Cuadritos, periodismo de historieta

enero 2, 2012

Un balance más… y no jodemos más…

Filed under: Cómic argentino,Noticias — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,

La portada de la sección Cultura & Espectáculos de hoy

Pero esta vez pensado para un público más amplio que el de Cuadritos. Salvado un temita administrativo, vuelve a Página/12 la firma de quien suscribe. La excusa es un balance del año historietístico que pasó, haciendo un paneo sobre la edición local, el papel de los festivales, la llegada de Historietas Nacionales, los que se fueron y alguna perspectiva a futuro. Además, claro, 11 recomendados para el 2011 (y un bonus track). Todo aderezado por tres columnistas que alegran a cualquier escriba: Juan Sasturain, Andrés Accorsi y César da Col.

**

Luces y sombras en el universo de las viñetas

Gran contradicción la de la historieta argentina en 2011: tanto para celebrar y el mazazo de la muerte mezclándose entre sus viñetas. En un plato de la balanza, ediciones nacionales más robustas, la consolidación del circuito de festivales, libros excepcionales desde lo artístico, invitados internacionales de nivel y el lanzamiento de Historietas Nacionales, de la agencia estatal de noticias Télam. En el otro extremo, las partidas dolorosas de Carlos Trillo, Francisco Solano López y Eduardo Ferro, pero también las de otros veteranos del plumín, como Eduardo Santellán, Enio Leguizamón y Mannken (Víctor Braxator).

Lugares de encuentro

Si la viñeta es el lugar del encuentro entre el autor y el lector, los eventos son el espacio natural para encontrarse con los libros, las revistas y el rostro de dibujantes y guionistas. Desde hace algunos años, los festivales de historieta crecen en número y calidad. La disciplina también gana espacios en otros eventos, como la Feria del Libro de Buenos Aires o su homóloga infantojuvenil.

En 2011 se consolidaron las convenciones del interior del país, como la rosarina Crack Bang Boom, se recuperó el encuentro de historieta y humor gráfico de la ciudad bonaerense de Lobos, continuaron el Viñetazo cordobés y el marplatense Historietas a toda costa. Apareció Unicomix, en Mendoza. La Feria del Libro Infantil y Juvenil albergó un Festival propio de muy buena repercusión. (Seguir leyendo)

octubre 1, 2010

Bonus viñetitus

Los conferencistas, en el lente de Sandra Cartasso

Bonus track inmediato para los amantes de la historieta para chicos. Mientras Página/12 publica hoy una crónica de la charla y exposición del miércoles en la Alianza Francesa junto con un recuadro de opinión de Gustavo Sala sobre el tema, aquí un módico agregado de frases que quedaron fuera de ese artículo y otro recuadro de opinión, de Javier Rovella.

Una pregunta suscitó enorme debate entre César da Col, Luciano Saracino, Carlos Trillo, Diego Agrimbau, Liniers y Eduardo Maicas, panelistas de la mesa sobre actualidad de la historieta para chicos, actividad que forma parte de la Gran semana suelta de viñetas, ¿qué leían de chicos y cómo los influenció?

Como en otras ocasiones, Trillo contó de su imposibilidad para jugar al fútbol por los anteojos que debía usar, prohibición que lo impulsó a la lectura de «la colección amarilla» Robin Hood. Su gran revelación, aseguró, llegó con el descubrimiento de Huckleberry Fynn. «Descubrí que los niños también podían ser malos, porque Huck no era un niño bueno, sino más bien un pibe peligroso».

Otro influenciado por los relatos de Mark Twain fue Liniers. (more…)

marzo 14, 2010

«Sin ediciones nacionales las historietas infantiles seguirán negadas»

Midi Bujo, el bichito rosado que se transforma en el personaje que mandan los chicos a Intercole

En un bar de la esquina de San Juan y Boedo, César da Col espera con una pila de revistas. «Para que sepas de dónde salgo», desliza mientras saluda. En la docena de publicaciones que le pelean el espacio al café hay no menos de cuatro décadas de historieta infantil. Desde las aventuras de McPerro hasta las últimas Spirou, pasando por ediciones españolas de distintos títulos. El dibujante se las conoce «de pe a pa». Las leyó y estudió en profundidad. No sorprende, entonces, que sea uno de los fundadores del movimiento Banda Dibujada y que integre la comisión de Asuntos Culturales del Museo de la Caricatura Severo Vaccaro. Tampoco sorprende, por consiguiente, que el entrevistado se reconozca como un «militante» en favor del cómic para los más chicos.

A los 10 años, su compañero de escuela Pablo Palomino le inculcó el gusto por Astérix, Lucky Luke y los Beatles. «Con esas tres cosas me cambió la vida», reconoce Da Col. Para el resto alcanzó con seguir la tradición familiar. Su padre (Armando da Col) es dibujante, trabajó con Carlos Trillo, Guillermo Saccomano y tiene un largo currículum en el campo de la animación. «Empecé ayudándolo a hacer los negros y el enmarcado de las viñetas», recuerda, «me fui vinculando con dibujantes porque siempre venían a casa, así lo conocí a Carlos Meglia, con quien eran amigos, por ejemplo».

Tras sumar a su currículum participaciones en films como Manuelita o Pan Triste y una buena cantidad de páginas ilustradas o llenas de viñetas, hoy reparte su tiempo en distintos proyectos: una revista de historieta infantil pronta a salir («la dirige un amigo, pero lo único que puedo contar es que voy a tener un personaje que se llamará Roboteen«, se disculpa), una colección de libros en ciernes, sus aportes a la web Imaginaria (donde además de la galería de dibujantes lleva adelante la sección «TamTam: objetivo historieta»), tiras en la revista Intercole, y el chiste diario que hace con su colega y amigo Faro para el Diari de Tarragona. Hasta allí, Da Col llegó por esas revistas que tiene sobre la mesa. Sin embargo, esa pila de papel explica apenas una parte de su ferviente militancia. (more…)

diciembre 13, 2009

¿El hermanito menor?

Para compartir con los peques, al final del artículo una guía para encontrar historieta infantil online

¿Cuántos premios Nobel de Literatura fueron dedicados a un escritor de cuentos infantiles? La respuesta, el lector podrá intuirla bien rápido, es «ninguno». Las distintas academias de letras del mundo tienden a ver con menosprecio la literatura pensada para niños, como si esta no fuese digna de respeto, no tuviese sus propias complejidades formales o no tratara temas que afectan profundamente a la humanidad. En ocasiones, en el mundo de la historieta, ese prejuicio se reproduce para con la historieta infantil. En franco contraste, la historieta misma muchas veces es denostada por «infantil» entre los ajenos al medio. Lo paradójico es que la edición de historieta argentina contemporánea está dominada por la historieta «adulta» (tanto de autor, como de aventuras o de humor).

Al analizar el desarrollo del campo en nuestro país, es relativamente sencillo dar con las claves. Al caer la industria local, los artistas argentinos se refugiaron en la autoedición o en los mercados extranjeros. Quienes se «exiliaron» a otros mercados, rara vez se repatriaron. Quienes crecieron independientes de directrices editoriales, plasmaron su mirada ya adulta del mundo. El devenir natural llevó a que, al resurgir de la industria editorial de historietas, el mercado fuese ganado por el cómic adulto (un público siempre difícil de captar) en lugar de por productos orientados a segmentos más fácilmente explotables, como los niños o los adolescentes (que rápidamente se volcaron al manga).

Sin embargo, la historieta infantil argentina pugna por resurgir. Aquí, algunos de sus protagonistas evalúan los prejuicios para con el sector dentro y fuera del mundillo comiquero. (more…)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.