Cuadritos, periodismo de historieta

agosto 21, 2011

“Los chicos se saben mis historietas mejor que yo”

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , , ,

Chanti acaba de publicar "Misión +Cota 2" en El Emporio Ediciones, de Córdoba

En Mendoza y Córdoba lo reconocen hasta los limpiavidrios de los semáforos. Lo leen monjas de clausura y le agradecen señoras de los countries. Centenares coleccionan cada una de sus páginas en folios y carpetas, pero sus libros que publica alcanzan la tercera e incluso cuarta tirada. Muchos chicos ganan sus primeras letras con sus personajes y en las Ferias del Libro regionales tienen que levantar las paredes de las carpas para que la gente pueda verlo. Visita escuelas y es uno de los historietistas más leídos del país, pero en Buenos Aires casi no se lo conoce. Paradójicamente, mucho de su carrera se lo debe a los editores porteños. En el día del niño Cuadritos propone entender el fenómeno Chanti desde sus propias palabras.

“Yo jamás supe por qué mis historietas le llegaban a la gente”, dice el dibujante mendocino, “fue Andrés Cascioli el que me dio la primera pista, cuando le marcaba a un colega cómo yo contaba las cosas”. De pie en medio de un pasillo de la última Feria del Libro Infantil y Juvenil, Chanti recuerda su encuentro con el creador de la revista Humor. Invitado especialmente a dar charlas y talleres en el Festival de Historietas que se realizó en la FLIJ, el autor de Mayor y Menor, se encontró con un panorama muy distinto al que suele disfrutar en sus pagos.

“La historieta más conocida que tengo es Mayor y menor, que allá sale en una revista dominical, así que es algo muy cotidiano para la gente”, explica con tonada mendocina. Las anécdotas semanales de Nacho y Tobi aparecen en Rumbos, una publicación que acompaña a los principales diarios del interior del país, una suerte de Viva. “Así que en el interior me es facilísimo, digo dos palabras, hago un dibujo y ya todos los chicos están peleando por sentarse adelante, o tienen mi libro, y todos se saben las historietas, porque quizás tienen carpetas con las páginas coleccionadas desde el primer día que salió”, cuenta. “Yo no estoy en la comiquería, ni mi público va ahí o siquiera sabe que eso existe, es gente común, y me lee toda la familia”.

Para toda la familia

Durante las charlas en Buenos Aires algunos tenían sus libros, tanto el éxito de la revista Rumbos como Misión +Cota (recopilado primero en la colección Aventuras Dibujadas y ahora por la editorial cordobesa Emporio Ediciones). “Ellos sí estaban respondiendo y muy entusiasmados, pero a otra gente la veía como apática”. En la capital del país su trabajo no es muy difundido, aunque la edición de sus páginas (ya va por el cuarto libro recopilatorio) está ayudandolo, lo mismo que la publicación de Facu y Café con Leche en las páginas de La Valijita.

“Me llamó la atención que el otro día vino una nena con los cuatro para que se los firme, y era de Buenos Aires, así que le pregunté cómo los había conseguido y me dijo que estaba en el stand, vio uno, le gustó y le pidió a la madre que le comprara los otros. Sólo porque estaban a la vista”, destaca. Es que, como suelen descubrir muchos historietistas de la gran ciudad, no siempre el cómic está bien expuesto en las librerías. “Cuando los encontraba, acá, los veía como escondidos”, apunta.

La doble maldición

“Cuando empezás, tu familia y los que te conocen ven tus dibujos y dicen ay, qué bonito, pero vos no sabés si servís o si lo tuyo puede resultar, y más en Mendoza, donde no tenés ningún profesional que te oriente”, advierte Chanti. Recién empezó a vislumbrar un futuro en las viñetas tras cinco años de publicar durante cinco años Mate y Bombilla, la historieta de un chico y su lagartija, en un diario de San Juan. “Ahí me di cuenta que tenía algo que conectaba con el lector”. Por fin una historieta bien sanjuanina, llegaban las cartas al correo del periódico. “Es que tenemos clima, geografía y muchas cosas parecidas”, sonríe ante el recuerdo.

Mayor y Menor está siendo recopilado por Sudamericana. Algunos van por la cuarta edición.

“En el interior tenemos como una doble maldición, primero que te valoran más afuera que en el propio lugar”. Sus ganas de trabajar lo llevaron por casi todos los diarios locales que aparecían. “Te perdían las carpetas, te tomaban y no les importaba, o te cambiaban por otra cosa de un día para el otro”, cuenta. En el lugar del humor gráfico, explica, los medios regionales suelen publicar cosas de Buenos Aires “porque ya están probadas”. El caso más emblemático, considera, es Quino. “Él no dice estoy orgulloso de ser mendocino, ¿por qué? Si Mendoza no le dio oportunidades, ¡recién ahora publican Mafalda!”

Aunque las cosas no fueron fáciles, cuenta que se siente “muy agradecido de Buenos Aires” por las oportunidades que le brindó. “Tengo la teoría de que en el interior hay desconocimiento, y una persona que no conoce no puede saber si algo va a funcionar, entonces le llega algo probado de Buenos Aires y dice lo puedo poner“, especula. “Noto que en Buenos Aires no importa cuál era tu currículum o que alguien te presente, al menos con quienes me han tocado”, puntualiza.

“A mí en el diario Los Andes me han hecho más notas que lo que me han publicado, y es increíble que yo esté ahí proque la revista la hacen en Buenos Aires. Es raro, no pega”.

Pasos mayores

“Hacía dibujos contando historias desde muy chiquito”, hace memoria Chanti, “el gran problema fue cuando terminé la secundaria, viviendo en una provincia donde no tenés ningún profesional trabajando para preguntarle, para ver, o ir a muestras de historieta, no tenés nada y estás como perdido”.

“En la secundaria hubo una pequeña editorial que se llamó Duplicaciones Gráficas, justamente porque editaba con duplicaciones, y ahí me publicaron historietas re locas y surrealistas”, cuenta, aunque su camino como profesional de los lápices empezó, como muchos, metiendo ilustraciones sueltas aquí y allá. “Después en la facultad se dio que en un suplemento infantil de San Juan buscaban dibujante de historietas, porque el que tenían no daba abasto con todo”. Así surgió Mate y Bombilla.

La serie “sanjuanina” tuvo un final muy abrupto cuando, sin aviso, el diario en que se publicaba decidió cambiar la revista que la albergaba. “Era 1995 y en esa época la gente mandaba cartas, no mails, y yo trataba de hacer cosas para que la gente participe”, relata, “y como eran las elecciones, dije que no era justo que los protagonistas estuvieran tanto tiempo, entonces la lagartija se iba, había que elegir a otro de los animales secundarios y cada uno hacía campaña”.

Facu y Café con Leche se publica en cada número de La Valijita. Apunta a los más pequeños.

En el colmo de la sincronía, el diario canceló el suplemento (y con él, la historieta) el mismo número en que debían anunciarse los personajes electos. “Una cosa horrible, porque aunque yo no hubiese estado haciendo eso, al menos decime mirá, va a salir otro suplemento, si querés, andá redondeando la serie“. Para suplir la falta, Chanti hizo una última página, la fotocopió y la envió por correo a sus principales lectores. “Después me he enterado que hubo chicos que mandaron cartas quejándose y al día de hoy algunos cuando hacen el click con Mayor y Menor, me escriben contando que leían Mate y Bombilla“.

Luego, llegó Mayor y Menor y entonces pegó un impensado salto de popularidad. “Empezó porque vi cómo se peleaban y amaban al mismo tiempo mis primeros sobrinos”, reconoce. Quería hacer una historieta con chicos, pero no encontraba cómo. “Si es una nena, es Mafalda, no va a haber otra, un nene es Matías, así que tenía que buscar algo diferente y cuando vi a estos dos hermanos me encantó, quería que tuvieran ese amor, esa rivalidad, ese cariño y esa competencia, sin que uno fuese mejor que el otro”.

“El adulto siempre está juzgando”

“Es que las leí una vez cuando las hice, ¡pero ya tengo como cuatrocientas!”, se excusa y cuenta que tanto en la FLIJ como en las escuelas que visita, los chicos suelen corregirle sus parlamentos. “Eso me mata, los chicos fanáticos que saben las frases que dijo cada personaje, que tienen las historietas y las releen, las releen”. En su propia infancia, recuerda, releía mucho, aunque dejaba pasar algún tiempo entre lectura y lectura “para olvidarla y volver a releerla como una sorpresa”.

Publicando en San Juan, Chanti descubrió que podía llegar a la gente

Su principal contacto con los chicos se da en las escuelas que visita. “Sus ojos traspasan mi figura, ellos están imaginándose lo que yo estoy contando cuando dibujo, ven eso, y participan, dicen cosas y les salen naturales. ¿Cuál es el problema con el adulto? Que siempre está juzgando. Se siente, se cruza de brazos, te mira de arriba abajo a ver cómo fuiste vestido, si repetiste dos veces la misma palabra y si vos decís algo para que contesten, no se animan a participar”. Los únicos ‘grandes’ que escapan a esa regla general son lso docentes. “Ellos sí hablan todo el tiempo y tienen siempre el impulso de enseñarte”, ríe.

“En general los chicos se portan excelente, yo siempre pido un rotafolio, es un rotafolio para dibujar, porque es como que hacés magia”, cuenta su truco, “estás hablando, los chicos no saben muy bien qué es lo que vas a hacer, dibujás y ya quedaron como maravillados. Con eso los enganchaste. Con el adulto se complica un poco más”.

9 comentarios »

  1. Lo que hace Chanti es genial además su sencillez y humildad lo hace un grande GRANDISIMA persona sobre todas las cosas,lo demás es por naturaleza propia, los chicos y grandes lo admiran.Saludo en especial a todos los niños en su día.

    Comentario por Alicia Colosimo — agosto 21, 2011 @ 12:16 pm | Responder

  2. Hermosa nota. He tenido el placer de llevar a mis sobrinos a sus presentaciones de libros, porque son admiradores de Mayor y Menor y Misión mascota y siempre para ellos es un momento mágico ver a Chanti dibujar en vivo y en directo. Llevan sus historietas de vacaciones y esperan anciosos la revista los domingos, pelean por leerla primero, después la recortan la ponen en folio y a la carpeta de collección… es como un ritual, Cuando llego la representan tal cual, nos reimos y a veces ni la leo porque es igual. Con sus papás siempre agradecemos que Chanti use y muestre valores humanos universales que ayudan a educar, y no que tengamos que “revisar” antes de que los pequeños la lean. Pero tal vez lo más importante es rescatar la generosidad de este autor que pasa horas firmando en Mendoza sus historietas, siempre con buen humor y con verdadera alegría, en lugares repletos de niños que se mueven y tocan todo, que le preguntan cosas raras a las que él responde con espíritu de niño. Gracias Andrés Valenzuela por dedicar tiempo a conocer este gran autor que con el tiempo crece en creatividad y fama, en Mendoza y en otros lugares.

    Comentario por María Eugenia Jora — agosto 21, 2011 @ 12:17 pm | Responder

  3. Chanti es un capo y además su laburo apunta al público en general, no al guetto eso lo hace imparable, es cultura popular vieja escuela, de esa que tanto se extraña.
    ¡”Chapeau”!

    Comentario por Max Aguirre — agosto 22, 2011 @ 2:22 am | Responder

  4. Chanti es un talentoso historietista y un genial tipo! -me alegro que le este llendo tan tan tan tan bien! (hiper merecido lo tiene!!!)
    Que sigan los exitos amigo!!!!!!
    J.J.

    Comentario por J.J. — agosto 22, 2011 @ 11:31 am | Responder

  5. …y ahora cuando Sudamericana saque en libro el Facu y Café con Leche, ¡¡Más píccolos lectores se sumarán a la chantimanía!! Un abrazo a ambos, César.-

    Comentario por César Da Col — agosto 22, 2011 @ 1:58 pm | Responder

  6. […] El dibujante mendocino Chanti brindará un taller a niños de escuelas primarias de la […]

    Pingback por [14/9] Agenda de festivales « Cuadritos, periodismo de historieta — septiembre 15, 2011 @ 9:01 am | Responder

  7. […] El dibujante mendocino Chanti brindará un taller a niños de escuelas primarias de la […]

    Pingback por [15/9] Agenda de festivales « Cuadritos, periodismo de historieta — septiembre 15, 2011 @ 8:59 pm | Responder

  8. […] El Emporio Ediciones es un pequeño sello cordobés. Nació hace 60 años como una librería (El Emporio Libros) y desde hace un puñadito de años empezó a poner energías y dinero en publicar libros. Entre ellos, historieta. Como suele suceder con las ediciones locales, el proyecto enfrenta las dificulades habituales para llegar al resto del país y dar a conocer sus producciones. Su catálogo comiquero no es muy amplio, pero tiene al menos un título al que vale la pena prestarle atención: Misión + Cota 2, del mendocino Chanti. […]

    Pingback por Chanti juega con mascotas « Cuadritos, periodismo de historieta — enero 25, 2012 @ 10:01 am | Responder

  9. […] ¿Cómo se hace historieta para chicos que todavía no saben leer? En el país hay muy poco material de referencia. Algunas cosas de las que Carlos Trillo publicaba en la revista Jardín (suerte de “Genios” para el preescolar) y Las aventuras de Facu y Café con Leche, que Chanti tiene en La Valijita. No hay mucho más y, menos editado en libro. Por eso llama la atención que Random House Mondadori, por su sello “Primera Sudamericana” haya decidido sacar un tomillo recopilatorio de las páginas del mendocino. Claro, Chanti viene a paso firme en la editorial, que no se cansa de publicarle año a año los tomos de Mayor y Menor. […]

    Pingback por Chanti para chiquitísimos « Cuadritos, periodismo de historieta — mayo 15, 2012 @ 10:00 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: