Cuadritos, periodismo de historieta

octubre 28, 2012

Farías: “La historieta tiene más afinidad con el teatro que con la literatura”

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas,Teatro — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

La formación literaria es fuerte en la obra de Farías

“Hay que buscar las ayudas, porque están”, aseguraba hace un par de años a Cuadritos el guionista y editor Alejandro Farías, co-director junto a Marcos Vergara del sello LocoRabia. Y debe ser como dice, porque si en 2010 anunciaba El código Malagón, con apoyo del CCEBA, y un proyecto financiado por el Fondo Nacional de las Artes, en 2012 la editorial sumará un nuevo título con respaldo institucional. Se trata de Teatro en viñetas, que contará con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro y que -aspira su responsable-, podría convertirse en una serie de un libro anual.

“Estas adaptaciones de teatro en historieta es algo que quiero hacer hace muchísimo tiempo y no sabía cómo, porque para mí los dibujantes tenían que recibir un pago y yo no tenía la capacidad para hacerlo”, cuenta, “hasta que conseguí este apoyo con el que se paga a los autores y parte de la impresión”. En este primer volumen se adaptan dos clásicos modernos de la dramaturgia argentina: Venecia, de Jorge Accame, y Yepeto, de Tito Cossa. “Quiero que sean autores más contemporáneos, no adaptaciones de clásicos, como Shakespeare”, apunta el historietista. “Algo así con autores argentinos creoque sólo se hizo con Gorostisa en el cincuentipico y con algo de Discépolo”, se anima, “es llevar la dramaturgia nuestra, que tiene grandes figuras, a otro público”.

Farías destaca que busca también cierta relación entre las dos obras de cada tomo. “Venecia es de una prostituta ya en la vejez, que recuerda el amor de su juventud y la importancia del amor, o su falta, en su vida. Y Yepeto es esta relación entre un profesor, también maduro, y una adolescente y su novio, los celos. Y todo el tiempo está esta cuestión del amor, los celos, lo físico y lo intelectual. Entonces me parecía que eran dos obras que no tienen nada que ver, pero a la vez sí tienen relación que no es ni temática ni lineal, pero al leerla encontrás ciertas inquietudes compartidas”.

El proyecto, asegura, le confirmó una sospecha que arrastraba desde hace años. “La historieta tiene mucha más afinidad con el teatro que con la literatura”, afirma, “muchas veces se trata de adaptar literatura a la historieta y se terminan perdiendo las dos obras, porque la literatura es evocativa, te despierta otro universo, y la historieta es visual, mientras que el teatro es una escritura pensada para lo visual antes que para la imaginación, es un texto para ser actuado”.

De próxima salida en EE.UU. por Red Tempst Studio

En el proceso, Farías asegura que aprendió “muchísimo” e incluso señala algunas cosas que aprendió puntualmente. La más importante, reconoce, es “hacer actuar a los personajes”. Concretamente, incorporó acciones secundarias. “Vos tenés una acción principal, acá atrás se va desarrollando una acción secundaria que tiene su cierre y es paralela a la principal, como pasa en el teatro, sólo que es algo que yo como guionista de historieta no usaba y que aprendí ahora”, reconoce.

¿Cómo se adapta de distinto una obra teatral de una literaria? “La propuesta es que toda esta colección sean historias de 48 páginas, así que de movida tuve que sintetizar las obras y que elegir el punto más fuerte de cada obra”, advierte y señala que la clave pasa por “ver qué cosas del lenguaje de la historieta enriquecen a esa obra que no podrías ver normalmente en una puesta en escena, qué no puede hacer un director”. En Venecia, por caso, pudo “jugar con lo que la protagonista cree que ve, y lo que ven los demás, porque ella está ciega y un poco senil”.

Yepeto, en tanto, requirió un trabajo más arduo. “La obra de teatro es un diálogo entre un profesor maduro y el novio de su alumna constantemente hablando”, explica, “ahí tuve que reordenar la historia linealmente, inventar ciertas situaciones, y tratar de mantener el mismo lenguaje de cada personaje, pensar un poco como si yo fuera Tito Cossa, con la mirada dramática y personalidad de los personajes”, tanto como evitar 48 páginas de meras cabeza parlantes.

Tomar lo más fuerte de cada obra, la consigna

La literatura, es evidente, le tira. Es una referencia constante cuando habla de sus otros proyectos, sea los libros ya publicados, la sección Bang Bang de la revista digital literaria No Retornable o de otro de sus próximos libros, la antología de historietas cortas de ciencia ficción Crónicas del Lejano Oeste, a la que describe como “una mezcla de la Campaña del Desierto y el Oeste estadounidense, con mitología argentina, como La Cautiva, y a la vez una relectura de los westerns, pero en el espacio”. Es que Farías no se dedica sólo a la historieta. Es licenciado en Letras, escribe poesía y narrativa (tiene por ahí dos novelas publicadas) y una obra de teatro en cartelera.

Su formación en historieta, sin embargo, es autodidacta. Asegura que cada libro nuevo se lo propone a sí mismo como un ejercico, una prueba en la que trabajar.  “Es la única forma de la que uno aprende, es cómo uno construye su carrera, y el sistema de antologías es un compromiso posible para el dibujante y a mí me permite generar varias historias”, considera y cuenta que su libro de crónicas espaciales surgió por iniciativa de sus compañeros de staff. “Cuando salió Mi Buenos Aires querido me escribieron varios dibujantes proponiéndome hacer algo por el estilo, y eran dibujantes muy de género, entonces me jugué a hacerlo”, revela la trastienda de sus crónicas espaciales. “Pero igual es usar la ciencia ficción desde mi mundo”.

Otros proyectos. EE.UU.

“Uno de los planes editoriales del año que viene es un libro con Martín Túnica y Antonio Taboada, un guionista de Perú”, anticipa Farías. “El guionista tiene un contacto con una editorial de Estados Unidos, le habló de nuestro trabajo y el editor de allá nos pidió unos libros para ver, y sale ahora una primera edición de Gladiador, que fue el que sintió el más ideal para su mercado”, revela contento. Gladiator, como se llamará allí, será publicado con el sello argentino pero no se trata de una coedición genuina, porque LocoRabia no participa financieramente del proyecto, aclara el argentino.”En algún punto funcionamos como agentes de (Ricardo) Ferrari y (Oscar) Capristo”, precisa y agrega que el trabajo irá acompañado por una historieta suya.

Sus libros son desafíos autoimpuestos, asegura Farías

Otros proyectos. No retornable.

“En la sección Bang Bang de la revista de literatura No Retornable lo que hago es generar un tema y en base a eso elijo distintos autores para que participen”, describe, “trato de no repetir nunca a ningún autor y que mi gusto personal no incida”.  ¿Cómo es posible eso? “Hay autores que puedo reconocer que tienen un estilo, una técnica propia, que a mí me puede no gustar, pero son buenos, y los invito a participar. No todo lo que hay en la revista me gusta, pero sí siento que está bien hecho”.

Para ello, investiga mucho. “Links de links de links, en Facebook veo que alguno comentó una foto y lo voy siguiendo. Pasa también que capaz te gusta mucho un autor, lo invitás a participar y te hace una historieta que no es en el sentido en que vos lo había visto, pero la idea es que sea una sección donde el autor muestre  lo que quiera mostrar. Está bueno y está funcionando. Parece que tiene muchas visitas, pero lo bueno es que está instalada en otro ambiente, lo lee mucha gente de literatura o de arte”.

8 comentarios »

  1. Escuche cosas lindas de Venecia y seguro va a quedar muy lindo en historieta, habra que conseguirlo.

    Comentario por Dokeck — octubre 28, 2012 @ 3:59 pm | Responder

  2. ¡¡¡Ése es mi compái!!!

    Comentario por Marcos — octubre 28, 2012 @ 9:02 pm | Responder

  3. En su momento cuando me enteré del argumento de la obra Venecia, me hizo acordar a una historieta de Carlos Trillo y Alberto Breccia. Se llama La corte de los milagros “La princesa ciega” publicada en la vieja revista -El Péndulo-(nov. 1979). En ese caso es una mendiga ciega que está muriendo y pide como último deseo volver a bailar en la corte con un príncipe. Los demás cirujas inventan una invitación a palacio y simulan toda la situación del baile. Es interesante como una misma idea puede generar diversas obras.

    Comentario por Víctor — octubre 29, 2012 @ 12:31 pm | Responder

    • Hay tambien una ópera de Haydn llamada Il mondo della luna en la que le hacen creer a un personaje que viaja a la luna. El juego de engañar a un personaje a partir de su fantasía es todo un tópico en el arte y produjo muchas y buenas comedias dramáticas.
      Venecia, además, es un homenaje a Giaccomo de Discepolo, del que toma dos personajes e invierte algunas cosas.

      Comentario por ale farias — octubre 29, 2012 @ 11:49 pm | Responder

  4. Qué bueno lo del teatro adaptado. Es algo que yo pensé muchas veces y por fiaca nunca hice. El único antecedente en historieta argentina que conozco son las adaptaciones de Cristina Breccia sobre Shakespeare y la versión de Mustafá por Enrique Breccia en La Argentina en Pedazos. Muy buena Farías! Espero verlo. Y concuerdo al 100% con su afirmación de que la historieta se parece más al teatro que a la literatura.

    Comentario por agrimbau — octubre 31, 2012 @ 2:51 pm | Responder

    • Creo que lo que Alejandro quiere decir es que la “escritura para historieta” se asemeja más a la “escritura para teatro”, o para el caso el cine. Lo cual es obvio, ya que un libreto o un guión no son piezas literarias en sí (la publicación de libretos y guiones cinematográficos hoy en día son más bien yapas para gente “del palo” ), o al menos la calidad de los mismos no pasa por lo literario (si bien fortunadamente algunos escritores han experimentado con las “limitaciones” de la escritura teatral, como Puig en “El beso de la mujer araña”, en donde no hay casi descripciones, cosa que tampoco sorprende ya que su formación fue en el campo del cine).

      En mi opinión cuando uno trabaja con un guión, lo que hace es interpretarlo, y cuando se trabaja con un texto literario pues eso, se adapta. Si “se terminan perdiendo las dos obras”, como dice Alejandro, es porque el adaptador hizo un trabajo pobre, y no porque la pérdida sea sí o sí el resultado natural del proceso de adaptación. A nadie se le ocurriría decir que “La Naranja Mecánica” se pierde en manos de Kubrick, ¿no?Ahora, que los historietistas adapten obras bajo las mismas fórmulas de siempre, y que eso conlleve a una pérdida, eso es otro tema, y ya lo traté acá: http://www.comiqueando.com.ar/seccion_detalle.php?id=923

      Son maneras de trabajar. Hasta ahora todas las veces que trabajé en colaboración, fue adaptando, jamás trabajaría con un guionista. El mejor ejemplo es “DGMW”, en donde Damián Connelly escribió una historia, que yo desglosé (adapté) a imágenes, es decir, todo lo visual fue decidido por mí, y todo lo textual por él, y a veces ni eso, porque si sus textos visualmente no encajaban en la página, por demasiado mucho o demasiado pocos, no dudé en cambiarlos, cosa que con un guionista sería imposible sin terminar a los golpes de puño. No le toqués a la nena. Si a mí alguien me propone un proyecto que empieza “Viñeta 1: vemos al personaje…”, le diría “No, pará. Vos trabajá las palabras, lo que se ve o no se ve es cosa mía”. Solo así, creo yo, que soy más historietista que dibujante, es posible una co-autoría. Pero repito, son formas de trabajar. Diego Agrimbau tendrá otra, quizá más parecida a la de Alejandro, y consecuentemente trabajará con dibujantes cuyo temperamento y posibilidades satisfagan su ideal de trabajo. Me acuerdo que entre tragos, Matías San Juan (quien colaboró con Alejandro en más de una ocasión) decía que si a él no le indicaban hasta el más mínimo detalle de lo que debía ir en cada viñeta no podía trabajar. A lo cual yo respondía tirándole con mi guante blanco en la cara, y él me decía que me atreva a hacerlo de nuevo si soy hombre, cosa que yo hacía, esta vez con el guante derecho, y así hasta bien tarde.

      Un saludo a Alejandro, espero haberlo interpretado correctamente.

      Comentario por Berliac — noviembre 4, 2012 @ 11:33 am | Responder

  5. […] porteño-nicoleño de Loco Rabia tiene dos libros prontos a salir, muchos de ellos adelantados en la última entrevista que concediera Alejandro Farías. Serían Crónicas del Lejano Oeste, nuevamente con el formato Farías y equipo de dibujantes, y […]

    Pingback por Planes editoriales 2013 « Cuadritos, periodismo de historieta — enero 9, 2013 @ 10:01 am | Responder

  6. […] Teatro en viñetas es la historieta que ocupa la reseña central de la sección de crítica de historietas publicada hoy, como cada mes, en Página/12. Un libro interesante por lo que implica: hay pocos antecedentes de adaptaciones de obras de teatro nacionales al noveno arte, siendo que son dos lenguajes con muchos más puntos en común de los que uno podría imaginar. Algo de eso había hablado en una entrevista reciente ante Cuadritos el guionista y editor a cargo del libro, Alejandro Farías. […]

    Pingback por Tablas de papel « Cuadritos, periodismo de historieta — febrero 22, 2013 @ 10:01 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: