Cuadritos, periodismo de historieta

febrero 22, 2012

“La historieta que le gusta a la gente”

Filed under: Cómic argentino,Especiales — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags:

La semana pasada se aventuraron algunas especulaciones sobre el “ambiente comiquero”, o “el circuito historietístico”, que de algún modo quedaba planteado como un micromundo paralelo al de “la gente” que simplemente leía historietas. “La gente”. ¿Quién, quiénes constituyen ese colectivo conocido como “la gente”? ¿Es homogéneo o amorfo ese colectivo? Sólo a efectos de esta serie de artículos, ¿”la gente” es toda la población Argentina o nomás los lectores de historieta?

¿Y qué es un lector de historieta? ¿Alguien que alguna vez leyó una y más o menos le gustó? ¿El que compra regularmente historieta? ¿Cuán seguido es “regularmente”? ¿Una vez al mes? ¿Dos? ¿Gastando los 11 mangos de la Fierro o 600 por Amazon?

Todo esto a propósito de un fenómeno recurrente que es la explicación-comodín de “la historieta que le gusta a la gente” para dar por supuesto el fracaso o la discreción de cierto proyecto (e incluso, curiosamente, para atacar algunos proyectos que sí gozan de buena salud). Esta categoría es prima hermana de otra muy utilizada que la de la “experimental”, que ya Federico Reggiani intentó analizar aquí (una buena cantidad de comentarios discuten su buen o mal tino).

¿Qué tienen en común “la historieta que le gusta a la gente” y “experimental”? Que son categorías vacías. Son excusas para no analizar a fondo una cuestión. Presuponen la existencia de un colectivo difícil de asir (“la gente”) y la existencia de un canon inmovilizado en el tiempo en contraposición al cual todo es “experimental”.

Esto da una serie de paradojas más que interesantes.

Fierro es acusada de “experimental”, pero en sus páginas abundan las historietas con “continuará” y la gran mayoría de sus relatos respetan los clásicos tres actos aristotélicos.

Historietas Nacionales es acusada de “vetusta”, pero en cuanto sale varios diarios deciden publicar sus tiras y páginas. El análisis, además, no parece distinguir entre tiras diarias y páginas semanales.

– Estos dos proyectos comparten autores y coordinación. Es muy curioso que en un proyecto Ginevra, Parés, Vazquez Hutnik, Podetti, Saracino y Minaverry sean “experimentales” y “vetustos” en el otro. Llamativo reclamo estético. ¿Lunik es conservadora en Oh La La! pero era vanguardista en Fierro?

– La autobiografía, pareciera, no le gusta “a la gente”. Eso, al menos, aseguraban los críticos de Historietas Reales. Sin embargo es una categoría literaria de enormes ventas. Y Liniers, quizás la rock-star del mundillo comiquero, eligió sacar su Cosas que te pasan si estás vivo en lugar de un nuevo volumen recopilatorio de Macanudo. Este trabajador de prensa intuye que es un libro que va a vender muy bien, y que seguirá vendiendo muy bien la recopilación de tiras cuando la retome.

– A “la gente” le gustan los dibujos “lindos”. Pero Sala agotó tiradas de sus libros. Y si Granica insiste en publicar a Langer, tan mal no le debe ir. O el grotesco se volvió “lindo” o está pasando algo muy extraño con el gusto de “la gente”.

Luego hay toda una serie de declaraciones que también apuntan a explicar los gustos de “la gente”. Por ejemplo, un lugar común asegura que los nuevos autores “no saben dibujar”. Que es como suponer que los grandes autores siempre dibujaron igual, al mismo nivel, desde el primer día y sin cambiar jamás. Como si Solano López siempre hubiera sido el Solano López del Eternauta en cuanto publicó su primera historieta y que lo hubiera sido durante toda su carrera. Como si no se hubiera visto influenciado por, digamos, Moebius en algún pasaje de su carrera (Miguel Rep graficó esto muy bien en una charla en la Feria del Libro, por cierto).

“Los jóvenes no saben dibujar” coincide espacial y temporalmente con los elogios que reciben tipos como Juan Sáenz Valiente, Gerardo Baró, Érica Villar, Matías San Juan, Pablo Vigo y Berliac, entre innumerables otros que rondan las tres décadas. ¿No irá siendo hora de dejar  que estos y otros pibes sigan su camino y crezcan gráficamente? Quizás sea mejor apoyarlos que fusilarlos porque no hacen “lo que le gusta a la gente”.

Y todo esto sin ponernos a hablar del manga y su enorme porción de mercado e impacto en el público, sobre todo el más joven (¿o es que los chicos que leen manga, que también es historieta, no forman parte de “la gente”?) Los títulos orientales figuran entre los de mejores ventas en el circuito de la historieta. ¿Hacer “historieta que le gusta a la gente” hoy sería hacer manwha, entonces?

Especulaciones sobre “la gente”

Vaya uno a saber quién es “la gente”. Quizás cuando se esgrime esa categoría se ofrecen una serie de prejuicios y preconceptos que no sirven de mucho a la hora de explicar corrientes, éxitos y fracasos artísticos y comerciales. Por momentos, queda la sensación de que es una categoría que aparece para llevar agua al molino propio.

Quizás convenga mejor hablar de “públicos”, en plural. Públicos que están fragmentados, segmentados y superpuestos. Que son distintos, que a veces coinciden y otras no.

¿Por qué es importante tener esto en cuenta? Porque los debates que tienen lugar hacia adentro del “ambiente comiquero” marcan rumbos (editoriales, artísticos) a seguir que muchas veces dependen de estas categorías de “la gente” o “lo experimental” (¿cuánta gente no volvió a comprar Fierro creyendo que era “muy experimental”? ¿cuánta abandonó Comic.ar y no la retomó pese a ajustar su formato a lo que “la gente” pedía?), una categorías vacías, como ya se dijo.

Ahí aparece un riesgo esbozado en el primer artículo de esta serie: que la opinión de un grupo relativamente pequeño de individuos interesados limite o complique un proyecto potencialmente bueno para el ambiente en su conjunto, o para ampliar su base de lectores. Pero de eso acá se hablará el miércoles que viene. De decisiones editoriales y gerontofilia.

24 comentarios »

  1. Una excelente entrada. Coincido con este análisis. Incluso creo que todo se reduce a una sencilla explicación: la historieta es un medio de expresión como cualquier otro, como el cine, el teatro, la literatura, la pintura, la poesía, etc… entonces, como tal, está sometido a las mismas polémicas, prejuicios, paradojas, opiniones incoherentes o apresuradas, ignorancia, injusticias, subestimación, evaluaciones equivocadas, en fin, a mucho de lo que mencionás en esta entrada.
    Y respecto al público que lee historietas, la famosa “gente”, término tan abstracto, reduccionista y simplificador, que al final no permite llegar a ninguna conclusión concreta, también creo humildemente que la explicación puede ser sencilla: ser lector de historietas no es un gusto que implique necesariamente que uno sea un automarginado del resto de las actividades o características de la especie humana, ni tampoco implica que uno pertenezca, exclusivamente, a un casillero determinado, de esos inventados por los adictos a clasificar y etiquetar a las personas de manera maniquea o estereotipada. Entre los cientos y cientos de lectores de historietas que he conocido en mi vida, al margen de la clase de temática o enfoque (clásico, experimental, ingenuo, comprometido o militante) que pueda gustarle a cada uno, los he conocido en toda la variedad de estudios realizados, nivel socioeconómico, edad, sexo, credo, ideología política, simpatía futbolística o gustos gastronómicos.
    Bueno, tal vez me equivoque, pero esta es mi visión, mi interpretación personal de este tema.

    Comentario por Alejandro Tropea — febrero 22, 2012 @ 11:00 am | Responder

  2. En el fondo el problema está porque todavía se sigue pensando en gran medida en la historieta como un medio masivo, donde -si se hacen las cosas bien- venderíamos 600000 ejemplares a la semana como hacia Quinterno con la Patoruzú (por llevar la explicacion a su reduccion al absurdo) para toda esa gente. Sin considerar que hoy por hoy los publicos tienen infinidad de ofertas culturales que fragmentan las elecciones

    Pongo este ejemplo: mientras escribo esto, esoy frente ami compu. desde ella puedo jugar videojuegos leer libros y/o textos, descargar comics de ayer de hoy y de siempre en version digital, ver peliculas ver series escuchar radio. A mis espaldas suenan randomizada cinco cd , cadau no con diez abumes en formato mp3 randomizado, de diferentes periodos temporales y estilos. Camino dos cuadras y entro a una comiqueria con una cantidad de reivstas que 30 años atrás, si las conseguíamos, era tras una busqueda que implicaba aduanas, pedidos y esperas laaargas. Al llegar a casa esta el lector de DVD, una torre de DVD -no me pase a blu ray- esperando verse, la Wii donde juegan mis hijas con varios juegos , mas cd de musica en varios formatos, y no tengo cable por que no quiero que mis hijas se queden pegadas 10 horas seguidas al disney channel, peor hay 70 opciones de canales diferentes ahi. Y no es algo inalcanzable para la mayoria. Al contrario todos tenemos ese sinnumero de oferta disponible.

