Cuadritos, periodismo de historieta

mayo 12, 2013

La historia de la primera historieta de Eterna Cadencia

"En el catálogo se producen diálogos entre los libros que lo integran"

“En el catálogo se producen diálogos entre los libros que lo integran”

“Cuando nos enteramos que Gabriela Cabezón Cámara, que es autora nuestra, había trasvasado una nouvelle a novela gráfica, abrimos grandes los ojos”, cuenta Leonora Djament, responsable editorial de Eterna Cadencia, sello fundamental de la escena literaria independiente argentina (aunque ella descreé del término y prefiere hablar de editoriales “pequeñas y medianas”). “Nos interesó mucho ver de qué se trataba y más allá de cualquier prurito, como podría ser el hecho de que no tenemos una colección que albergue novela gráfica, el material nos pareció tan bueno que eso tenía que primar por sobre cuestiones genéricas”, explica. La nouvelle es Le viste la cara a Dios, que Cabezón Cámara adaptó al lenguaje historietístico en compañía del dibujante Iñaki Echeverría y resultó en la publicación de Beya.

Djament asegura que la publicación de historieta en la editorial no es “programática” ni estima la publicación de nuevas novelas gráficas en ese sello. “No es que decidimos abrir una colección, de la misma manera que cuando empezamos con la editorial decidimos dejar que el catálogo se fuera construyendo en la interacción entre lo que nosotros queríamos, aquello que estaba siendo efectivamente escrito por los autores, y en la interacción con los lectores y la crítica literaria”, repasa los comienzos de Eterna Cadencia, “a lo mejor no creo que al comenzar la editorial tuviéramos en mente un criterio latinoamericano en términos de ficción, como fuimos perfilando con los años, por eso soy reticente a decir que ahora buscamos este o aquel determinado material”.

Beya cae, a groso modo, en la categoría “ficción” de la editorial. “Si te fijás el catálogo no tiene colecciones demasiado sofisticadas: tenemos ficción por un lado, ensayo por el otro, y no hay subcolecciones”, señala Djament, “conviven narrativa contemporánea y otra un poco más clásica, la escrita en castellano y la traducida, es un trazo un poco grueso porque nos interesaba que hubiera un cuenco ancho donde pudiera entrar todo lo que hoy más o menos puede etiquetarse con las categorías de ficción o ensayo”. Justamente en esta segunda categoría aparece el segundo título “comiquero”: Leyendo historietas, de Oscar Steimberg.

Libros "fundamentales" en sus campos, el criterio para reeditarlos

Libros “fundamentales” en sus campos, el criterio para reeditarlos

¿Por qué republicar Leyendo historietas?

– Es una reedición ampliada. Nos interesaban dos cosas, al igual que los textos de (Oscar) Masotta, que empezamos al comienzo de la editorial, lo que nos interesaba era la reedición y puesta en circulcción de libros fundamentales en sus campos. La reedición de libros que nos parecían importantísimos y que habían quedado fuera de circulación por los avatares de nuestro mercado editorial. Quizás libros muy consultados dejan de estar disponibles, ni siquiera se encuentran en el mercado de usados, y en las universidades se los estudia de fotocopias porque no aparecen por ningún lado. Y por otro lado creemos que estos libros históricos vuelven a tener una lectura nueva en el presente. El presente les agrega sentidos a esos libros publicados hace 20 o 30 años. En el caso de Steimberg, los libros están acompañados por los textos que escribió sobre esos temas, así que están puestos al día con su visión actual.

Las editoriales más chicas prestan atención a la construcción de su catálogo, de Leyendo historietas ya lo señaló, pero ¿qué les parece que suma Beya?

– En primer lugar, dicho bien sencillamente, son dos libros extaordinarios cada uno desde su lugar. Beya es un texto maravilloso, es difícil encontrarle un adjetivo a un libro tan duro y que habla de una realidad tan dura. Pero está maravillosamente escrito y dibujado. En ese sentido aporta calidad, y la calidad literaria, el desafío estético que nosotros nos interesa en cada libro que publicamos. También aporta un anclaje en el presente. Esto no significa que las novelas que publicamos sucedan en el presente, pero sí de una u otra manera hablan del presente desde el arte, la literatura. Beya sí lo hacen más explícitamente.

"Maravillosamente escrito y dibujado", afirma Djament

“Maravillosamente escrito y dibujado”, afirma Djament

¿Fue deliberada la salida casi conjunta?

– No fue deliberado eso, pero me parece interesante pensar otra cosa que aportan los dos libros es que en el catálogo de Eterna Cadencia se producen diálogos, secretos y sutiles a veces, no tanto otras, entre los libros que lo integran. Este es un ejemplo claro y que se dio azarosamente. En febrero publicamos Leyendo, y en marzo Beya.  Los libros discuten y no siempre se ponen de acuerdo. En este caso son la teoría y la práctica. Beya puede ser leído como la actualización o puesta en práctica de lo que Steimbergt teoriza, y a su vez este da herramientas teóricas para leer un libro como Beya.

Eterna Cadencia también tiene una librería, ¿qué aporta la historieta a esa parte del proyecto?

– Por lo pronto está en la sección de novedades de nuestra librería y cuando hablamos con los libreros con los que nos manejamos sugerimos que aparezca tanto en los estantes de ficción como de novela gráfica. Me parece que no hay que decidir por uno u otro sector, sino sumar.

1 comentario »

  1. Lo de Steimberg is relevant to my interests!

    Comentario por Arekasadaro — mayo 13, 2013 @ 2:29 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: