Cuadritos, periodismo de historieta

noviembre 20, 2012

Todo personal

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

La ausencia de relato no significa falta de sentido, que aquí abunda

Paranoia Normal es uno de esos libros que, al descuido, algunos tacharían de “experimental”, que es ese epíteto que suele utilizarse contra las obras de enorme carga autoral en la que los significados no están expuestos ostensiblemente. Pero una mínima reflexión revela que lo de Pedro Mancini no es un salto al vacío ni una ruptura ni un juego con las estructuras de la historieta. Lo del autor es la puesta en forma de un mundo interior propio que acerca sus historietas a un terreno lindante con la plástica y la poesía, pero que no podría expresarse a través de ellas.

En las páginas del libro publicado por Llanto de Mudo desfila una iconografía que se reitera con variantes: tallos que surgen de cabezas y bocas, peces que surgen de cavidades o que nadan por el aire, búsquedas divinas, pasajes de un universo a otro y fábulas de Esopo. Hay un abordaje al erotismo practicado por hombres y mujeres sin brazos (¡cuán sugerente resulta ello, justamente en la obra de un dibujante!)

Todo esto, que parece no tener solución de continuidad, hacia el final del libro se revela como parte de un cosmos único de sentido. Hay algo onírico en esos desplazamientos y en las transformaciones que atraviesan los personajes más aburguesados que propone Mancini y lo acercan al auténtico surrealismo (nuevamente, no a ese que al descuido se califica de tal sólo porque hay sueños involucrados en la historia). De hecho, tienta señalar a Paranoia Normal como una futura referencia para entender la construcción estética y simbólica en la obra de su autor.

Tallos, peces volantes y búsquedas, parte de la iconografía

¿Y de qué trata el libro? Bueno, pues no “trata” de nada. No en el sentido clásico, al menos. Aquí no hay un conflicto evidente ni una estructura dramática tradicional. Eso no significa, claro, que no haya narrativa, pero esa ausencia de “relato” obvio es la que lo emparentan más con la plástica y cierto devenir de la poesía que con una herencia propiamente historietística. En ese mismo sentido, más que una historia, el libro es una expresión y una serie de metáforas del mundo interior del autor.

Esto no significa, sin embargo, que no haya tensiones que atraviesan el libro. La principal es el desajuste que parecen sufrir muchos de los personajes y figuras que intervienen. Cierta alienación de su propio entorno que rompen (o los rompen, o se rompen) para buscar algo más. Un algo más que puede ser la divinidad, un lugar  que los acoja o algo imposible de decir.

Palabras finales para el dibujo de Mancini, que es el que sostiene todo este andamiaje. Mancini trabaja todo el libro con rayas y tramas muy pequeñas, en las que ocasionalmente incorpora una fotografía con un rostro con las orejas del ratón Mickey. Sus trazos resultan sugerentes y rezuman intensidad. El rostro inquieta y se adivina cierta perversión en él. Para destacar, tres pasajes particularmente logrados del libro: “La verdad acerca del rey Huevo” (una mirada al autoerotismo femenino), “El fin del Ultramundo” (una potente invasión de sapos) y “Cara-adentro” (una suerte de ejercicio de dibujo muy logrado).

El lugar y tiempo del autoerotismo y la fantasía femenina

***

Ficha Técnica

Paranoia Normal

Guión/Dibujo: Pedro Mancini

Género: autor

Editorial: Llanto de Mudo

Lanzamiento: agosto 2012

Origen: Argentina

Páginas/papel: 64, 23 x 15 cm.

3 comentarios »

  1. todos pueden hacer historias y tener un estilo propio, etc, pero pedro tiene un mundo enigmatico que de a poco se le va a terminar saliendo de las manos y ahi que se preparen, puede ser simpatico y hasta chistoso por momentos y luego bastante jodido y perturbador.

    Comentario por g.s — noviembre 20, 2012 @ 1:37 pm | Responder

  2. Tanto él como sus colegas de Ultramundo me parecen de lo más interesante de los ´ltimos tiempos en el cómic argentino. Tenés idea de si llega a Uruguay?

    Comentario por Sebastián Martínez — noviembre 20, 2012 @ 1:52 pm | Responder

  3. Me saco el sombrero ante este Moebius, de acá nomas. El sombrero lleno de bichos de paella.

    Comentario por oenlao — noviembre 22, 2012 @ 11:05 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: