Cuadritos, periodismo de historieta

noviembre 27, 2011

Geb: el color y la inocencia

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: ,

"Soy un poco naïf o liviano para algunas cosas"

¿De dónde salió Gerardo Baró? Geb, como le dicen. ¿Participaba en algún fanzine? ¿Publicaba en algún sitio antes de lanzarse a su primer libro junto al guionista Luciano Saracino? La respuesta a estas últimas dos preguntas es “no”, y la primera, se podría atender de tres modos: “de las clases de Oswal”, “como ayudante de Poly Bernatene“, o “de la ilustración infantil”. Con un libro en la calle (¡Hay que salvar a Tomate!), del cual el año próximo habrá una continuación, y fundó un sitio colectivo de ilustración que dio pie a varios webcomics (Vivo con mi madre). Lo hace, además, con un estilo inconfundible, fruto de un trazo particular y un modo de abordar el color.

¿De dónde salió, entonces, Baró? Según él mismo cuenta, la historieta le gustó “desde siempre”, aunque cuando era chico no podía diferenciar el simple dibujo del cómic. “Caí con una Patoruzito en la escuela de Garaycochea. Creo que tenía 13 años y por entonces no había muchas opciones en los medios. Empecé a estudiar con Oswal y se me abrió un abanico enorme, empecé a conocer cosas que no sabía ni siquiera que existían. Fue un quiebre para mí. Y ahí me di cuenta que me gustaba la historieta. Me empezó a movilizar como medio”.

Con el tiempo también se dedicó a la pintura. Fue por ese camino que llegó a ser asistente de Bernatene. “Me copaba mucho (Frank) Frazetta y ese tipo de climas, los ambientes de la pintura, el usar mucho color para lograr uno sólo, entonces él vio mi laburo y como estaba buscando asistente, me llamó”, recuerda. “Después él me contó que vio que yo apuntaba para su mismo lado, aún sin llegar. Con él aprendí a laburar con Photoshop, que para mí era hacer color plano, y con él vi que se pueden hacer maravillas, ¡está bárbaro fusionar las dos cosas!”.

Del paso de la pintura al ilustración le quedó la prioridad de generar sensaciones y climas. Y recurre a un método que otro colega, Juan Sáenz Valiente, había mencionado en una entrevista con Cuadritos: las llaves de color de las películas animadas. “Tenés toda la película en hojas y hojas, es una especie de escala cromática de cómo van a ir cambiando las tonalidades en toda la película”, explica, “me quedó muy presente tratar de llevarlo a mi laburo”

Tapa de Baró para la revista Acción, sobre la nueva historieta argentina

Con el primer libro de Fede y Tomate, señala, apuntó a eso. “Quería un clima particular, y si vos lo hojeás, te queda una sensación de naranja cálido, colores de tierra”, analiza.

Al libro llegó por intermedio del guionista, amigo de Bernatene. “A veces Luciano venía al estudio y nos quedábamos hablando de historieta, y cuando terminé de laburar con Poly, en algún momento dijimos de hacer algo juntos”. Barajaron la posibilidad de algún libro álbum, un lenguaje que ambos manejan bien. “No sé si él tenía tanta historieta escrita en ese momento. King Cop, Historias del olvido, no sé si algo más. Y me propuso hacer algo para chicos, para ver qué onda, porque él había sacado un libro, Filgrid, el mago, que era cuadradito, y con ese formato podía haber una punta”.

Mientras trabajaban en el proyecto, la editorial cambió de manos y con el desembarco de un sello multinacional, el contacto de Saracino dejó la empresa para, eventualmente, fundar Pictus. “Era Guillermo Höhn, que sabíamos que era un tipo al que le gustaba mucho la historieta, porque la disfruta y sabe en serio”, señala y agrega que tras mostrarle el guión y unas pocas páginas en un café de calle Lavalle, recibieron el visto bueno.

“A partir de ese puntapié salieron otras historietas, como la página semanal en  la revista La Cosa, también con Luciano, tenemos en vista el tomo 2 de Tomate, y algunos proyectos personales más”, enumera y cuenta que en pocas semanas saldrá el nuevo número de la revista La murciélaga, con una colaboración suya.

Después de ese café también nació el sitio colectivo Vivo con mi madre. Una rareza, en verdad, pues surgió como consecuencia de una fiebre intensa “de 42 grados” que lo dejó en cama varios días. Cuando amainó la temperatura, aún sin salir de la cama, encaró viejos clásicos que le encantaban: los X-Men de Jack Kirby y Stan Lee. “Lo terminé y me puse a hacer speed painting, que lo hacen mucho los ilustradores que vienen del palo de la animación. Vos en 20 minutos tenés que resolver un dibujo”. Unos mutantes más tarde y, con el entusiasmo de varios amigos en quienes prendió la idea, el blog empezaba su andadura. “Era cosa de divertirse y volver a como cuando éramos chicos y dibujábamos a Superman en la cocina de mamá”, destaca.

¡Hay que salvar a Tomate!, con guión de Luciano Saracino

En el proceso incorporaron a un colaborador de lujo: Quique Alcatena. “Teníamos una sección que se llamaba ‘el superhéroe invitado’, donde llamábamos a un dibujante que nos gusta mucho y le pedíamos un dibujo. Lo invitamos, nos dibujó al Flash viejo, y después nos preguntó si podía participar regularmente. ¡Obvio!”, recuerda.

“En un momento siempre tuvimos presente la idea de hacer una antología de cómic de superhéroes, pero en papel. Íbamos a los tumbos, pero ya teníamos un par de ideas, así que dijimos hagámoslas y de última las publicamos en un blog, así las ideas no mueren ahí“. Empezaron, entonces, las entregas de historieta de cada lunes.

El espíritu del color

Tendés a usar paletas de colores muy “amables”.

– Eso es muy de la ilustración infantil, que usa paletas muchísimo más amables, inclusive. Pero sí, yo en las historietas el proceso de pintar lo disfruto muchísimo. Por eso ahora quería ver de hacer algo en blanco y negro. Para probar. Para buscar por otro lado.

Vivo con mi madre surgió experimentando "speedpainting" durante una convalescencia

Volvamos a ¡Hay que salvar a Tomate!, ¿cómo fue ese proceso?

– Con Tomate me pasaba por ejemplo como iba a pasar en un circo, la imagen clásica es carpa roja y blanca. En tonces busqué que cuando vos lo veas te remita a esos colores medio circenses. Luego la paleta de colores viene por las influencias. A mí me quedaron muy marcados los colores, los climas, esa cosa medio melancólica de las Trillizas de Belleville. Para mí esa película es una clase magistral de color. Cómo mantener una paleta y un clima medio triste, medio de los abuelos, pero a la vez muy vivo. Siempre lo tuve presente, y a la hora de Tomate, también.

Quizás es fruto de la paleta, pero parece que te gusta una aventura más “inocente”.

– De alguna manera soy un poco naif, o un poco liviano con algunas cosas. No sé si hago algo más introspectivo y me sale tan bien como otra cosa un poco más liviana. Aunque tampoco creo que la aventura sea liviana. Es un género como otros tantos. Tomate es un libro de aventuras. La historieta que acabo de terminar para La Murciélaga es una aventura muy naif, lo que estoy haciendo por otro lado también. No sé si es tanto una búsqueda como una consecuencia de lo que soy, de mis gustos, de mis lecturas previas. Y también me gusta una historieta no tan para pibes, pero me sigue llamando más algo más naif, más aventurero, más cercano al Stan Lee que yo leía de chico.

10 comentarios »

  1. Gerardo Baró es Dios.

    Comentario por Luciano Saracino — noviembre 27, 2011 @ 10:47 pm | Responder

  2. No sé cómo va a dibujar Geb en un par de décadas. Ya lo que hace hoy, para mí, es sublime. Tiene un gusto exquisito el turro. Cuando sea alto, quiero ser Geb.

    Comentario por Tony Ganem — noviembre 28, 2011 @ 3:17 am | Responder

  3. Geb es un groso, pero groso mal. Eso de que quiere laburar en blanco y negro pinta mas que interesante.
    Y encima debe ser el dibujante mas alto de la actualidad.

    Comentario por Diego Simone — noviembre 28, 2011 @ 2:58 pm | Responder

  4. Gran dibujante, gran tipo, gran nota.

    Comentario por Pablo — noviembre 28, 2011 @ 11:14 pm | Responder

  5. Yo soy fana de Baró ¿Alguien sabe a dónde tengo que escribir para que me firme un autógrafo?

    Comentario por Max Aguirre — noviembre 29, 2011 @ 12:36 am | Responder

  6. Escribile a autógrafosbaró@multinacionalesbaró.universomundial
    Ahí hay gente que se encarga de eso, Max.

    Comentario por Luciano Saracino — noviembre 29, 2011 @ 11:12 am | Responder

  7. Uno de los talentos enormes de la camada más reciente. Gratísima sorpresa si las hubo… Muy buena entrevista!

    Comentario por Andres Accorsi — noviembre 29, 2011 @ 11:36 am | Responder

  8. Gracias Andrés por la linda charla. Es un gusto cuándo esto sale tan cómodo y divertido. Y muchas gracias a los lindos amigos que firman acá. Abrazos para todos!

    Comentario por G Baró — noviembre 29, 2011 @ 10:54 pm | Responder

  9. geb, me encanta tu trabajo, soy fana también!

    Comentario por erica villar — noviembre 29, 2011 @ 11:43 pm | Responder

  10. Genio y figura! haceme un hijo!

    Comentario por nahuel — diciembre 5, 2011 @ 12:17 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: