Cuadritos, periodismo de historieta

febrero 17, 2013

Minaverry: “los Cosos son una condensación de la historia del Estado argentino”

Noelia sale cada sábado en el suplemento Historietas Nacionales, de Telam

“Si me pongo a ver qué piensa el lector pierdo tiempo y me angustio al cuete”

“Vos preguntame y vamos viendo”. Ignacio Minaverry tiene delante una hoja en blanco. Una hoja que, unas horas después, será una página a lápiz de Noelia en el país de los cosos, la historieta que publica cada semana en el suplemento Historietas Nacionales del Reporte Nacional de la agencia estatal de noticias Telam. Unas horas después, claro, porque al cabo la entrevista lo distraerá lo suficiente como para que apenas pueda esbozar algunas calles separando las viñetas. “El Polaco (Scalerandi) dice que Noelia es más como soy yo, y por ahí yo quería hacer algo más parecido a mí”, cuenta.

“Básicamente es una historieta para divertirme. La otra venía muy pesada, muy dramática. Había que estarle muy encima con la documentación y todas las cuestiones psicológicas de los personajes, y ya me estaba volviendo muy loco. Así que en cuanto tuve la oportunidad de hacer otra cosa quise hacer algo como para divertirme”. Quizás por soltarse de ese modo muchas cosas salieron por casualidad y le encajan bien con el espíritu del relato, como los ojos estrábicos de los cosos, en los que tardíamente el autor encontró una referencia al ex presidente Néstor Carlos Kirchner.

Minaverry dejó a Dora por Noelia por eso mismo, aunque la primera tenga su espíritu bien definido y la otra aún sea una idea que va “refinando sobre la marcha”. Al comienzo, cuenta, era “una especie de Mago de Oz” en la que se mezclaban elementos de distintos palos rockeros. Luego apareció la idea de que los “cosos” que habitan las tierras que recorren la protagonista y sus ad lateres “son como una representación del Estado”. Así alcanzó la tira su impronta actual, fuertemente politizada y que su autor reconoce como “kirchnerista”.

La página 30 sintetiza la idea de Estado de "los cosos"

La página 30 sintetiza la idea de Estado de “los cosos”

El cambio de medio y obra también supuso un fuerte cambio en el modo de trabajo. Si Dora requería cantidades enormes de documentación y mucha planificación del trabajo a largo plazo, ahora su autor actúa más sobre la marcha. “Me gusta trabajar apurado, se ve. Me sale mejor”. Noelia “no necesita casi documentación”, afirma, y compara el escenario con un partido del interior de la provincia de buenos Aires (algo que ya había visitado en Fierro), aunque en contraposición el formato de una página semanal le exige que cada publicación tenga un remate o un cierre. “No siempre salen con un moñito, pero trato de que queden redondas. Algunas no puedo y le pongo continuará para el otro sábado”.

“Igual no sé muy bien cómo piensan los lectores. Esto mayoritariamente va para diarios de las provincias que es gente que lo lee en el suplemento cada sábado. Tampco tuve ninguna opinión de gente que lo lea. También si me pongo a ver qué piensa el lector pierdo tiempo y me angustio al cuete. Después están los lectores clásicos de historieta que te dicen ¿para cuándo sale el libro?, y andá a saber… por ahora van a tener que leerla de a una”.

Casi todo lo que aparece en Telam es fruto de lo que le va surgiendo en el momento o el reciclaje de viejas ideas. “El ramonero era un personaje que ya habíamos hecho con el Polaco, jodiendo. La guerrera pelirroja también era un personaje que lo había dibujado una vez y lo reciclé. El esqueletito también era una idea que tenía”. Allí se engarza lo musical, pues cada uno tiene una referencia a la historia del rock. “Eso era parte de la primera versión de la historia que después fue cambiando y quedó como un elemento medio caprichoso”, reconoce.

Las políticas públicas, una cuestión recurrente en la trama

Las políticas públicas, una cuestión recurrente en la trama

En la serie abundan las alusiones a la historia argentina, y su autor encuentra allí una posible definición: “es una especie de condensación de la historia del Estado Argentino en una historia más chiquita”. Por eso describe el país de los cosos: “está dividido en una zona del norte más industrialista y otra zona del sur que explota materias primas. La estructura que es la clásica puja que siempre hubo en el Estado argentino y todos los Estados. En EEUU hicieron una guerra por eso y ganó el norte industrialista. Acá ganó el sur. Esta página donde explica qué hacen los cosos, que tienen todas las funciones del Estado y que no siempre fueron como son ahora, es como la condensación de la idea de la historieta”, explica señalando una entrega ya publicada (que aquí se reproduce).

Pese a la enorme politización de Noelia y el medio donde se publica, Minaverry no cree estar haciendo “historieta militante”, parafraseando al ex director de Telam. “Hacer historieta no es militar. Hacer historieta es hacer historieta. Militar es ir a laburar a un barrio. Sí es una historieta simpatizante con una idea del Estado. Es una historieta kirchnerista. Pero militante no, no me quiero arrogar cosas que no me corresponden”.

– Es muy complicado la cuestión de cómo encarar un proyecto artístico que tenga una línea política específica, porque la gente que sabe de política por lo general no sabe de arte, y la gente uqe sabe de arte por lo general no sabe de política. Entonces cada uno tiene una idea de cómo tendría que ser el proyecto artístico militante y ahí chocan todos los trenes.

Cada personaje tiene un correlato con alguna corriente rockera

Cada personaje tiene un correlato con alguna corriente rockera

Que el arte no tenga un sentido unívoco complica las cosas, desde la política a veces se pretenden cosas mucho más obvias que restan a la historieta.

– Sí, pero por eso también la política logra cosas y el arte no.

¿No logra cosas el arte?

– Logra cosas en el mundo del arte. Pero en el mundo del mundo…

¿Con Noelia qué buscás?

Noelia es una historieta que va más de frente con lo que yo creo. Dora tenía más vericuetos y así, pero yo sentía que a veces quería decir algunas cosas sobre la realidad más inmediata y no podía. Porque la historieta era sobre los ’60 en Francia.

Sin embargo tenía un montón de cosas de actualidad.

– Pero yo quería ser más directo. A veces lo que digo con Noelia no las podía decir con Dora. Cuestiones mucho más puntuales. Qué sé yo, sobre el sur y el norte, sobre la industria y la materia prima, sobre los dos tipos de países que disputan entre ellos. Todo eso no lo podía decir en Dora porque no era parte de la realidad de la historieta, salvo por ahí un poco cuando ella viene para Argentina, pero eso…

Hablaste de aborto, de derechos sociales…

– Sí, pero son cosas más genéricas, en sentido más amplio. Sobre el aborto podés hablar en cualquier historieta. Son temas más amplios, por eso tienen menos controversia. Digamos, la controversia sobre el aborto es entre la Iglesia y el resto del mundo. La controversia sobre qué tipo de estado queremos tiene ochenta mil millones más de matices. No es el mismo Estado el que quiere un peronista, que un radical, que un tipo del PO o el que quieren los comentaristas de La Nación. Son cosas muy diferentes.

16 comentarios »

  1. Paso a dejar una opinión, de esas que quizás le hagan perder un poco de tiempo al autor, o angustiarse. Aunque antes tengo que aclarar que lo hago desde la metrópolis, así que no soy precisamente el público objetivo de este proyecto. Hechas esas aclaraciones, mi deseo es que ojalá encuentre pronto alguna manera de divertirse también al hacer obras dramáticas, con documentación y profundidad psicológica en los personajes, porque a mi gusto la diferencia en el resultado final es notoria. Mientras voy a esperar pacientemente nuevas Doras u obras similares que me despierten el mismo interés y admiración.

    Comentario por Gonzalo — febrero 17, 2013 @ 4:43 pm | Responder

  2. Yo digo lo mismo que Gonzalo. Dora me gustaba mucho, pese a que la seguía irregularmente porque la Fierro me parece, siendo elegante, una cagada. El muchacho tiene talento, no lo dudo, esperemos que lo aproveche. Coincido plenamente que quienes saben de politica a veces no Saben De arte y viceversa. Pero no es un mandato De la naturaleza, se arregla agarrando lo libros y siendo honestos intelectualmente. Postié esto por varias Razones: para felicitar al autor por Dora, para felicitar Al Entrevistador por su labor y para esbozar una teoría de por Qué la fierro es una Cagada: y no puedo dejar De pensar Que la respuesta está encapsulada en esta nota. Lamentablemente, cuando el arte se acerca al poder se quema. La fierro está prendida fuego.

    Comentario por Mariano — febrero 17, 2013 @ 7:54 pm | Responder

    • Pobrecitos los artistas del Renacimiento, los acabás de mandar a la hoguera a todos de un saque… ¿Y los artistas de hoy que viven gracias al Poder Financiero también se queman, o nomás se chamuscan un poquito? ¿Y Gauguin, gran pintor y operador bursátil, se peló la piel con el sol de Tahití o por otras razones? ¿Y los artistas holandeses, que especulaban con cuadros y tulipanes? A ver si nos dejamos de joder un poquito con los lugares comunes de la antipolítica, que los ’90 terminaron hace rato…

      Comentario por Ignacio Minaverry — febrero 17, 2013 @ 10:14 pm | Responder

  3. Llamalo política o Antipolítica, la realidad es que hay cosos buenos y cosos malos. Este coso no llega a ningún lado. Yo sé qué hacía en los 90s, no me podes correr con Eso (además de ser un argumento autoinculpante y de bajo nivel -también me vas A preguntar qué hacía en los 70? O cuántos dolares guardo abajo del Colchon?-. No entendí ninguna de tus preguntas retóricas. Y vuelvo a la carga con la cuestión, con toda la’subjetividad que implica la toma de posición: por qué la fierro es una cagada? Porque no la lee nadie? Porque no es referencia ni Para el hardcore del medio historietistico? Por que me emocioné cuando empezó a salir y me empeñe en que me guste y no hubo forma? Por qué no ha sido catalizador de ningún Debate de nada, ni estetico, ni politico, ni social, nada De nada? Me autocuestiono: no será que todo se Debe a Mi lectura esporádica? No debería leerlo de cabo a rabo y después omitir una opinión? Tal vez, pero no se me puede culpar de aburrirme monstruosamente y de No encontrar a nadie que me pueda Hacer un feedback (porque nadie la lee). Lo más cercano a inquietarme fue Dora y la recomiendo como lo mejor de la revista, esteticamente, narraticamente era una gran experiencia. Intento nuevamente la hipótesis: a la fierro le pasa lo mismo que A los medios oficialistas: aburren hasta la Muerte. No son eco de ningún Debate, no intentan inquietar A nadie, son Apenas un Ejercicio de capacidad técnica. No molestan a nadie. No tienen que capturar un público “por La prepotencia Del trabajo”. Y entre el sopor generalizado puede Ser que se Escape un buen chiste o una historia interesante. Muy pocos tienen la paciencia para intentarlo. Profundizo: la Clave es la prepotencia del Trabajo, no tienen que pensar como yo, no tienen que formar parte del ejercito antik ni tributar A nuestro gorilismo antipolitico, pizzero y champagnero con tapado de piel incluido. No tienen ni que hablar de la actualidad (como Dora). No tengo que pensar como Céline o como Ezra Pound para admirarlos. Bajo a la tierra del relato progresista: no tengo que Ser montonero para leer el eternauta o para leer operación masacre. Pero la historieta hoy comete el peor error que puede hacer: no ser nada. Y lo dejo acá para no aburrir yo también.

    Comentario por Mariano — febrero 18, 2013 @ 7:56 pm | Responder

    • ¿Quién te preguntó qué hacías en los ’90, cola de paja? Yo no, por ahí tendrías que tratar de entender el comentario antes de responderlo.

      Esto que escribís ahora es muchísimo más interesante que lo del arte que se quema con el fuego del Poder, porque expresa tus inquietudes personales con respecto la revista Fierro y no una generalización berreta como la anterior. Primero discutamos por qué te parece que la Fierro en un medio oficialista, como Canal 7 o Radio Nacional: si postulás que hay una supuesta influencia de la publicidad oficial en los contenidos de la revista, una “Fierro K”, primero tendrías que demostrar que hay una bajada de línea oficial. Y para eso habría que encontrar ejemplos de historietas oficialistas en la Fierro, te aseguro que te van a alcanzar los dedos de la mano para contarlas…

      ¿Por qué la Fierro no genera o se hace eco de ningún debate? Porque hoy el debate está en el mundo de la política, no en el mundo de la historieta. Si en serio Fierro fuera un órgano historietil kirchnerista, reproduciría los debates que introdujo el kirchnerismo en la política argentina, y eso no pasa. Habría que ver si esos debates le interesan al lector de Fierro, porque el mundo de la historieta tiene sus debates propios tales como “El porqué de las orejitas de los ratones de Maus” o “Expresividad de los personajes: Sí o No” que también parecen muy interesantes, a juzgar por la cantidad de horas-hombre que se les dedican en las redes sociales.

      ¿Por qué las historietas de la Fierro te aburren? Existe la posibilidad de que sea porque efectivamente se trate de historietas aburridas. ¿Es culpa del oficialismo, esto?

      Aún si la Fierro fuera una revista de historietas dedicada a la propalación del modelo kirchnerista, la calidad de las historietas es responsabilidad de los que las hacemos. Lo de la “Fierro K” es un disparate, que muchos de los que estuvimos en ella seamos kirchneristas eso no alcanza para darle una línea editorial a la revista. Existe un medio que se acerca más a lo que serían “historietas kirchneristas”, que es el suplemento de Telam, que tampoco es un monolito K porque en él hay variedad de historietas, cada una con distinto enfoque, y no todas hablan de política.

      En mi opinión, la relación entre arte y política (Arte y Poder es más amplio, porque el Poder no está en un solo lugar sino que es una puja permanente entre sectores) es muy complicada, pero no hay que escaparle, hay que explorarla. No creo que a alguien se le pueda quemar alguna parte del cuerpo por intentar recorrer este camino…

      Comentario por Ignacio Minaverry — febrero 19, 2013 @ 12:24 pm | Responder

      • Que bueno que hayas recordado la sintaxis para responder! Me alegro sinceramente. Primero te aclaro que no me ofendo por lo que me decís, podes decir lo que quieras, siempre y cuando lo argumentes, como pide el señor administrador. Rescato que asumas como una posibilidad que la revista tenga la calidad que tiene por las cualidades de sus mismos autores. Pero yo no creo que sea eso, creo todo lo contrario. De todas maneras no es un hecho comprobado, es una hipótesis que yo no descartaría. Recalco que, a vuelo de pájaro, leer la Fierro aburre tanto como leer prensa oficialista. Que sea oficialista no me importa en este momento. Me importa que sea aburrida.

        Y te explico la deducción que hago, sencilla, nada del otro mundo, pero la única hasta que me den una mejor: veo una relación ya que la Fierro es un suplemento de un diario cuya línea editorial todos conocemos y cuya tirada cayó por el suelo después de adoptarla. En la Fierro no veo una ideología explícita, al contrario, no veo nada. Está a la deriva. No hay proyecto estético. No entretiene (y por favor, creeme, lo digo con una mano en el corazón, no encontré a nadie que la leyera ni a nadie que me diga que la revista le causó algo -K, no K, comunistas, nazis, menemistas, o lo más común, que no sean nada y la política les chupe un huevo-). Obviamente que los que se juegan algo importante no lo van a decir y es entendible.

        Dado el potencial de la historieta, el lugar que puede ocupar expresivamente y los pocos lugares por los que se canaliza en este país me es lícito preguntarme si la Fierro realiza todo el potencial que puede dar. Yo no lo creo. Tampoco voy a criticar a los artistas per se, no creo que sean MALOS. Simplemente no veo que exploten sus capacidades. Decir que una revista es mala porque quienes la hacen son malos es una simplificación que vos mismo no te crees cuando decís “En mi opinión, la relación entre arte y política (Arte y Poder es más amplio, porque el Poder no está en un solo lugar sino que es una puja permanente entre sectores) es muy complicada, pero no hay que escaparle, hay que explorarla.” Bueno, adelante, exploremos eso. Contanos, vos que la vivis de adentro, cuáles son tus condicionantes o si no los hay.

        Y creo que hay una relación entre oficialismo, periodismo, medios de comunicación, contenido. Creo que la intención editorial es más bien sacarse las ganas de tener la Fierro, hacer la plancha, no molestar a nadie y cobrar a fin de mes.

        Decime una alternativa que no sea esa. Que no caiga en simplificaciones: que los autores son una cagada, que yo solamente estoy dando una opinión a la bartola y hablo boludeces. Salgamos de la Fierro si queres, hablemos de porque la historieta argentina no le mueve un pelo a nadie. Es un Zeitgeist mediocre? Para mi hay una estética común entre 6,7,8, la Fierro, la película de Nestor Kirchner y las producciones audiovisuales del INCAA que se suma a la carencia de guionistas que nos caracteriza (no así dibujantes): es la estética de lo políticamente correcto, lo estéticamente chato y del progresismo sin contenido.

        Sobre oficialismo Si o No, obviamente que no nos vamos a poner de acuerdo. Tampoco quiero discutirlo porque no vamos a llegar a nada. Insisto que una obra puede ser buena independientemente de la postura política del autor. No tengo que ser un anarquista spenceriano para leer a Borges, no tengo que ser comunista para ver a Eisenstein.

        Saludos.

        Comentario por Mariano Monat — febrero 19, 2013 @ 11:47 pm

  4. Hola, al margen del la revista Fierro (hace mucho que no la compro así que no puedo aportar nada) yo creo que está bueno tomar posición. No obstante, lo que llego a ver desde mi escaso nivel de percepción es algo que, no obstante, se me impone fuertemente: actualmente no detecto con frecuencia matices entre dos posturas enfrentadas. El que cuestiona es, digamos, un golpista. El fanático no hace auto críticas ni críticas constructivas. Se empaca en seguir sin cuestionamientos una línea determinada, sea la que sea. Y la defiende a rabiar.
    Creo que está bien defender a rabiar algo en lo que uno creé.

    Normalmente me gustan los contrastes altos. En el dibujo, creo que es la evidencia de tener las cosas claras. Aunque una persona puede jugarse del todo por una cosa en la que creé y equivocarse hasta el caracú.

    En este sentido quizá, en la ficción, un conflicto trillado que me interesa es aquel en que un individuo creé ciegamente en algo (puede ser un partido político) y cuando comienza a percibir que no es todo tan lindo e incorrupto como creía, debe tomar una posición; una posición que le supone un alto riesgo.

    Este tipo de conflicto, claramente, no lo estelarizará nunca un fanático, sino alguien sensible.

    Saludos.

    Comentario por Diego Prósperi — febrero 20, 2013 @ 8:14 am | Responder

    • Hay una simplificación en eso del supuesto fanatismo de los kirchneristas (por lo menos en lo que respecta a sus seguidores, porque si hablamos de cómo se organiza un partido político es más complicado). Por ejemplo los blogueros K: no es lo mismo un Manolo que un Gerardo Fernández que un Omix o un Manuel el Coronel…

      Comentario por Ignacio Minaverry — febrero 20, 2013 @ 2:04 pm | Responder

  5. Ah preferias mas enojarte al cuete entonces 😛

    Comentario por Zambrano — febrero 20, 2013 @ 9:03 am | Responder

  6. Mariano Monat
    antes de elogiar mi sintaxis me parece que tendrías que aclarar tus ideas, y antes de exigirme respuestas tendrías que ser más educado y menos bardero.
    A ver si entiendo lo que decís: la Fierro es editada por P/12 -diario oficialista- pero no tiene coherencia ideológica ni proyecto. ¿Cuál es la relación que hacés entre una cosa y otra, entonces? Si el oficialismo “quema al arte” contagia aburrimiento en sus medios, ¿por qué aburre la Fierro, que no tiene una línea editorial oficialista?. Si la Fierro estuviera efectivamente influida por el gobierno en su línea editorial, ¿no tendría que ser más jugada ideológicamente…?. No, no te entiendo.

    Las consideraciones sobre la política editorial de la Fierro correspondería que se las hicieras a Lautaro Ortiz o a Sasturain, o al sr. Página /12.

    No quiero profundizar mucho en la discusión de por qué la historieta argentina no le mueve un pelo a nadie, porque la verdad que a mí tampoco me mueve un pelo.

    Comentario por Ignacio Minaverry — febrero 20, 2013 @ 2:29 pm | Responder

    • Pregunto, y aclaro que con buena onda, porque viene todo tan caldeado que ya cualquier frase parece un bardeo. ¿La historieta de otros países te moviliza más? Porque a mi no me parece que tenga que ver con el origen de cada obra, su mercado o medio. En todos lados la mayoría de la producción es medio pelo y dentro de ese mar hay mezcladas joyas, sea Japón, Francia, EEUU o el país que elijas.

      Comentario por Gonzalo — febrero 20, 2013 @ 7:07 pm | Responder

      • En realidad la historieta en general no me moviliza tanto, sea del país que sea…

        Comentario por Ignacio Minaverry — febrero 21, 2013 @ 10:40 am

    • Perdón que me meta, pero: ¿La historieta de que país (entera) le mueve los pelos a alguien? Osea Ignacio, ¿vos podés afirmar “la historieta de tal país me mueve los pelos”? Quizás se trata simplemente de que con el correr de las páginas uno se pone mas exigente y empieza a elegir autores y no corrientes o países…
      En lo personal la historieta argentina no me mueve nada, pero puedo nombrarte cinco autores locales que me encanta leer siempre que puedo.

      Comentario por Agustín — febrero 21, 2013 @ 9:04 am | Responder

  7. No sería mejor que guionistas y dibujantes se dediquen más a escribir y dibujar que a sumarse a discusiones largas y aburridas en un blog?? todo bien con el debate pero no se aburren?? produzcan muchachos seguidores y detractores va a haber siempre…

    Comentario por Fernando — febrero 23, 2013 @ 2:43 pm | Responder

    • Mejor dejá que nuestros tiempos los manejemos nosotros, que no somos máquinas de dibujar y a veces nos gusta discutir en blogs…

      Comentario por Ignacio Minaverry — febrero 23, 2013 @ 6:02 pm | Responder

  8. Y de Aleph Alif se vera publicada aca en la argentina ?Se vera esta proto-Dora?Seria un ejercicio comparativo interesante

    Comentario por Gerardo Caamaño Pagniez — julio 27, 2013 @ 9:03 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: