Cuadritos, periodismo de historieta

marzo 1, 2013

Marcianos en retirada

Con problemas, igual mantiene el espíritu original

Con problemas, igual mantiene el espíritu original

Pasa algo raro con las Crónicas marcianas que adaptó a historieta el norteamericano Dennis Calero. Por un lado, es imposible no sentir allí la belleza y la fuerza del relato original de su compatriota Ray Bradbury. Pero por otro lado, resulta inevitable preguntarse si esa sensación que transmiten ambos soportes narrativos es fruto del talento como historietista del dibujante o a la prosa imbatible del autor de Remedio para melancólicos y tantos otros clásicos. Veamos el caso.

De los varios métodos posibles para adaptar una novela al medio gráfico, Calero escoge aquel que más se apoya en el texto original. Reproduce varios párrafos y diálogos, que por supuesto recorta para no ahogar la página, pero que aún así son abundantes. El peso del dibujo es menor para la construcción de la fuerza narrativa de la historieta y, llegado el caso, tampoco hay grandes secuencias para seguir. Bien pensada, la cosa no sorprende, pues al cabo no es una novela donde la acción transcurra en momentos de vivacidad o movimiento “físico”. Una de las características centrales de las Crónicas de Bradbury es la cuestión de la empatía que une a marcianos y terrestres, que se manifiesta más en la telepatía de los primeros.

De modo que la historia original ya deja a Calero con poco margen para inventar y sumar algo de su propio pecunio al trabajo. Claro, está el diseño mismo de los marcianos, que no descolla, y un par de pasajes más. En uno de los primeros capítulos, con las manifestaciones psíquicas de los marcianos “psiquiátricos”, no termina de imponer ningún brillo, y sólo hay dos secuencias, en los últimos capítulos, donde el dibujo anima el libro: una persecusión en botes de arena y unos correteos en una ciudad, cuyo mayor mérito es traer algo de moda contemporánea a la vestimenta de los transeuntes.

Calero no aprovecha sus oportunidades para lucirse

Calero no aprovecha sus oportunidades para lucirse

Por lo demás, el dibujo de Calero no suma gran cosa e incluso decepciona. No siempre los cuerpos humanos transmiten soltura (cosa curiosa, resultan mucho más creíbles los marcianos) y los rostros oscilan entre algunos muy bien logrados y otros demasiado inexpresivos. El color va algo mejor, en particular en los paisajes rojizos. Se nota ahí cierto buen manejo de las técnicas digitales, pero tampoco alcanza a salvar el rendimiento en este rubro.

Con el guión la cosa funciona distinto, pues se apoya decididamente en la estructura del original y, por supuesto, en su prosa. Los textos tienen pasajes de gran fuerza (y el propio Bradbury ya se apoyaba en versos de particular belleza, como esos “brinda por mí sólo con tus ojos / y yo te prometeré con los míos / o deja un beso en tu copa, / y no pediré vino”), pero sobre todo la adaptación cumple en conservar las sensaciones que transmitía el trabajo original.

En Crónicas marcianas es posible encontrar la melancolía de esa pareja marciana, la desesperación de los primeros astronautas, incomprendidos por la “bienvenida” local, la intimidad de la telepatía, la soledad de quienes llegan al planeta huyendo de las tragedias terrestres o los desastres personales, de las ilusiones agrias, de los nuevos comienzos y de la necesidad de encontrar un lugar en el mundo (o en el Sistema Solar, o en el cosmos). En suma, y contra todas sus dificultades, esta adaptación de Crónicas marcianas consigue transmitir buena parte de las virtudes de la versión original.

Por momentos, el color y algunos gestos levantan el nivel

Por momentos, el color y algunos gestos levantan el nivel

***

Ficha Técnica

Crónicas marcianas

Guión/Dibujo: Dennis Calero (sobre el original de Ray Bradbury)

Género: adaptación literaria

Editorial: De la Flor

Lanzamiento: noviembre 2012

Origen: EE.UU.

Páginas/papel: 160, 28 x 20 cm.

5 comentarios »

  1. Me parece muy floja la parte gráfica de esta adaptación. Por lo que puedo ver en las dos paginas subidas son colores planos con personajes estáticos. Si la segunda pagina es una muestra de cuando se levanta el nivel es preocupante. Parecen bocetos coloreados. Los invito a observar el ultimo panel de la pagina 92 y preguntarse porque hay un solo ojo detrás de esos anteojos.

    La pagina 31 que subís como muestra es un bloque de texto tras otra con letreado digital con muy poca onda. Un innecesario uso de color en el texto, lo cual en mi opinión habla de una carencia del autor. ¿Son dos personajes dialogando y no se puede diferenciar sin el uso de colores? Y los dos últimos son idénticos con un mínimo cambio en el rostro del astronauta rubio.

    ¿Ahora que busca De la Flor con esto? Un fácil rédito monetario para atrapar algún incauto amante de la ciencia ficción diría yo. Para que hacer sino una adaptación con un apartado gráfico tan flojo. Me imagino sera un trabajo a pedido y quiero pensar que Dennis Calero lo hizo a media maquina y con cero amor al autor sino no entiendo nada la verdad. Que me disculpe el artista pero no puedo evitar ser critico si se esta adaptando a un maestro, no solo de un genero sino de la literatura en general.

    Comentario por arekasadaro — marzo 2, 2013 @ 10:50 pm | Responder

    • Arek,

      lo dicho en la reseña: sí, la parte gráfica es muy floja.

      Lo que señalás de la página 31, es un recurso que usa para diferenciar la parla humana de la comunicación telepática marciana.

      Y ojo, que De la Flor sólo compró los derechos de la obra, que ya fue publicada en EEUU antes (Calero es norteamericano).

      Comentario por Andrés Valenzuela — marzo 2, 2013 @ 11:36 pm | Responder

      • Recursos son lo que faltan a este muchacho Calero. Una vergüenza lo De la Flor.

        Comentario por Arekasadaro — marzo 5, 2013 @ 5:05 pm

  2. la segunda pagina parece cuando lucho olivera dibujaba a los pedos y sin ganas. la primera es sencillamente una porqueria. quiero creer que de la flor edita esto porque les vendieron los derechos en un pack junto a farenheit…. es la unica explicacion

    Comentario por zambrano — marzo 3, 2013 @ 8:38 am | Responder

  3. Mamita querida, la ubicación de los globos en esas páginas es el equivalente historietistico de un crimen racial.

    Comentario por Loris Z. — marzo 5, 2013 @ 6:46 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: