Cuadritos, periodismo de historieta

noviembre 13, 2011

Entendiendo la historieta francesa con Agrimbau (I)

Filed under: Cómic argentino,Cómic Europa,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,

Parte 1 – Criterios editoriales y calidad artística

La dupla aprovechó y recorrió cuanto pudo mientras avanzaba en Diagnostics y otros proyectos

Dice que le cuesta hablar del viaje. Que no sabe por dónde empezar. Pero una vez que arranca, no para. Y en el fondo, parece tener las cosas bastante más claras de lo que reconoce. Al momento de la entrevista, Diego Agrimbau lleva menos de una semana en Buenos Aires, de vuelta en su casa, con sus cosas, su esposa y Maga, una gata demandante que ronda el living del departamento. “No sabés la cantidad de libros y originales que mordió y comió”, recomienda cautela el guionista. Autor del multipremiado La burbuja de Bertold y de Los Canillitas (en Tiempo Argentino), pasó cuatro meses en Angoulême, Francia, y otras ciudades cercanas, junto a Lucas Varela para participar en una residencia para historietistas, en la Maison des auteurs (La casa de los autores), gracias a la serie de relatos sobre enfermedades mentales y recursos formales de la historieta.

La Maison des auteurs, apunta, forma parte de la “Cité de la BD et l’image”, el conglomerado de todas las instituciones estatales francesas vinculadas a la historieta. Allí hay autores de todas partes del mundo. “Algunos tenían departamento, como nosotros, otros tienen sólo el atelier, otros ni siquiera tienen eso, pero van y usan las computadoras, nosotros ligamos el paquete recontra full, que es el que le dan a los extranjeros que vienen desde más lejos, que están más complicados, o van por estadías más largas”, explica. “El tiempo que te dan es para que vos trabajes, no necesariamente que termines el proyecto que presentaste, y no es exclusivo, podés hacer otras cosas si tenés trabajos previos o si querés empezar algo nuevo. Nadie te vigila, nadie va a ver si efectivamente estás haciendo lo que dijiste: confían en que vas a ponerte las pilas”.

Diagnostics, como finalmente se llama el proyecto que presentaron con Varela, es una de las experiencias formales más interesantes de los últimos tiempos en la historieta argentina. Sus tres primeras historias ya se publicaron en la revista Fierro (ayer, la tercera). Hay otras aún inéditas y sólo una pendiente por escribir y dibujar.

Sinestesia, tercera entrega de Diagnostics, desde ayer en Fierro #61

“Me encantó hacerlo. Es muy desafiante, muy complicado andar buscando relaciones entre enfermedades y recursos de historieta. No es que te sentás y lo escribís de una. No es que te proponés hacer una bélica, buscás la batalla tal de la Segunda Guerra y arrancás. Así que hubo muchas marchas y contramarchas. Era escribir un guión entero, tirarlo y volver a hacerlo. Hasta ahora todas las histoias que salieron quedé muy contento con el resultado. Vino muy bien estar aislados, en un ambiente de historieta permanente. También era interesante la devolución que teníamos del resto de la gente. Despertaba mucho interés, porque este tipo de juegos formales a los franceses siempre les copó”.

Aunque tienen algún editor francés interesado en el libro, de lo que más hablará Agrimbau en la entrevista es sobre el mercado francés, que tuvo oportunidad de estudiar y analizar en profundidad. Con qué criterios se manejan, cómo se forman sus colegas y cómo capean la crisis que angustia a Europa.

“Lo que todos sabemos de que allá se narra con muchos cuadros por página, en álbum grande y con fondos cuidados es así, sí, pero no es sólo eso”, advierte, antes de mandarse de lleno a comentar el mercado.

“Hay cosas que se hacen en Argentina que no entran en ninguno de sus casilleros”

Confirmó muchas cosas, afirma. El viejo mito de que el ABC del mercado galo es trabajar en grande, con muchas viñetas por página y muchos fondos, porejemplo Pero advierte que a eso se suma todo otro montón de cuestiones. “Ese tipo de álbumes, que es el mayoritario en Francia, tiene un rango de estilos muy restringido”. El dominante, por lejos, es el realismo. “Pero uno muy acotado al que se aprende en las escuelas francesas de dibujo”, cuenta, “ahí terminé de entender por qué, habiendo hecho proyectos que se ceían a esas premisas, me había costado tanto venderlos o directamente no los había podido vender. Ni yo ni otra gente que conozco con proyectos buenísimos, quizás mejores que el 90 por ciento de lo que se publica en el circuito comercial francés”.

Y el editor no se atreve a romper con eso.

– No. Son mucho más esquemáticos de lo que yo pensaba. Si no entrás en los casilleros previstos, por mejor que sea tu trabajo, va al casillero de lo que no entienden y tu laburo se pierde. Y en general no hay más suerte mostrándolo en otra editorial, porque cada una ocupa una serie de casilleros. No es que son todas iguales, pero hay cosas que se hacen en Argentina que no entran en ninguno de sus casilleros, por más buenas que sean, y no las van a publicar jamás. Si abren un poquito la cabeza, con eso abren un nuevo casillero y lo próximo que les llega y no entra ahí, tampoco lo publican. Por eso ves cosas que decís ¿por qué se publica esto? ¿Qué tiene de bueno o de interesante? Nada. Es una porquería, pero entra en los casilleros previstos.

Agrimbau, las primeras semanas, recién instalado en la Maison des auteurs

Igual publican otras cosas, distintas.

– Hay mucho género y colecciones que se repiten de editorial a editorial. Son bastante lineales. Alguna es más futurista. Otra más de terror. Pero suelen ser muy estables y similares en los criterios. Hay grandes grupos que son dueños de la inmensa mayoría de las editoriales de Francia. Entonces los criterios se van unificando y compartimentando. Lo impone la industria. Pensá que tenés el Media Communications no sé qué, que es el grupo dueño de Dargaud, Lombard y otras 10 editoriales más de primera línea, y además tiene canales de televisión, productoras de cine y otros medios. Y los que deciden qué se publica son gerentes que buscan el número. Con el éxito de los independientes hace unos años, las grandes editoriales armaron sus propias líneas editoriales con esos mismos autores. Hacen lo que hacían antes, pero cobrando más plata. ¿Funciona el estilo simple de la nouvelle BD? Abren un compartimento de nouvelle BD. Te saliste de ahí y no entrás. No es que publican todo lo loco y diferente. Bueno, así tuve muchas experiencias para entender cómo funciona el mercado. Pero hay cosas que sigo sin entender y que las charlás con franceses y ellos tampoco entienden. Es complicado, es complejo y cambia todo el tiempo. Es muy grande y tenés que estar muy al tanto y leyendo todo el tiempo las noticias para estar seguro de que entendés por dónde va al mano.

Qué es bueno. El criterio francés.

“Es muy raro, pero entre la gente que conocimos no había uno del que pudieras decir este es verdaderamente malo en lo que hace“, asegura Agrimbau. “Ni uno. El piso es muy alto a nivel artístico, estético y de formación. Tienen escuelas excelentes, con más recursos que la Universidad de Palermo, pero públicas y con los mejores profesores. Eso se nota en la calidad promedio de los autores. Y se nota también en la falta de diversidad. Hay una forma de ser ‘bello’ que es siempre más o menos la misma, hay un tamiz de lo bello en términos franceses por el que todos pasaron”, traza rápidamente el panorama.

La comparación con el mercado local se vuelve inevitable. “Yo veo a los autores que trabajan mucho para Estados Unidos, como Leo Fernández, Marcelo Frusín, y digo este tipo es excelente, en los términos de la historieta norteamericana, pero si después ves a Delius, que es muy buena, no tiene nada que ver con ellos, es muy buena en otros términos, o (Fernando) Calvi”, analoga y considera esa diversidad un rasgo distintivo de los autores argentinos. “Es común que haya tipos muy buenos con diferentes criterios, todos mezclados. Hasta es medio anárquico, por eso hay tantas discusiones con la Fierro“, explica.

Varela, coequiper del guionista, entintando las primeras páginas de Sinestesia

En el otro extremo, los galos tienen lo “bueno” catalogado con más rigurosidad. “No te digo que allá hay un criterio, pero sí tres: cómo sos bueno siendo realista para los álbumes comerciales, cómo haciendo nouvelle BD, y cómo ser bueno para ser el loco desclasado, que hay muchos y hacen cosas ‘raras’, pero raras hasta ahí porque todas son elegidas con un criterio artístico similar”.

Todo bonito y armónico. Elementos claves de las elecciones estéticas, destaca Agrimbau. “Por eso vas a la Feria de Fanzines y están todos buenísimos, espectculares. Son todas pequeñas joyitas coquetas, hermosas. Y parecidas. Igualmente bellas. ¿Se entiende?”

“Es difícil encontrar algo que te sorprenda, que sea totalmente disruptivo y que no puedas encasillarlo en lo que ya conocés. Eso sí me pasa en Argentina o en Sudamérica en general”, reflexiona el guionista. “Acá encontrás un libro o un autor y no sabés de dónde salió, ¿Renzo Vayra de dónde salió? ¿Por generación espontánea? Es un genio que no se parece a nada, con un mundo muy particular y lo tenés que medir con un parámetro aparte. Eso no lo veo en Francia. Allá, por la industria tan grande que hay, las escuelas, la mediatización, los tamices funcionan y salen tipos muy eficientes, muy buenos, pero no demasiado locos ni disruptivos”.

Sobre esa base, se entusiasma, “hay autores alucinantes”. Por mera estadística, cuenta, “siempre hay un 10 por ciento que es mejor que los demás. Y ahí se te cae el mundo”.

Pero de mundos caídos Agrimbau hablará el próximo domingo, cuando cuente en detalle cómo impacta la crisis financiera internacional en el mercado francés, y cómo la experiencia en Angoulême lo llevó a una “crisis de la mediana edad historietística” en su carrera.

11 comentarios »

  1. ehhmmm… como decirte que no se puede esperar hasta el próximo domingo… ¡¡Poné toda la entrevista enteraa!!

    Comentario por Emmanuel — noviembre 13, 2011 @ 4:01 pm | Responder

  2. Che, muy interesante la primer página Sinestesia que dibuja Lucas. Está tremenda. Una cosa a cambiar. Tengo entendido que las historietas que recopilan este libro salidas hasta ahora en la Fierro son Afasia, Claustrofobia, Agnosia y Sinestesia. No son 4?

    Comentario por Daniel Perrotta — noviembre 13, 2011 @ 9:15 pm | Responder

  3. uhh, volvio el maese. Que ganas de sentarme a escucharlo contar sus historias en Francia.

    Comentario por Arekasadaro — noviembre 14, 2011 @ 4:11 am | Responder

  4. Me sumo a Emmanuel, me quede con ganas de seguir leyendo, quiero la segunda parte de la entrevista!

    Comentario por Noelia M. — noviembre 14, 2011 @ 10:25 am | Responder

  5. Mercado y Normalización.

    Comentario por franlopez — noviembre 14, 2011 @ 11:11 am | Responder

  6. capo!

    Comentario por Pablo Zambrano — noviembre 14, 2011 @ 5:26 pm | Responder

  7. Muy buena nota, deja con ganas de más. Me queda la sensación de que, al final, el mercado francés y el italiano no son tan distintos como pensaba. Y al tener una formación académica tan institucionalizada y una producción tan vasta, la normalización es casi como inevitable. Creo que un poco se está contagiando también para el lado de España: hace poco hojeaba unos números de El Manglar (que me terminé comprando), y veía que hay una línea común que atraviesa todas la páginas. Pienso en autores como Víctor Santos, Davíd Rubín… esa onda. Hay pocos que “desentonan”, en el buen sentido. En comparación, Fierro es 10 veces más caótica. Espero ansioso la segunda parte. Saludos!

    Comentario por Javier Hildebrandt — noviembre 14, 2011 @ 7:59 pm | Responder

  8. Agrimbau, genio y tipazo!

    Comentario por Fernando N. Baldó — noviembre 14, 2011 @ 8:15 pm | Responder

  9. Interesantisimo! sin desperdicio. Quiero leer la otra parte ya! Saludos!

    Comentario por Matías Santellán — noviembre 14, 2011 @ 9:43 pm | Responder

  10. […] 2 – Las dos crisis (¿la parte 1? Aquí, ¡por favor!) Agrimbau fue a Francia por una residencia que ganaron con Lucas […]

    Pingback por Entendiendo la historieta francesa con Agrimbau (II) « Cuadritos, periodismo de historieta — noviembre 20, 2011 @ 10:00 am | Responder

  11. […] de ciencia ficción o de fantasía natos. Liliana Bodoc. Otros dos o tres. El otro día leía el reportaje a Diego (Agrimbau), que decía que los guionistas argentinos son muy versátiles, que hacen de todo. Y los autores de […]

    Pingback por Höhn: “Para publicar historieta tenés que pensar en plazos muy largos” « Cuadritos, periodismo de historieta — febrero 5, 2012 @ 10:03 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: