Cuadritos, periodismo de historieta

agosto 19, 2011

El Génesis de Crumb, en edición local

Filed under: Cómic USA,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

Un desfile de iniquidades en un texto religioso fundamental

Leer el Génesis ilustrado por Robert Crumb es una experiencia extraña. Hacerlo por segunda vez, aprovechando su salida en castellano, es una experiencia tan curiosa como la primera. En la lectura original quedaba latente cierta idea de extrañeza, pero que bien podía adjudicarse al francés barroco, complejo y con trazas antiguas que caracterizaba esa edición. Como si, además del agnosticismo del lector/reseñador de turno, se interpusiera otra barrera distinta, idiomática, que pervirtiera los sentidos.

Por eso en la primera reseña dedicada al libro en Cuadritos se analizaban sobre todo sus recursos historietísticos, gráficos y narrativos. Superada la -también- difícil lectura en castellano, merced a la edición local de De la Flor, bien vale dedicarle unos párrafos a esta obra de Crumb y extender un poco el análisis.

En una entrevista reciente, Diego Parés destacaba la falta de ediciones locales del padre de la historieta norteamericana independiente. Palabras más, palabras menos, señalaba que el Génesis era la obra “más careta” de Robert Crumb. Vale preguntarse, entonces, porqué el cascarrabias de Pensilvania, ese al que la justicia australiana le impidió entrar al país parte de su obra por “inmoral”, fuera a meterse a hacer una adaptación fiel y todo lo rigurosamente posible de un texto sagrado fundamental para una de las principales religiones del planeta. Pero uno lee y, al final, se intuye por qué.

Una notable documentación apoya el trabajo de Crumb

Uno va entendiendo a medida que va leyendo, que atraviesa esas páginas sobrecargadas de texto, comprende esos extensos linajes (vamos, gente que vivió más de 600 años, engendró hijos que dieron a luz a decenas, en fin… complejo de seguir), y los acompaña en sus periplos por el mundo antiguo. Porque, a agarrarse, es de temer el desfile de iniquidades, traiciones y manipulaciones en las que incurre desde el último de los mortales hasta el Creador es de lo más variopinto. Hay hermanos que se traicionan, engaños que llevan a un hombre a acostarse con su nuera, esposas que entregan a las criadas a sus maridos, elegidos de Dios que entregan a su esposa, tipos que entierran vivos a sus hermanos, torturas, ejecuciones y lapidaciones.

Luego, sí, todo lo de bueno que tiene Crumb y que ya se mencionaba en la reseña anterior: su potencia gráfica inigualable, el recurso anacrónico de introducir gran cantidad de diálogos con un “Y entonces Fulano dijo a Sutano” -estando ambos dibujados en la viñeta- y la extensa documentación histórica. La edición de De la Flor incluye un posfacio en el que el adaptador explica parte de sus decisiones de trabajo y analiza los motivos que lo llevaron a ilustrar determinadas escenas de un modo u otro.

Así que el trabajo de Crumb tiene múltiples atractivos. Para los creyentes, es una oportunidad particularmente interesante de ver plasmado un texto de fé con siglos de antiguedad, hecho dibujo y testimonio gráfico. Para los ajenos al cristianismo, es otro modo de pasearse por un mundo mítico.

El libro mantiene el "recitado" de linajes y familias.

***

Ficha Técnica

El libro del Génesis

Guión/Dibujo: Robert Crumb, sobre la obra original

Género: adaptación literaria

Origen: EE.UU.

Editorial: Ediciones de la Flor

Lanzamiento: abril 2011

Páginas/papel: 224, 28 ×20 cm.

1 comentario »

  1. Hola.

    Crumb para mí siempre va a ser un grande, bien arriba. Recomiendo de todo corazón leer el Volumen 4 de sus Complete Comics por Fantagraphics, su etapa de transición experimental: es entrar al hiperespacio mental de un tremendo dibujante, se aprende muchísimo. Mis respetos para el maestro R.

    Dicho esto, el Génesis no me gustó nada. Me parece además, como libro o proyecto, de muy poca feliz resolución. Hubiera preferido que Crumb elija algo mejor que hacer con los 4 ó 5 años que pasó haciendo este -perdón por el término- mamotetro.

    El libro está “bien” dibujado, si. Pero es Crumb en piloto automático: las mujeres son mujeres-Crumb con piernas de roble y tetas de copa coctelera, prácticamente todas. Los hombres podrían ser del cuello para abajo, intercambiables segun 3 o 4 modelos: flaco, gordo, macizo o viejo. Repito, bien dibujados, si, pero mecánicamente bien dibujados. Los planos son casi todos planos medios, casi como un documental de la NatGeo. Las caras de angustia o furor están estupendamente dibujadas, pero como esas emociones son recurrentes en la narración, se convierten en muletillas tanto de seudo climax como del dibujo (como si después de pasarse cansinas páginas de morosa narración gráfica, uno esperara la cara-bien-dibujada para espabilarse un poco, digamos).

    El asunto es QUE se dibuja. El Génesis (la Biblia) ha sido una desafortunada elección. Es un libro contradictorio y con abundantes sinsentidos. Tratar de hacer una versión literal tirando para realista fuerza demasiado las posibilidades narrativas: es rídiculo, hasta cierto punto, ver a “Dios” entrando a las escenas con una bata blanca y barba de postal católica. Como es un libro de bases orales, las escenas son reiterativas; cuando uno escucha, necesita esta repetición para “entrar” a la narración. Ya no es oral su uso, pero aún se lee con ritmo hablado: los versículos están como pensados para ir con pausas.

    Trasladar, como ha querido hacer Crumb, “literalmente” esa pausalidad -no encuentro otra palabra mejor- al cómic crea un híbrido disfuncional entre ilustración y cómic pedagógico. Los letreros de “Y entonces…” son una señal de ello. Otro ejemplo: las páginas de genealogía, que son caras más nombres (“Y fulano engendró a tal que fue padre de tal que procreó a sutano”), podrían ser arrancadas limpiamente del libro y nada se echaría de menos. Son un exceso narrativo, peso muerto.

    La potencia gráfica de Crumb está intacta (bendito sea) pero se desperdicia en la falta de exploración simbólica. Se desperdicia, digo, pero talvez debería decir mejor “se contiene”. El Genésis explorado en su continente simbólico, colectivo, contradictorio hubiera sido mil veces más interesante. Pienso aquí en las coordenadas visuales de David B. para La Ascensión del Gran Mal (¡como dibuja La Muerte, La Enfermedad, El Padecimiento!), en el desacato gráfico de Eric Drooker para Flood (las pausas e intensidades contados por medios puramente gráficos) o las re-interpretaciones personales de Alison Bechdel para Fun Home del Ulises de Joyce (explorando los nexos de un texto literario “sagrado” con su vida y los tabués sociales).

    Repito, todo mi respeto para Crumb, pero este libro que esperé emocionado me ha resultado una decepción.

    Comentario por Jesús Cossio — agosto 21, 2011 @ 1:30 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: