Cuadritos, periodismo de historieta

diciembre 23, 2011

El prófugo que se enamoraba

Una adaptación difícil, bien resuelta por el galo Mourey

Adolfo Bioy Casares se negaba a contar en el conjunto de su obra las siete novelas que escribió antes de 1940, cuando publicó La invención de Morel. Jorge Luis Borges, amigo, colaborador y contertulio de Bioy Casares describió la novela como “perfecta”. ¡Qué difícil que es adaptar una obra tan conocida! El valiente (o inconsciente) que lo hizo es un francés, Jean Pierre Mourey, quien hace algunos añitos publicó su versión en lenguaje historietístico en la editorial francófona Casterman, trabajo que ahora reproduce en Argentina Ediciones de la Flor. El resultado, se aprecia, es muy sólido.

En principio porque Mourey se esfuerza en ser fiel a la obra original, incluso construyendo un remedo de estructura similar a su homóloga literaria, y esto aunque se aparta de la novela tal cual está escrita cuando los recursos literarios no pueden equipararse a los de las viñetas. Pero Mourey lo intenta y se nota en la cadencia y, sobre todo, en el trabajo de color, pues las páginas apenas son bicromáticas, pero cambia el tono según el pasaje de la historia. La intuición sugiere capítulos o escenas del texto original, pero un posfacio del autor puntualiza mejor sus intenciones (a leerlo, que es extenso y detallado).

Como muchas otras historietas que buscan adaptar célebres novelas, esta también enfrenta la dificultad crucial de cómo reflejar el mundo interior del personaje. Eso que la literatura se esfuerza en hacer a través de las palabras , la historieta no siempre puede plasmarlo en imágenes y menos en secuencias. Mourey escoge complementar constantemente los rostros del protagonista con los cuadros de texto, que juiciosamente guían el relato pero sin tapar las imágenes. Porque de imágenes, justamente, se hace el nudo de la historia.

¿Por qué? ¿De qué trata La invención de Morel? (more…)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.