Cuadritos, periodismo de historieta

noviembre 16, 2012

Rayas, tigres y serpientes

Filed under: Cómic Latinoamericano,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

Gran parte de la obra de Vayra se centra en adaptaciones

Hay algo en El paso del Yabebirí que excede al formato. Hay algo en ese ejército de rayas defendiendo el paso del río que da nombre al cuento de Horacio Quiroga que emociona. Un algo que está en los tiempos del relato y en la repetición casi a modo de letanía del “¡Ni nunca!” de las rayas que defienden al hombre herido contra el acecho de los tigres que conmueve. Algo que genera un nudo en la garganta en la prosa del cuentista de Salto y que vuelve a causar zozobra cuando Renzo Vayra lo traslada a los dibujos.

Del mismo modo que la versión historietística de Anaconda, también de Quiroga, sostiene la fascinación ante el nido de serpientes idiotas y traicioneras que pierden una guerra que no saben combatir. Hay una tensión en ese cuento que Vayra pone de manifiesto. Una puja entre el conocimiento científico y el aprovechamiento de los recursos y un mundo que no puede romper con sus rencillas internas ni con sus modos de hacer, y que en esa inmovilidad e incapacidad de adaptación se condena a perder.

Rayas, tigres y serpientes. Un puñado de hombres que no son protagonistas, sino catalizadores de los relatos. Eso es lo que reúne Tres cuentos de la selva, unas tantas adaptaciones de los famosos cuentos, esta vez en el plumín del uruguayo Vayra. El libro -publicado en 2010- salió por Trilce y forma parte de la extensa carrera como adaptador de historias que tiene el magnífico dibujante. Un libro que, además, sirve para poner en cuestión el modo en que deben trasponerse los relatos de un lenguaje a otro.

El relato del paso de Yabebirí sigue siendo particularmente emotivo

No hay estricto consenso en torno a cómo debe ser la adaptación ideal de una obra literaria. ¿Se toma lo más importante? ¿Hay que transportar de un lenguaje a otro hasta la más insustancial coma? ¿Pueden alterarse, suprimirse o inventarse pasajes? ¿Cómo se sostiene lo específicamente literario en un lenguaje que incluye a la palabra, pero que la excede? Vayra -ya lo declaró en la charla de apertura del pasado Viñetas Sueltas– escoge el camino de la fidelidad total.

Esto es, Vayra toma el cuento y secuencia el texto, ilustrándolo. Sólo suprime un puñado de pasajes que se vuelven innecesarios porque el dibujo está allí para cubrirlos. Esto funciona mejor en algunos momentos que en otros. En El paso del Yabebirí, por ejemplo, no se resiente en nada la narrativa. El dibujante mantiene el tempo de la historia y emociona lo mismo que la prosa de Quiroga. El caso de las serpientes, en que el escritor se extiende en descripciones de las características de cada ofidio y sus cuitas, es algo más áspero. Hay allí mucho dato, mucha aposición y mucho pasaje que da espesor a lo que se cuenta, pero que no necesariamente hace avanzar la historia. Esto se aligera mucho más en la tercera historia incluida en el tomo, también protagonizada por una serpiente (El regreso de Anaconda), pero donde la narración se carga más en los diálogos y en la secuencia.

Más allá de esta discusión, que a algunos podrá hacer desistir (o animar) de la lectura de Tres cuentos de la selva, lo que es un lujo es el dibujo de Vayra. Si cabe resumirlo en un adjetivo, ese habría de ser “exuberante”. Hay un amor por el dibujo y por los animales retratados, una documentación detrás de cada viñeta y un cuidado patentes y encomiables. Los pasajes en que se describe el congreso de las serpientes, en el segundo cuento no son de ágil lectura, pero sí una magnífica demostración de cariño por el objeto que se dibuja. Cada tipo de reptil recibe su tiempo adecuado de atención, lo mismo que peces, felinos y humanos en los otros cuentos. En este sentido, el trabajo de Vayra es una fiesta para el amante del dibujo realista.

Pocos dibujantes prestan tanta atención a los animales como Vayra

***

Ficha Técnica

Tres cuentos de la selva

Guión/Dibujo: Renzo Vayra (sobre textos de Horacio Quiroga)

Género: adaptación literaria

Editorial: Trilce

Lanzamiento: 2010

Origen: Uruguay

Páginas/papel: 98, 23 x 17 cm.

2 comentarios »

  1. ¡Excelentes dibujos! Realmente me sorprendió, si lo veo lo compro de una,

    Comentario por Agustín — noviembre 16, 2012 @ 10:55 am | Responder

  2. Tiene muy buena pinta.

    Comentario por sobrehistorieta — noviembre 16, 2012 @ 2:49 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: