Cuadritos, periodismo de historieta

octubre 26, 2012

El mes de los vampiros

Filed under: Cómic USA,Cine,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 4:00 pm
Tags: , ,

Un trabajo fácilmente adaptable a la pantalla

Hay que dejar de elogiar la ausencia de vampiros metrosexuales en una historia por dos años. En serio. Que una obra -cualquiera- no se encasille en una fórmula hipercomercial no garantiza absolutamente nada. Es, en todo caso, un rasgo de estilo o de género a señalar. Una circunstancia que puede atraer a algún consumidor antes que a otro. En todo caso, si algo demuestran los colmilludos carilindos, es que hay un mercado consumidor voraz por ese material. ¿Invisibiliza parte de la otra producción? Quizás, pero eso no significa que no haya disponibles producciones para una variedad de gustos y estilos.

Todo esto a propósito de 30 días de noche, la historieta de Steve Niles (guión) y Ben Templesmith (dibujo), que produjo Sam Raimi para la pantalla grande (porque el terror y los colmillos siempre pagan en el cine). IDW Publishing originalmente publicó la novela gráfica y en Argentina la publicó hace poco Deux Studio en un tomo único. La historia es autoconclusiva (aunque hay tela para una segunda parte, claro, que la misma edición se encarga de fogonear).

El nudo de la historia es bien sencillo: un grupo de vampiros elige un pueblito perdido en Alaska donde durante un mes el sol no asoma. El lugar es el paraíso de los chupasangres, que van allí en plan de comilona dominguera. Obviamente la historia se centra en un grupito de sobrevivientes (concretamente en el sheriff del pueblo y su mujer, que lideran a los que todavía tienen la sangre caliente) y apenas si se esbozan otros elementos. Dos son relevantes: que los vampiros operan en las sombras (un poco como en las novelas de Anne Rice, o como conocen bien los jugadores de Vampiro: La Mascarada) y que hay gente intentando dar cuenta de la existencia de estos bichos.

Templesmith aporta lo más atractivo de este cómic

Este formato de anécdota puntual resulta fácilmenteadaptable al lenguaje audiovisual. En rigor, la propuesta de Niles se ajusta al formato de las viejas películas de terror, que proponían acción y peligro constante para los protagonistas en un espacio geográfico bien delimitado. Y nada en el argumento que obligue a pensar mucho: poco lugar para la matufia de ningún tipo, conflictos simples y claros. En este punto uno puede reclamar al argumento algunas inconsistencias (un vampiro que muere a balazos, luego otro que no) y una resolución algo forzada, más explicable por motivos dramáticos que por cohesión interna.

La clave del trabajo está en el aporte de Templesmith que propone una historieta gráficamente seductora. El dibujo pone énfasis en el ambiente, con muchos planos largos del pueblito perdido en la inmensidad de la tundra del norte, mucha imagen desenfocada y en tensión para capturar el temor de los sobrevivientes. Hay un buen trabajo con los colores (un rojo bien intenso, por caso) y las expresiones.

Un detalle que llama la atención del dibujo es que muchas viñetas se ven como más de “pose” o de “retrato”, en particular de los vampiros, antes que de personajes actuando y (no)viviendo su excursión culinaria. Esta (in)expresividad vampírica y humana la suple Niles con ocasionales cuadros de texto. No es difícil imaginar que esto no requirió mucho esfuerzo al adaptarse. Un director hábil puede obviar esto con actores mínimamente dignos que transmitan en cuerpo y voz los temores humanos y los cambios de humor de los colmillos.

Historia de supervivientes con poco lugar para otras tramas

En última instancia, uno de los méritos de la serie es haberse convertido en una franquicia redituable, con secuelas (directas a video) y cantidad de continuaciones en viñetas.

***

Ficha Técnica

30 días de noche

Guión/Dibujo: Steve Niles / Ben Templestmith

Género: vampiros

Editorial: Deux Studio

Lanzamiento: agosto 2011

Origen: EE.UU.

Páginas/papel: 160, 23 x 16 cm.

2 comentarios »

  1. En otras palabras, no pagarías los pesos a los que el mercado la ofrece.

    Comentario por Anón Imo — octubre 27, 2012 @ 11:03 pm | Responder

    • ¿Yo? ¿Qué parte de la reseña sugiere que la obra es mala?

      En lo estrictamente personal, amenizó un par de viajes en tren, cosa que está muy bien.

      Comentario por Andrés Valenzuela — octubre 29, 2012 @ 4:32 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: