Cuadritos, periodismo de historieta

agosto 19, 2012

“Me gusta poner en evidencia elementos del relato”

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , ,

“Si contás una historia sobre la lucha por el poder, siempre vas a lograr el interés de la gente”

“Tenés que conocer todos los géneros, aunque después no los escribas”, recomienda Eduardo Mazzitelli. En Argentina se conoce sobre todo su trabajo con Quique Alcatena, con quien se dedica al fantástico, aunque en Italia suelta relatos de otro tenor. “Hasta tenés que escribir historias románticas, porque siempre podés enriquecer un trabajo sobre el cual estás en ese momento”, considera y señala que le gusta intercambiar elementos de un género a otro. “Esta cosita parece del policial y que no sirve para otra cosa, pero lo ubicás en la fantasía o la ciencia ficción y capaz funciona bien”.

Su extensa carrera como guionista de historietas comenzó, justamente, con los policiales. “Es el primer lugar donde te ponían cuando llegaba a una editorial”, recuerda sobre sus inicios en Columba. “Antes era la manera de recibirte: vos llegabas con un gran persona, que te habías pasado un año armándolo y cuando lo leían te decían está muy bien, pero por ahora vas a hacer policiales”. ¿Por qué? Mazzitelli especula que se debe a que este género es de los más fáciles de “digerir” para el público y que siempre encuentra su espacio en cualquier publicación antológica.

“Al comienzo no me gustaba mucho”, confiesa. “En Columba te limitaban mucho con la temática, tenía que ser un policial light, muy light te diría”, explica el autor, “yo nunca critiqué sus mecanismos porque era evidente que les daban resultados y porque además cuando empecé, fui yo, así que tenía que aceptar lo que ellos querían que hiciera”. El resultado, sin embargo, no terminaba de dejar satisfechos ni a uno ni a otros. “Y al lector menos que a nadie”, especula.

“¿Llegaste a conocer a Antonio Presas?”, inquiere Mazzitelli, “era el director de Arte de Columba, era un personaje al que había que conocer, del mismo modo que no podías pasar por el ambiente de la historieta sin conocer a Lucho Olivera, porque era un tipo muy interesante”. Presas, señala el guionista, era “un analista muy profundo de la historieta” y un tipo especialmente culto. “Pero él sabía que tenía que hacer un producto fácilmente entendible para todo el mundo, entonces te daba elementos básicos para escribir”, recuerda, “no sé si con eso podías escribir bien o siquiera hacer buenos guiones de historieta, o escribir para otro lado, pero para trabajar en Columba, tenías que entender eso”. Esa fórmula lo limitaba, sentía.

Mazzitelli, esta vez junto a Sergio Ibáñez

Su horizonte se amplió cuando avizoró Italia, por intermedio de Alfredo Scutti. “Ahí ya podía hacer policiales más sucios, más negros, y me empezó a gustar”, rememora y destaca su etapa de adolescente lector de policiales clase B, “que es la clase más bárbara, más sucia, más irónicamente indescriptible que había, ¡me encantaba!”, acota. “Pésimamente mal escrito, además, y si había algo a lo que no tenías que prestarle atención era al estilo, porque sino todo lo que habías evolucionado leyendo a los clásicos te lo destruía, pero tenía la capacidad de transportarte a un mundo muy diferente”.

Fuese en los universos fantásticos o en ese mundo diferente, pero notablemente parecido al real, Mazzitelli siempre encontró espacio para tratar uno de sus temas predilectos: el poder. “Me atrae ver cómo influye sobre las personas, cómo las transforma, cómo destruye a los demás y a quienes están obsesionados con él”, afirma sobre los motivos que lo llevan a ser uno de los asuntos recurrentes que trata.

“En una época me interesó mucho la historia y eso me llevó a comprender que todo giraba en torno a la lucha por el poder, pero eso mismo de algún modo también me alejó”, entiende Mazzitelli. “Lo que antes era un relato heroico pasó a ser una historia donde las actitudes más viles y complicadas de la mente humana se ponían en evidencia, entonces me quedó la necesidad de hablar sobre eso”.

“¿Por qué alguien que llega a arriesgar su vida, a perder absolutamente todo en beneficio de gente a la que ni siquiera conoce, cuando empieza a tomar contacto con el pdoer se transforma en otra cosa?”, cuestiona, “¿por qué se empieza a transformar en el mismo sistema, que se lo come, que le da la forma de los mismos personajes despreciables contra los que peleaba antes? ¡Y encuentra las excusas para autojustificarse! Me resulta interesante”. Además, observa, la cuestión del poder es un tema “instalado en la gente” y que siempre capta su atención. “Si contás una historia sobre la lucha por el poder, siempre vas a lograr el interés de la gente”.

Bacteria, ciencia ficción con Saichann

Otra cosa que le gusta, dice, es “poner en evidencia elementos del relato, de cómo un autor crea una historia y cómo la va relatando, revelar secretos o trucos, mecanismos que te llevan a una historia”. Por eso mismo cada tanto arma muñecas rusas de historias dentro de historias “a pesar de que es un desafío grande”, o quizás por eso mismo. Claro, con su ad látere Alcatena esto le resulta más sencillo. “En Travesía por el laberinto él hacía 14 páginas por capítulo y quizás teníamos la historia principal y otros tres microrelatos”.

“Ahí hay un capítulo, el de los espantapájaros, en el que Percival –el protagonista-, que es un poeta sin inspiración, se sienta junto a un río donde estaban guardadas todas las historias, y cada vez que él imaginaba una, aparecía un espantapájaros que representaba al personaje principal”, destaca. “Esto lo re perjudicaba a Quique, porque tenía que contar cuatro historias en una, con personajes diferentes y ambientaciones muy distintas, pero él decía que le divertía, así que yo me cebaba”.

Otro contar

“Han dado de baja muchas series y también a muchos guionistas, es un momento complicado en Europa”, comenta Mazzitelli, que está llevando adelante una miniserie (de unos ocho capítulos) con Alcatena y que despunta el lápiz haciendo unitarios porque “los italianos no están comprando muchas series ahora”. La cautela del viejo continente lo habilita a probar nuevos proyectos.

“La gran confesión es que a mí me gusta escribir cuentos desde siempre, desde que era muy chico y estaba en la primaria”, revela. “Tenía terribles faltas de ortografía, pero muy buena redacción”, recuerda y señala que cuando la maestra de turno mandaba “composición tema: la vaca”, él se despachaba con un relato sobre vacas cósmicas. “Siempre me tiraba la fantasía y me tentaba la idea de escribir cuentos”, afirma, “yo leía historieta pero jamás me lo plantee ni me imaginaba que había gente que las escribía”.

Si bien ya escribió algunos relatos cortos, todavía permanecen inéditos. “Ahora estoy retomándolos, a ver si los meto en algún lado”.

Por esa misma ruta van sus lecturas. “No tengo paciencia para leer novelas, y quizás no debería decirlo, pero cada vez leo menos historieta”, confiesa. No es que haya perdido el gusto por las viñetas, sino que, sencillamente, dejó de comprarlas. “Por ahí encuentro cuentos en Internet o saco los libros de una biblioteca, pero no me meto a una librería, y así encontrar historietas es más difícil, ¿no? Tampoco quiero bajarme cosas pirateadas… una cuestión de solidaridad gremial, digamos”.

2 comentarios »

  1. Con el titulo de la entrevista pensé que iba a hablar de la enunciación dentro de sus historias. Si le gustaba usar códigos de la historieta que hacen mas opaca la enunciación, dejar ver que la historia la cuenta alguien. No se si me explico bien.

    Comentario por Arekasadaro — agosto 20, 2012 @ 2:57 am | Responder

  2. Interesante entrevista. Mazitelli es un fenómeno, en especial en dupla con Alcatena. Coincido en el tema de la paciencia y las novelas, pero la verdad es que me genera un sentimiento medio raro cuando alguien que escribe o dibuja historietas dice “Yo no leo historietas”. Lo siento entre soberbio o mentiroso (lee pero quiere evitar la pregunta ¿Qué opinas de…?). Ojo, está en todo su derecho por supuesto y no es una “crítica” en sí, pero, bueno, yo también creo que tengo derecho a opinar lo que me genera el comentario. Igual te banco Mazitelli a full y ya tenes vendido un ejemplar del libro de cuentos apenas salga. Me desilusiona un poco lo que comenta del mercado Europeo. Si le cancelan series a él qué nos queda para los que estamos esperando en la puerta para entrar.

    Comentario por Gabriel Algañaraz — agosto 20, 2012 @ 6:30 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: