Cuadritos, periodismo de historieta

agosto 10, 2010

El robot que no quería conquistar el mundo

Torni Yo es el primer título lanzado por la flamante Comiks Debris

Es difícil no encariñarse con Torni, el robot enamoradizo. Suerte de rejunte de cajas y latas, fue creado por un científico loco para conquistar el mundo, pero se escapó para hacer su propia vida. El personaje es un androide-niño que pasa por juguete para esconderse del inventor chiflado que lo pergueñó, que se agarra metejones con muñecas y juega al fútbol en la plaza con los compinches de Lucio, su amigo. Es, además, protagonista de su propia tira, Torni Yo, publicada en la revista para niños Genios y recopilada por la flamante editorial Comiks Debris en su colección ¡Toing!

El título está guionado por Carlos Trillo y Eduardo Maicas, dupla que comparte oficio hace ya varios lustros (por ejemplo, con Clara de Noche) y en la que -según han dado cuenta en distintas entrevistas-, el primero propone las historias y el segundo les da un cierre y pone coto a su extensión. Lo curioso aquí está en el dibujo, pues los lápices corren por cuenta del marplatense Gustavo Sala alejado de su habitual grotesco sórdido para adultos. Lo secunda, como de costumbre, Humberto Miranda con los colores.

La recopilación propone varias historias de dos páginas en las que se cuentan pequeños episodios de la vida de Torni en torno a tres temas centrales: su relación con Lucio, la persecución del innominado científico loco, y su amor por la muñeca Bibi. En cada pequeño relato hay espacio para varios bocadillos graciosos y un remate de cierre. El libro incluye algunos pasajes genuinamente divertidos, como la frustrada invasión alienígena a la tierra y el robot convirtiéndose en una suerte de “rock star” en el planeta de los invasores. (more…)

octubre 9, 2009

Anticipo exclusivo: Fierro #36 por dentro

En lo sucesivo, el portadista de turno en la Fierro tendrá la responsabilidad de reinventar el logo. Aquí: Scuzzo.

En lo sucesivo, el portadista de turno tendrá que reinventar el logo. Aquí: Scuzzo.

Es imposible resumir el #36 de Fierro en un sólo adjetivo. Acaso, cabrían más de 70 epítetos de los buenos. Uno por cada autor que participa del ejemplar especial que llega a los kioscos mañana. Uno por cada página de historieta pujante que tiene el número aniversario de la principal revista que tiene nuestro país en lo que al noveno arte se refiere. Es imposible, también, decidir por dónde empezar a describirla. ¿Por el trabajo de los humoristas gráficos? ¿Por el cambio de diseño que marca esta edición de octubre? ¿Por el regreso a sus páginas de antiguas glorias? ¿O por el arribo de nuevos talentos?

Fierro #36 trae 72 páginas repartidas -bastante uniformemente- entre casi ochenta guionistas y dibujantes. Algunos se apropiaron de una hoja exclusiva para ellos sólos. Otros compartieron una carilla con sus cófrades habituales. Unos presentaron ideas nuevas. Otros prefirieron revisitar historias previas, ofreciendo una suerte de “bonus track” o spin off de otra historia.

La portada -cuya ilustración acompaña esta reseña- es magnífica. Scuzzo confiesa que la hizo casi jugando, por hobbie y sin ninguna intención profesional. El resultado de sus divertimentos es una chapa impresionante. Una presentación que asemeja a esas tapas de chapa gruesa que para las alcantarillas era circular y que aquí es -claro- rectangular, acomodándose al tamaño de la revista. el diablo está en los detalles, aseguran, y Scuzzo se glorifica con ellos. Los puchos pisoteados aquí y allá, su firma raspada entre el óxido y el oscurecimiento del metal. La textura de la cerradura. Si el diablo está en los detalles, la tapa está endemoniada y, ¡demonios! es un gran modo de empezar. También tiene -vale advertirlo- otro gran modo de cerrar, aunque para ello conviene leerse hasta el final esta reseña. (more…)

agosto 17, 2009

Bola alegre

Sala le puso humor al escenario del Salón del Cómic

Sala le puso humor al escenario del Salón del Cómic

Escuchar hablar a Gustavo Sala siempre es una sorpresa. Porque sus respuestas nunca son las que se esperan, porque no está tan loco como sus historietas harían suponer y porque desliza observaciones agudas en medio de bromas. Ayer presentó su último libro recopilatorio, Bola Triste, en El Salón del Cómic y el Animé. Lo acompañó su editor, Martín Casanova, de Moebius Editora, quien guió la charla intercalando sus preguntas con las del auditorio.

Sala y Casanova recordaron su anterior colaboración, Ábreme, la antología gay-lésbica pensada para el mercado español. Contaron entonces que el historietista debió cambiar el final de su historia para evitar herir susceptibilidades. “Así que el que garchaba pasó a ser garchado”, disparó para aflojar definitvamente las tensiones de cualquier conferencia que recién comienza.

La guarrada dio paso enseguida a una reflexión del artista. “No sé cómo funciona la susceptibilidad, cuando en Página/12 hago un chiste sobre la discriminación a un peruano pasa sin problemas, pero si toco a Charly García, que a esta altura es como pegarle a un muerto, se arma un escándalo”, señala (y luego recordará que Fidel Nadal se ofendió por una tira suya), “es raro, el palo rockero, que se supone que es el que tiene más aguante, es el más sensible”. (more…)

Blog de WordPress.com.