trabajar. …muy bueno… las garras no salen de la nada. :))))) Beso enorme!
    Y los esperamos a todos para seguir charlando sobre estos temas en el CEDIP del CCRecoleta este viernes.
    Azul

    Comentario por Azul Blaseotto — agosto 8, 2011 @ 4:48 pm | Responder

  5. Ah! me olvidaba, el Congreso Viñetas Serias 2012 se viene con todo! hay unos alemanes que quieren participar (de verdad, eh)…¿aceptaremos ponencias en inglés? …No,no? Qué se curtan y escriban en castellano! 😉

    Comentario por Azul Blaseotto — agosto 8, 2011 @ 5:03 pm | Responder

  6. ¡Que terca hermosa es Azul!

    Conocerla a través de la historieta ha sido un descubrimiento inspirador y es culpable de que ahora lea a Brecht y muchos otros.
    Gracias por enredarme entre los hilos de tu historia, espero que Frau K, llegue a Bolivia y se encuentre con María Galindo o Elvira Espejo.
    Besos a entrevistador y entrevistada.

    Comentario por Wara Godoy — agosto 10, 2011 @ 12:34 pm | Responder

  7. Saludos, Azul! Importante dibujar y realizar proyectos, pero mejor si se teoriza en el camino, cuestionando e interrogando siempre. Un abrazo.

    Comentario por Jesús Cossio — agosto 12, 2011 @ 2:34 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: