Cuadritos, periodismo de historieta

enero 18, 2012

Por qué escribir “bien” (segunda parte: la perspectiva autoral)

Filed under: Especiales — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags:

Este es un artículo re complicado. Nah mentira es sólo difícil de empezar a escribir porque cualquiera puede pensar que el que lo hace lo hace subido a un caballo y habla como pontificando sobre tildes comas abusos gramaticales e historietas que conoce todos pero que no cualquiera encuentra en cualquier sitio al que se puede ir con un colectivo o un subte que aumentó.

Eso de ahí arriba, eso en bastardilla y encapsulado como una cita, es un ejemplo de cómo escribir mal y sin una sóla falta de ortografía. Podría ser peor, claro, si uno quitara tildes y eliminara los dos puntos solitarios que pausan las cosas. O si uno cambiara las palabras elegidas pobremente adrede por otras aún peores. Pero tampoco es cuestión de torturar al lector de Cuadritos.

Este es el segundo artículo del díptico sobre por qué vale la pena escribir “bien” (el anterior estaba enfocado en los editores) y el objetivo del esperpento de apertura es señalar un detalle importante en la discusión sobre la buena redacción y la historieta: la gramática es tanto o más importante que la ortografía a la hora de escribir “bien”.

¿Cómo es eso? La ortografía nos marca cómo deletrear correctamente una palabra con un significado más o menos concreto. La gramática es una forma de ordenar todas esas palabras, traza relaciones, poderes y sentidos entre las palabras. La gramática no es una sola y única para todos los lenguajes del mundo. Cada lenguaje tiene la propia. La historieta es un lenguaje y, consecuentemente, también guarda sus propias leyes y relaciones. ¿De qué modo(s) se pueden ordenar las viñetas para construir sentido? ¿Cuál es la mejor manera de plantar una página para que la narración fluya? ¿Dónde conviene acomodar los globos de diálogo y los cuadros de texto?

Si nos preguntamos cuestiones como esas, a las que llamamos “secuencialidad” o “narrativa”, pero que no son más que la gramática de la historieta,  y sabemos que resolverlas del mejor modo potencia la capacidad expresiva de la obra, ¿por qué no habríamos de fijarnos en la gramática textual de los globos y los cuadros de texto?

Esa sola pregunta debería bastar para establecer por qué conviene que escribir “bien” en una historieta, descartando los “igual se entiende” y otros (pobrísimos) argumentos por el estilo. Pero, sino alcanzan, aquí Cuadritos ofrece a sus lectores otros cuatro motivos por los cuales vale la pena hacer las cosas “bien”.

*Porque lo entiende más gente: el idioma es una convención. Sí, es cierto: cambia y evoluciona constantemente. Pero evoluciona socialmente, en el habla y en el uso cotidiano agregado de decenas de miles de usuarios de la lengua. No porque caprichosamente un autor quita o agrega tildes donde se le ocurre. Lo cierto es que cuando uno escribe por fuera de la convención imperante, en lugar de sumarse lectores “de vanguardia”, lo que se resta son lectores, a secas. Sea que uno esté publicando en un fanzine, un blog, una revista o un libro profesional, se supone que publica “para expresarse” o “para ser leído”. En cualquiera de los dos casos, escribir bien ayuda a expresarse mejor (y que los otros lean esa expresión) o para ser más (y mejor) leído.

Si un dibujo no le deja claro al lector de la historieta qué está sucediendo en esa viñeta, ¿no lo consideramos un error de dibujo o de narrativa? ¿Por qué ignorar que un globo de texto mal escrito complica innecesariamente la lectura de una historieta que de otro modo podría haber fluido bien? Si alguien arguye que “igual se entiende”…

*Porque el autor se va a poder expresar mejor: ¿alguien recuerda el viejo adaggio que sugiere que para romper las reglas primero hay que conocerlas bien? Pues es exactamente eso. Un dominio cabal del idioma y de sus reglas va a sugerirle a un autor inteligente dónde romper, torcer o incluso proponer otra regla que se ajuste a lo que se quiere expresar. Si todos los diálogos están “mal” escritos, ¿cómo sabe el lector que tal personaje tiene un modo particular de expresarse que lo diferencia del resto? ¿Cómo piensa el autor lograr matices en las voces de sus personajes? Si el lector cree que el guionista o autor de turno no sabe escribir, ignorará los “truquitos” literarios como simples torpezas y, obviamente, la historia perderá fuerza expresiva. Un buen artista sabe señalarle sutilmente a su espectador cómo debe leerse su obra. Eso pasa en la literatura, el cine, la música, la plástica y… en la historieta.

Y la abrumadora mayoría de las veces… no, no se entiende igual. En los extrañísimos casos en los que efectivamente “se entiende igual”, además de entender lo que el autor quiso decir, el lector también va a entender que el guionista no sabe escribir muy bien y va a leer todo lo que sigue de acuerdo a esa impresión. Con lo cual el/los autor/es pueden ir despidiéndose de la utilidad de gran parte de los recursos formales de la lengua con los que cuentan para respaldar sus secuencias de imágenes.

Si en la historieta se considera una virtud la fluidez de lectura, ¿por qué imponer al lector la obligación de descifrar el sentido de una frase?

¿Cuántas de estas faltas pueden justificarse con “el argumento lo pide”? ¿Cuántas frases ambiguas tolera una trama? En última instancia, la cuestión vuelve al comienzo: para que esa falta funcione, para que esa ambigüedad se sostenga, hace falta respaldarla en todo el resto del libro con una gramática y una ortografía sólidas.

*Porque es más fácil caerle en gracia a un editor: suele decirse que a los guionistas les cuesta mucho más que a los dibujantes llegar a los editores. ¿Por qué, entonces y por todo lo sagrado, un aspirante a autor querría autoimponerse obstáculos en el camino al libro publicado? ¿Por qué decirle que uno no sabe escribir muy bien al potencial interesado en poner varios fajos de billetes en la imprenta?

*Por ego: Puro, simple, básico y rallano ego. Entre dos libros narrativamente similares y de calidad gráfica equivalente, ¿cuál ganará tal o cual premio, o reconocimiento de la crítica especializada? ¿El que está bien escrito o el que parece descuidado?

En cualquier blog van a destrozar al autor por sus dificultades para establecer concordancias entre los sujetos y los tiempos verbales (y nadie quiere ver su nombre vapuleado en letra escrita y mucho menos en público).

Porque el libro que está bien escrito muy, pero muy probablemente tenga una potencia expresiva mucho mayor. La misma idea, incluso una frase similar, pero mejor  escrita, muy probablemente logre que esa morochita divina vaya a ir a decirle “me encantó tal frase” al otro guionista, mientras quien eligió escribir “como igual se entiende” se queda esperando su turno.

Y porque luego le van a decir “qué bien escrito que está, che”.

¿Es fácil escribir bien?

Depende a qué llamemos bien. Escribir correctamente no es particularmente difícil. Escribir con solidez requiere práctica y algo de oficio. Exige saber desenamorarse de las propias palabras para poder cortar las que sobran y las que restan al conjunto, pero sin dejar de amar el lenguaje y lo que se quiere decir. En la mayoría de los casos, un texto sólido supuso más esfuerzo en correcciones del escriba antes de mostrárselo a alguien (un colega, un editor) que el borrador inicial.

Escribir bien, finalmente, es tener un cachito de talento y laburarlo, laburarlo y laburarlo.

6 comentarios »

  1. Hola Andrés, esperaba con ansias leer esta segunda parte. La verdad, con ese comienzo me engañaste más de lo que me atrevo a admitir, jaja.

    Yendo al tema en concreto, y si bien concuerdo en general con todo tu planteo, creo que el texto “peca” (si vale el término) de cierta inocencia.
    A ver… trato de explicarme antes de que me malinterpretes.

    Vos, en casi todos los puntos, asumís (indirectamente) un rol de “consejero” hacia aquel autor “novel” que quiera ser publicado: “si querés que te tomen en cuenta, te recomiendo tener en consideración tu escritura”. Pero nos olvidamos de que hay muuuchos cómics que son publicados y que están mal escritos.

    Entonces me pregunto (jugando al abogado del diablo) realmente es necesario tener todo esto en cuenta? si total hay bocha de autores que son publicados con textos recontra ilegibles, masturbatorios a full, recontra cargados de una poética mentirosa… Y paro acá para no entrar en cuestiones de narrativa (textos repetitivos, sobreexplicativos, etc).

    Por eso creo que el punto más importante es el tema del ego.

    No quiero sonar pesimista en lo más mínimo, pero haciendo un análisis/resumen de ambos artículos, la conclusión que saco es que hay una suerte de círculo vicioso en el que un escritor escribe mal por a, b o c, un editor con ganás de publicar e inexperiencia/incapacidad/falta de recursos para destinar a correctores y decide publicar sin reclamarle al autor ninguna modificación, la obra es publicada y el autor tiene su ego reconfortado “me publicaron, hago las cosas bien, este es el camino” y así… Y a la larga, es un punto jodido de desarraigar, me parece.

    En fin, creo que seguir sería caer en redundancias, gracias por el espacio.

    Saludos!

    Comentario por Nico — enero 18, 2012 @ 11:09 am | Responder

    • Hola Nico,

      gracias por tu comentario. Tenés una enorme cuota de razón.

      Sí, es cierto que se puede triunfar como historietista (e incluso ser realmente bueno) teniendo tremendas faltas de ortografía. El Negro Fontanarrosa era un desastre en ese sentido. Pero claro, tenía la sólida excusa detrás de jamás haber terminado la escuela y, además, editores que sabían corregirlo antes de que su obra llegara al público. Pero que un autor se crea el próximo Fontanarrosa, más que una cuestión de ego, me parece de un hubris desmedido (bah, el hubris siempre es desmedido).

      Sobre los editores que no corrigen… bueno, para eso estaba el primer artículo del díptico 😉

      Igual hay que tener en cuenta que las historietas con textos ilegibles rara vez son reconocidos más allá de su círculo íntimo. Con la extraña excepción de Grosso mal, que exige para funcionar sus faltas de ortografía (¡pero no gramaticales, fijate!), creo que el resto de los libros que yo recomiendaría son bastante sólidos en este aspecto.

      Luego hay que matizar el “muchos”. Uno, para mí, ya sería “mucho”. Pero porque tengo un criterio bastante jodido 😛
      Sobre la totalidad de libros publicados, ¿cuántos tienen sistemáticamente faltas de ortografía más allá del ocasional “fué”? (No, señores y señoritas: ¡”fue” no lleva tilde!) Quizás tendríamos que hacer un relevamiento más sólido. Yo entiendo que sí, que la ortografía es un problema. Pero poniéndome a pensar en las historietas que seleccioné y recomendé cada uno de los últimos balances de Cuadritos… ¿es realmente así?

      ¿Cuántos de los autores que publican constantemente en distintos medios “escriben mal”? Posta, ¿cuántos? De los que viven de esto o arriman el bochín, o se pagan un asado al mes gracias a la historieta, ¿cuántos escriben realmente “mal”? Sí, por supuesto, hay un montón de gente que publica libros con faltas de ortografía. Pero publicar un libro no te sostiene en el circuito, sólo te da una entrada. Si no la sabés/podés sostener…

      Y finalmente, más allá de que libros con faltas sean publicados, creo que igual se sostienen los primeros puntos dedicados a que el lector entienda al autor y a que el autor gane en potencia expresiva. Bah, me parece, ¿no?

      Comentario por Andrés Valenzuela — enero 18, 2012 @ 11:39 am | Responder

      • Wooow, alta respuesta, gracias por el tiempo dedicado! (a mi me sobra: enero en mi laburo es alta plancha). Yendo a los temas puntuales:

        – Mi comentario sobre “editores” lo hice bajo el título de “resumen” entre ambos artículos, como conclusión de ellos, digamos.

        – Lo de los “errores” en los libros publicados: creo que en parte tenés razón, no son tantas, pero yo soy exigente y en ese fervor me dejé llevar, confundiendo “ortografía” con “problemas de redacción/sintaxis”. Digamos que capaz son los menos los de la primera categoría y más del de la segunda.

        – A tu pregunta de “¿cuántos de los autores que publican…?” y… qué decimos cuando decimos “escribir mal”? La mayoría escribe correctamente desde la ortografía pero volvemos a lo mismo: ortografía/gramática vs. sintaxis. Probablemente sean poquísimos errores gramaticales (e incluso sean atribuibles a alguien en la editorial) pero no sé qué grado de importancia/estudio se le da al buen uso de la sintaxis(empezando por algo básico y no siempre tenido en cuenta: “Sujeto+verbo+predicado”) hasta repeticiones de palabras o abuso de conectores, pasando por cuestiones de cohesión y coherencia…

        Soy un rompe bolas? Sí. Es este un debate que puede llegar a extremos de nerdez absoluta? Sí. (por las dudas lo aclaro yo así nadie se asusta, jajaja)

        Saludos

        Comentario por Nico — enero 18, 2012 @ 11:56 am

      • Me olvidaba, che: qué bueno que el comienzo funcionó 😉

        Comentario por Andrés Valenzuela — enero 18, 2012 @ 1:05 pm

  2. Muy bueno el articulo. Yo lo encuentro como evidente, sobre todo si sólo te encargas del guión. O sea, es parte de tu arte y/o laburo. No veo razones para no hacerlo bien y buscar superarse continuamente.

    Comentario por Arekasadaro — enero 19, 2012 @ 2:12 pm | Responder

  3. Creo que de parte del autor también puede haber un desmerecimiento de la propia obra. Conozco varias personas que corrigieron textos de autores nóveles porque no se animaban a presentarlos con errores (que, ellos suponían, sus textos presentaban) en editoriales. Arlt escribía con muchísimos errores, por ejemplo, pero los pasaba por un corrector. ¿Por qué un guionista no toma en consideración su propio texto? Igual, no entiendo por ejemplo por qué en Fierro no piden que corrijan los textos. Es llamativo, porque las editoriales y las columnas de Podetti por lo general están impecables, y el resto no (con distintos grados de adecuación, obviamente).

    Comentario por Luq — enero 20, 2012 @ 1:52 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: