Cuadritos, periodismo de historieta

octubre 19, 2012

Puro cuento

Reúne trabajos publicados en Fierro e Historietas Reales

Frank Arbelo podría engañar tranquilamente a todos sus lectores. Bastaría con que ocultara que el grueso de sus últimos trabajos son adaptaciones literarias y nadie lo notaría, tal es la mímesis impecable que consigue entre los cuentos que escoge y el lenguaje historietístico. Sus trabajos son –también- una suerte de ejercicio de estilo, una disciplina encaminada a sorprender al lector. Cuando salí de la Habana (y otras historietas cortas) recupera lo mejor del cuento clásico: la construcción perfecta, las palabras (los dibujos, las viñetas) imprescindibles, el final imprevisto.

Antes de ahondar en los relatos que reúne el libro, vale destacar algunos aspectos del abordaje gráfico de Arbelo. El autor es un buen dibujante. En Cuando salí… no escatima recursos para demostrarlo, pero no hace de la demostración de sus dotes una cuestión de vanidad. Al contrario, narra incluso con cierta austeridad, como quitándose protagonismo. Su buen trazo, la estética ajustada a cada ocasión, la buena composición de las viñetas, la buena secuencia, está todo al servicio de la estructura del argumento. El lector tiene que leer un cuento que lo sacuda y ya. Como si el cubano-boliviano considerara que lo otro es simple fanfarria juvenil.

Esto trae otras consecuencias sobre la experiencia de lectura. Por ejemplo, que para el vigésimo cuento leído de corrido, Arbelo aún sigue sorprendiendo. Sorprende incluso cuando transforma todo un texto en una única página o -en un extremo- en una única viñeta. Aún allí conserva su potencia. Es mérito, claro, de las obras originales, pero también de la adaptación sin fisuras del historietista, que hace parecer que esos relatos siempre hubieran sido pensados para contarse en cuadritos y globos. (more…)

enero 23, 2011

El universo narrativo de Pablo de Santis

El autor, durante la entrega de los Premios Solano López a la historieta, donde fue jurado

Es figura destacada de la narrativa iberoamericana. Y decir “narrativa” no es casual. Pablo de Santis camina entre dos mundos, el de la literatura y el de la historieta. Para uno, es “el escritor que hace cómics”. Para el otro, es “el guionista que también escribe”. En su producción, sin embargo, no parece hacer más distinciones que las del formato. Sus historietas suelen incluir elementos y alusiones literarias. Sus novelas juveniles, en cambio, acostumbraban traer alguna página dibujada.

“A la historieta llevé mi mundo narrativo”, apunta el escritor a Cuadritos. “Ya había empezado a escribir relatos muchos años antes de enfrentar mi primer guión (Ataúdes sobre mi cabeza, que ganó el premio “Fierro busca dos manos”, en 1984)”, recuerda y considera que llevó “a la narración la importancia de los elementos visuales, que son, por otra parte, algo característico de la narrativa popular”. Hay, claro, diferencias formales. Por ejemplo, aconseja una narración “más breve y contundente” para las viñetas ya que “cualquier exceso de palabras apaga el efecto del relato porque pasa a ocupar un lugar en el dibujo”.

Raro es el año que pasa sin alguna novedad salida de su pluma, sea en un lenguaje o en el otro. “A pesar de que tengo muchos libros publicados, que vivo de esto, sigo teniendo una actitud un poco naif hacia la escritura; escribo mucho más de lo que publico, un poco a la manera de los chicos que dibujan sin preocuparse por conservar los papeles.

De Santis apareció públicamente durante la primera etapa de Fierro -que llegó a dirigir-. Allí escribió multitud de guiones para distintos dibujantes, aunque los más conocidos fueron los trabajos junto a Max Cachimba. En la nueva etapa de la revista realizó el notable El Hipnotizador junto a Juan Sáenz Valiente, que luego fue recopilado por Random House Mondadori. En diciembre comenzó otra serie, esta vez en colaboración con el excepcional dibujante cubano-boliviano Frank Arbelo. Se llama Justicia poética y presenta a un poeta con desdoblamiento de personalidad. (more…)

diciembre 10, 2010

Anticipo exclusivo: Fierro #50

Es jueves y apenas pasaron las siete de la tarde. Desde la terraza se escucha a la hinchada xeneize cantar con una alegría que desmiente el empate en cero contra Banfield que señala el portal deportivo. La brisa sopla fresca y el tipo se despatarra en la reposera con la revista abierta entre las manos. Es jueves y faltan dos días para que la Fierro #50 salga a la calle. Es jueves mientras lee y piensa en la reseña que saldrá el viernes por la mañana en Cuadritos.

***

Hace rato que Juan Sasturain y Lautaro Ortiz venían anunciando cambios en la revista más importante de la historieta argentina actual. “Más personajes, más historias”, prometió su director. La ocasión, había adelantado el jefe de Redacción, sería el medio centenar de números publicados. De modo que los últimos meses de la publicación habían ido decantándose lentamente, mientras concluían la mayoría de las series en curso para dar lugar a la renovación del #50 que, además, aumenta su cantidad de páginas a 76.

De antemano se sabía que quedaban dos series en pie: Sasha despierta, de la sólida dupla Carlos Trillo – Lucas Varela, y El año próximo en Bobigny, de quien quizás sea el mejor autor integral de la nueva etapa de la revista: Ignacio Minaverry.

Ahora se incorporan otras cinco duplas, todas potentes. Trillo se duplica para hacer equipo con un viejo conocido: Eduardo Risso. Pablo de Santis vuelve a las páginas de la Fierro y manda sus guiones más allá de la frontera, para que el cubano-boliviano Frank Arbelo los dibuje. Lautaro Ortiz también se duplica y además de ejercer de jefe de Redacción le pasa letra a Juan Soto. El multipremiado Diego Agrimbau se presenta junto a Pietro, y vuelve la dupla Federico Reggiani-Ángel Mosquito.

La portada es de Marcelo Mosqueira

En este anticipo exclusivo, Cuadritos te cuenta qué hace cada uno de estos tandems creativos y qué más puede encontrarse en la revista a partir de mañana, en todos los kioscos. (more…)

julio 13, 2010

Fierro #45: cohesión narrativa y política editorial

Con esta imagen comienza el desenlace de la segunda historia del marinero

Cuando Fierro cumplió su tercer aniversario, su director Juan Sasturain comentó que buscaría generar más relato y encontrar “algunos personajes”. A pocos meses de cumplirse un año del anuncio, es posible encontrar en un #45 cohesivo, en el que las historias y los personajes han ganado espacio a las experiencias gráficas más discutidas de la publicación, pero también al humor gráfico.

Dentro del sumario de la revista dominan los relatos “con continuará”, que además ganaron en frecuencia. Estos componen el “cuerpo estable” de la revista. Hoy la categoría incluye a Angela Della Morte (por Salvador Sanz), Sasha despierta (Carlos Trillo y Lucas Varela), Sur Salvaje (Eduardo Santellán), y El año próximo en Bobigny (Ignacio Minaverry). También se contaría en el rubro Altavista, pero aquí aparece la última entrega y -resta confirmarlo- fuentes de Cuadritos dan indicios de que sería reemplazada por un título guionado por Diego Agrimbau.

Además, este número de la Fierro presenta tres cuentos autoconclusivos, todos de autores ya probados en las páginas señeras de la historieta nacional. Berliac y Frank Arbelo se ganaron a pulso sus lugares y llevan varios números mostrando historias cortas. Se suma a ellos el nacimiento de una dupla formidable: Dante Ginevra une sus fuerzas al uruguayo Rodolfo Santullo para crear Malandras, que promete ser el primero de una serie estable de unitarios de notable factura.

Pero hay otro aspecto de esta Fierro #45 debe señalarse: la portada de Diego Parés y su rediseño del sumario de la revista. (more…)

marzo 23, 2010

Fierro duro

Arbelo se destaca con un cuento gráfico que resuelve con gran potencia

En el mes de la mujer, Ignacio Minaverry dedica la portada del número de Fierro a distintos personajes femeninos de la historieta argentina y mundial. Hay 23 de ellas y de distintas épocas, aunque la mayoría son personajes clásicos: desde Mafalda y Tía Vicenta hasta Periquita o Ana de la jungla. El regreso del creador de Dora a las páginas de la revista que acompaña a Página/12 no se limita a la tapa, pero sobre su historieta se hablará luego.

En esta ocasión, Fierro incluye un sumario abultado, donde sin embargo resulta ausencia notable el humor gráfico, que apenas aparece representado por la parodia que Gustavo Sala hace a Fernando Calvi, y con una ilustración humorística del brasileño Iturrusgarai. Si parece que el material es mucho, es porque varios títulos ocupan apenas una o dos páginas: la del propio Sala es una, pero también la colaboración de Rodrigo Terranova, o los textos de Esteban Podetti y Pedro Lipcovich.

La suma de ambos factores (ausencia de humor gráfico y cantidad de títulos) da como resultado una revista de cierta densitud, que no goza de la agilidad de lectura de otros números. Eso no es obstáculo, sin embargo, para que la mayoría del material sea bueno y recomendable. (more…)

octubre 9, 2009

Anticipo exclusivo: Fierro #36 por dentro

En lo sucesivo, el portadista de turno en la Fierro tendrá la responsabilidad de reinventar el logo. Aquí: Scuzzo.

En lo sucesivo, el portadista de turno tendrá que reinventar el logo. Aquí: Scuzzo.

Es imposible resumir el #36 de Fierro en un sólo adjetivo. Acaso, cabrían más de 70 epítetos de los buenos. Uno por cada autor que participa del ejemplar especial que llega a los kioscos mañana. Uno por cada página de historieta pujante que tiene el número aniversario de la principal revista que tiene nuestro país en lo que al noveno arte se refiere. Es imposible, también, decidir por dónde empezar a describirla. ¿Por el trabajo de los humoristas gráficos? ¿Por el cambio de diseño que marca esta edición de octubre? ¿Por el regreso a sus páginas de antiguas glorias? ¿O por el arribo de nuevos talentos?

Fierro #36 trae 72 páginas repartidas -bastante uniformemente- entre casi ochenta guionistas y dibujantes. Algunos se apropiaron de una hoja exclusiva para ellos sólos. Otros compartieron una carilla con sus cófrades habituales. Unos presentaron ideas nuevas. Otros prefirieron revisitar historias previas, ofreciendo una suerte de “bonus track” o spin off de otra historia.

La portada -cuya ilustración acompaña esta reseña- es magnífica. Scuzzo confiesa que la hizo casi jugando, por hobbie y sin ninguna intención profesional. El resultado de sus divertimentos es una chapa impresionante. Una presentación que asemeja a esas tapas de chapa gruesa que para las alcantarillas era circular y que aquí es -claro- rectangular, acomodándose al tamaño de la revista. el diablo está en los detalles, aseguran, y Scuzzo se glorifica con ellos. Los puchos pisoteados aquí y allá, su firma raspada entre el óxido y el oscurecimiento del metal. La textura de la cerradura. Si el diablo está en los detalles, la tapa está endemoniada y, ¡demonios! es un gran modo de empezar. También tiene -vale advertirlo- otro gran modo de cerrar, aunque para ello conviene leerse hasta el final esta reseña. (more…)

agosto 23, 2009

Dibujando en las alturas

Aunque cubano, Frank Arbelo es un exponente de la nueva historieta boliviana

Aunque cubano, Frank Arbelo es un exponente de la nueva historieta boliviana

Si uno pregunta a los artistas argentinos cuál es el mejor festival de historietas de América Latina, la mayoría responderá sin dudarlo: Viñetas con Altura, de La Paz, Bolivia. Quienes lo visitan vuelven encantados y con ganas de regresar. ¿Qué hay en el altiplano que genera un ambiente tan acogedor a los creadores de viñetas? Frank Arbelo nació en Cuba, pero pronto se mudó a Bolivia. Allí es uno de los tantos artistas que empujan la movida local del cómic. Los argentinos lo conocen por su trabajo en Historietas Reales y su reciente visita al festival Viñetas Sueltas, de Buenos Aires. Su cercanía con nuestro mundillo lo convierte en un eslabón ideal para atisbar la escena bolivia de la tinta y el plumín.

Arbelo cuenta que, como tantos otros colegas, “dibujo desde que tengo uso de razón”. Pero jamás se le había ocurrido hacer historieta, pese a que era lector asiduo. “Me parecía muy aburrido eso de tener que hacer el mismo personaje todo el tiempo”, confiesa. Diseñador gráfico e ilustrador (para despuntar el vicio) desde 1983, no fue hasta casi 20 años después que hizo su primer cómic. “En 2002, ya viviendo en Bolivia, aparece la revista Crash!!, donde yo era el diseñador”, recuerda, “me dijeron si quería hacer una historia y de puro caradura acepté”.

El pretexto para seguir dibujando le mostró un nuevo universo, el de narrar con imágenes, aspecto que aún hoy le parece central para la historieta. “La narración es lo más importante”, asegura, “contar bien lo que se quiere contar, y cómo vas a hacerlo, las imágenes también tienen que narrar, no son una simple ilustración del guión”.

Ante su nuevo mundo y sin maestros a los que recurrir, Arbelo fue autodidacta. “Aunque hice pintura y dibujo en una academia en Cuba, en historieta como tal nunca estudié”, cuenta. ¿La solución? “Voy agarrándole las mañas de a poco, viendo mucha historieta, imitando a los que saben, haciendo, metiendo la pata y empezando de nuevo. Cortando huevos se aprende a capar”, dispara un refrán popular boliviano. (more…)

Blog de WordPress.com.