Cuadritos, periodismo de historieta

noviembre 1, 2010

Último momento: Trillo premiado mejor guionista en Lucca

Filed under: Cómic argentino,Cómic Europa,Noticias — Andrés Valenzuela @ 11:45 pm
Tags: , ,

Carlos Trillo fue premiado ayer en el festival Cómics and Games 2010, de Lucca, Italia, como “miglior sceneggiatore”, es decir, como mejor guionista” por la edición italiana de El síndrome Guastavino, publicado en ese país por Coniglio Editore bajo el título L’eredità del colonnello.

En nuestro país el relato fue publicado como serial en la revista Fierro, con dibujos de Lucas Varela, y luego recopilado por el sello Reservoir Books de Random House Mondadori. No es el primer reconocimiento de esta novela gráfica fuera del país: ya había sido nominado a los premios del notable festival internacional de Angoulême, Francia. En ella, la dupla cuenta la historia de Guastavino, un oscuro empleado ministerial que esconde un oscuro secreto relacionado con la última dictadura militar argentina y un perverso fetiche con una muñeca de porcelana.

Con este galardón Trillo suma otra distinción internacional a su vitrina, junto a dos Yellow Kid en la categoría Mejor Autor Internacional (1978 y 1996), uno como Mejor Guionista en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona (1984), el premio Alph’Art (1999) y el Gran Premio de Humor en lengua francesa (2000).

octubre 9, 2009

Anticipo exclusivo: Fierro #36 por dentro

En lo sucesivo, el portadista de turno en la Fierro tendrá la responsabilidad de reinventar el logo. Aquí: Scuzzo.

En lo sucesivo, el portadista de turno tendrá que reinventar el logo. Aquí: Scuzzo.

Es imposible resumir el #36 de Fierro en un sólo adjetivo. Acaso, cabrían más de 70 epítetos de los buenos. Uno por cada autor que participa del ejemplar especial que llega a los kioscos mañana. Uno por cada página de historieta pujante que tiene el número aniversario de la principal revista que tiene nuestro país en lo que al noveno arte se refiere. Es imposible, también, decidir por dónde empezar a describirla. ¿Por el trabajo de los humoristas gráficos? ¿Por el cambio de diseño que marca esta edición de octubre? ¿Por el regreso a sus páginas de antiguas glorias? ¿O por el arribo de nuevos talentos?

Fierro #36 trae 72 páginas repartidas -bastante uniformemente- entre casi ochenta guionistas y dibujantes. Algunos se apropiaron de una hoja exclusiva para ellos sólos. Otros compartieron una carilla con sus cófrades habituales. Unos presentaron ideas nuevas. Otros prefirieron revisitar historias previas, ofreciendo una suerte de “bonus track” o spin off de otra historia.

La portada -cuya ilustración acompaña esta reseña- es magnífica. Scuzzo confiesa que la hizo casi jugando, por hobbie y sin ninguna intención profesional. El resultado de sus divertimentos es una chapa impresionante. Una presentación que asemeja a esas tapas de chapa gruesa que para las alcantarillas era circular y que aquí es -claro- rectangular, acomodándose al tamaño de la revista. el diablo está en los detalles, aseguran, y Scuzzo se glorifica con ellos. Los puchos pisoteados aquí y allá, su firma raspada entre el óxido y el oscurecimiento del metal. La textura de la cerradura. Si el diablo está en los detalles, la tapa está endemoniada y, ¡demonios! es un gran modo de empezar. También tiene -vale advertirlo- otro gran modo de cerrar, aunque para ello conviene leerse hasta el final esta reseña. (more…)

septiembre 29, 2009

El hombre demolido

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,
Ya en la portada es posible atisbar el desastre interior de Elvio Guastavino

Ya en la portada es posible atisbar el desastre interior de Elvio Guastavino

“No te vamos a extrañar una mierda, Guastavino”, escribió Carlos Trillo en la revista Fierro en abril de 2008, cuando se publicaba la última entrega de El Síndrome Guastavino, que ahora recopiló y llevó a las librerías Sudamericana. El guionista -que no dudó en describir a su protagonista como “un hijo de puta”- jamás tuvo por su estrella la más mínima conmiseración. “Tengamos un poco de piedad”, cuenta que le había pedido su dibujante, Lucas Varela. Pucha, ¿por qué tenerla? Si Elvio Guastavino no merece ninguna y así, además, el relato desangelado y desgarrador adquiere una potencia que es genuinamente demoledora.

Efectivamente, el personaje que Varela ilustró magistralmente una página tras otra es un ser deleznable. En los primeros instantes da pena con sus sacrificios ridículos y esa obsesión hacia una muñeca austríaca del siglo XIX de rizos dorados. Hasta da lástima verlo en ese trabajo ministerial miserable y cohabitando con esa madre abandonada que, ya veremos, tampoco es una carmelita descalza.

Quizá una mirada psicoanalítica estrica encontraría baches en los sustentos teóricos del relato. Las fijaciones y las construcciones fantasiosas del protagonista parecen salidas de una historia kitsch. Pero ni Trillo ni Varela quisieron hacer de El Síndrome… un ensayo académico. En todo caso la narración se asemeja a esos policiales psicológicos clase B (de “berrata” y también de “bueno”) que pulularon en los ’80 y comienzos de los ’90 con el auge de la videocasetera.

Como en esos policiales donde el director avanza capa por capa sobre la mente del criminal de turno, aquí la dupla autoral hace otro tanto. Quedaría elegante, hay que reconocerlo, decir que en el guión Trillo “deconstruye al personaje”. Pero esa expresión se quedaría corta por fría, por analítica en exceso. Es mucho más ajustado decir que en El Síndrome… el guionista hace un trabajo demoledor en varios niveles. (more…)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.