Cuadritos, periodismo de historieta

julio 16, 2013

Sobre las muchas formas de callar

Hacia el final, una vuelta de tuerca imprevisible.

Hacia el final, una vuelta de tuerca imprevisible.

Qué bien que le sale a Alejandro Farías el truquito de las historias cruzadas. Hasta ahora lo había ejercido con cierta timidez. En Crónicas del Lejano Oeste había algunas alusiones de una historia a otra, pero nada más. En el notable Mi Buenos Aires querido, las intersecciones estaban en la edición misma de el material. Pero en Silencio (hospital) el guionista hace de la coincidencia de vidas el corazón de la estructura dramática.

En Silencio (hospital) se cruzan las historias de un joven, una chica muda, dos capos narcos, un colectivero, un linyera y un pibe maltratado por su padre tullido. Parecen demasiadas vidas para 80 páginas, pero Farías y su dibujante Víctor Zelaya -quien cumple un muy buen papel- se las arreglan para ofrecer una narrativa clara, que mantiene la atención y confunde lo mínimo indispensable para intrigar. Porque claro, desde un comienzo al lector le llama la atención la mudez de esa chica preciosa que se le brinda con alegría al joven, se pregunta qué le pasó al linyera para terminar así (y al padre del niño).

Como el título anticipa, el nudo temático de la historia pasa por el silencio. Sin llegar a ser un estudio en profundidad sobre la cuestión, el guionista sí se esfuerza en retratar muchas de sus formas. El que no habla porque se quedó sin palabras, el que no emite sonido por decisión propia, el que calla porque abrir la boca lo complica. Y también, el silencio como fuente de conflicto, el rencor como un monstruo que prospera en lo no dicho, en las palabras, las explicaciones y los comentarios que se omiten. Quizás sólo falta el silencio del que se calza los auriculares al palo para no oir nada. (more…)

mayo 28, 2013

Historias de cruces improbables

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,
Las historias cruzan western y ciencia ficción

Las historias cruzan western y ciencia ficción

Crónicas del Lejano Oeste surge del cruce entre western y ciencia ficción. Una de indios y vaqueros, pero con motos que vuelan, pistolas de rayos, monstruos extraños y almas migrantes. ¿Suena raro? Bueno, lo es. Se ve raro y tampoco termina de cuajar conceptualmente. Por separado, cada uno de los nueve relatos -guionados por Alejandro Farías y dibujados por otros tantos artistas- se sostienen sin mayores inconvenientes. Aislados de los demás y en otra antología, serían un experimento simpático de sus autores. En este libro, encadenados entre sí, mostrando los hilos que los unen y agrupados, las fallas comunes se hacen más notorias.

No es el primer libro antológico que encara Farías. La Fábrica, primero, y particularmente Mi Buenos Aires querido, luego, le habían dado buenos resultados. La idea detrás de Crónicas…, que el autor ya había comentado a Cuadritos en una entrevista, era tentadora. Quizás el principal problema de este título es que se le ven en demasía las costuras, los esfuerzos por integrar historias sueltas, unirlas en temas que las cohesionen y en conseguir una estética más o menos pareja. Por separado, otra vez, las historias se sostienen y hay un par que hasta son buenas (El Chúcaro, Atila, La partida y la que da nombre al libro, por caso), en conjunto empalidecen.

Un primer problema es que la estética nunca termina de cerrar y eso termina causando ruido sobre la coherencia del universo que se propone. Nuevamente, este es un problema que se manifiesta con las historias puestas en conjunto. Una anécdota suelta no exige mayor elaboración. Un universo construido de fragmentos, reclama más solidez. ¿Por qué conviven flechas y armas de rayos? ¿Qué necesidad de vivir en tipis y salir a cazar la comida existiendo alta tecnología? ¿De dónde salen los transplantes de almas? (more…)

febrero 22, 2013

Tablas de papel

Filed under: Cómic argentino,Noticias,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,
Obras que abordan el amor como ficción

Obras que abordan el amor como ficción

Teatro en viñetas es la historieta que ocupa la reseña central de la sección de crítica de historietas publicada hoy, como cada mes, en Página/12. Un libro interesante por lo que implica: hay pocos antecedentes de adaptaciones de obras de teatro nacionales al noveno arte, siendo que son dos lenguajes con muchos más puntos en común de los que uno podría imaginar. Algo de eso había hablado en una entrevista reciente ante Cuadritos el guionista y editor a cargo del libro, Alejandro Farías.

Como es habitual, la nota va acompañada con un recuadro que incluye otras cuatro reseñas (más pequeñas, claro), que esta vez hablan sobre El pasado, Dago – El saqueo de Roma, Creer o reventar, y La pasión.

Además, todo salpimentado por una columna con varias noticias: el plazo para presentarse a los Premios Banda Dibujada, el llamado a concurso de Crack Bang Boom, la fecha y nueva sede de Dibujados, y las cifras del mercado norteamericano, según Diamond Books Distributors.

**

Dibujos sobre las tablas

Vaya uno a saber por qué las adaptaciones a historieta se desarrollaron mucho más cerca de la literatura que del teatro. Cosa rara, porque el guión que le llega a un dibujante está mucho más emparentado con el texto dramatúrgico que con la prosa literaria. Ambos, guión y dramaturgia, son textos incompletos que sólo cobran forma con la interpretación de otro: un plumín, un actor. En la historia de la historieta argentina hay pocos casos de adaptaciones. Ese es uno de los varios motivos por los que conviene saludar la aparición de Teatro en viñetas, en el que Alejandro Farías adapta junto a Hurón y Carlos Aón dos clásicos de las tablas contemporáneas nacionales: Yepeto, de Tito Cossa, y Venecia, de Jorge Accame.

El libro, publicado por el sello porteño-nicoleño LocoRabia cuenta con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro, y en este sentido encaja también con el proyecto editorial que lo cobija, que con el correr de los años supo encontrar en distintas instituciones aliados para ampliar los márgenes de lectura y llegada de sus publicaciones. (Seguir leyendo)

enero 30, 2013

Leyendo fanzines: los legitimadores

Raymond es una historia pequeña que podía prescindir de otros formatos

Raymond es una historia pequeña que podía prescindir de otros formatos

Se habla mucho sobre el fanzine como etapa en el crecimiento autoral de un dibujante o guionista novel. Se habla mucho, también, sobre la experiencia de autores consagrados o con trayectoria que deciden volver a hacer fanzines, ya en la madurez de su carrera, como espacio de libertad que se reivindica, en ellos, por fuera de las reglas del campo comercial. Son miradas válidas. No sé en qué medida alcanzan para definir la magnitud del fenómeno.

Una recorrida por el último Festival Increíble, dedicado justamente a esta clase de autoediciones, ofrecía una primera sorpresa (parcial): ahí estaba Gustavo Sala haciendo a mano las portadas de su nuevo fanzine Burlando, que cortaba y abrochaba Javier Hildebrandt, a modo de asistente. Más adentro se encontraba Brian Jánchez con su Comic Sans y, desde luego, sus libros publicados en Ediciones Noviembre. Y al lado, ese proyecto extraño y difícil de definir que son las “Burlesquitas” de Editorial Burlesque.

No es ningún misterio qué llevó a Jánchez a crear Comic Sans. De hecho, lo dice en el prólogo. Quería experimentar con el humor gráfico, pues lo consideraba muy difícil y consideraba que, en el mejor de los casos, lo suyo era la comedia. Además de una buena cantidad de viñetas, tiras e historietas humorísticas, el autor de McKosher despliega reflexiones sobre el acto del humor en distintos pasajes. La actitud de este joven autor, reconocido por el medio en distintas instancias, es comprensible: encuentra en el fanzine un espacio de experimentación que no se permite para proyectos más centrados en lo comercial o su llegada al público. (more…)

octubre 28, 2012

Farías: “La historieta tiene más afinidad con el teatro que con la literatura”

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas,Teatro — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

La formación literaria es fuerte en la obra de Farías

“Hay que buscar las ayudas, porque están”, aseguraba hace un par de años a Cuadritos el guionista y editor Alejandro Farías, co-director junto a Marcos Vergara del sello LocoRabia. Y debe ser como dice, porque si en 2010 anunciaba El código Malagón, con apoyo del CCEBA, y un proyecto financiado por el Fondo Nacional de las Artes, en 2012 la editorial sumará un nuevo título con respaldo institucional. Se trata de Teatro en viñetas, que contará con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro y que -aspira su responsable-, podría convertirse en una serie de un libro anual.

“Estas adaptaciones de teatro en historieta es algo que quiero hacer hace muchísimo tiempo y no sabía cómo, porque para mí los dibujantes tenían que recibir un pago y yo no tenía la capacidad para hacerlo”, cuenta, “hasta que conseguí este apoyo con el que se paga a los autores y parte de la impresión”. En este primer volumen se adaptan dos clásicos modernos de la dramaturgia argentina: Venecia, de Jorge Accame, y Yepeto, de Tito Cossa. “Quiero que sean autores más contemporáneos, no adaptaciones de clásicos, como Shakespeare”, apunta el historietista. “Algo así con autores argentinos creoque sólo se hizo con Gorostisa en el cincuentipico y con algo de Discépolo”, se anima, “es llevar la dramaturgia nuestra, que tiene grandes figuras, a otro público”.

Farías destaca que busca también cierta relación entre las dos obras de cada tomo. “Venecia es de una prostituta ya en la vejez, que recuerda el amor de su juventud y la importancia del amor, o su falta, en su vida. Y Yepeto es esta relación entre un profesor, también maduro, y una adolescente y su novio, los celos. Y todo el tiempo está esta cuestión del amor, los celos, lo físico y lo intelectual. Entonces me parecía que eran dos obras que no tienen nada que ver, pero a la vez sí tienen relación que no es ni temática ni lineal, pero al leerla encontrás ciertas inquietudes compartidas”.

El proyecto, asegura, le confirmó una sospecha que arrastraba desde hace años. “La historieta tiene mucha más afinidad con el teatro que con la literatura”, afirma, “muchas veces se trata de adaptar literatura a la historieta y se terminan perdiendo las dos obras, porque la literatura es evocativa, te despierta otro universo, y la historieta es visual, mientras que el teatro es una escritura pensada para lo visual antes que para la imaginación, es un texto para ser actuado”. (more…)

diciembre 27, 2011

Mosaico de amores y calles

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

18 miradas sobre el amor en las calles porteñas

Si el amor es risa, jadeo o llanto es algo que no se podrá zanjar en este espacio. Tampoco si requiere compañía o correspondencia -cosa de la que a veces es dable dudar-. Pero las historias que Alejandro Farías desarma en Mi Buenos Aires querido no apuntan a responder esos interrogantes, sino a constantar que aquello que “aparta el entendimiento de todas las cosas viles” (según Dante Alighieri) puede asumir muchas formas y con distinto tono, sea celebratorio, desesperado, ridículo y desafortunado. Y sobre todo que está ahí, recorriendo la ciudad.

“Mosaico” es cualquier construcción artística hecha a partir de fragmentos. El término viene de “musa”, las deidades griegas que inspiraban a los artistas. Por eso debe ser el mejor modo de describir la estructura de Mi Buenos Aires querido. El libro reune 18 historias. Todas (excepto una) guionadas por Farías y cada cual ilustrada por un dibujante distinto. Pero no aparecen como si fueran cuentitos. Se cortan, se interrumpen, se intersectan y se complementan una a las otras. Un corte deja una intriga o sugiere un final feliz, que luego se constata que no es tal. ¿Es este un relato coral? Y… no. Son historias independientes, pero se superponen y, en todo caso, ayudan a reflexionar una idea general.

Quizás por esto es muy difícil tomar a cada una como un caso aislado para destacar esta o aquella. Cada pequeño relato ofrece una mirada de lo que es el amor. Una mirada válida, que cierra perfectamente sobre sí misma… pero incompleta. Como sólo pueden ser incompletas las cosas que son iguales y muy distintas a la vez. (more…)

septiembre 6, 2011

Fin para la saga de los monstruos

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

La saga la proyectó el dibujante

Con el tercer volumen publicado, concluye la pequeña saga de La historia del otro Juan Moreira, una serie de aventuras con elementos de horror sobrenatural, acción y un triángulo amoroso guionada por Alejandro Farías y dibujada por Javierr Solar.

Tras dos tomillos en los que la dupla presentaba al protagonista y planteaba la existencia de monstruos ocultos entre los humanos, aquí la acción enfila hacia una conflagración definitiva, que no supone la derrota de los monstruos tanto como su exposición pública.

En este sentido, será difícil encontrar en el libro #3 méritos y defectos que no estuvieran ya en sus antecesores. Puede señalarse que en alguans viñetas el dibujo está sobrecargado, quizás, y que no siempre el diálogo funciona del mejor modo, pero hasta allí hay cosa nueva para objetar a este tramo de la historia. Lo más interesante de esta entrega es que retoma algunos de los temas fundamentales del primer número, dejados algo de lado en el segundo, y deja dispersas algunas nuevas ideas, que quizás se podrían haber desarrollado mejor si la saga hubiera sido pensada como de largo aliento desde un primer momento. (more…)

marzo 29, 2011

De conspiranoias, monstruos y Moreiras

La portada anticipa el interior: crecen los personajes secundarios

Alejandro Farías y Javier Solar están construyendo una de las escasas “sagas” contemporáneas en la historieta argentina. Lo hacen en La historia del otro Juan Moreira. Hasta ahora hay dos libros y -si se confirman los planes de los tres sellos editoriales- antes de fin de año saldría el tercero, completando la trilogía. Sin embargo, y aunque esta segunda entrega es una continuación del primer tomo, la serie como un todo fue creciendo a medida que era producida. Los primeros capítulos dieron paso al libro inicial, este a algunas nuevas pruebas y lo que siguió fue la construcción general de un arco argumental más grande y unificado.

Para quienes no leyeron el primer tomo (ni la reseña correspondiente en este sitio), la serie narra las desventuras de Juan Moreira, un muchacho que guarda con su tocayo literario (y real) apenas su tendencia en común a estar descastado por los poderosos y a enfrentarlos, pero no mucho más. En su mundo los monstruos existen, él puede verlos (y combatirlos), está enamorado de una de ellos y, por si no bastara, estos detentan un poder enorme que la humanidad ignora. En el tomo de marras, el 2, la complejidad de la trama crece. Se revela el paradero del hermano perdido de Juan (que, se sabía desde el primer libro, es un monstruo) y se construye una “conspiranoia” en regla.

La estructura se mantiene, pero cambia su foco de “presentación de protagonista” a un relato más coral, que se enfoca en la vida de los personajes secundarios y en la construcción del conflicto que se cierne sobre el mundo. Algo de esto se refleja en las portadas de un libro y otro. Si en la primera la figura excluyente era la de Moreira, en la segunda aparecen varios de los personajes secundarios. Esto, que en principio tiene buena pinta, se desluce por algunas fallas (more…)

noviembre 23, 2010

Vasos medio llenos, medio vacíos

Buena antología con el tambaleo como denominador común

“Antología de historietas borrachas”, se propone Ebrio, publicado por el sello cordobés Llanto de Mudo. Un libro con relatos cortos y autoconclusivos que reune a más de una docena de autores, en su mayoría de la provincia del fernet.

La lectura de Ebrio puede dividirse en dos partes. El primer pasaje del libro presenta historias trágicas, vidas patéticas cegadas por la neblina del alcohol que, en el más optimista de los casos, resultan un cuento tragicómico. Tan intenso es el sentimiento que generan, que pareciera que los autores se empeñaran en ahuyentar del vicio a sus lectores a fuerza de mitos urbanos aleccionadores. Héroes, Razones para embriagarse, … a dónde ir, y -hasta cierto punto- Dormí con chicos, forman parte de este grupo.

La transición se hace con Dos días, de una dupla probada sobradamente: Alejandro Farías al guión y Leo Sandler como coequiper en los lápices. La dupla ya tiene unas cuantas páginas en conjunto, algunas de las últimas reseñadas aquí mismo, en ocasión del libro La fábrica. La bisagra que supone Dos días, con su vuelta de tuerca inteligente tanto en el enfoque de las historias de borrachos, como en el tópico de “dos días en la vida”, abre otro pasaje del libro: el humorístico.

Aquí comienza lo mejor del libro. No necesariamente desde lo historietístico en sentido estricto, pero sí lo más descontracturado, lo más suelto y dispuesto a mirar el vaso medio lleno. (more…)

agosto 31, 2010

Trabajos sin salida

Farías propone sus fábricas como espacios cerrados, de reglas propias

El trabajo es un zoológico y afuera está el mundo. Podría decirse que una empresa es una cárcel, pero la metáfora del zoo es aún más elocuente. Porque los obreros-trabajadores están enjaulados y expuestos para la generación de un valor ridículo y ajeno que sólo disfruta alguien extraño a los pasillos y andariveles fabriles. Como para un tigre su jaula, el abandono del trabajo es una quimera. En todo caso, sólo puede cambiarse por una jaula más grande o más cómoda, pero no liberarse del imperativo mismo de trabajar. El único modo de hacerlo es dejar de ser un animal para convertirse en un cobrador de entradas o paseante.

Eso está por detrás de La fábrica y los siete cuentos gráficos con guión de Alejandro Farías, que reune este tomo de la editorial nicoleña LocoRabia, que será lanzado al mercado en septiembre y aquí Cuadritos adelanta. En cinco relatos propios y dos adaptaciones, el autor propone universos cerrados, casi asfixiantes. Espacios con reglas propias, siempre tensas, voraces y no exentos de violencia, pero siempre más comprensible para sus habitantes que el exterior indómito y desconocido. Cosmos autoregulados donde mandan más la fuerza y la avivada que la ley. No importa qué se produzca en la fábrica, si es legal o no. Importa que es para otro. Entre los de abajo mandan las circunstancias y las necesidades.

Al nivel de la tierra el yugo embrutece al más noble, parece advertir Farías a su lector. La dignidad animal aquí es dudosa y siempre endeble. Se hace lo que se puede con lo que se tiene, y se intenta vivir con las consecuencias. Acaso por eso el guionista propone a sus siete dibujantes presentar a los protagonistas como bestias (todo un zoológico) y a los extraños al ambiente fabril como humanos. No es nada casual ver en esos animales tensiones contenidas, rabias domesticadas por necesidades. (more…)

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.