Cuadritos, periodismo de historieta

noviembre 21, 2012

Tu identidad, la mía y la de ellos

El caso Menna-Lanzillotto, por Matías Trillo

Un día el titular de Historia de las teorías políticas y sociales entró al aula, nos miró y empezó a dibujar (y explicar) su árbol genealógico. No era habitual que eso sucediera. Esa cursada el hombre atravesaba una enfermedad jodida y había dejado la mayoría de las clases en manos de su adjunta. Tampoco era común correrse del programa, que incluía a los clásicos, pero también a ignotos e interesantes economistas japoneses. Terminó de explicarnos en detalle su familia, se detuvo y dijo: “Yo soy este. Y puedo decirlo porque sé quién soy”. Nos habló del trabajo de Abuelas y nos mandó a nuestras casas.

Voy a tomar su recurso.

Mi padre se llama Ricardo Valenzuela. Mi madre, Margarita Durán. Tengo una hermana que se llama María Celeste y tuve un hermano al que no conocí, pero que se llamó Pablo Ernesto. Yo soy Andrés Ezequiel Valenzuela y puedo decirlo, porque sé quién soy.

Al día de hoy hay más de 400 jóvenes que cuando recitan su linaje, no saben que enumeran una mentira. Son más de 400 personas nacidas en cautiverio durante la última dictadura militar argentina y privadas de su identidad por ese mismo Proceso. Para eso está el trabajo de Abuelas. Para encontrar a esos niños, hoy jóvenes que rondan los treintipico y restituirles su identidad. Ese laburo tiene muchos brazos. Uno de esos brazos es el cultural, y allí entra a tallar la reseña de hoy: Historietas x la Identidad.

Frías-Casado, retomados por Saracino y Bernatene

El proyecto Historietas x la Identidad retoma casos reales de niños apropiados por los represores durante la última dictadura y los convierte en historietas cortas, de un puñado de páginas. Algunas se publicaron en la revista Fierro, pero la mayoría se sube –de a una por mes- en el blog de marras. De la iniciativa participan historietistas e ilustradores reconocidos y otros ignotos. Sin embargo, y como sucede en los otros emprendimientos “x la Identidad”, aquí no hay ningún problema de cartel. Lo importante es otra cosa.

Desde una mirada estrictamente historietística, lo que caracteriza estos trabajos es que apelan con frecuencia a fotografías y documentos como parte de la composición de las viñetas y el plantado de página. No sorprende esto, pues la labor documental de Abuelas de Plaza de Mayo es ejemplar, y son fuente de consulta habitual para quienes abordan estos temas (vale señalar, por ejemplo, Volver a nacer sobre la que hablan las bellas hermanas Petriella en esta entrevista)

También es interesante notar que tanto la historieta como las otras iniciativas “x la Identidad” trabajan sobre casos reales. Sólo Teatro por la identidad se aparta ocasionalmente de esta costumbre. Acaso porque las tablas -las primeras en sostener la idea- tienen la cuestión mucho más trabajada por cantidad de obras de distintos géneros que aluden a los años de plomo y no requieren la sujeción documental para contar la verdad.

2 comentarios »

  1. Sólo tienen que tomar una decisión,muchachos y chicas, no deben tener miedo y afrontarlo si un pequeño atisbo de duda existe en sus corazones

    Comentario por Lilia Iglesias de Franco — noviembre 21, 2012 @ 10:08 am | Responder

  2. Un gran proyecto con grandes historietas.

    Comentario por sobrehistorieta — noviembre 22, 2012 @ 9:51 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: