Cuadritos, periodismo de historieta

agosto 31, 2011

Tres tips para difundir el cómic

Filed under: Cómic argentino,Especiales — Andrés Valenzuela @ 10:00 am

¿Cuántas veces se escuchó/leyó/deslizó la frase en una discusión sobre las dificultades actuales de la historieta?

¿Qué significa que “falta difusión”? ¿Que los diarios y revistas no publican notas sobre cómic? ¿Que en las radios no se habla del tema? ¿Que no aparece en la televisión? ¿Que los editores no publicitan suficientemente sus libros/productos?

El último punto supone básicamente una operación de márketing. Una “acción publicitaria”, como gustan los amantes de los eufemismos para quien dice “hacer propaganda”. Los otros puntos: medios gráficos, radios, tv, pueden encuadrarse dentro del universo del periodismo. Un universo que podría considerarse la especialidad de Cuadritos. Así que del estado actual de la relación entre cómic y periodismo trata este artículo, que continúa la serie de especiales sobre historieta y medios que comenzó hace dos semanas.

En este sitio ya se mencionaron varias dificultades importantes a la hora de hablar de historieta en distintos medios. Algunas son de orden “técnico”, otras son más bien obstáculos de conocimiento, e incluso podría hablarse de falta de contactos suficientes (ya se debatió aquí cómo muchas de las notas en La Nación dan voz a las mismas fuentes). Lo que quedó fuera de discusión en los últimos dos años, y en particular después de la repercusión mediática de Viñetas Sueltas 2009, es que al mundillo periodístico le interesa -y mucho- eso de la historieta.

Hoy es un hecho la aparición de artículos dedicados a la historieta, sea en el recuerdo de figuras relevantes del medio, por cobertura de eventos, reseñas de publicaciones o panoramas del sector. Los suscriptores del Newsletter de Cuadritos seguramente lo habrán notado, pues el boletín semanal enlaza no sólo a las actualizaciones del sitio, sino también a artículos publicados por colegas en otros medios dedicados al periodismo gráfico. Estos van desde notas aparecidas en los tradicionales diarios de alcance nacional (con Página/12 a la cabeza, pero también Tiempo Argentino, Clarín, La Nación y otros), diarios regionales (Los Andes, de Mendoza, acostumbra publicar) y revistas de todo tipo (desde la de Aerolíneas Argentinas hasta las superindependientes como NAN, con un amplio abanico en el medio).

Simple empirismo: es rara la semana en que no se publica una nota dedicada a la historieta.

Están ahí. Sólo hay que encontrarlas. El universo periodístico se termina en Clarin.com y la revista del cable (por suerte), y resulta importante al analizar la situación -y antes de lanzar frases como “falta difusión”- tratar de ver el panorama del modo más amplio posible. Luego, es cierto, hay dificultades estructurales: faltan periodistas especializados y los de capa y espada de cualquier redacción a veces se ven superados por un tema muy complejo (vamos, hay puntos sobre los cuales ni siquiera hay acuerdo dentro del medio). Pero los espacios están y conviene capitalizarlos.

¿Y la radio?

En radio la certificación del movimiento es algo más difícil y habría que recurrir a algún servicio profesional de clipping. Por eso, lo que sigue son hipótesis de trabajo e ideas tentativas, basadas en la experiencia personal de quien suscribe y en el ojo de buen cubero que da el seguir las apariciones “públicas” de historietistas y humoristas gráficos de un amplio rango de edades, géneros, estilos y grupos de pertenencia a través de las redes sociales.

En este sentido, la cosa no está tan mal. Quien tipea estas líneas fue consultado en vivo y al aire al menos media docena de veces en el último año y medio, y siempre para distintas emisoras y programas. Al seminario sobre historieta para periodistas que se realizó en el último Viñetas Sueltas asistió, sobre todo, gente del mundo de la radiofonía. Y no son pocos los que dos por tres advierten a sus contactos en las redes sociales que estarán en tal o cual programa hablando de su último libro.

Da la sensación, de cualquier modo, que persisten ciertas dificultades para acceder. Escollos que pasan más por cómo se las arregla un locutor para describir de una imagen o un estilo de dibujo sólo con las palabras (nuevamente, el “orden técnico” señalado más arriba), y quizás otro inconveniente no menor, y que es tanto o más importante a la hora de analizar la cuestión con las radios: muchas veces los productores de un programa no se enteran de los hechos comiqueros, sean encuentros/eventos o nuevas publicaciones.

Algo de esto se discutió en este espacio tiempo atrás y tenía que ver con las estrategias (o la falta de ellas) para acceder a los medios. Y quizás aquí lo que están faltando son estrategias homogéneas y sostenidas en el tiempo. ¿Cómo es/sería la cuestión? Más hipótesis de trabajo.

Dos ideas para pulir

Lo primero que habría que considerar es a qué radio y programa conviene acercar cada obra en particular. Uno podría especular que publicaciones como la línea Marvel de OvniPress iría muy bien para los programas de la franja de la tarde/noche de emisoras como la Rock & Pop, alrededor de las 18-20.00, cuando los adolescentes vuelven del colegio. Un sorteo semanal entre los oyentes de algunos ejemplares (quizás con alguna consigna fácil de resolver revisando Google o la propia web de la editorial) conseguiría instalar el universo Marvel y el mismo hecho de su publicación en Argentina ante una franja muy amplia de oyentes.

Con trabajos como el de Liniers (que ya bastante atención mediática recibe) quizás funcionaría en la primera o segunda “mañana” radiofónica. ¿Por qué no, regalando a los oyentes durante una semana, cada día, un dibujo original hecho ad hoc por el creador de Macanudo?

¿Y por qué no acercarse en grupo a la producción de un programa, ofreciendo un libro de una editorial distinta cada semana? La producción de un ciclo radial toma largas horas de trabajo y que a un productor le “solucionen” buenos lapsos de tiempo a intervalos regulares con un tema que le interese es un regalo divino.

Lo importante del caso es tener las orejas y la mente bien abiertas, intentando encontrar un espacio adecuado para cada publicación particular, de buena audiencia y, en la medida de lo posible, incentivando la participación del público a lo largo de un período de tiempo prudente.

Conclusiones

¿Es difícil acceder al aire? Sí/No/Depende.

¿Es imposible? No.

¿Es necesario? Sí.

Lo que está claro, a esta altura de la nota y la argumentación, es que hay difusión. Si sigue “faltando” o no, es una cuestión relativa a la vara con la que se mida. Falta más, pero no es que haya poca. ¿Sólo un medio de tirada masiva y nacional tiene sección fija de crítica de historieta (Página/12)? Sí, deberían ser más. ¿Son pocas las gacetillas de prensa que envían las editoriales? Sí, también deberían ser más. ¿Pocos los festivales y eventos de historieta se preocupan de invitar/avisar a los periodistas para que los cubran? También deberían ser más. ¿Pocas veces se comenta una historieta al aire? Quizás. Y ojalá se hiciera con más frecuencia.

Pero lo cierto es que hace tres o cuatro años esto prácticamente no se hacía. No había prácticamente nada. Ahora hay y más de lo que parece a simple vista. No es poco.

8 comentarios »

  1. Muy buena nota, Andrés! Soy Lic. en RRPP y me planteo el tema de como comunicar historietas. Seria genial que las editoriales (de comics, porque con otros géneros no se da este problema) se tomaran enserio la necesidad de tener un profesional de la comunicación para manejar la relación con los medios. Se que el factor económico es un tema, pero la verdad que como a mi me gusta el rubro lo haría de mil amores como free lancer y por dos mangos jajajaja.

    Comentario por Noelia M. — agosto 31, 2011 @ 10:26 am | Responder

    • Noelia! Cuando quieras visita revistapelotazo.com.ar y sumate en nuestra cruzada!

      Comentario por Jorge Palomera — septiembre 1, 2011 @ 9:25 pm | Responder

  2. Buenísima la nota, Andrés. Si existiera una editorial, tendría que contratarte. Lástima que no existe.
    El problema ya no es editar (solés chumbarme con el número creciente de libros que se editan). El problema ya no es de difusión: no es difícil lograr reseñas de un libro en medios importantes, cierta presencia.
    El problema es la distribución. Se edita un libro. Sale nombrado en diarios, en blogs, en radio. Pero después, jamás me cruzo con el libro, ya no digo en una librería, sino en una comiquería. ¿Para qué tanto esfuerzo?
    Fogwill decía que si él editaba la guía de teléfonos con su firma, y la distribuía Planeta, vendía 3000 ejemplares.
    En La Plata, salvo que uno lo pida expresamente a una (1) librería, y espere un tiempito a que llegue, no está ni estuvo nunca El Cuervo que Sabía de Kraneo. O El Sr. y la Sra. Rispo de Parés. Por citar los que probablemente sean los “libros del año”.
    Si los editores no logran que sus libros estén al menos en una librería por ciudad importante (estar significa “estar en la vidriera”, o “estar arriba de una mesa”, o por lo menos “estar en un estante”, no que sea posible pedirlos), no hay difusión periodística que valga.

    Comentario por FedericoR — agosto 31, 2011 @ 12:01 pm | Responder

    • Bueno, Fede, pero eso ya está fuera de mis capacidades como periodista, como crítico y como analista wannabe de mercado. Si una editorial no se distribuye a sí misma (i.e.: no contrata distribuidores)4, yo milagros no hago.

      Quizás, ya que hay distribuidoras especializadas en comiquerías, debería surgir alguna especializada en cómics para librerías, que ofrezca entre sus servicios la posibilidad de montarle al punto de venta un exhibidor acorde, ¿no?

      Creo que la distribución correcta es uno de los puntos (importantes) a mejorar. Se me ocurre que tiene que ver con un problema de tiradas (por ahora son pequeñas y lo que no se vende en el circuito comiquero no alcanzan a cubrir cada librería importante del país) por un lado, y un problema de conocimiento/logística por otro.

      Seguramente haciendo bien esto se venderían más ejemplares y con eso habría más nuevos libros en la calle.

      Fijate, no obstante, que pese a la distribución deficiente son varias las editoriales que empiezan a tener un flujo de caja que les garantiza sus próximos libros. Así que aún con los escasos canales de venta, evidentemente hay cosas que se están logrando (y acá no doy nombres ni números que no estoy autorizado a dar).

      Falta (mucho) Fede. Pero no estamos tan mal como pareciera muchos quisieran que estemos, che.

      P.S.: ¡yo no te chumbo! ¡Vos me chumbás a mí!

      Comentario por Andrés Valenzuela — agosto 31, 2011 @ 5:11 pm | Responder

  3. Gracias Andrés. Ya sé como hacer si agarro la línea de Marvel, o si agarro a Liniers…
    Ahora, y mientras tanto, tirame algún “tip” para mover -a los mismos niveles que los antes mencionados- “Robur el Conquistador” de Lalia…
    Gracias de antemano,
    Javier Doeyo

    Comentario por javier doeyo — agosto 31, 2011 @ 3:46 pm | Responder

    • El guiño está en este párrafo: “¿Y por qué no acercarse en grupo a la producción de un programa, ofreciendo un libro de una editorial distinta cada semana? La producción de un ciclo radial toma largas horas de trabajo y que a un productor le “solucionen” buenos lapsos de tiempo a intervalos regulares con un tema que le interese es un regalo divino.”

      La fuerza de los títulos de menor perfil está en la capacidad para demostrar que en conjunto son un sector que puede darle continuidad a un tema, y que incluso por volumen hasta podría ameritar un “micro” (como se llama a una sección fija en radio). ¿Por qué no fulanito de tal contando x cosa de historieta y cerrando la charla tirando una consigna para sortear cada un libro de una editorial distinta?

      Comentario por Andrés Valenzuela — agosto 31, 2011 @ 3:58 pm | Responder

  4. […] punto ya fue tratado extensamente el miércoles en este mismo sitio, y no tiene sentido repetir otra vez la cantinela. Se recomienda la lectura de […]

    Pingback por Cinco mitos sobre la nueva historieta argentina « Cuadritos, periodismo de historieta — septiembre 4, 2011 @ 10:04 am | Responder

  5. […] preguntas que uno puede hacerse al momento de escribir sobre historieta. La siguiente, unos pocos tips para difundir el cómic. Los párrafos de hoy intentan comprender un poco mejor cómo las redes sociales pueden dar a […]

    Pingback por Redes sociales para comiqueros « Cuadritos, periodismo de historieta — septiembre 21, 2011 @ 6:05 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: