Cuadritos, periodismo de historieta

enero 17, 2012

El fanzine como decisión estética

Filed under: Cómic argentino,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , ,

Los incondicionales de Parés adorarán "La monogamia..."

“¿Por qué dejé de hacer fanzines, si me encantaba”, se preguntaba hace algunos meses Diego Agrimbau, en entrevista con Cuadritos. La colección “Burlesquitas”, de la editorial Burlesque (disculparán la cacofonía) parece ir por ese camino. Se presentaron hace cierto tiempo como “historietas en pequeño formato“, ideales para anécdotas cortas, historias muy puntuales y reflexiones poéticas de distinta clase. Pero también, como se ve en esta ocasión, se adaptan a los autores ya consolidados que quieren apartarse un rato del formato-libro para volver a la experiencia del fanzine.

Las “burlesquitas” están despreocupadas de los “lujos” editoriales y hechas por el gusto de ser hechas. Lo que las diferencia del fanzine, además del plan editorial detrás (por modesto que sea), es que sus autores no las hacen para “mostrarse”, “dar a conocer su trabajo” o tener una “carta de presentación ante un posible editor”. Es decir, están ausentes las principales motivaciones de la revista autoeditada como dispositivo. Hacia fines del año pasado Burlesque lanzó ocho nuevos títulos de estos libritos, de los cuales aquí se reseñan dos que se ajustan particularmente a esto: La monogamia del Sr. Rispo, de Diego Parés, y Café de artistas, de Marcos Vergara. Dos autores que están sobradamente instalados en otros espacios y que encontraron en este pequeño formato un vehículo apropiado para otra idea.

Café de artistas es, formalmente, la más jugada de las dos propuestas. Es una serie de tiras pensadas en torno al arte y la bebida, o mejor dicho, los artistas (plásticos, las más de las veces) y el bar. Lo curioso es que casi no aparecen pintores o siquiera personas. En su lugar aparecen tragos dibujados como si estuviesen pasados por el tamiz de su movimiento, su idiosincracia o su estilo particular. (more…)

agosto 24, 2011

El lugar en la historia

El santafesino Estinslao López, desde las memorias de su hijo

“… para remitir a un orden unanimista no dispuesto a tolerar disidencias”. La cita es de uno de los artículos que incluye Aquí Mismo II: Santa Fe, la invencible -una historieta histórica mechada con textos- y debería bastar para saber qué esperar de este libro destinado a estudiantes de las escuelas secundarias. El título conserva el apoyo estatal (declarado de “Interés Cultural y Educativo” por la Secretaría de Cultura de la Nación) y mantiene similares virtudes e inconvenientes de su primera entrega.

Por un lado, ofrece una mirada distinta de los “próceres” patrios que es distinta de la que se presenta tradicionalmente. Lo que la serie Aquí Mismo propone desde los artículos de José Hugo Goicoechea es un análisis con perspectiva santafesina que discute con la historia hegemónica,esa que suele presentarse como “nacional” pero que responde a la herencia centralista. Una nutrida bibliografía y fuentes de consulta de primera mano respaldan las propuestas del docente de la Universidad de Rosario, quien apela mucho a las citas de cartas que intercambiaron los protagonistas de esos primeros años independentistas nacionales.

Eso por el lado de los artículos. La historieta lleva la firma del guionista uruguayo Rodolfo Santullo, aunque el estilo narrativo permite suponer que no es el único que metió mano en el resultado final. La parte gráfica, como en el tomo anterior, está a cargo de los nicoleños aquelarrenses: Marcos Vergara, Federico Baert y Caio Di Lorenzo.

Contra las buenas (e interesantes) intenciones que propone el libro, sin embargo, corresponde señalar algunos inconvenientes formales o retóricos. (more…)

julio 12, 2011

La otra playa

Desde la portada empiezan a destacarse las texturas que ofrece Marcos Vergara

Decir que el uruguayo Rodolfo Santullo es uno de los mejores guionistas del continente no supone una novedad para quienes disfrutan de la historieta argentina/latinoamericana. Y afirmar que Valizas, la historia que construyó junto a su compinche Marcos Vergara, es una obra impecable, tampoco es noticia para cada uno de los lectores que la siguieron cada semana en el blog colectivo Historietas Reales.

Valizas transcurre en ese pueblito costero uruguayo promediando la década de los ’70, cuando las dictaduras latinoamericanas estaban en su apogeo. Ese sector de la costa, ahora de moda para el turismo rioplatense, por entonces estaba compuesto por un puñado de cabañas rejuntadas que le peleaban al viento y la arena nomás con un bote de pesca. Justamente a eso se dedica Ulises, un pescador que vive en un ranchito alejado con la compañía de su hijo y un perro, y poco más que las visitas (y desnudos) ocasionales de la maestra del gurisito. Hasta que un día cae de visita su hermana con un compañero, escapándose de la milicada montevideana.

Una especie de familiaridad atraviesa todos los relatos de Santullo. Una cotidianeidad, quizás. O una sensación de autenticidad, mejor. Una autenticidad que está compuesta por, pero a la vez está excedida por la mera credibilidad de los personajes que construye, el agudo oído para los diálogos, o el eco de verdad y momento personal que hay en el relato. (more…)

enero 11, 2011

Un tropezón de la web al papel

Baert brinda una historia fantástica, desaprovechada en una pobre edición

De las series que se desarrollan en Historietas Reales, La danza de los condenados es una de las más atractivas e interesantes para seguir cada semana. Desbordante de humor negro, salvaje y delirante, la autobiografía -saludablemente ficcionalizada- de Federico Baert es trash como pocas. Gráficamente no se luce tanto, es cierto, aunque los colores vibrantes aportan su cuota de intensidad al relato. Narrativamente descoya, con un ritmo de página muy bien logrado y abundantes “ganchos” al final de cada entrega para capturar al lector y obligarlo a volver a la semana siguiente. Lamentablemente, muchas de estas virtudes quedan opacadas en la llegada al papel de la historia por una edición descuidada.

La danza… es sobre todo una historia bien contada, con personajes caricaturezcos y diálogos filosos. Los coequipers de Baert -Marcos Vergara y Caio Di Lorenzo- trabajan contrareloj cada semana. El principal responsable aporta guión y lápices. Uno de sus ad láteres aporta los fondos, el otro los colores. El conjunto da una historieta sólida, fruto de un equipo aceitado por años de amistad y conocimiento mutuo (que incluso fraguó en el proyecto Los mutantes Bukowski).

El libro narra la “vida” de Baert, un profesor de arte en una escuela que -parece- detesta su trabajo, enfrenta los fantasmas de su pasado, lidia con una ex novia, un amigo que vive “colocado” y una abuela espiritista. Arisco, hosco y mal llevado, pero dispuesto a la joda y el descontrol. En el proceso, sucede una serie de peripecias increibles que incluyen un Alejandro Urdapilleta completamente psicótico y a una troupe de okupas itinerantes.

Sin embargo, la edición conjunta de Loco Rabia y Llanto de Mudo deja que desear. (more…)

agosto 31, 2010

Trabajos sin salida

Farías propone sus fábricas como espacios cerrados, de reglas propias

El trabajo es un zoológico y afuera está el mundo. Podría decirse que una empresa es una cárcel, pero la metáfora del zoo es aún más elocuente. Porque los obreros-trabajadores están enjaulados y expuestos para la generación de un valor ridículo y ajeno que sólo disfruta alguien extraño a los pasillos y andariveles fabriles. Como para un tigre su jaula, el abandono del trabajo es una quimera. En todo caso, sólo puede cambiarse por una jaula más grande o más cómoda, pero no liberarse del imperativo mismo de trabajar. El único modo de hacerlo es dejar de ser un animal para convertirse en un cobrador de entradas o paseante.

Eso está por detrás de La fábrica y los siete cuentos gráficos con guión de Alejandro Farías, que reune este tomo de la editorial nicoleña LocoRabia, que será lanzado al mercado en septiembre y aquí Cuadritos adelanta. En cinco relatos propios y dos adaptaciones, el autor propone universos cerrados, casi asfixiantes. Espacios con reglas propias, siempre tensas, voraces y no exentos de violencia, pero siempre más comprensible para sus habitantes que el exterior indómito y desconocido. Cosmos autoregulados donde mandan más la fuerza y la avivada que la ley. No importa qué se produzca en la fábrica, si es legal o no. Importa que es para otro. Entre los de abajo mandan las circunstancias y las necesidades.

Al nivel de la tierra el yugo embrutece al más noble, parece advertir Farías a su lector. La dignidad animal aquí es dudosa y siempre endeble. Se hace lo que se puede con lo que se tiene, y se intenta vivir con las consecuencias. Acaso por eso el guionista propone a sus siete dibujantes presentar a los protagonistas como bestias (todo un zoológico) y a los extraños al ambiente fabril como humanos. No es nada casual ver en esos animales tensiones contenidas, rabias domesticadas por necesidades. (more…)

febrero 2, 2010

Gran ensayo sobre la amistad

¿Un amigo está siempre?

La expresividad en los rostros es uno de los puntales del relato de Santullo y Vergara

Más tarde o más temprano, todos se hacen esa pregunta. Algunos cuestionan la institución de la amistad bien temprano, ante las primeras peleas o una traición inesperada. Otros redefinen su idea de la amistad luego, cuando el cambio de escuela o colegio lo aleja de un montón de compinches a quienes jamás vuelve a cruzarse por la calle. Otros reflexionan más tarde (quizás, demasiado) cuando se dan cuenta que han fallado.

La idea de que la amistad es eterna es adolescente. Corresponde al momento de la vida donde cualquiera se siente inmortal, en la plenitud de sus fuerzas y, a la vez, todo el universo está cambiando ante sus ojos y hace falta un mito sólido e inclaudicable al que aferrarse. Pero los amigos -sucede normalmente- mueren, se casan, tienen hijos o consiguen trabajo -a veces viene un combo de varios-. Otras, sencillamente, resulta que no negocian con la vida del mejor modo y en el pacto salen perdiendo los afectos.

Mucho de eso hay en Cena con amigos, escrito por el uruguayo Rodolfo Santullo, dibujado por el nicoleño Marcos Vergara y publicado en conjunto por sus proyectos editoriales Grupo Belerofonte y LocoRabia, respectivamente. La historia apareció originalmente en Historietas reales, donde bien pronto se hizo con el corazón de los habitués. (more…)

octubre 12, 2009

Periodismo en Cuadritos, o Cuadritos en Crítica

Cuadritos, periodismo de historieta, fue recomendado hoy en Crítica de la Argentina como parte de un panorama sobre la historieta independiente argentina. El sitio aparece consignado erróneamente como “Periodismo en cuadritos”, pero más allá de esa y alguna otra inexactitud menor (Marcos Vergara, editor de LocoRabia figura como “Marcos Valenzuela”), la nota está muy bien. Vayan los agradecimientos del caso a la colega Leticia Pogoriles.

septiembre 30, 2009

Postales del Primer Aniversario (13)

Filed under: Cómic argentino,Metacuadritos — Andrés Valenzuela @ 5:00 pm
Tags: , ,

30 de septiembre. Último día del mes aniversario de Cuadritos. Cerrando el mes, la postal que homenajea al blog por su primer año es responsabilidad del dibujante es Marcos Vergara, artista en Historietas Reales, integrante del colectivo Aquelarre y editor de LocoRabia. Vergara apeló a sus Mutantes Bukowski para saludar al sitio:

Basic RGB¡Gracias, Mutante!

**

Como detalle interesante: esta iba a ser la última postal por el aniversario del sitio. Sin embargo, a último momento llegaron dos dibujos más que en breve se subirán al sitio. ¡Gracias a todos!

septiembre 14, 2009

En primera persona: reunión de brujos

El interior de El Buen Libro, feliz y saludablemente abarrotado

El Buen Libro, feliz y saludablemente abarrotado

El taxi frenó en Mitre 280, San Nicolás de los Tres Arroyos. Tres horas de micro me habían depositado en el parador de las afueras de la ciudad de la Virgen y de Acindar. Eran las 14.30 y una mirada descuidada hubiese dicho que la emblemática librería local El Buen Libro dormía la siesta. Ojos más atentos hubiesen revelado que no, que al fondo había gente sentada alrededor de algunas mesas. Toqué la puerta y abrió la puerta una mujer de pelo gris y sonrisa ancha: Susana. Alma mater de la librería y personalidad cultural local. “Busco a Marcos Vergara“, expliqué invocando el nombre de uno de mis anfitriones. Ya estaba al tanto de mi itinerario. Me hizo pasar y antes de terminar de saludar a los presentes me estaban ofreciendo carne. El asado, suerte de apertura no oficial del Aquelarre X, encuentro de historietistas de San Nicolás, ya estaba marchando.

En la mesa de al lado, Vergara y Alejandro Farías discutían sobre los próximos planes de LocoRabia. Luego, convocaron a su colega oriental, Rodolfo Santullo, para debatir sobre las siguientes coediciones. Más acá, Ernán Cirianni explicaba su experiencia con la gripe A. El niño Ángel Mosquito y su camarada Jok charlaban con una ronda que incluía a rosarinos, nicoleños y porteños. Más tarde llegarían al ruedo Max Aguirre y Tute, flanqueados por sus respectivas media naranjas. (more…)

agosto 14, 2009

Una historieta, tres homenajes

Fuego por la boca, armas injertadas y poderes hipnóticos, las habilidades de los Mutantes Bukowski

Fuego por la boca, armas injertadas y poderes hipnóticos, las habilidades de los Mutantes Bukowski

¿Qué surge de homenajear a los amigos, celebrar un colectivo artístico y parodiar (ese modo tan icónico del tributo) al cómic de superhéroes? ¿Qué sale de la coctelera en la que se bate a Federico Baert, a Caio Di Lorenzo y a Marcos Vergara? La respuesta: Los Mutantes Bukowski.

Mis amigos son unos sinvergüenzas…“, cantaba el poeta catalán Joan Manuel Serrat. Quizás por eso, con un cariño que la gente con inquina sólo puede envidiar, lo de este libro es un auto-homenaje. Cada uno de los autores homenajea al otro como mejor le sale: demostrándolo atorrante, con sus yeites, sus menos y no sus más, sus vicios, pero siempre con cariño.

Como además de un modo u otro los tres autores están ligados al Grupo Aquelarre, y este colectivo (y los eventos de historieta que organiza) cumple diez años, también hay implícito aquí un homenaje a este grupo, del que surgió LocoRabia, editorial encargada del trabajo.

Huelga decir que el trío autoral, además, ama las historietas. Así las cosas, resulta perfectamente natural que el siguiente paso en el trabajo sea burlarse sin piedad de algunas convenciones del género de superhéroes, suerte de karma cósmico que suele perseguir a los artistas locales que no quieren dedicarse a los calzoncillos fuera de los pantalones.

La mayor parte del material fue realizado expresamente para este libro, aunque algunos fragmentos fueron adelantados en un número de la revista Comiqueando o en la web del grupo (donde también puede verse algunas páginas de este libro dibujadas con otro estilo).

(more…)

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.