Cuadritos, periodismo de historieta

agosto 26, 2012

Dave Johnson, el chico de la tapa

Filed under: Bonus Tracks,Cómic USA,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,

Aunque parezca increíble, Johnson está ordenado como sacerdote metodista

“¿Te molesta si hago unas firmas antes?”, pregunta Dave Johnson. Recién termina de dibujar a todos los afortunados que sacaron su número en la segunda jornada de Crack Bang Boom y apenas baja de la tarima lo rodea una decena de fans. Agradece, pregunta nombres y su autógrafo se reparte rápido en portadas, interiores y el programa del festival rosarino. Luego, sí, camina tranquilo rumbo a las oficinas del CEC, donde espera el reportaje de la revista Acción, del que estos párrafos son un gentil “bonus track” adelantado.

Johnson es un reconocido portadista para DC Comics y cuenta entre sus trabajos más célebres con las tapas de 100 Balas, la excepcional serie de Brian Azzarello y el argentino Eduardo Risso. Tan aclamado su trabajo, que en 2002 se llevó el premio Eisner al mejor portadista por esa serie y su aporte a Detective Comics. En su trabajo suele incorporar elementos de diseño, en particular el de posters de películas y recitales de rock, elementos a los que –cuenta- presta particular atención.

Además, hizo lápices interiores para Superman: Red Son y tiene una notable carrera en el mundo de la animación, en la que llegó a ser director de arte de las dos primeras temporadas de la popularísima serie Ben 10, cuyo protagonista diseñó él mismo. Como si no bastara, es uno de los fundadores de la movida Drink & Draw que consiste, como reconoce en distintas entrevistas, en una buena excusa para llevarse de copas a sus amigos casados y volver a casa con un buen montón de bocetos hechos que justifiquen la jarana.

¿Pero cómo es que alguien con un puesto interesante en una industria lucrativa como la de la animación deja eso para dedicarse a la historieta? La cuestión –confía en la entrevista- pasa por las condiciones de trabajo. La paga es muy buena, reconoce, pero es una tarea ardua para la que siempre aparecen jóvenes dispuestos a trabajar más por menos dinero, y en la que no se le reconocen sus derechos como creador. Jamás vio un centavo de regalías por el merchandising de Ben 10, por ejemplo. “Más viejo te ponés, menos mierda aguantás”, dice y asegura que igual se las arregla para vivir.

La influencia de posters de cine y rock es clave en su tarea

“Bueno, ahora medio que la cagué porque acepté hacer más tapas de las que quería”, lamenta, “creí que una de las series terminaba en el número 9 y parece que sigue hasta el 13 o un poco más, así que esa me va a tomar hasta el año que viene”. Hace alrededor de siete portadas al mes. “Básicamente decidí que puedo vivir barato, sin comprar cosas que no necesito ni ir tan seguido a la comiquería porque bueno, si bien mi departamento es mejor, también es más chico que el anterior”, señala. “Como guardé plata mientras trabajaba en animación, donde pagaban bien… bueno, decidí que mientras pueda pagar las cuentas, puedo ganar menos y vivir mucho más contento. Y si me quedo en rojo volveré a la animación y maduraré un poco”, ríe.

Como muchos otros, Johnson también empezó leyendo historieta. En su caso fueron los Fantastic Four y los Micronauts. ¿Los qué? “Eran unos juguetes y yo de niño los compraba, una vuelta vi la revista en la juguetería y pensé tengo que tener esto, y ahí me enganché”, recuerda. De pibe compraba cómics, pero no los coleccionaba y aunque durante la adolescencia siguió agenciándoselos con la plata que le daban sus padres, al crecer se concentró en ilustración y publicidad.

“Pero en algún punto me di cuenta que no era una buena carrera para mí, y ahí estaban los cómics así que dije bueno, bien puedo tirarme un lance”, explica. Por entonces tenía 24, 25 años y de eso pasaron más de 20 años. En uno o dos años ya estaba trabajando para DC Comics. “Sucedió muy rápido, no tuve que pagar derecho de piso ni hacer todo el recorrido desde las editoriales más pequeñas, sencillamente conseguí un trabajo ahí”, cuenta y en el tono de su voz se percibe que se sabe muy afortunado.

El diseño de personajes de Ben 10, un punto alto de su carrera

Sin embargo, Johnson no hizo portadas desde el principio. Como tantos otros, comenzó siendo dibujante de interiores. “Luego aprendí a entintarme a mí mismo, e hice algunos cómics, pero llegó el punto en que me di cuenta que era mejor haciendo una imagen por vez, no múltiples paneles”, reconoce y destaca que por esa misma época “llegó el mundo de la animación y el director de arte de Batman Beyond le preguntó en la ComicCon de San Diego si no quería trabajar con él”. Sus nuevas tareas le consumieron los siguientes 10 años y apenas le dejaron tiempo los fines de semana y las noches para crear tapas. “A la gente le gustaban y parecía que hacía un buen trabajo, así que seguí adelante con eso”.

El buen concepto le permitió empezar a elegir trabajos y, con eso, llegó la oportunidad de gambetear los superhéroes en favor de algo que lo estimulaba más. “Cada vez que alguna tapa sin superhéroes aparecía las hacía el director de arte de DC, quien había hecho también las de Johnny Double, el primer trabajo conjunto de Brian y Eduardo”, rememora. “Le dije que me hubiera encantado hacer esas tapas y me contó que ellos estaban por lanzar esta serie llamada 100 Balas, y que él iba a estar muy ocupado como para hacerla por tanto tiempo”. Doce años después y más de 113 tapas hechas, puede considerarse un trabajo bien cumplido.

Curiosamente, pese a tener por delante una colaboración tan extensa, Johnson apenas tuvo contacto con Risso, y poco más con Azzarello. “La idea siempre fue que las tapas fueran impactantes y únicas, al comienzo me enfoqué en un estilo más cercano al de los posters de películas, no eran exactamente así, pero tenían esa onda, luego fui probando otras cosas”, comenta, “lo que me sucede es que soy un fan del arte en general, cualquier cosa buena tiendo a meterla en mi mente, mezclarla y ver qué sale”.

Spaceman, otro hito de su colaboración con Azzarello y Risso

“En general me dejaron trabajar sólo”, cuenta y explica que “en las historietas tenés que hacer la tapa con tanta anticipación para poder meterla en el catálogo que mandan a las comiquerías, que no tenés tiempo”. Los primeros números pudo trabajar viendo los trazos de Risso. “Esto duró, no sé, cinco, seis números, luego sólo recibía los lápices, unos números más tarde, el guión completo, y finalmente llegamos al punto en que Brian ni siquiera había empezado a escribir el guión y yo tenía que inventar una tapa”, revela. “Él venía y me decía mirá, todavía no arranqué, ¿pero por qué no probamos con esto?, y normalmente funcionaba, pero también ese es el motivo por el cual las tapas se hicieron más simples y más de diseño, ¡no sabía qué iba a dibujar Eduardo!” Johnson igual se las arregló para conseguir imágenes sugerentes y atractivas. Un par de ellas adornan ahora el estudio del dibujante argentino.

Por momentos llegaban tan jugados a hacer las tapas que, admite, el resultado final no tenía nada que ver con la historia, lo cual dio lugar a situaciones muy graciosas. “Hubo una donde lo único que sabía era que el capítulo transcurría en Miami, así que puse palmeras y a un tipo muerto en una pileta, porque bueno, siempre se moría alguien, ¿verdad? El tipo estaba ahogándose ahí con un cuchillo en la espalda”, relata, “Brian me dijo que estaba bien, pero luego no puso nada por el estilo en ese número, pensé bueno, la pifiamos, pero sí sucedió algo así en la historia luego, y los fans creyeron que estaba todo planeado desde el comienzo, que les habíamos dado pistas y que éramos como genios, y en realidad…, bueno, pero siempre es divertido leer en Internet a la gente debatiendo sobre tus portadas y buscando allí indicios de lo que venía”.

100 Balas fue un éxito monumental, pero terminó. ¿Qué tiene por delante, además de esas siete portadas al mes? Ante Acción/Cuadritos, Johnson cuenta que confía en hacer un álbum para Europa junto a Azzarello. “Una historia con una onda sobrenatural-noir en estilo medio cartoon”, describe. No sabe aún qué editorial apoyará el proyecto, “no sé si de Francia o de otro lado, hay muchos que mueren porque Brian haga algo con ellos”. Es que el guionista norteamericano, que firma en exclusiva para DC, tiene una cláusula que le permite hacer un álbum para el mercado transatlántico, si así lo desea. “En fin, el asunto es que volveré a hacer interiores para 48 páginas. Eso seguramente me volverá loco”.

2 comentarios »

  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Dave Johnson, el chico de la tapa avcomics.wordpress.com/2012/08/26/12745/  por equisdx hace […]

    Pingback por Dave Johnson, el chico de la tapa — agosto 26, 2012 @ 4:28 pm | Responder

  2. Un genio este tipo! Tuve la suerte de estar en la charla de Crack Bang Boom, muy copado y lleno de buenas anécdotas.

    Comentario por Deimon — agosto 27, 2012 @ 9:14 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: