Cuadritos, periodismo de historieta

septiembre 4, 2011

Cinco mitos sobre la nueva historieta argentina

Filed under: Cómic argentino,Especiales — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags:

Hoy es el Día de la Historieta Argentina y bien vale celebrar la ocasión. Pero también se puede aprovechar para reflexionar un poco sobre esto que, justamente, se llama “historieta argentina”.

La propuesta de Cuadritos para hoy es doble. A la tarde ofrecerá una suerte de “guía de lectura”, recomendado diferentes títulos publicados en los últimos años. No son todos, sino sencillamente un puñado de sugerencias, clasificadas según el género, cosa de que nadie quede fuera diciendo “pero a mí tal clase de historieta no me gusta”.

¿Qué hay aquí, entonces? Una invitación para examinar cuánto hay de verdad y cuánto de fantasía detrás de las frases más habituales sobre la historieta actual.

"Todo es autobiografía", un mito tan infundado como la falta de guionistas

No hay editores/No hay dónde publicar.

La frase se suelta cada cinco minutos. Es una afirmación muy curiosa, cuanto menos. Un relevamiento hecho por este sitio para un panel de las próximas Conferencias Editoriales del programa Opción Libros revela que hay más de 20 sellos que publican historieta.

Si a ese grupo sumamos los emprendimientos independientes como Comic.ar, el papel de Editorial La Página S.A. (verbigracia: Página/12) en la circulación de Fierro, las colecciones de Clarín, Perfil y otras empresas, la cifra se ubica alrededor de las 30 firmas que con cierta regularidad sueltan al mercado alguna historieta, sea en libro o revista.

Esto sin contar con los proyectos para medios digitales -pagos, no blogs- ni el espacio ganado en publicaciones de otro tipo, que incluyen pero no se limitan a suplementos culturales, revistas “para hombres”, mensuarios sobre literatura, psicología, arte, agronegocios y una lista larga de otras propuestas. Falta considerar, además, las páginas ya tradicionales en revistas infantiles.

¿Que no todas pagan bien? Eso sí es cierto y seguramente es algo que deberá corregirse pronto si se aspira a la sustentabilidad del sector. Pero están allí.

¿No hay grandes revistas en las que publicar? Seguramente. La época de revistas que vendían medio millón de ejemplares por semana pasó hace rato también para los otros géneros de la prensa gráfica. El mundo es otro y las cifras son otras, de modo que el lugar y modo de circulación social de la historieta también son otras. Pretender sólo analizar el momento actual desde un punto en el tiempo que pasó hace 50-60 años sin considerar todo esto es una tontería. El único modo de ayudar a que la historieta contemporánea se desarrolle es entender el momento actual e intentar actuar sobre él. Y esto no se logra leyendo un único diario y viendo un único canal de noticias, se logra informándose activamente, recolectando datos y reflexionando.

No hay lectores.

Curiosa afirmación. ¿Quiénes son entonces los que asisten a Crack Bang Boom, a Viñetas Sueltas, a Animate, al Viñetazo, a Unicomix, a Lobos, a…? ¿Quién compra Fierro? ¿Y Comic.ar? ¿La Murciélaga? ¿Y manga? ¿Y las revistas de OvniPress? ¿Quién visita Cuadritos, y 365 cómics por año, y las decenas de blogs colectivos de historieta?

El lugar común asegura que "no hay editores", estos equivaldrían a una leyenda urbana

¿Sólo leen historieta otros historietistas y aspirantes a serlo? Si 10.000 personas compran Fierro cada mes, ¿hay 10.000 historietistas o estudiantes del mundo de las viñetas? ¿Hemos de creer que hay aún más, puesto que muchos historietistas y aspirantes no la compran porque prefieren otro tipo de narrativa? ¿10.000, 12.000, 15.000, cuántos historietistas hay en el país?

Es cierto que el volumen de mercado no es el mismo que hace 50 años, pero también es verdad que hay un interés creciente en el cómic y que una buena estrategia editorial y autoral podría ampliar la base de lectores. Lo cual lleva al siguiente punto…

Falta difusión/No hay apoyo de los medios.

Este punto ya fue tratado extensamente el miércoles en este mismo sitio, y no tiene sentido repetir otra vez la cantinela. Se recomienda la lectura de esos párrafos, y -por una vez- se pasa la pelota al otro lado. ¿Qué hace el fan de la historieta por difundir su hobby? ¿Le presta sus libros y revistas a los amigos? ¿Les regala cómics? ¿Alguno comparte, retwitea o enlaza en las redes sociales las notas que le parecen interesantes?

Una cosa es estar fuera del ambiente y por ello no enterarse de las últimas novedades, pero hoy, con la cantidad de sitios de noticias sobre historieta, cuentas de Twitter, Facebook y demás redes sociales que replican información, ser parte del mundo de la historieta y no estar al tanto de qué sucede en él es muy difícil. Por supuesto, toda esa información no va a ir a golpearle la puerta a uno, los editores no telefonearán a cada posible lector sus novedades, pero una recorrida semanal o quincenal por dos o tres espacios de novedades debería bastar para dar un mínimo panorama del estado de la historieta contemporánea, o al menos de los últimos lanzamientos.

No hay apoyo.

Esa afirmación es prima lejana de la famosa “nadie hace nada”, que asume que automáticamente todo gobernante es un malnacido que conspira contra sus propios electores. Y aunque no deben faltar (muchos) casos en lo que esto efectivamente es así, cualquier mirada un poco atenta (ni siquiera demasiado) y una visita rápida a distintas webs oficiales permite notar que los gobiernos de toda jerarquía llevan adelante un montón de programas y acciones que el opinólogo de turno no necesariamente percibe. Esto funciona así en la vida en general y también… en la historieta.

Sin entrar mucho en detalles, podría destacarse lo que se realiza tanto en el ámbito nacional como local. Por un lado, el Día de la Historieta argentina es tal por ley, tanto una sancionada por el Congreso de la Nación como en resolución de la legislatura porteña.

Además, la Biblioteca Nacional abre sus puertas a presentaciones (como las que suele realizar José Massarolli sobre sus libros), al Congreso Internacional Viñetas Serias (que el año que viene tendría su segunda edición, según adelantaron en algunos comentarios en este sitio su directora, Laura Vazquez Hutnik, y Azul Blaseotto), y a su concurso de historieta, que ya va por su tercera edición.

Sin apoyo estatal, sería muy difícil la presencia de figuras como Brian Azzarello en los eventos locales

Gobiernos locales de distinto signo apoyan la organización de jornadas y eventos comiqueros. Sucede en Rosario, donde la secretaría de Cultura de la ciudad apoya a Crack Bang Boom con dinero, espacio físico y fuerza de trabajo. Pasa en Córdoba, donde la Municipalidad presta las instalaciones para el Viñetazo. Unicomix se realiza en el ámbito de una universidad nacional. La municipalidad de Tigre suele organizar eventos y la de Lobos, también en la provincia de Buenos Aires, apoyó la reciente experiencia liderada por Horacio Altuna. En la capital del país, tras algunos años de apoyo a Viñetas Sueltas la ayuda mermó, pero aún así hoy el programa Opción Libros del Ministerio de Desarrollo Económico considera a la historieta uno de sus ejes de su trabajo, y le brinda espacio en misiones comerciales, apoyos de distinta índole y actividades como las inminentes Conferencias Editoriales.

No se publica/No se hace la historieta que me interesa/Es todo autobiografía

Basta con revisar el último balance anual realizado por Cuadritos para descubrir que esto puede no tener tanto asidero como parece. Es cierto que se publica “poco” respecto de mercados grandes y bien constituidos (con décadas de sustento detrás y no reinventándose desde hace seis años en un país que recién superaba una crisis casi terminal). Es falsa la afirmación de que “no se publica” y otro tanto el que sólo se publique autobiografía.

Si "no hay lectores", ¿de dónde salen todos los compradores de Fierro y otras publicaciones?

Allá por 2004-2006 podía considerarse apropiada esa última aseveración, cuando Domus Editora aún existía y lanzaba recopilaciones de la web Historietas Reales. Pero el mercado evolucionó mucho desde entonces y en lo que va del año sólo dos o tres títulos responden a este género. Tampoco es que sólo se publiquen obras ya probadas, recopilaciones de títulos históricos y páginas que dormían en el cajón de las viejas glorias del medio. Los libros que entran en cualquiera de todas estas categorías son menos de diez. En cambio, creció notablemente respecto de años anteriores el número de obras encargadas por los editores a los artistas y la aparición de novelas gráficas originales.

El año aún no termina, pero es posible estimar un crecimiento en la cantidad de títulos de autores argentinos de alrededor de un 5 por ciento respecto a 2010, a modo de estimación prudente.

Esto en cuanto a los autores locales. La buena noticia, para la salud artística del sector, es una diversificación de los orígenes de la historieta extranjera que se edita en el país.

Claro está que los párrafos anteriores no responden a la afirmación “no se publica lo que me gusta”. Al cabo, habría que ser telépata para conocer el interés de cada lector y un eximio programador para poder ofrecer una sugerencia personalizada a cada visitante. En lugar de ello, hoy a las 15 Cuadritos ofrecerá a sus lectores una serie de lecturas recomendadas a partir de historieta nacional realizada y publicado en los últimos tres años. Para que nadie se quede sin leer una historieta argentina, y festejarla como corresponde.

36 comentarios »

  1. Cabría agregar, Andrés, la importancia del crecimiento que tiene sector educativo. La historieta como disciplina universitaria en la Universidad de Palermo, si bien privada pero con título oficial, da un espacio académico muy valorado en Latinoamérica. Sin mencionar el crecimiento notable que van teniendo las escuelas La Ola, EAH, Sótano Blanco y los talleres particulares.

    Digo, que el crecimiento en las aulas también está relacionado al crecimiento en las áreas que bien analizás.

    Abrazo!

    Comentario por Dante Ginevra — septiembre 4, 2011 @ 11:44 am | Responder

    • Sumo a lo que dice Dante el hecho de que los chicos están volviendo a leer historietas.
      Las viñetas han regresado a los recreos de los colegios. Con Gaturro (no podemos cerrar los ojos) y un puñado de excelentes editoriales nuevas (Pictus, Toing…) que se suman a las grandes con productos nuevos y autores frescos (o productos frescos y autores nuevos, no sé).
      Ese podría ser otro de los mitos: los chicos ya no leen historieta.
      Y los Chanti, los Rovella, los Aguirre y los Nik (entre muchos otros), refutando aquello.
      En esto, los muchachos de la Banda Dibujada han hecho un laburo enorme, yendo a las escuelas a contarle a los maestros y bibliotecarios que es “esto raro llamado historieta”.
      Y los medios, claro, que con tipos como Andres Valenzuela están haciendo una magnífica quijotada.

      Comentario por Luciano Saracino — septiembre 4, 2011 @ 10:51 pm | Responder

  2. Lindo titulo. Recien voy a creer que la fierro vende 10000 ejemplares cuando no tenga publicidad estatal. En lo que resta del año se vienen varias publicaciones mas. Espero las recomendaciones de las 15.

    Comentario por oenlao — septiembre 4, 2011 @ 12:28 pm | Responder

    • Carlos, no sé qué tiene que ver una cosa con la otra. ¿Cuál es la lógica detrás de que una revista NO vende porque tiene publicidad estatal?

      Comentario por Andrés Valenzuela — septiembre 4, 2011 @ 2:27 pm | Responder

  3. Es que a veces para creer en algo no hace falta logica.

    Pero mi creecia tiene algo de logica, no mucho.

    A mi me parece que la fierro no puede vender eso, aunque me gustaria creerlo, si vendiera eso podria financiarse. Pero para mi se financia con el apoyo estatal. Lo cual me parece muy bien.

    El dia que no sea financiada por el estado me demostraria que vende mucho y que se financia por sus ventas. Y podria creerlo.

    Comentario por oenlao — septiembre 4, 2011 @ 3:54 pm | Responder

    • Pero Carlos, la publicidad forma parte estándar del presupuesto de cualquier revista!

      Comentario por Andrés Valenzuela — septiembre 4, 2011 @ 6:01 pm | Responder

      • yo no tomo, pero quiero la misma que toma oenlao.
        brian.

        Comentario por brianjanchez — septiembre 4, 2011 @ 11:01 pm

      • Andres tu blog debería tener un boton de “me gusta” para darle a tus respuestas lucidas que desarticulan cualquier discurso.

        Comentario por Juan Angel Szama — septiembre 5, 2011 @ 10:34 am

  4. Yo creo que a nivel creativo la dificultad se resume en que no se puede trabajar libremente haciendo comic para la Argentina. salvo que uno se dedique al humor, a publicar en diarios específicamente, publicar acá es algo que (por lo menos según mi experiencia) no te va a dar de comer.

    Después algunos lo interpretarán como falta de editores o de apoyo, pero eso para mi son pequeñas partes que sumadas evidencian que la cultura del cómic en la argentina lamentablemente no llega a ser suficiente como para ser una industria.

    Sin embargo Sí es verdad que estamos muchísimo mejor que hace 5 o 10 años, Hoy en día es evidente un movimiento que le da al comic un lugar como parte de nuestra cultura, ganando terreno muy despacito y ganando prestigio no para con los que toda la vida leímos, sinó para la gente que tradicionalmente lo considera una estupidés destinada a los chicos.

    Comentario por sebastian — septiembre 4, 2011 @ 9:56 pm | Responder

  5. Hola, Andrés, en primer lugar quiero decirte que valoro el esfuerzo que haces para llevar adelante con continuidad este espacio. Incluso cuando estoy prácticamente en desacuerdo con muchos de los conceptos vertidos, pero ese es otro asunto.
    Esta entrada particularmente me hinchó un poco las pelotas y, si bien trato de mantener el perfil de lector que no deja comentarios, hoy me gustaría escribir unas palabras.
    Te referís a cinco frases hechas que están en boca del fandom y de muchos autores, son tópicos y, como tales, joden cuando se pretende tener un pensamiento avanzado acerca de este universo. PERO en gran medida son ciertos:

    -Por mucho que sorprenda ver diez, veinte, ¿Treinta?… sellos (o como quieras llamarlos) publicando historieta, el rol del editor y la editorial no están cubiertos porque éstos van mucho mas allá del pobre financiamiento y distribución del material seleccionado a través de un también pobre criterio (que a veces siquiera es tal). El editor tiene un papel en el desarrollo de la identidad de una línea, en el crecimiento del “semillero” de los autores, en el consejo editorial… por sólo mencionar tres actividades perdidas del oficio.
    Sin editores no hay editoriales y, a esto sí, se suma que los “lugares donde publicar” pagan cantidades nimias a los artistas sin siquiera una política laboral formulada.

    -Sinceramente… veo las mismas caras en los distintos eventos desde hace años. Quienes aquí comentan son autores o actores relacionados, realizados o frustrados en el aspecto concreto del mercado. Sinceramente esto es trágico, creo que existiría una tendencia a absorber lectores pero es minúscula, entretanto la mayoría de los lectores son autores en diversos estados del ejercicio de su obra.

    -No hay difusión, esto es indiscutible, nadie se entera de un lanzamiento, no existe una relación o incluso, lamentablemente a veces existe de manera nefasta, paupérrima difusión, tirada mínima. El alcance de la publicidad (cuando la hay) no sirve para justificar un evento comercial. Los autores suelen verse obligados a presentar múltiples veces su obra (y adivinen quiénes son los que concurren una y otra vez al lanzamiento… acertaron, los mismos del punto anterior).

    Respecto de los dos últimos puntos… son un poco relativos… que haya historieta (argentina, actual) para todos los gustos, lo dudo; que todo sea autobiográfico (me refiero al sentido estricto de la palabra “Autor de historieta frustrado amorosamente despierta, juega con su gato -Colita-, reflexiona acerca de su trágico destino, dibuja y luego se duerme abrazando a Colita.”) es una discusión caduca, creo que no es así, como bien decís existió un anclaje de esa tendencia hace algunos años pero se diluyó.

    Antes de concluir me gustaría advertir que los chicos no leen historieta, no se con qué vara miden, a qué escuelas asisten o qué índices leen, con qué encuestas se enfrentan… pero los chicos tienen (algunos, muy pocos) un acercamiento absolutamente casual a la historieta que no determina el vínculo para que continúen en la actitud de la lectura (de nada, en realidad).

    Lamento hacer del tipo con “mal rollo” pero la situación es ésta y me parece que en lugar de ocultarla o contradecirla con argumentos pretenciosos abanderados del “pensar en positivo” hay que actuar en positivo, reflexionar críticamente y construir sin desinformar la configuración de los elementos del medio que nos permitan, no a nosotros porque no lo veremos, salir de un cierto bache cultural que no sólo comprende a la historieta y a la Argentina, sino a toda la cultura del mundo.

    Comentario por Mariano — septiembre 5, 2011 @ 1:25 am | Responder

    • Mariano, en primer lugar, te cuento que me alegra enormemente que te hayas decidido a comentar, ¡especialmente si estás en desacuerdo! Quiero que Cuadritos sea espacio de debate, no de voces monocordes. Y yo aprendo un montón de encontrarme con otras miradas y experiencias.

      Voy a tratar de dar una respuesta rápida ahora, y a la tarde o mañana con algo más de tiempo, ahondar si te parece que hace falta.

      – Sobre editoriales: creo que los editores están, y también que les falta mucho por aprender en muchos sentidos. Me parece que es injusto decir que no tienen criterio (que entiendo te referís a la selección del material publicado). Agarro unos pocos sellos bien rapidito: Editorial Común, LocoRabia, Llanto de Mudo, La Duendes, Historieteca Editorial, Ediciones de la Flor, A4 Editora (a.k.a. Doedytores). Siete sellos bien distintos, con historias y recorridos diferentes, y siete identidades historietísticas diversas.

      – Yo en los eventos siempre conozco gente. ¿Será que no voy a muchos? ¿Será que no todos los lectores van a eventos? ¿Será que uno tiende a moverse siempre en el mismo círculo de personas?

      – No sé quién es “nadie” que no se entera de los lanzamientos. Vos lo sabés como lector de Cuadritos: acá cada primer miércoles de mes se publican las novedades que anuncian las editoriales. Accorsi en su propio sitio suele dar su ranking de ventas, que no es exhaustivo, pero te permite enterarte que existen muchos títulos, también. Y si tenés Facebook o Twitter y tenés entre tus contactos a las editoriales, ves cada vez que anuncian algo. Hoy si uno está “en el ambiente”, es difícil no enterarte, salvo que no muevas un dedo para enterarte. Y si no sos del ambiente, pero seguís algunos medios más o menos seguido, te enterás por Página/12, Tiempo Argentino, Inrockuptibles, y otros varios medios más.

      – Sobre el “para todos los gustos”, no puedo más que remitir a las 39 recomendaciones que siguen a este post.

      – Y en cuanto a los niños, yo tengo varios ejemplos no muy directos (primitas políticas, por ejemplo), pero creo que uno no debería tomar como verdad universal la experiencia personal. Cuando escribo, lo hago desde la suma de experiencias propias y ajenas, y tratando de pasar en limpio datos. En ese sentido tengo el haber visto la recepción del Festival de Historieta en la Feria del Libro Infantil y Juvenil, conocer las cifras de Gaturro, ver el crecimiento de las líneas de Pictus y Comiks Debris, las actividades constantes de Banda Dibujada. Luego ya gente más metida en el tema seguro podrá ofrecernos muchas más facetas del fenómeno.


      Y dicho esto, lamento si te parece que con este artículo desinformé, pues ciertamente está en las antípodas de lo que me propongo para mi vida.

      Un abrazo, y confío en que comentes con más frecuencia. ¡Todas las miradas suman!

      Comentario por Andrés Valenzuela — septiembre 5, 2011 @ 11:20 am | Responder

      • Hola Andrés, yo también soy uno de esos lectores silenciosos que gusta de seguir el blog y rara vez tengo el impulso de comentar. En este caso lo hago también para marcar mi desacuerdo con cierto punto planteado por vos y rebatido por Mariano: el de las editoriales y su función como editores..

        Creo que el punto que marca Mariano y el que vos (asumo, por la velocidad de tu respuesta) no llegaste a analizar es el de la función del editor en el proceso de producción de la obra. En la literatura se ve más seguido y fácil, se llaman de la misma manera, en la música es el productor. Es esa mirada creativa que no está viciada por el proceso creativo que implica la creación de una obra y que aporta un criterio único y particular y en el cual el artista puede descansar si llegase a tener dificultades creativas. En el manga se ve más claramente esto, llegando incluso a ser considerados como elementos fundamentales del proceso en comics como Dragon Ball o I¨s.

        Tá bien, es manga, es otro mundo. Pero tampoco es muy difícil pensar el concepto de editor en una editorial de comics de Argentina en el siglo XXI. La carrera de edición existe como tal, y es un trabajo que también debería incluir el proceso de corrección de textos, evitando errores tanto de ortografía como gramaticales, ayudando a pulir esas complicadas estructuras que los autores (los más nóveles sobre todo) gustan tanto y que duelen a los ojos en muchos casos.

        En fin, lo que planteo, quizás como utopía, es la separación del “proceso de editar” con la del “trabajo del editor”, me explico? De hecho, no sé cuantos “editores” de las editoriales de hoy en día están capacitados para realizar estas tareas, y supongo que delegarlas implica contratar una persona especializada (tampoco tiene que ser un super profesional, un buen recién graduado que quiera foguearse supongo que bastaría) pero también está el tema del aumento de costos y blablabla…

        Nada, una visión larga y diferente que quería aportar a todo este debate.

        Comentario por Nicolas — septiembre 5, 2011 @ 12:07 pm

  6. Estamos mejor: Si
    Mejor y mayor cantidad de material puede atraer mayor cantidad de lectores: SI
    Estamos en un proceso de crecimiento constante:NO
    Tiene potencial de crecimiento la historieta argentina actual: SI

    Eventos exitosos hubo hasta hasta en el final de los 90s y el principio de los dos mil.
    Leyendas juntaba en el mismo lugar la misma cantidad de gente que el Crack Bang Boom, por poner un ejemplo, así que no sé si sirve de elemento demostrativo de algo tales festivales, salvo que está muy bueno que se hagan.

    ¿Por qué si estamos ante un crecimiento constante ininterrumpido con público receptivo creciente, el 100% de los títulos que conformaron el llamado “Boom de la historieta” terminó en mesas de saldo a $2.- ?

    ¿Sobre qué parámetros medimos la historieta actual?¿Un hobbie, un arte aplicada, una actividad cultural, un negocio?
    Dependerá de lo que consideremos que es lo que nos parezca el análisis de su actualidad.

    Más allá del parámetro, me parece que las preguntas para lograr entender la actualidad de nuestra historieta serían:

    ¿Cuántos de los libros editados han logrado auto financiarse y no dar pérdidas?
    ¿Cuántos dieron ganancias?
    ¿Cuántos de los editores o autores viven de hacer historieta?
    ¿Cuántos de los historietistas que viven de la historieta lo hacen produciendo para el país? (Ahí se abre otra discusión sobre la identidad de la historieta argentina como tal)
    ¿En cuántos espacios por fuera de los específicos y de guetto se consiguen libros de historieta argentina?
    ¿Cuál es el porcentaje (sobre la población total del país) de niños y jóvenes que son lectores consecuentes de historieta?

    Comentario por maxaguirre — septiembre 5, 2011 @ 7:22 pm | Responder

    • No me interesa generar un debate al respecto, pero el volumen de publico de La Crack, supero con creces al volumen de publico de Leyendas en sus mejores épocas. No hablo ni de la calidad del evento, ni del tipo de evento, ni nada, hablo solo de números, volumen de publico y esas cuestiones meramente estadísticas. Creo que hay mayor afluencia de publico a esos eventos y mayor variedad de eventos que hace unos años de hecho desde “el principio de los dosmil” para acá ha ido creciendo en cuanto espacio físico que se le dedica a la historieta en la feria del libro “oficial” (ni hablar de la feria del libro infantil).

      Comentario por Juan Angel Szama — septiembre 6, 2011 @ 4:08 am | Responder

      • ¿Cómo mide la cantidad de público Crack Bang Boom?

        No tengo idea de cuanta gente iba a uno o a otro, lo que digo es que en ese momento en que la historieta argentina tenía un cero en existencia formal Leyendas metía miles de tipos y no era el único caso.

        Con respecto a que se abren más espacios formales, sin dudas y lo festejo, mi postura no discute el estar mejor, discute el optimismo enceguecedor y exagerado, además creo, estimadísimo Szama, que soy un colaborador activo de todo lo que ayude a llevar agua para el molino historietil, así que mi análisis es desde dentro y a favor aunque parezca sonar en contra.

        Comentario por Max Aguirre — septiembre 6, 2011 @ 11:38 am

      • Realmente fue muuuucha mas gente a Crack Bang Boom que a Leyendas? por que no tiran algunos numeros? porque yo fui a todas las Leyendas desde 2002 y a las dos Crack Bang Boom y ni remotamente me parecio que hubiera una diferencia grosa, sobre todo en la ultima. Incluso lo comente, teniendo en cuenta la diferencia de presupuestos que evidentemente se manejan y la ventaja que significa el apoyo estatal para la publicidad y para traerlo al chino Lee o a Quately?

        Comentario por Arconte — septiembre 7, 2011 @ 10:05 pm

    • Creo que con Max vamos a fundar el Partido Pesimista para las próximas elecciones de la República de la Historieta. Coincido con él en que un buen diagnóstico no puede usar como punto de comparación los ’90 o el 2001. (Lo mismo vale para la economía nacional, pero eso corre por mi cuenta, je).
      Quiero decir: hay cosas auspiciosas, sin dudas. Pero también hay elementos que vuelven demasiado optimista el análisis. Me concentro en el tema editores:
      De esos 20 sellos editoriales: ¿cuántos no son autoediciones más o menos disfrazadas? Ojo, no tengo nada en contra de la autoedición, eso debería ser obvio, pero un porcentaje muy alto de autoediciones implica que la viabilidad o el interés comercial de lo que se edita es limitado. Digamos: no prueba que la historieta anda bien, sino que las clases medias tienen excedentes que pueden volcar en autoediciones de calidad. El mundo de la poesía es un espejo, con sus reflejos lindos y sus reflejos temibles.
      Y algo más importante: ¿cuántos de los libros publicados en los últimos tiempos se consiguen con facilidad? (Con facilidad: los consumidores no son alpinistas. Que un libro o una revista se consiga quiere decir que yo voy a alguno de los puntos de venta habituales y el libro está.

      En La Plata, los libros de Llanto de Mudo se consiguen sólo si uno los pide (y los espera), y sólo en una de las al menos 10 librerías que hay. De La Duendes, nada. De Noviembre, nada. De Doeyo, poco. De Historieteca, nada. O aparecen al azar, a veces.
      La semana pasada estuve en Entelequia y en La Revistería. El panorama no era mucho mejor.

      Ojo, no culpo a los editores, sé lo costoso, desalentador y a veces hasta inútil que es distribuir. Pero que un libro se imprima no es sinónimo de que el libro exista.

      (Por cierto, una distribución profesional y consistente parece ser el paso necesario para una cierta estabilidad de “la zona libro” de la historieta argentina, pero vaya uno a saber si tal cosa es posible)

      Comentario por FedericoR — septiembre 6, 2011 @ 10:11 am | Responder

      • Max la cantidad de publico se mide en función de los datos concretos de la realidad (tickets vendidos), sin siquiera enumerar el publico en las actividades gratuitas que se desarrollaron en otras sedes que no son el CEC. Los datos que manejamos son en función de los datos que nos dio el CEC lugar que sirvió de encuentro para ambas actividades. Los motivos por los que existe/existió uno u otro encuentro se tocan en ciertos puntos y en otro no, acá no hay apreciaciones puntuales sobre un evento y el otro, solo enuncio que no hubo la misma cantidad de publico. Y de paso, considero que desde la época de Leyendas hacia acá los espacios, charlas, encuentros dedicados a las historietas se ha multiplicado, así como también tuvo mas espacio y visibilidad en la feria del libro, feria del libro infantil (por decir espacios mas “Institucionalizados”), hasta hace unos años lo único que había en la feria del libro vinculado a las historietas era el stand de ediciones la flor, hoy la realidad es otra podemos negarla si queres, pero Peron decía que. De aquella época a esta también podríamos decir que muchos de los participaban con proyectos “autogestivos” hoy en día son “profesionales consumados”. Digo seria de necios negar que cierto recorrido autogestivo llevo a que muchos hoy en día estén (con perdón de la expresión) “validados” dentro del circuito. Podemos ver el vaso vació, por supuesto, podemos decir: si pero igual las historietas no se venden o todas las editoriales son proyecto de gente que no sabe que hacer con su dinero. Esto me parece que no le quita ni merito, ni valor a todos los autores nuevos que se están haciendo un espacio dentro del circuito. Digo, no podemos seguir siendo las eternas viudas de la columba o de la urraca, y remontarnos 50 años para analizar el presente. Las reglas de hoy en día son estas (y no solo en Argentina, quiero ver si algún autor español que edita La cupula por decir algo, vive exclusivamente de hacer historietas, me pregunto sino tenemos el “ideal” demasiado alto por sobre lo que la “realidad” (materialismo historico incluido) propone hoy en día), no digo conformemosnos, digo, tampoco neguemos lo que hay. Para mi es super positivo por ej. que un grupo de personas del “under” haya subido sus historietas a internet y que eso haya generado una movida que termino en que les editen sus libros y que eso trajo como consecuencia que muchos pudieran desarrollar una carrera, si nos quedamos con el saldo de los 2 pesos pero no podemos ver “el recorrido” donde estamos parados ahora y que cosas se ganaron en el proceso estamos fritos. Obvio que faltan cosas, obvio que también podríamos sugerir una “politica de estado” o pensar un INCAA para la historieta, no se sacarle 40 centavos a cada libro de Osho y usarlo para editar historietas, pero bueno, al menos hay un recorrido, un “nuevo aire”, un “nuevo paradigma”, una “nueva generación de gente”, un “interés renovado en el medio”, hay naturalizado ciertos espacios, ahora la gente no te señala por la calle al grito de “mirá mamá uno que lee historietas”. Para y por hacer un montón, pero creo que “venimos” bastante mejor que lo que me quieren vender.

        Comentario por Juan Angel Szama — septiembre 6, 2011 @ 3:01 pm

      • Respuesta off topic a la chicanita “Lo mismo vale para la economía nacional, pero eso corre por mi cuenta, je”
        Vale también comparar la economía nacional actual con la del resto del mundo, pero eso corre por cuenta de la realidad.

        Comentario por Max Aguirre — septiembre 7, 2011 @ 12:35 pm

  7. Disculpen la demora en responder, pero anduve con varias entrevistas (Fer Calvi, Damián Connelly, ambas para el sitio), además de armar las actualizaciones mismas del sitio.

    Me remonto al tema “editores” y dejo discutir por la afluencia de público a Max y Juan.

    Entiendo lo que señalan de que a ciertos editores les falta involucrarse en el rol de “supervisor creativo” que sus homólogos (no todos) cumplen en, por ejemplo, la literatura. Entiendo, también, ciertas carencias que señalan en cuanto a distribución, decisiones, en fin… todos los detalles -algunos menores, otros importantes- que puedan acusarse a los editores. Lo que creo que es indiscutible es que esa gente que se anima a soltar guita de su bolsillo para bancar un libro está ahí. En conjunto, entre ediciones de autores nacionales y autores extranjeros, y aún sin contar emprendimientos grandes como Marvel/OvniPress o manga/Larp, estamos hablando de más de 100 libros por año, que si en promedio cuestan 10 lucas cada uno, eso significa que hay un grupito de gente poniendo un millón de pesos al año para poner en circulación historieta.

    Luego, sí, uno podrá criticarles tal o cual cosa. Podremos reclamar que se pague mejor al autor, que se distribuya mejor. Pero la vieja queja de que “nadie pone un mango para sacar un libro”, ya es más mito que realidad, y a eso apuntaba concretamente ese apartado de la nota.

    Señalan que muchos editores actuales no son más que fanzineros que devinieron sus producciones en “formato libro” merced a una mejor posición económica personal. No termino de entender si eso se hace con ánimo de menospreciar ese laburo (que también es laburo editorial), pero yo no puedo darme el lujo de desdeñar. No sólo porque no sería riguroso si dejara de verlo, sino porque significaría no entender tampoco la evolución del sector, e incluso de actores reconocidos en el campo. Pienso acá en D.Divinsky, para quien la edición era un hobby, hasta que la pegó con un libro y eventualmente consiguió vivir de ello. Con lo cual la figura del “editor-aficionado” no me parece que sea para desdeñar. A ver, con este mismo criterio podríamos desdeñar El Eternauta, que entendemos hoy como obra fundamental de la historieta argentina, sólo porque Oesterheld la publicó en una revista de su propia editorial (y que, por los motivos que sean, encima fundió).

    Hace poco tuve un pequeño encuentro con uno de los responsables de LocoRabia, un sello que lleva tres años en el circuito. Al día de hoy consiguieron generar un flujo de caja modesto pero constante que les permite planificar los siguientes libros. No viven de ello, es cierto, pero hay detrás un plan editorial que fueron sosteniendo en el tiempo y poniéndole mucho trabajo detrás. Me parece que desdeñar su laburo sólo porque originalmente sus responsables hacían fanzines es, cuanto menos, limitar mucho el análisis.

    Luego están los sellos que no son “del ambiente” y que normalmente no consideramos en estas discusiones (pero sí tengo en cuenta para el listado de editores que menciono), como Latinbooks, V&R Editoras, Gránica, Sigmar, etc…

    **
    Fede, hace varios días que le doy vueltas en la cabeza al tema de la distribución y las librerías. Me parece un tema crucial y que hace un año y medio se está intentando zanjar. ¿No haría falta una distribuidora especializada en llevar el cómic a las librerías? Si muchas veces el conocimiento del librero es un obstáculo para la exhibición de la historieta, ¿no podría esta distribuidora acercarle el know-how? Imagino una distribuidora que, por ejemplo, le pusiera y organizara un exhibidor a cada librería. No sé cuán factible sería (estaría bueno que alguien más empapado en el tema costos hiciera los números), pero no puedo dejar de pensar en que cubriría un nicho y una función dentro del mercado muy importante.

    **
    En general, me cuesta pensar el factor “cuántos autores viven de…” No porque no sea relevante, sino porque quizás conviene distinguir esa pata del sector de la estrictamente editorial. Haciendo comparaciones rápidas con otro sector editorial que mueve muchísimo dinero y en el que pesan más los autores locales que los extranjeros, como el de la literatura infanto-juvenil, son muy pocos los que consiguen vivir sólo de sus textos. La gran mayoría llenan la olla con puchitos de colaboraciones periodísticas y trabajos por encargo de distinto tipo. Y hablamos de un sector con longsellers de varias decenas de miles de ejemplares vendidos en sus más grandes títulos. Es un tema para seguir pensando.

    Comentario por Andrés Valenzuela — septiembre 6, 2011 @ 6:58 pm | Responder

  8. No se entendió lo que dije. Acepto que estamos mejor, apoyo todo lo que ayude a la historieta pero no acepto la mirada de que sean mitos todas las cosas negativas o críticas.

    Primero definamos que es para cada uno la historieta y ahí vemos si estamos de acuerdo en ponderaciones.

    Vender 100 libros para alguien que lo hace por hobbie es un golazo, para una editorial con fines comerciales un fracaso rotundo. Decidamos que es la historieta y luego discutimos.

    Por otro lado:

    Yo no me quedo en la mesa de saldo como recorrido artístico del under a la edición, no es lo único rescatable ni por cerca, lo pongo como ejemplo de que esa edición no encontró un mercado comprador acorde a la cantidad. Oferta y demanda. ABC de mercado.

    Incluso esas editoriales, cuando perdieron el apoyo del socio capitalista, perdieron su ritmo de edición, eso habla de que no había una demanda real.

    ¿Uso la oferta y la demanda por materialismo capitalista? No, la uso para poner en duda el público potencial, no hay dudas de los autores, los vemos, nos cruzamos, nos leemos, pongo en dudas el público lector, ese que para ustedes está en constante crecimiento floreciente y yo la verdad no sé si es tan así (y eso no quita que reconozca que estamos mucho mejor) porque sin público no puedo pensar en crecimiento sino en decisión voluntarista de un solo lado y ahí lo de los autoeditores devenidos en adultos que ahora editan mejor y en lugar de editar fanzines, editan libritos mononos.

    ¿Es desdeñar su calidad como editores decir que son los mismos que antes eran autoeditores de fanzines? No. Es más, el que lo dice es Reggiani, que es exactamente eso ¿Les parece que se auto desdeñe?

    Pasa, y creo que ese es el motivo del ejemplo que pone, que, supongamos que yo mañana me hago rico, gano el loto y decido ponerme una mega fábrica de sombreros de copa, galeras… ¿Eso no habla en lo más mínimo de que ahora la gente usa galeras? ¿Eso habla de un resurgimiento de la galera como parte de la moda? No, habla de una decisión unilateral, caprichosa y mía, gané el loto y fabrico galeras, más de mil por mes, galeras increíbles, las mejores del mundo, muchísimas galeras de todos los colores y gustos.

    Si no veo gente con galera por la calle a toda hora, no tengo más remedio que dudar del supuesto resurgimiento.

    Y la historieta por afuera de un micro mundillo sigue siendo una rara avis, a tres cuadras del núcleo duro del guetto, no existe y la literatura sí exite, la música también, el cine ni hablar, la historieta no, sigue casi casi tan inexistente como siempre con algún que otro mohín de acercamiento que además, para el público de a pie, no sucede.

    Los libros son casi inhallables en librerías comunes y basicamente hasta donde yo sé, historieta es eso, papel manchado con tinta que tiene dibujitos y globitos, en formato libro, revista etc. si eso es inhallable y a nadie le molesta demasiado ¿Dónde está el crecimiento tremebundo incuestionable?

    Con respecto al Crack Bang Boom, me alegro muchísimo que vaya mucha gente, la pregunta en lo que respecta a historieta argentina (que es lo que aquí nos reúne y nos hace debatir) ¿Cuántos asistentes lo hicieron interesados por la historieta argentina y cuántos para conocer y/o escuchar a los autores mainstream invitados? Yo estuve en dos presentaciones de libros de historieta argentina allí y ninguna de dichas presentaciones juntó más del 5% del público asistente. Porque eso también es otro punto importante de análisis, ya que en Crack Bang Boom los números centrales no son los autores nacionales sino los autores extranjeros y no me parece menor a la hora buscarle la punta al ovillo.

    Saludos

    Comentario por Max Aguirre — septiembre 7, 2011 @ 2:29 am | Responder

    • Fe de erratas:

      Donde se lee “¿Eso no habla en lo más mínimo de que ahora la gente usa galeras?”
      debe leerse “Eso no habla en lo más mínimo de que ahora la gente usa galeras”

      Comentario por Max Aguirre — septiembre 7, 2011 @ 11:42 am | Responder

    • Max, nadie habla de un crecimiento tremebundo incuestionable, solo se dice que en comparación a otro momento donde no había tanta visibilidad de la historieta (o historieta argentina) a hoy, estamos mejor posicionados. Sin ir mucho mas lejos hace unos años la contratapa de La Nación estaba casi toda compuesta por “autores extranjeros”.

      Vos ves el vaso medio vacío, yo lo veo medio lleno. No tiene mucho sentido seguir discutiendo sobre eso.

      Ahora respecto a la Crack. Los números centrales en la Crack entre otras cosas son los autores extranjeros. Mucha gente puede venir por los autores extranjeros pero lo real es que si agarras la grilla de cualquiera de las dos convenciones que hicimos veras que hay un 30 por ciento de charlas con extranjeros contra 70 por ciento de nacionales, la idea es ir sumando en todos los frentes. Igualmente no se puede hablar de “historieta argentina” en términos objetivos en relación a las “experiencias personales”, porque digo, del mismo modo que en las dos charlas que estuviste presente no había gran afluencia de publico, puedo decirte que en ese mismo lugar Sasturain copo la parada, la charla de Oswal, la de Breccia, etc todos los seminarios realizados por autores argentinos se realizaron a “sala llena”. Reitero, la visibilidad y lo naturalizada que esta la historieta con otros tiempos. De hecho a la crack los fines de semana (gracias el precio accesible de la entrada) a entrado muchísima gente de “la vida real” a curiosear y a comprarse cosas, acciones como estas en otro momento hubiesen sido impensadas, que una persona de la vida tenga naturalizado entrar a un evento así.

      Pero bueno, son puntos de vista, cada opinión es respetable y toda esa sarasa.
      Abrazo.

      Comentario por Juan Angel Szama — septiembre 7, 2011 @ 9:29 pm | Responder

      • La contratapa de La Nación hace 15 años que salvo una tira está compuesta por producción local ¿Hace 15 años que sucede lo que ustedes acá describen? ¡Cáspita!
        Oswal y Breccia son dos maestros totales, ambos no forman parte de la historieta argentina de hoy, no sé, pongamos un ejemplo parecido, Nelly Omar llenó dos Luna Park, sin embargo eso no tiene nada que ver con que cualquier exponente actual del tango pueda tener ese nivel de interés en el público.

        Pero bueno, yo espero realmente estar equivocado en este asunto, sería lo mejor que me pueda pasar profesionalmente.

        Saludos a todos.

        PD: Es interesante lo que aporta Hernán Molina desde su historia personal, un poco pone en tela de juicio lo que ustedes dicen.

        Comentario por Max Aguirre — septiembre 8, 2011 @ 12:48 am

  9. Hola a todos.. no pude leer todos los comentarios (solo los primeros) pero me interesa mucho la discusión, principalmente como autor de historietas. Sólo quiero comentar dos cosas (hechos):

    1. Vivo en General Pico, La Pampa (para ubicar) donde no existen comiquerias… las pocas historietas que se consiguen (ovnipress, Doedytores, …?) se encuentran en librerías generales y algun que otro kiosko. A veces me hago 130 kms para ir hasta Santa Rosa (tambien en La Pampa), donde hay un poco más variedad (2 tiendas especializadas y una libreria con historietas de varias editoriales) para conseguir algun titulo.

    2. Hace poco terminé de armar el material para un libro de historietas (un estilo Liniers, para que tengan idea) e intenté publicarla por alguna de las editoriales (chicas..?) que mencionan arriba: la que no se dedicaba a ese estilo estaba saturada de publicaciones. Terminé pagando a un servicio editorial para verla publicada (al momento de escribir esto sigue en la imprenta). Dudo recuperar la inversión.

    Nada más. Gracias por el espacio.

    Comentario por Hernán Molina — septiembre 7, 2011 @ 1:34 pm | Responder

  10. Max, hace 15 años que están Usted, Pares, Tute, Liniers en la contratapa de la nación?, Digo por hablar de los “nuevos”, digo, no hablábamos de “nueva historieta argentina”?, Para ganar un punto se habla de “historieta argentina” vs “los nuevos”, cual es el punto que aun los nuevos no tienen el nicho de lectores que ya tienen “los clásicos”?, Sin embargo era impensado hace unos años que “los nuevos”, tengan tantos libros editados, pero bueno, eso no lo “reconoces”, te quedas solo con la cantidad de libros vendidos, por sobre la existencia del libro en si, debería haber mas editoriales, seguro, debería haber mejores políticas editoriales, también, debería haber mas gente que ponga plata, por supuesto, ahora, realmente están tan mal las cosas hoy en día?, digo, la mayoría de “la nueva historieta argentina”, se esta editando, autoeditandose, publicándose, abriéndose a otros mercados, etc. Preguntemosnos cuantos libros de historietas, circuito etc, había cuando desapareció la urraca? o cuantas historietas se editaron en esa época por fuera de lo que editaba de la flor (fontanarrosa, quino), Cuantos de esos autores tuvieron que empezar o continuar su recorrido en el exterior o directamente retirarse del medio y dedicarse a otra cosa porque acá había La Nada, hoy en día podes empezar editando un librito acá la podes pegar, la podes no pegar y sino podes terminar abriéndote la puerta otros mercados, antes esa posibilidad ni siquiera existía como tal. Cite Breccia u Oswal por que veníamos hablando de la Crack, pero bien sabe que por ej Liniers (entra dentro de los nuevos o tambien es un “clásico”?) podría llenar tranquilamente cualquier espacio, quedo demostrado cuando dio su charla acá en Rosario con motivo de su muestra que proporcionalmente convoco mas gente que la que estuvo en la charla de Jim Lee o sea que lo “extranjero” vs “nacional”, también es una falacia, si yo te hago una convención con Maitena y Liniers como figuras centrales te puedo asegurar que convoco mas gente que la pudo convocar Frank Quitely en la ultima convención. Digo, ahora si nos quedamos en lo negativo tan solo porque nuestros amigos o la gente que nos gusta lo que hace no tienen el “éxito” de Liniers o de “los clasicos”, nos quedamos con un análisis medio pobre.

    (intento cortar acá, esta discusión puede ser eterna y cada uno va seguir fijado en su punto de vista)

    Saludos.

    pd. Un gran abrazo a Hernan quien desde un panorama en superficie desalentador igualmente elige plantar su manzano.

    Comentario por Juan Angel Szama — septiembre 8, 2011 @ 8:43 pm | Responder

    • El humor gráfico es una cosa, la historieta es otra. Son hermanos, casi lo mismo, pero son cosas distintas, es más, el humor gráfico (salvo en las revistas puras de humor como Humor Registrado u Hortensia) no sufrió el desbarranco que sí sufrió la historieta y por lo tanto no puede evaluarse dentro del mismo derrotero. Por ende amigazo Szama, la falacia no es mía.

      Con respecto a la página de La Nación de la que con mucha alegría formo parte:
      Nik tiene casi 17 años en la página
      Tute tiene casi 15 años
      Liniers casi 11 años

      Y antes que ellos (y durante) estuvieron Leo Arias, Remate, Maitena e Ibañez., también argentinos.

      Yo no dije que estamos peor que en los fines de los 90s.

      Yo no dije que estemos mal.

      Yo dije que no estamos tan bien.

      Mejor dicho, yo interpelé el optimismo desbordante. Nada más.

      Todos llevamos agua para el mismo molino, son apenas pareceres… por otro lado, sería bueno definir “qué” es la historieta para cada quien de los que acá nos tomamos el tiempo de debatir y para todos los demás, eso ayudaría bastante.

      Comentario por Max Aguirre — septiembre 9, 2011 @ 1:21 am | Responder

      • Creo que el problema está en el peso de la palabra “mito”. Varios de los mitos, tienen su parte de verdad, nunca es buena idea resignar el pesimismo de la razón.

        Comentario por FedericoR — septiembre 9, 2011 @ 11:23 am

      • siempre me digo que debería dejar de meterme a comentar, mas que nada porque se que estos diálogos cerveza de por medio no se eternizarían en una sucesión de días. digo, en la vida real vos decís: la nación tal cosa y yo digo: ah mira ya tanto hacen que estan y el dialogo sigue hacia otro lado, por ej. que es la historieta para cada quien. en cambio acá llevamos 3 días de idas y vueltas.

        Comentario por Juan Angel Szama — septiembre 10, 2011 @ 12:23 am

  11. Borges decia que plantear falsos problemas nos lleva a promover falsas soluciones, de algo de eso adolece esta nota.
    “No hay editores/No hay dónde publicar. La frase se suelta cada cinco minutos”. ¿Donde se suelta cada 5 minutos? ¿En serio hay gente que dice “No hay editores” cada cinco minutos, cual cacatua estereotipada? Se me podra decir que es una manera de expresarse, a lo cual respondo que el “No hay editores” tambien es una manera de expresarse. Lo que se quiere significar es que no hay editores suficientes para consolidar el mercado o no hay editores serios, lo que es discutible obviamente pero ese es el significado real. Lo mismo con el “No hay lectores”, si vamos al caso con los que leen “Correrias de Patoruzito” ya tendriamos lectores, mas de uno ya es “lectores”, lo que se quiere decir es que no hay lectores nuevos que hagan crecer la industria. El mismo razonamiento vale para los otros “mitos”. Si pintamos el panorama mas oscuro de lo que es, al darnos cuenta de que no es asi se pensara que hubo una fuerte mejoria.
    Adhiero en general a la vision de Max Aguirre. No veo mas lectores ni mas gente en el mundo de la historieta. Me sorprende el dato de “supero con creces ” la cantidad de asistentes de la Crack Bang Boom a la de Leyendas. No vi ni remotamante mucha mas gente (quizas un poco mas en la primera) y es curioso, sobre todo teniendo en cuenta la diferencia de presupuestos que evidentemente se manejan y la ventaja que significa el apoyo estatal para la publicidad y para traerlo al chino Lee o a Quately. En los eventos de Capital somos los mismos gatos locos de siempre. Y este no es un problema solo de aca. El manga experimenta la retraccion mas grande de su historia y el comic americano de superheroes esta mal y empeorando tanto que DC decidio rebootear todo su universo.
    Con respecto a la mejora de ventas en Argentina, hay una mejora de ventas en todo, si hasta una familia media esta comprando un plasma a cuotas. La mejora de ventas es sencillamente el publico de siempre (o quizas alguno que otro mas) que tiene mas dinero para gastar.
    Yo creo que uno puede usar termometros mas practicos para evaluar la situacion. Si maestros como Oswal, Breccia o Alcatena no publican o apenas lo hacen, si tienen un libro cada 5 años, es un fuerte indicio de que no hay mucho interes por la historieta fuera del mundillo. Si un librito como “El granjero de Jesus”, buen libro de historietas, esta en saldo desde hace 3 años a 2 pesos!!!! y todavia quedan pilas es que no hay un boom de la historieta. Si alguien como Liniers vende toneladas y llena salas de conferencias no significa que eso se traduzca en ventas de otros comics, la mayoria de la gente que consume Liniers no toca una historieta ni con un puntero laser. Si uno entra a un vagon de subte y ve, digamos, 10 personas leyendo libros y ninguna leyendo comics es que no se consume mucho mas.
    Si el mundillo de la historieta esta mejor que hace 10 años atras es por que todo en la Argentina esta mejor que hace 10 años atras (peor seria dificil…). Esto no es propaganda oficialista, solo basta ver los indicadores economicos. Pero no es porque haya aumentado desmesuradamante, solo hay mas dinero para consumir, lo que le permita a, por ejemplo, LocoRabia “generar un flujo de caja modesto pero constante”.
    Esta bien el optimismo y promover la historieta, pero cuidado con los falsos problemas….

    Comentario por Arconte — septiembre 9, 2011 @ 11:17 am | Responder

    • No se que días estuviste en la crack, pero en la 2da hubo 2 mil personas más que en la primera aprox. Reitero que estos datos son los que brinda el cec la casa que albergo a una y otra convención. No hay una competencia por el publico, hablo con los datos de tickets vendidos, cantidad de gente que asistió a las charlas etc. Y resaltaba la crack en tanto y en cuanto algo que vengo viendo en cuanto a la profileración de espacios, encuentros, etc ligados a la historieta. (Hasta ahora nadie me refuto todo el espacio que se le dedica en la feria del libro cuando hace unos años solo estaba ediciones la flor). El análisis va por ese lado y no queriendo enunciar tal evento es mejor o peor, o tuvo esto o tuvo lo otro. Por otra parte en los “números finales” de costos (o sea es una convención que va a perdida pero que la perdida la amortiza el estado, digo, podríamos cobrar un precio de entrada mas elevada y casi que saldríamos derechos, pero nunca estuvo en nosotros lucrar con eso, sino que mas gente participe en pos de difundir “la historieta”) no son un imposible, para desarrollarla como emprendimiento privado, de hecho si tuviésemos los contactos y la gente para tener los sponsors que tuvo el FILA (Festival de las Artes) también en rosario y ocupando varios espacios, la convención nos saldría gratis y podríamos sumar mínimo 3 invitados internacionales y unos cuantos mas nacionales. Nuestra idea futura va en esa dirección.

      En cuanto a lo otro tanto para un discurso como para el otro, todos hablamos con datos de “la realidad”, por ej. Cena con amigos editado por locorabia esta en la vidriera de libreria hernandez, cosa impensada hace unos años para una historieta que no sea todo mafalda, todo boogie, etc. En cuanto al editor que reventó en saldo o que quizás no tomo la decisión acertada de imprimir esa cantidad en relación al publico posible, es una discusión aparte. Digo, los libros en argentina de autores reconocidos (no hablo de betsellers) hablo de Aira ponele, no superan una tirada de 1.500, 3 mil ejemplares, pensar que con mosquito (con todo lo que me gusta el granjero de jesu) un autor “desconocido” para el publico de la vida real podía llegar a vender miles de ejemplares habla mas de un poco clara política editorial que el hecho que el publico para esa historieta exista o no. También podemos hablar del “gusto del publico”, dado que también es parte del combo, porque digo, la pila de Aguirre o de Varela solo por citar dos ejemplos es prácticamente inexistente. Así todo, toda persona de bien que ha visto esos saldos a comprado mas de un ejemplar para regalar, promover, etc. O sea que nuevamente mal o bien la historieta esta en circulación, historieta que no es de los “clasicos”, que no es “humor grafico”, que no es nik.

      Igualmente como le decía a max, este dialogo seria mucho mas interesante cerveza de por medio que en esta eternizacion de vacío.

      Saludos

      Comentario por Juan Angel Szama — septiembre 10, 2011 @ 12:51 am | Responder

  12. No hay una competencia, no me interesa, son 2 buenos eventos, solo me sorprende la data de un numero mucho mayor de asistencias que a las de Leyendas, por que yo no lo note en absoluto y gente con la que he charlado despues tuvo la misma impresion. A la Crack Bang Boom fui todos los dias, me llama la atencion el numero de 2000 personas mas que pones, porque gente de adentro de la Municipalidad de Rosario me hablo de 2500, 3000 tickets vendidos como mucho en la ultima, igual estaban equivocados…
    Y si, era impensable hace unos años ver en Libreria Hernandez Cena con Amigos en la vidriera como era impensable ver a gente de ingresos medios comprandose un plasma…
    Me da la sensacion que el diagnostico positivo viene de gente que esta en el medio pero no edita ni guiona ni dibuja, o sea que no vive directamante de las ventas, lo que da otra optica a la hora de hacer un balance…
    Todo bien, igual, creo que estamos todos interesados en que la historieta salga a flote y recupere el lugar que historicamente tuvo en la Argentina, pero creo que malos diagnosticos llevan a soluciones equivocadas.

    Comentario por Arconte — septiembre 10, 2011 @ 2:25 am | Responder

  13. Releyendo tu ultimo comentario, señalo esto :”mosquito (con todo lo que me gusta el granjero de jesu) un autor “desconocido” para el publico de la vida real”, eso es un poco lo que se plantea arriba, si hay un “mundo real”, drasticamante diferenciado del mundo del comic, es que el mundo del comic es algo muuuy acotado, practicamente un gheto, que no lo es el cine, la literatura y la musica, por ejemplo…
    Si hay un mundillo del comic, hay, en contraposicion, un “mundazo” que no lo es….

    Comentario por Arconte — septiembre 10, 2011 @ 4:28 am | Responder

    • No se con quien hablaste y quien te paso los números, si nos siguen acompañando la gente de la municipalidad es porque están sorprendidos por los números, vos manejas un numero yo manejo otro. Todo bien, el punto del dialogo era que según lo que veía hay mas movidas (no solo en rosario y buenos aires) relacionadas con la historieta.

      Del mismo modo que hace unos años no existía “el plasma”, tampoco existía “una nueva historieta argentina”. Como puse ahí arriba si nos quedamos con el análisis de los libros vendidos no estamos viendo que hoy en día un montón de historietistas “jóvenes” o “el recambio” están publicando, tanto en medios relacionados con la historieta como en otros medios. Que faltan espacios, editores, etc es real, que hay mayor predispocisión y apertura también es real, una realidad no niega la otra. O sea, obviamente el mundo de la historieta es un ghetto del mismo modo que lo es la poesia por ej o ramas especificas de la escritura, por ej un “nuevo autor” de literatura argentina hoy en día tiene estos o mas problemas que los que puede tener un historietista, la mayoría de los cuales no vive de la venta de sus libros, que con mucho tacto de los intereses del mercado suelen ser de “tiradas cortas”, el problema como problema pesimista que se le endilga a la historieta es algo que vive gran parte de las personas que quieran dedicarse a la producción artística (en la que me incluyo), hace unos días por ej los músicos independientes estaban pidiendo una ley para entre otras cosas poder tocar. Porcentualmente en un subte va haber mas libros de dan brown que historietas, también va haber mas libros de osho que de fabian casas, de aira o de quien sea o sea tampoco comparto el análisis “libros” como cosa vs “historietas”, porque eso nos llevaria a decir: bueno nik hace “historietas” y vende mas que todos los “historietistas independientes” juntos. Reitero yo no digo que bien que estamos, solo digo que hay un espíritu de queja que veo que se manifiesta de manera constante en el mundo de la historieta cuando la realidad en cuanto apertura de ghetto, difusión, espacios es diferente a la de otros tiempos. Por ej. hace unos años atrás era impensado que un historietista o un ilustrador colgara sus cosas en un museo por ej. y hoy es algo totalmente naturalizado. Del mismo modo que esta naturalizado que en los planes de lengua y literatura hoy en día este el eternauta, mafalda y maus (dense una vuelta por tecnopolis y miren las ediciones para los alumnos).

      Del mismo modo que puede ser un error de análisis el mio, también me parece un error de análisis el que salga a flote “la historieta argentina” hablando de un ideal de historieta de hace 50 años cuando no había televisión, playstation e internet. Creo que si tantos autores argentinos están publicando afuera no es solo por “la falta de oportunidades de la argentina” sino, por el nivel que dichos autores tienen en cuanto “calidad de la historieta argentina”.

      Son meros puntos de vistas, Reitero que cerveza de por medio ya hubiésemos pasado a otro tema.

      Comentario por Juan Angel Szama — septiembre 10, 2011 @ 7:23 pm | Responder

      • Yo no lo comparo con ningún otro momento de la historieta.

        No me quejo, problematizo.

        Y hasta ahora todo lo que decís sigue diciendo en algún punto lo que venimos diciendo los que pusimos en tela de juicio el post: Todo esto sigue estando sustentado por el voluntarismo de una mayoría de personas que no ven un mango por lo que hacen y le roba tiempo al tiempo para hacerlo. Exactamente el mismo motor que hace más de 15 años no permitió que la historieta se extinga.

        15 años es muchísimo tiempo. Vale proponer reparos al análisis para no incurrir en errores.

        Comentario por Max Aguirre — septiembre 11, 2011 @ 12:04 am

  14. max, no hable de que usted comparara con nada, el compañero Arconte al que iba dirigida mi respuesta hablo de: “volver al lugar que históricamente tuvo la historieta argentina” como si lo que hoy tendríamos fuese “la nada”.

    lo que se le achaca a la historieta como problemática de la historieta es una problemática “cultural” (por decir) que va mas allá del buen o mal momento que atraviese la historieta argentina. para mi que haya un recambio, que muchos autores nuevos estén publicando es señal de que algo bueno esta sucediendo. ahora el tema de poder vivir de eso es otra cuestión que le ataña también a “la nueva literatura argentina”, al “nuevo cine argentino”, a las bandas “post-cromañon” y otro tanto de referentes culturales que indudablemente no viven precisamente de hacer lo que mas le gusta en la vida, mucho de los cuales (al igual que muchos historietistas) viven de dar clases, de componer jingles, de conicet y de otras tantas variables que poco tienen que ver con “eso que me gusta hacer con mi vida”. así todo como en todo en la vida hay “fenómenos” que trascienden el guetto (nueva literatura, nuevo cine, post cromañon y tambien las historietas) y tienen lo que podríamos llamar como “éxito” que le permite vivir de eso y es mas, en ciertos casos les permite abrir una editorial (productora, estudio de música, etc) que a su vez le abre la puerta para ir a jugar a otro tanto de personas que en otro momento hubiesen descartado sus deseos de “editar una historieta”. el “vivir de lo que nos gusta” es una problemática que ataña a gran parte de la humanidad, no solo a los que hacen historieta. reitero que tal cual veo las cosas estamos mejor posicionados que hace unos años. esto en gran parte no es solamente porque “hoy nos podemos comprar un plasma”, sino por la “quijotada” (citando a saracino) de un montón de gente que ama este medio y quiere que el mismo prospere.

    Comentario por Juan Angel Szama — septiembre 12, 2011 @ 4:44 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: