Cuadritos, periodismo de historieta

diciembre 19, 2012

Promocionar la historieta: ¿sirve Facebook?

Filed under: Especiales,Webs interesantes — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

“No sabemos si sirve, ni qué hace que un libro explote y venda miles de ejemplares, pero lo hacemos igual”. La frase salió de boca de un reconocido editor de libros infantiles hace algunas semanas, en tertulia nocturna. Se refería a los procesos de marketing que realizan los grandes grupos editoriales pero, para el caso, también puede aplicarse a las estrategias de promoción que persiguen los pequeños emprendimientos relacionados con la historieta. Concretamente, hoy toca analizar una de las principales fuentes de difusión: Facebook.

Una de las principales dificultades que impone Facebook a quienes lo utilizan para dar a conocer su trabajo es que cambia constantemente sus reglas internas. Qué muestra y cómo lo hace. Y lo más importante para la cuestión de turno: a quiénes.

En principio, hay tres modos de hacerse notar en la principal red social del momento: los avisos publicitarios (pagos), tener un perfil de usuario tradicional (gratuito) y una “fanpage” de un producto y/o servicio (para el caso, libros, revistas o eventos de historieta).

Desconsideremos, para el caso, los avisos pagos, cuyo funcionamiento es más o menos conocido y similar a los de medios más tradicionales. El perfil de usuario normal tiene sus limitaciones: sólo se pueden tener hasta 5000 “amigos”, obliga a una relación horizontal (se ve del otro tanto como este ve de uno) y no aporta mayor información sobre el impacto de las propias publicaciones en los demás. ¿Qué se hace, entonces?

En principio, la fanpage sería “la” solución a esto: incluye estadísticas de los seguidores y del runrún que genera el espacio, al mismo tiempo que su administración es más cómoda, en tanto y en cuanto no hay que lidiar con más interacción con los usuarios que aquella que genera el propio “muro”. Estos beneficios incluían unas pocas restricciones, como la prohibición de indicar precios de productos en las publicaciones.

Esto resultaba tan conveniente que, por supuesto, no podía durar. Como parte de sus esfuerzos de monetización, Facebook impulsó la comercialización de las fanpages. Desde hace algunas semanas, sólo muestra las publicaciones de estas a un 10 por ciento de los usuarios. Para que la publicación llegue a la totalidad de sus seguidores hay que pagar una suerte de servicio corporativo (aparentemente, hasta 300 dólares). Para simplificar las cuentas: de un proyecto de historieta digital con 200 seguidores, el sitio sólo mostrará la última página publicada (como imagen) a 20 personas. Que serán las que verían normalmente la actualización de turno por estar conectadas a esa hora y porque el portal elige qué mostrarnos según nuestras acciones anteriores.

Para que más gente (es decir, más seguidores) se entere los impulsores del proyecto deberán confiar en los generosos “me gusta” y “compartir” que realicen sus lectores para poner el material al alcance de sus propios contactos. O pagar una pequeña cuota y ver su publicación destacada y llegando a más seguidores. Hay más datos y análisis sobre este asunto aquí y allá (ambos en inglés, la última con consejos para abordar la cuestión).

Este desarrollo se suma a otra dificultad añadida de las actuales redes sociales: buena parte del tráfico de estas pasa por los smartphones, cuya conexión wi-fi no siempre es la mejor y cuya pequeña pantalla impide apreciar páginas de historieta en su mejor dimensión. Otro escollo más.

Es difícil pensar que todo sean contraindicaciones en la materia. Pero estaría bueno generar (a eso aspira este artículo) alguna discusión, un intercambio de experiencias y de know how sobre el uso de Facebook  y otras redes sociales (como Twitter, que acaba de impedir la visualización de imágenes subidas a Instagram en su página) en la promoción de proyectos vinculados a la historieta.

¿Abrimos el debate?

10 comentarios »

  1. Algunos comentarios:

    – La “publicidad” en sitios como Facebook o Google funciona de manera MUY distinta a la publicidad tradicional. En términos generales uno elige un recorte de la población (en Google a través de palabras clave, en FB en función de datos del perfil como nacionalidad o intereses) y el sitio muestra la publicidad en función al presupuesto con que uno cuenta el cual determina la cantidad de impresiones, y prioridad frente a otras publicidades aplicables. La última gran diferencia es que el sitio provee extensas estadísticas sobre quienes vieron la publicidad y actuaron en respuesta a ella (click).

    – Recientemente Facebook limitó el alcance de las publicaciones de las fan pages porque empezó a ofrecer la posibilidad de ampliarlo pagando un dinero. La publicación tiene la posibilidad, por sí misma, de “viralizarse” a través de la acción de los usuarios (compartirla, darle “Me gusta” y poner comentarios). Pagar sería más bien un atajo.

    – … Ya desde hace raaato que Facebook no puede mostrar todas las publicaciones de todo el mundo (sean Fan Pages o particulares), porque son demasiadas. Utiliza la cantidad de interacción de nuestros contactos sobre cada publicación para deducir qué tan relevante es a nuestros intereses y en base a eso elige.

    – … Y si nos mostrara el 100% de las publicaciones de fan pages “de onda” la experiencia Facebook sería como lanzarse a un pelotero de spam. La contracara de que nos hagan apretar el “Me gusta” con todo tipo de excusa (concursos, “buena onda”, etc.) es que a nosotros, en general, no nos interesen sus publicaciones.

    – La publicidad en Facebook (o Google) está optimizada a negocios que realizan un tratamiento muy científico del impacto de la publicidad que contratan, y hay pocas excusas para no hacerlo. La clave es buscar las formas de medir de dónde provienen las ventas para entender el impacto de cada medio publicitario y el retorno de la inversión en el mismo. Para esto hay todo tipo de tácticas, como por ejemplo las promociones especiales, que permiten ayudar a entender por qué canal se generó la difusión.

    – Otro error es meter publicidad tradicional en Facebook. En Facebook el modelo de meter un mensaje publicitario a la fuerza a suficiente gente, como hace la tele, no existe, no sirve. El objetivo es lograr que la gente voluntariamente comparta y haga viral el contenido. La clave es lograr la participación (“Me gusta” + comentarios + compartir en muros) y las estrategias son muchas… desde las más grasa de armar concursos y promociones que inviten a participar, hasta la tanto más efectiva de poner buen contenido que la gente comparte de motu propio y buena gana.

    Comentario por Eric Londaits — diciembre 19, 2012 @ 10:30 am | Responder

  2. “Content is King”. Esto es la base. Facebook, Twitter, Google, etc… son herramientas que, con sus ventajas y desventajas, pueden y DEBEN ser usadas (TODAS) para llevar tráfico al producto original ya sea una publicación digital, un libro impreso o lo que sea. Si ese producto final es bueno (con esto me refiero a que tiene la aceptación medianamente masiva del publico), se viraliza sólo, luego del puntapié iniical, sin mucho esfuerzo. Si el producto no tiene aceptación, no hay truco ni magia que se pueda usar para que éste no se desvanezca en el cybereter en poco tiempo.

    (Vuelvo a aclarar por las dudas, bueno en este contexto es cantidad de gente que consume, no hablo de aspectos artísticos, ideológicos, etc…)

    Comentario por notasdesoft — diciembre 19, 2012 @ 11:50 am | Responder

  3. Buen aporte Andrés Valenzuela, muchas gracias. También está la estrategia que tiene mucha gente de postear al menos dos veces en el día la misma cosa. Tenés como contrapartida que eso desgasta a los contactos normalmente, su consecuencia suele ser que te borran de las actualizaciones. Datos extra: Te cuento que según un estudio de los internautas uruguayos el uso de Facebook decae drásticamente de década en década y así solo el 14% de los internautas mayores de 60 usan Face. Te da una idea de en qué edades vas a encontrar mayores reacciones (o no, depende de lo que postees). Las mujeres suben más fotos y comparten más enlaces que los hombres. Y un par de datos interesantes: El 57% de los internautas nunca se hace fan de páginas (el 18% lo hace habitualmente). El 82% nunca participa de sorteos (El 7% lo hace habitualmente) y El 69% nunca cliquea en avisos (el 11% lo hace). Y esto es lo más destacado del informe: el 73% de los usuarios de face lo usa para chatear siempre.

    Comentario por Matías Castro — diciembre 19, 2012 @ 11:53 am | Responder

  4. Andres, como va.
    Te cuento, hace casi dos meses, con un grupo de historietistas, estamos llevando adelante un proyecto de historietas online. Se llama la Liga del Mal y la podes visitar acá:
    http://www.facebook.com/pages/Liga-del-Mal/369338489821722
    Por ahora, nuestro proyecto se limita a difundirlo vía Facebook y, aunque esa especulación económica que te impone Facebook existe, nos encontramos con que estamos teniendo una respuesta mas alla de la esperada, desde el feedback entre comentarios y “me gusta”, mas o menos podemos llevar cuenta de como avanza el proyecto, e incluso ya hemos tenido un par de propuestas de editar el material en papel, así que nosotros podemos decir que Facebook sí sirve para lo que planteás.
    Creo que la cuestión no es el soporte en el que se presenta, sino que hace uno para difundir el material. Los blogs directamente no tienen una herramienta de difusion, y sin embargo han funcionado probadas veces. Quizás Facebook todavía no esta tan explorado en ese terreno. Entonces quizás haya que explorarlo, que sirva para algo aparte de ver lo viejos que estan tus compañeros de la escuela.
    También hay casos como Tótem o Dead Pop, que si bien no publican el contenido directamente en Facebook, hacen la promoción de sus actualizaciones desde esa plataforma, porque calculo que les funcionara. Habría que preguntarles, en todo caso.
    A lo que voy es a que si la plataforma existe, se la puede usar y ver que pasa. A fin de cuentas, creo que no importa tanto si el material esta editado en papel, en un blog o en Facebook, es el contenido de la historieta que estés ofreciendo la que va a generar difusión, o no.

    Comentario por Diego Simone — diciembre 19, 2012 @ 1:59 pm | Responder

  5. Si bien el Fanpage de República Gada tiene una pequeñísima dosis de seguidores (325 al momento de escribir ésto) eso del 10% no parece ser real, sinó que abarca muchísimo más público ya que mucha gente lo ve de “rebote” porque dentro de los seguidores algún contacto comentó, le dió me gusta a una publicación o comentó un estado o compartió una página.

    Después en las estadísticas me fijo y hay bastante buen feedback que al menos en promedio se que a la mitad le llegan las notificaciones y a otra pequeña porción les llegan las novedades por “virulencia”. O sea, la vieron. Y en definitiva eso sirve mucho para la difusión. Repito, el fanbase de Rep Gada en Facebook es demasiado chico (tengo un poco más en Amilova) pero se mantiene estable. Y la participación de los usuarios haciéndolos comentar con trivias, juegos, votaciones, rumores sobre el producto o bien simplemente mandar fruta. Hasta ahora está sirviendo y me es divertido, pero lo segundo es excluyente cuando se trata de negocios, ¿Verdad?

    Comentario por Fernando Biz — diciembre 19, 2012 @ 10:01 pm | Responder

  6. creo que el facebook, las redes sociales, las plataformas e internet en general, sirven sobre todo para un público activo, que mínimanete sabe lo que quiere y busca, y que eso hace que los creadores tengan que ponerse las pilas no sólo en la calidad del contenido (cuando la cosa está buena, se propaga mucho mejor), sino en las estrategias de comunicación e interacción. la posibilidad de contacto inmediato entre artistas y público de esta manera no tiene precedente, y me parece que está buenísimo ponerse a pensar en función de las nuevas posibilidades. las formas están por inventarse.
    un buen ejemplo el de La Liga del Mal, que comentaban más arriba.
    personalmente, en lo que va del año descubrí muchos autores, como la uruguaya Maco y su Fedra que compré hace unos meses, y hoy mismo fui a conocer, por recomendación vía facebook de uno de sus responsables, al Espacio Moebius ahí en Bulnes al 600, que no sabía que existía (y de paso me llevé el Fantagas de Nine y Cuando salí de La Habana de Arbelo).
    en definitiva, creo que resta mucho por aprovechar de esta situación.

    Comentario por Juan — diciembre 20, 2012 @ 1:44 am | Responder

  7. ¡Hola! Te cuento mi experiencia que puede llegar a sumar. Hace 2 meses inaguré una fan page para subir mi comic Agronomía Paranoica (es algo que hago como proyecto personal, y mientras lo voy testeando un poco en la web), la fan page es modesta, tiene mas o menos 125 fans. En cuanto a la llegada al 10% de los “fans”, no parece ser este el caso, o al menos las estadísticas indican una llegada a mas personas que la cantidad de fans. En cuanto al poder de difusión, lo bueno de esto es que llega a un público no comiquero, casi todos los que postean, comparten y dan “me gusta” no son del palo. Y como mencionaba alguien mas arriba, lo importante acá es el contenido, cada vez que sumo material nuevo, se suma gente y la cosa se mueve, pero si no te moves no pasa nada, sos prácticamente inexistente. Mi conclusión es que como difusión es muy útil, siempre que se pueda generar contenido interesante y que plantee interactividad, y de forma regular.

    Comentario por Agustín — diciembre 20, 2012 @ 9:42 am | Responder

  8. Definitivamente, hay un grado de utilidad en plataformas como Facebook. Más allá de cualquier limitación o atajos de recaudación que usen, la conectividad que tienen es más que útil. Como han dicho más arriba, contar con un material de calidad es lo que hace la diferencia, a fin de cuentas, pero hay cantidades de herramientas disponibles para hacer llegar ese material. Lo que sí, es necesario contar con alguien que sepa manejarse con el medio, y que conozca las estrategias adecuadas.

    Para nosotros, que promocionamos un material impreso (la revista Términus https://www.facebook.com/revistaterminus) , era fundamental difundirlo desde alguna plataforma para generar interés, tanto de los lectores como de los comerciantes del ramo, que de otra forma no hubieran encargado la revista. A nosotros nos sirvió, de base, el ser un colectivo, y poder explotar los contactos de cada uno individualmente, más allá de compartir muchos de ellos. Lo mismo veo que hacen Diego y los demás integrantes de la Liga del Mal. A su vez, en su caso, veo que aprovechan muy bien la veta humorística, promocionando con chascarrillos divertidos, chistes, material extra, etc.

    Son estrategias que son útiles en mayor o menor medida según el tipo de material, pero que sirven si uno quiere circunvalar las restricciones orientadas a recaudar. Se paga de todas maneras. Ya sea con dinero tal cual, o con el tiempo y energía que requiere hacer un seguimiento, crear el material adicional, redactar los posteos, etc. Pero que el medio tiene su utilidad, es innegable.

    Si sirve para expandir el circuito de lectores, ya no lo sé. No sé si mueve a quien no lee historietas usualmente hasta una comiquería. Esa marginalidad comercial ya está en otro plano. Pero que sirve entre los lectores de historieta para que conozcan las opciones y se interesen por ellas, por suerte, seguro es así.

    Comentario por Bruno Chiroleu — diciembre 20, 2012 @ 10:52 am | Responder

  9. Che que buenos comentarios, parece claro que el Facebook es una herramienta de promoción fuerte. Como ya se dijo varias veces el contenido creo es lo más importante.

    Comentario por Arekasadaro — diciembre 20, 2012 @ 2:13 pm | Responder

  10. Yo creo que muchas veces, todo lo referente a las redes sociales es como lanzar una botella al mar. Nadie sabe donde va a terminar, pero todos lo hacemos. Actualmente tengo la sensación de que ni autores, ni lectores, ni editores saben qué puede ser un éxito. La cuestión es que la globalización ha expandido tanto el mundo que, si la calidad tiene un nivel mínimo, es mucho más posible encontrar a alguien interesado en el material. Bien manejado, y con algo de suerte, puede ser muy efectivo.

    Otra cuestión que estamos viendo con Términus, además de lo que comentó Bruno: nos está sirviendo mucho para solucionar inconvenientes de distribución. Empezar con una revista nueva no es fácil porque no te conocen los dueños de comiquerías, y de pronto FB nos ha servido como puente entre lectores que no la consiguen y comiquerías que no la han pedido al distribuidor, o para estimular su interés después de que se agotó el primer pedido. De a poquito, a veces con trabajo hormiga, conseguimos que una, dos, tres personas en una ciudad consigan la revista. No es difusión, pero es un uso paralelo que también resulta útil.

    Comentario por Gastón N. Flores — diciembre 20, 2012 @ 11:40 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: