Cuadritos, periodismo de historieta

junio 18, 2013

Pibes de terror (segunda parte)

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 1:00 pm
Tags: , , , ,
Dos aventuras extensas componen el nuevo libro recopilatorio

Dos aventuras extensas componen el nuevo libro recopilatorio

El Bruno encontró en Escuela de monstruos un buen filón a explotar. Ya se habían señalado aquí las virtudes que tenía la serie para cautivar a los chicos: personajes piolas, diálogos cercanos al lector, aventura y humor constante. El volumen dos que recopila –nuevamente- Pictus, sostiene estas virtudes, aunque se aprecian algunos cambios en el desarrollo de las historias que propone el autor. Este #2 reúne básicamente dos historias muy largas que el dibujante desarrolló a lo largo de un año en Billiken, donde originalmente se publican las peripecias de Tomás y compañía.

En la primera historia, el buen curso de un campamento se va al tacho. En la segunda, una serie de accidentes deviene en una invasión zombi a gran escala en la escuela. Lo curioso de ambas es que Tomás, protagonista indiscutido del primer libro, acá deviene “uno más”. Si bien sigue teniendo un papel preponderante, al momento de desarrollar o resolver aspectos de la trama, El Bruno recurre muchísimo más a la participación de su amplia galería de personajes secundarios. La narración va camino a ser más coral. (more…)

mayo 29, 2012

Un pibe de terror

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 4:00 pm
Tags: , , ,

Sólido gráfica y narrativamente, se trata de un libro “monstruoso”

Un catrasca. Un quilombero. Tomás es un pibe tan zarpado que sus padres lo llevan amordazado y encadenado cual Hannibal Lecter hasta un internado en plena Transilvania. El chiquilín, resulta, es una especie de monstruito, como un heredero de Daniel, el terrible, o de Iván, el del mismo apodo. Y cae en una Escuela de Monstruos. Allí sus compañeros se alarman: es el primer alumno humano que la institución tiene en su historia. Lo que sucede muy pronto es que el chico se gana la admiración de sus pares a fuerza de… travesuras, claro.

Escuela de Monstruos se publica semanalmente en la revista Billiken, la firma El Bruno y la editorial Pictus recopiló sus primeros arcos argumentales en el libro homónimo. Aquí se narra la llegada de Tomi a la escuela de Transilvania, cómo se conoce con sus compañeros, las primeras clases (química, educación física), una excursión a la cocina, la zombie linda del colegio y una inesperada transformación en lobizonito. Todas con una perspectiva en la que prima la aventura y el humor.

Es llamativo que una revista tan conservadora como Billiken haya aceptado un personaje que está lejos de ser un modelo a seguir por sus potenciales lectores. Tomás no es ni cándido ni bueno. Es un quilombero. Y si se utiliza aquí ese término, es porque así hablan los personajes. Entre las muchas virtudes que tiene la serie es la de apelar a un lenguaje cotidiano que seguramente le resulta más que natural a los chicos de entre 7 y 10 años para quienes parece indicada la propuesta. (more…)

marzo 18, 2012

El punkie de los chicos

A favor del libro: "Para un chico es muy difícil tener todos los números de la revista"

“No sólo fue crear un mundo desde cero, también fue armarme a mí mismo como historietista infantil desde cero”, aclara apenas prendido el grabador Mauro Serafini. Es decir, El Bruno, ese punkie alto y espigado que desde hace tres años divierte (y asusta un poco) niños en la tradicionalmente pacata revista infantil Billiken. La primera vez que Cuadritos lo entrevistó, el dibujante recién preparaba las muestras para la publicación. Hoy mudó de casa, de barrio y tiene menos tiempo para dedicarle a los fanzines que ocuparon buena parte de su crecimiento como historietista. A cambio, Escuela de monstruos -que ahora Editorial Pictus recopilará en un libro- le paga el alquiler y se publicó en inglés y árabe. Entre un cigarrillo y el siguiente, al muchacho se lo nota contento con su presente historietístico.

“Siempre fui lector, pero no creador”, señala El Bruno, “venía de hacer un tipo de historieta que es casi lo opuesto, si es que pueden existir los opuestos en materia de historieta”. Pensar en Billiken le supuso revisar las cosas con las que ríe, los elementos que podía utilizar, que cosas no podían pasar nunca en una historieta infantil. Ahí enfatiza el “nunca” como hundiendo la “u” y lo primero que viene a la mente es Malena, la nena alcohólica, que supo ser de sus personajes más populares entre los adultos. “Tuve que empezar a analizar mejor qué me atraía de este tipo de lecturas”.

Lo primero que encontró fue inocencia. “La historieta que siempre me gustó y que tengo en la cabeza, quizás es demasiado inocente para los chicos de hoy día, que tienen todo muy rápido, muy al palo, que vienen con más inteligencia y son más irónicos”, analiza, “entonces podía utilizar situaciones similares, pero mis personajes no podían actuar igual”. La clave, explica, fue hacer hincapié en la personalidad “límite” de los protagonistas y llevar “un poco más” allá las tramas.

Pese a que Billiken siempre fue una revista muy conservadora, él asegura que llegó en el momento justo en que los editores estaban buscando correrse de ese lugar. “Pero todavía no tenían claro cuáles eran los límites a los que querían llegar”, explica y recuerda que solían preferir que se pasara de la raya y volver para atrás antes que pecar por exceso de prudencia. ¿Cuál era una típica corrección en las primeras semanas? “Capaz dibujaba un personaje con re cara de loco y me decían hacelo igual pero con menos merca“, y en su voz no hay ni asomo de chiste. Había que achicarle los ojos al monigote “y cerrarle un poco la sonrisa de psicópata”. (more…)

junio 16, 2009

Demasiadas canciones

Canción popular historietizada, por Ibn al Rabin

Canción popular historietizada, por Ibn al Rabin

El balance de un buen disco pende de un hilo. De saber con qué tema empezarlo. Del orden de las canciones y qué composición debe cerrarlo. Es fácil olvidarlo en la época del mp3, el shuffle y los videos de Youtube, donde el fragmento importa y comporta por la totalidad de un cd.

Es sencillo pasar por alto que esta sensibilidad necesaria para el productor de discos también debe tenerla el editor de antologías de historieta. Así como al productor de turno le corresponde decirle a la banda “este tema no”, al responsable de una revista le toca ser firme con sus colaboradores y decir “no puedo incluir tu cómic”.

Cabula 6: revista-booklet con portada de Frank Arbelo

Cabula 6: revista-booklet con portada del historietista boliviano Frank Arbelo

Esto a propósito del sexto número de la revista Cábula, esa antología iberoamericana de gran nivel que edita Ernán Cirianni, que en esta ocasión viene con un CD. De modo que no queda claro si es una revista con música o un disco con un “librito” demasiado gordo. Lo que salta a la vista es que tanto musical como historietísticamente, al producto le sobra material.

Por ese motivo muchos pasajes pierden consistencia. Tanto en el producto global y como en sus dos caras, música y cómic. Hay un límite -difuso, por cierto- entre integrar una producción ecléctica y tener una mezcolanza estética sin cohesión. Pese a algunos muy buenos momentos historietísticos (more…)

marzo 11, 2009

Forros con aspiraciones

Es muy interesante cómo Sab Florio compone sus páginas en Forro

Es muy interesante cómo Sab Florio compone sus páginas en Forro

No quieren poca cosa los muchachos: fundar un espacio de expresión personal para quienes no pueden publicar en otro lado y trasladar a la historieta de su lugar de “arte menor” al de arte prestigioso. Todo porque -insinúan sin mayor disimulo- son forreados. Están hartos -cuentan- de caminar una redacción tras otra mostrando sus trabajos y sufriendo el rechazo y el desprecio. Y está bien seguir un camino de autoafirmación y dotarse de un proyecto digno y superador. El problema es que aunque la lectura de las historietas de la Revista Forro revela un contenido francamente bueno, es discutible el acabado conceptual de la publicación.

En primer lugar, ninguno de los historietistas que publican en Forro es lo que se dice un caído del catre. Todo lo más, Sab Florio y Martín Santos pueden considerarse los menos conocidos del grupo.

El resto goza al menos de una mínima posición en la escena argentina actual. Un repaso rápido nos presenta al Bruno (entrevistado aquí y aquí) con un libro publicado, colaborador en Billiken, y además responsable del último Picado Fino de la revista Fierro. Souto y Scalerandi llevan la revista autoeditada más importante del país: Lule Lelele.

El realista Ernán Cirianni continúa su exposición en el Espacio Historieta del Centro Cultural Recoleta (Junín 1930, Capital Federal) (aquí una crónica), es responsable de una galería (LDF) que brinda amplios espacios a la historieta local, y está pronto a editar un nuevo número de la revista Cábula. Por su parte, Juan Caminador fue destacado hace poco por el suplemento joven Sí!, de Clarín, como una de las jóvenes promesas de la historieta local con presencia en la web. Brian Jánchez, además de elogiado por su trabajo en Historietas Reales, recibe ofertas de trabajo de algunos de sus colegas.

Así las cosas, la queja de que tantos nombres “no tienen lugar” parece anacrónica, o desplazada de quienes sí podrían quejarse: los jóvenes de veintipocos a quienes les falta aún trajinar los lápices para hacerse su lugar. (more…)

enero 25, 2009

Del gore a la reflexión social, ida y vuelta con El Bruno

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 7:00 am
Tags:

Tras la primera parte de la entrevista a El Bruno, llega la segunda entrega, en la que Mauro Serafini aborda su forma de hacer humor.

Los niños y los vicios, dos temas recurrentes del Bruno se juntan en Malena

Los niños y los vicios, dos temas recurrentes del Bruno se juntan en Malena, la nena alcohólica

“¡Ay, no! ¡Qué asco! ¡¿Cómo te podés reír con eso?!”, reclama, se indigna, o quizás se asusta, una chica que acaba de ver una tira de Malena, la nena alcohólica, creada y dibujada por El Bruno. Y la pregunta bien puede trastocarse y dirigirse al autor, a ver cómo es que hace ese tipo de humor grotesco, gore, desprejuiciado y un poco chancho.

“Me gusta jugar a que la gente no sepa bien de qué se está riendo o por qué se ríe de eso”, explica y señala temas funestos que aborda con una sonrisa en el lapiz: el hambre, el alcoholismo, el aborto, el racismo. “Nos reímos justamente de la hipocresía de no hablar de esos temas”, acusa, “no me estoy riendo de los niños que mueren, sino de las circunstancias, de una situación tan perturbadora y con fundamentos mediocres, que te preguntás cómo puede ser que siga sucediendo, que haya pendejos que se mueran de hambre o por una enfermedad hiper solucionable”.

Para El Bruno, estos temas “deberían estar arreglados hace muchísimo”, lo mismo que el racismo, “pero escuchás a un tachero defendiendo al Negro Oro o diciendo que hay que ‘matarlos a todos’ y pucha, ¡es jodido! Entonces te reís de eso, porque cambiar no se cambia”, lamenta desesperanzado.

Entonces saca a relucir su (evidente) costado punk y rebelde (more…)

enero 18, 2009

“En diez años la Lule Lelele va a ser de culto”, asegura El Bruno

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 7:00 am
Tags: ,

Mano a mano con Cuadritos, el Bruno analizó el nuevo despuntar de la historieta argentina, recordó su etapa en los fanzines y habló de la Lule Lelele. El próximo número, el artista destripa su forma de hacer humor.

El Bruno se puso serio para hablar con <b>Cuadritos</b>

El Bruno se puso serio para hablar con Cuadritos

“Sé que voy a ser un adolescente toda mi vida porque lo necesito para crear”, desliza Mauro Serafini, más conocido como El Bruno hacia el final de la charla con Cuadritos, con el último dedo de cerveza a punto de desaparecer y una hora de charla grabada. Pero lo cierto es que de adolescente mantiene “la libertad en la cabeza”. Del resto, se hace cargo como adulto. “Hay cosas con las que me tengo que comprometer: fechas de entrega, laburos, pagar cuentas, mantener una relación”, enumera como corolario del repaso que lo llevó desde la militancia plena en los fanzines a poder vivir de su arte. “Es mantener la vida social, pero no por la imagen que nunca me importó mucho, sino por cuidar lo que siempre quise tener y ahora tengo”.

¿Y qué es eso que siempre quiso? Pues, parece, la vida con su novia y poder vivir del dibujo y la historieta, algo que consiguió con esfuerzo y dedicación tras años de remar desde el under, con revistas propias y ajenas entre las que destaca la Lule Lelele. Ahora tiene un libro publicado (Humor Etiliko) y colabora en la revista Barcelona (“me gusta la revista y formar parte, además me sirve como publicidad para caminar esto”, confía, “me encantaría publicar todos los números, pero bueno…”).

También está comprometido a presentarle a los niños una página de historieta semanal en la revista Billiken. “Obviamente no quieren desmembramientos, ni muertes, ni violaciones, ni vómitos, pero me dejaron hacer una historieta de humor infantil con terror, que es con lo que más cómodo me siento”, adelanta.

A tono con su momento personal, es optimista respecto al futuro de la historieta, pero también cauto. Sabe que nada viene de arriba y que hay que pelearla siempre. “Está bravo”, se ataja, “es muy extraño, porque es una realidad que resurgió la historieta argentina: hay más oportunidades, más publicaciones”, describe. “Pero después está el por qué es tan fácil esto (more…)

Blog de WordPress.com.