    Y, sin embargo, seguimos pensando que tenemos que hacer historietas para todos. O en su defecto, historietas para los que no son como todos, para la elite (concepto que NO ES un publico fragmentario: la elite necesita la oposicion de la Masa. el fragmento no se opone al todo, es solo una parte de este. y si me preguntan, croe que el concepto de elite sigue siendo mas dañino que el de “la gente”. Porque es evidente que no vamos a vender 600.000 revistas por semana ya pero si creemos que vamos a conseguir que haya esos 5000 que ENTIENDEN DE COMIC que lean este comic “experimental”, casi on un gesto de superioridad intelectual sobre -precisamente- el resto de la Gente.

    Cuanod ne verdad tenemos que empezar a pensar en publicos fragmentarios, inconexos y labiles a la hora de abordar -creativa y editorialmente- la historieta de hoy.

    Comentario por Roberto Barreiro — febrero 22, 2012 @ 12:15 pm | Responder

  3. Es una discusion sinfin…¿Tinelli o les luthiers le gusta a la gente? ¿Arjona o los redondos o los rolling o la cumbia? ¿La gente elije lo que le gusta o lo que le ofrecen? ¿Se puede manejar ese gusto de la gente? ¿Kafka no le gustaba a la gente de su epoca pero si a la gente que vino despues? ¿Es mejor Nik que El viejo Breccia? ¿A la gente le gusta la vida de Liniers pero no la de Fabian Zalazar?

    Comentario por oenlao — febrero 22, 2012 @ 12:32 pm | Responder

  4. Y sí, “la gente” no es (no podía ser) otra cosa que un lugar del discurso en el que esconder mis prejuicios en un supuesto colectivo que opina igual que yo (aunque yo tenga en el fondo de mi casa a 340 enanos secuestrados y, les aseguro, todos, TODOS, piensan como yo -a menos que quieran arriesgar alguno de sus veinte deditos-).
    Ahora, saliendo de la ironía y del análisis tropológico, tendríamos que ponernos a ver qué calculo hace el tipo que evoca a “la gente”: según qué supuestas coincidencias cree poder escudarse en una supuesta opinión de conjunto, según qué operación se obtiene la “media” del gusto (¿”Popular”? Me da un poco de miedo la palabra).
    Es probable que sea más simple analizar desde dónde bajan ciertas ideas: leer en las opiniones de sujetos corrientes las opiniones camufladas de sujetos con cierta visibilidad y jerarquía dentro del mundillo. El análisis se complica cuando salimos del mundillo: ¿qué opiniones escucha y repite “la gente” (¡ouch!)?
    Una cosa más: sería interesante discutir la variable “dibujo”. Porque, haciendo memoria, después de confrontar opiniones muchas veces con gente que consume menos historietas que yo, la cuestión del “dibujo lindo/feo” aparece seguido. Y me llama la atención que los dos ejemplos de “best sellers” que pusiste, Andrés, sean de tipos más cercanos al humor gráfico (que, capaz me equivoque, es casi una república independiente de la “república de la historieta”).
    Listo.

    Comentario por el_bru — febrero 22, 2012 @ 1:04 pm | Responder

  5. Che, me dio curiosidad, ¿sabemos en qué diarios se están publicando qué tiras de Telam? Porque yo tenía entendido que todavía ningún diario había tomado ninguna tira (lo que me parece bastante razonable, es un proyecto que todavía tiene poco tiempo y me imagino que sumar una tira a un diario debe ser una decisión compleja de reestructuración, que toma tiempo), pero yo en realidad no cazo un fulbo así que desconfío plenamente de lo que me habían comentado… ¿Alguien sabe posta?

    Por otro lado, creo que estoy más o menos de acuerdo con todas las ideas que tirás en el artículo.

    Yo siento, y tal vez me equivoco, que hoy por hoy hay, en ejercicio, muchos editories muy distintos e interesantes, pero nos están faltando los tipos que capten y entiendan una sensibilidad un poco más popular, ¿no?
    El último que se me ocurre es Cascioli, ¿me estoy olvidando de alguien más reciente?

    Comentario por franlopez — febrero 22, 2012 @ 1:12 pm | Responder

  6. hola, yo creo que algo que estaría bueno es poder hacer un comic que pueda leer gente que no suela leer historietas, además del lector habitual. ESE sería un verdadero quiebre en el mercado. Más alla de eso, el resto de la historieta, el resto de los géneros, cada uno tiene su público definido, algunos tendrán más público que otros. La estética, la calidad de los guiones, la temática, hay gustos para todos. Pero en mi opinión, hasta que no se experimente con algo que realmente pueda atraer a las personas que no se acercan generalmente al medio, las cosas no van a cambiar mucho. Va a seguir habiendo siempre un monton de gente que lea comics, pero el mercado seguirá siendo chico, o mediano si querés. Por ahora el autor que más se acerca a esto que digo podría ser Liniers.

    No me siento con gran autoridad para opinar pero bueno, quería dejar mi opinión al respecto. Saludos

    Comentario por Lea Caballero — febrero 22, 2012 @ 3:04 pm | Responder

    • Estoy más que de acuerdo que el quiebre va por el lado de sumar lectores a la historieta.

      Comentario por Arekasadaro — febrero 23, 2012 @ 2:00 pm | Responder

  7. Una nota molto interessante, complimenti. Offre anche uno spaccato della situazione attuale del fumetto in Argentina.

    Comentario por Luca Lorenzon — febrero 22, 2012 @ 4:47 pm | Responder

  8. Voy a intentar una definicion de “la gente”, a riesgo que lluevan palos.
    “La gente”, como denominacion generica en estas charlas, creo que es lo que en cine es el “mainstrean” y lo que en literatura es el “best seller”, es decir lo que se hace pensando para un publico mayoritario y no para el que tiene una pasion por un genero determinado. Los films de los Trasformers no estan dirigidos a los cinefilos, sin embargo tienen un publico avido y dispuesto, como tampoco Coelho va dirigido a los literatos, sin embargo es un superventas.
    A la historieta le falta ese publico (que quizas se podria llamar casual) por que le falta una produccion dirigida a ellos. Como era en su momento Columba, la Skorpio, Patoruzu, Isidoro, Hijitus y muchos viejas glorias. La situacion actual de la historieta argentina es, por hacer un paralelismo, como si en cine, no existieran las salas comerciales y solo hubiera festivales (Bafici, Mar del Plata, Rojo Sangre, etc. cada uno dirigida a un publico especifico, pero sensiblemente menor al total o posible).
    Que es lo que quiere este publico mainstrean de historietas? Ni idea, pero (enfocandome en un autor) diria que no los Rispo, dado que salieron a la venta y si bien venden bien no parece que salgan del nicho comiquero; pero quizas Chumbo y Humor Petiso si. Cual es la diferencia? Que probablemente Pares no penso los Rispo para todo publico (con el significado mas amplio de este lugar comun) y si a Chumbo.y a Humor Petiso. Por eso no hay que caer en el error que la historieta mainstrean tiene que ser mala (como Gaturro, que es mainstrean y mala), solo tiene que estar pensada para un publico determinado, que probablemente no sepa decodificar determinados dibujos, determinadas peripecias narrativas, determinadas situaciones…
    Aparte de esto, una historieta para un publico mayoritario debe resultarle interesante, no solo no debe repelerle, sino atraerle. El problema es que despues de mas de… cuanto? 15 años? del derrumbe de las grandes editoriales Columba, Record y quizas alguna otra (La Urraca?), es dificil saber que es lo que puede desear ese publico. A esto se llegara con prueba y error. Creo que el experimento Telam va a testear un poco eso, que es lo que quiere ese gran publico…
    Creo tambien que para tener un cierto consenso, cuando charlamos en estos medios, deberiamos ponernos de acuerdo (cosa dificil) en que son buenas ventas. Lo digo por la afirmacion de las ventas de Sala y Langer. O sea, cuanto se vendio en verdad, son realmente exitos? que se agoten tiradas no dice nada si las tiradas son de 1000 ejemplares y que Granica siga publicando Langer solo dice que no da perdidas, no que sea un exito. Por otro lado hay una afirmacion (o una doble negacion) de que las historias reales interesan por que Liniers saca el tomo de “Cosas que te pasan si estas vivo”; esto se puede refutar con las librerias de calle Corrientes, en donde hay montones de tomos de Historietas Reales a 2$ hace 2 años ya y sin visos de agotarse pronto (por lo menos no le interesan a un publico masivo, sin desmedro de su calidad, ya que en este caso ni el precio es una excusa para no comprar)…
    Y otra cosa, esos supuestos lugares comunes (Fierro experimental, solo gustan los dibujos lindos, categorizacion vetusto/experimental, historietas reales si/no), son tan comunes, realmente? MIs discusiones comiqueras con amigos ni remotamente pasan por ese lado…

    Comentario por Brian Blaquesmith — febrero 22, 2012 @ 6:19 pm | Responder

  9. Estoy de acuerdo con casi todas las expresiones de Brian. La definición de “la gente”, es ambigua cuando menos…y permite todas las confusiones que bien desarrolla Valenzuela. El mainstream, best seller, popular, etc. Es el publico que necesita la historieta Argentina para recuperarse. Murió por los 90 cuando se dejo de comprar material nuevo a los historietistas y se fundieron todas las editoriales. Lo que hay ahora es la atomización o nichos de acuerdo a los gustos estéticos y temáticos. Pero este mini mercado no le sirve a nadie, los editores deben conformarse con no perder y los artistas con la satisfacción de publicar, pero casi nadie vive de ello. Los ejemplos exitosos que dan: Liniers y Nic, son humoristas gráficos!!, no historietistas/comiqueros. Creo que hay que dejar de explicar las cosas desde nuestro nicho estético y sincerarnos, dejar de tirar palos y ver como ayudamos a encontrar ese gran publico. Fierro, Historietas reales, y una serie de atomizadas publicaciones han salido al publico y encontraron o no su nicho, ahora veamos y demos le tiempo a las historietas de Telam, que tienen que desarrollarse y evolucionar para despertar (o no) el interés del publico.
    Lo importante es que aparezcan nuevos proyectos y editores que apuesten a encontrar el gran publico, que los editores arriesguen más dinero y que los artistas tomen el desafío de hacer un mejor trabajo, no lo que les sale más rápido o hacerse el raro para no competir. Propuestas diferentes a las que hay, “sino es más de lo mismo”, por ahora es un circulo cerrado de editores y artistas que trabajan en distintos medios, pero son siempre los mismos!!!
    Y este circulo son los que influyen en decisiones artísticas de los medios en los que trabajan, o nuevos que aparecen y se termina publicando en medios masivos las historietas para los nichos.
    Por lo que hay que empezar es a no menospreciar al gran publico (mainstream, best seller, popular), la historieta lo necesita!!

    Comentario por Smilton — febrero 23, 2012 @ 1:07 am | Responder

  10. la fierro no la compre mas porque me aburren sus historietas. no me gustan los temas que tratan ni tampoco como lo tratan.

    Comentario por Roberto Parra — febrero 23, 2012 @ 2:21 am | Responder

  11. Es uqeno se menospreica al grna publico. no hay gran publico ya. la historieta ha quedado en la fragmentaicon de puvblicos. me parece que pedir volver al “mainstream”es ocmo querer volver atras el tiempo.

    Comentario por Roberto Barreiro — febrero 24, 2012 @ 11:35 am | Responder

    • Roberto, leo este comentario y el anterior tuyo y debo confesar que sos la lucidez con patas, y lo mejor: no sometés a nadie a comerse un choclazo de texto para argumentar lo innegable. Abrazo.

      Comentario por Berliac — febrero 27, 2012 @ 10:10 pm | Responder

      • No es tanta mi lucidez Roberto B., apenas un poco de años de práctica académica que te ayudan a pensar las cosas un pco más sistemáticamente. Los lucidos del equipo son Fede Reggiani y Lucas Berone (que no es un tipo de andar en internet).

        Leonardo: gracias por decir que estamos al cuete (www.seminariohistorietas.blogspot.com, http://www.historietasargentinas.wordpress.com) aunque filosofía hay poco.
        Lo de que la gente del palo se interese por leer ya fue… la historieta ha pasado a ser un pequeño mercado, con mucho movimiento, el de la poesía también lo tiene. Hubo cierta masividad hasta los setenta, un poco menos en los ochenta y todo se fue al diablo en los noventa (ya veo que destatas la teoría pero en http://www.historietasargentinas.wordpress.com podés encontrar varios intentos de explicación sobre ello). De hecho recuerdo un artículo, que publique en 1993, no está en digital, que era “Necrológicia de la historieta realista argentina”.
        La gente ve otras cosas, distribuir en kioscos es suicida, los libros de historietas son caros.

        “Una buena historieta” como modelo sólo es una utopía y una abstracción.

        El pasatismo lo tienen en la televisión, jejor avanzamos para el futuro y no para el pasado.

        Bah… no se para que me pongo a escribir sobre ésto… es más viejo que el botón bumbula.

        Comentario por vonsprecherv — febrero 28, 2012 @ 2:03 pm

  12. Muy buenas preguntas. Muchas y complejas para poder intentar contestarlas en un comentario, con la deformación académica diría uno puede pasar la vida tratando de responder a estas preguntas.

    Una cosa si me resulta clara, desde mi perspectiva, cuando se dice “la historieta que le gusta a la gente” a lo que nos enfrentamos es a la historieta que quien lo dice cree (de buena o mala fe) que le gusta a la gente. No hay estudio alguno, con base seria, que indique que historieta le guste a la “gente” (suponiendo que por gente pudieramos, operativamente, considerar a la población con competencia para leer fluidamente…). Claro que se pueden hacer hipótesis…

    Formas de encarar el estudio de los temas y discusiones que aquí se dan se pueden relacionar con las perspectivas que exponemos enel libro de nuestro equipo “Historias sobre la historieta” (distribuye Districomix, pronto F.Reggiani lo va a llevar a La Crujia, junto al resto de nuestros libros) y también en un artículo que está en la revista de nuestro equipo (al final pongo el link), pero siempre dudo de sumar a la discusión escritos académicos, por que para alguna gente resultan pesados (lo cual es absolutamente lógico) y otra gente directamente ve la intervención académica como algo ilegitimo (una versión de” alpargatas si libros no”, o “los intelectuales no entienden nada”).
    http://historietasargentinas.wordpress.com/2010/09/29/39-marco-para-el-estudio-de-la-historia-del-campo-del-comic-roberto-von-sprecher-y-jose-manuel-pestano/

    Disculpen

    Roberto von Sprecher

    Comentario por vonsprecher — febrero 24, 2012 @ 2:01 pm | Responder

    • “A la gente le gusta el fútbol de pase, tiqui tiqui tiqui” (Horacio Pagani)
      “La gente me quiere” (Ricardo Fort)
      “La gente sabe quién soy” (Ricardo Iorio)

      No me pone colorado decir lo obvio: en ninguno de los tres casos “la gente” recorta y señala al mismo colectivo de sujetos. Entonces, claro, mis tres locutores hipotéticos creen que pueden hablar por el gusto, las pasiones o lo que saben otros. Pero ¿quiénes son esos otros? Ahí no estoy del todo de acuerdo con Brian: no sé si “la gente” ES el “gran público, el mainstream” (aunque es probable que la noción sea usada en ese sentido buena parte de las veces).
      O sea, estamos haciendo al mismo tiempo sociología de la lectura y análisis del discurso. Como figura de discurso, la aclaración de Roberto V. vale: “gente” es, antes que nada, un colectivo que el hablante construye según sus creencias y para los fines (buenos o malos) de su argumentación. Ahora, como colectivo analizable en termino de gustos, ya no sé. Si hago caso a lo que dije (que probablemente “gente” sea usado para hablar de ese “gran público” o “público medio”) ¿cuál será el gusto promedio de la gente? Porque si yo digo “a la gente no le gusta Beto Cesar” está claro que no puedo ser categórico, porque “la gente” es un grupo de límites imprecisos y gustos heterogéneos; sin embargo me está permitido, como a Pagani, hablar del gusto de “la gente” haciendo una especie de cálculo, abstrayendo una especie de porcentaje.
      Pero, si llega a ser verdad lo que dice Roberto B. (que el gran público murió y hoy el público está fragmentado) ¿de qué hablamos cuando hablamos de “la gente”? Ahí me quedo con la definición operativa que tiró Roberto V.: a los fines de un estudio de sociología de la lectura, “la gente” es un colectivo de sujetos que puede leer historieta con fluidez (no olvidemos que leer historietas es una actividad bien específica que requiere una serie de habilidades específicas).
      Y bueno, ya perdí el rumbo.
      Reviso lo que escribió Valenzuela y encuentro que toda esta disquisición ya estaba prevista (“la gente es una categoría vacía”) y hasta hay una solución prevista (“es mejor hablar de públicos, en plural”). Si hubiera una ética del discurso argumentativo, sería mucho más noble y más respetuoso hablar de “públicos” (“todos y todas”, ¿no? Respetar la heterogeneidad, que se dice), pero la argumentación siempre es una batalla y en la guerra como en el amor vale todo.

      Comentario por el_bru — febrero 25, 2012 @ 7:50 pm | Responder

  13. Me olvide de anotar recibir los siguientes comentarios.

    Comentario por vonsprecher — febrero 24, 2012 @ 2:08 pm | Responder

  14. La mayoría de los lectores actuales de historietas (al menos en nuestro país) son ocasionales. Leen lo que tienen a mano y no reparan en gastos. Por ejemplo, el diario.
    No es casualidad que los autores que conoce esa “la gente” provengan de ese medio. Muchos amados y otros odiados pero todos conocidos.

    Comentario por Julián Gabriel — febrero 24, 2012 @ 7:04 pm | Responder

  15. El libro al que te referís, Roberto, se llama “Teorías sobre la historieta”. Vos escribiste “Historias sobre la historieta”. Saludos
    Sebastian Gago

    Comentario por Sebastian — febrero 24, 2012 @ 11:31 pm | Responder

  16. Un tema parte de este tema es ¿a la gente le gusta o se lo imponen?

    Comentario por oenlao — febrero 25, 2012 @ 12:01 am | Responder

  17. jee…Es cierto lo que dice Gago, el libro al que me refería es “Teorías sobre la historieta”, donde escribe, entre otros Gago (ya muy estaréen La Crujia y en La Plata). Mmm yo pero no he he escrito “historias sobre las historietas”. RVS

    Mmm sobre el tema de la imposición o elección… en un mercado tan pequeño como el actual de historietas no hay muchas posibilidades de que nadie imponga… En casos de masividad -no es este- no se resuelve por ninguno de los dos términos, es una dialéctica compleja de gustos, habitus, posiciones, oferta… No hay posibilidad de generalizar.

    Comentario por vonsprecher — febrero 25, 2012 @ 9:17 pm | Responder

  18. No desesperen muchachos en marzo llega!!!:

    http://www.facebook.com/NNComics

    Comentario por Martin — febrero 28, 2012 @ 9:09 am | Responder

  19. A mi modesto entender creo, que tanta teoría (o filosofía) de la historieta es al “cuete”.
    Creo que, como dice Lea, que es directo y práctico: hay que tratar de que la gente que no es del palo se interese en leer las historietas y punto. ¿Cómo? Tal vez no siendo tan cerrados a la hora de hacer una historieta, no apelar al “dogma” o a una intelectualidad muy profunda. Es muy probable que el publico en general, solo esté buscando una buena historia qué leer, entretenida, fácil, y atractiva visualmente, sin tantas bajadas de líneas, sin tanto argumento retorcido.

    Despues los demas no dicen nada nuevo: que el gran publico murió (nunca hubo gran publico salvo en los ´50 quizás)
    Que el público está fragentado?, obvio, pero no es fragmentado el público del cine, también? (aunque más masivo)
    Que el público va a un target especifico?, también. Siempre, pues los gustos son múltiples y no se puede pretender formar un público con un gusto homogéneo.
    Tal vez lo que hay que recuperar es la inocencia en las historietas, volver a la aventura pasatista de los años treinta/cuarenta, quizás eso es lo que te esté esperando “la gente”… Todo eso si se quiere lograr una masividad más o menos efectiva. Después está la posibilidad de hacer lo que cada autor le gusta y siente y conformarse con el público que capta con eso.

    Comentario por Leonardo Figueroa — febrero 28, 2012 @ 11:39 am | Responder

    • Leonardo Figueroa, incurris en un error, si hubo gran publico para la historieta hasta los 80 y (quizas) principios de los 90. Record y Columba se vendian masivamente a un publico que no era del ambiente historietistico. Es mas, las revistas Columba aumentaba sus ventas porcentualmente a medida que se alejaban de Capital. Si eso no es gran Publico ( o mainstrean, o “la gente”)…
      Por lo demas, totalmente de acuerdo…

      Comentario por Brian Blaquesmith — febrero 28, 2012 @ 6:07 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: