Cuadritos, periodismo de historieta

junio 5, 2012

La solidez de los sueños

Reparador… no sorprende a los versados en ciencia ficción, pero es muy sólido

El Premio Ñ de Historieta atravesó, desde su anuncio, distintos avatares. Sus bases recibieron numerosas críticos y tuvieron que ser modificadas a mitad de camino. Quizás por esto, o tal vez porque los otros concursos de historieta a los que se puede aspirar en el país tienen objetivos, extensiones y hasta galardones distintos, es difícil analogar con otras publicaciones del medio Reparador de sueños, la obra con la que Matías Santellán y Serafín ganaron la primera edición del Premio. En primer lugar, por extensión: ningún otro concurso nacional premia una novela gráfica de casi 90 páginas. Segundo, por las particulares y cambiantes condiciones.

Al resultado, es decir, al libro que aquí se reseña, le cabe como principal adjetivo la palabra “sólido”. Pues en principio es difícil objetarle aspectos importantes al relato. El guión funciona todo lo bien que cabe esperarse y el dibujo es sencillamente notable: captura correctamente el espíritu de la historia, aporta sus propias cosas a la lectura y permite al lector sumergirse en el mundo.

Reparador de sueños cuenta la historia de Cacho, un mecánico especializado en reparar unos “generadores” de sueños, desde los que se controla la vida onírica de la ciudad en la que vive, Polenia. Por esas cosas de la vida, a Cacho se le cruza un rostro que lo seduce y lo lleva a preguntarse qué hay detrás de los sueños artificiales. Mala cosa para él. Peor para los dirigentes de Polenia. Lo que se dice una distopía en regla. (more…)

abril 29, 2012

Santellán, por una ciencia ficción “con un punto de vista más humano”

Ciencia ficción distópica, psicología y Foucault, entre sus influencias

“Mi papá siempre se dedicó a la historieta, o al dibujo, mejor dicho”, se corrige Matías Santellán. “Papá” es Eduardo Santellán y durante su infancia el entrevistado mamó las viñetas como un aspecto más de la expresión artística. Aunque él agarraba los lápices, le terminaron tirando las letras. “De chico siempre escribía cuentos y participé de certámenes literarios, hasta que un día dije wow, hay guionistas de historietas y me di cuenta de que era un buen medio de expresión, incluso en el diálogo con el dibujante”, reflexiona. Tiene 30 años y se volcó a la historieta hace un lustro. Cuenta que con Diego Agrimbau aprendió guión técnico y que eso lo transmitió a Reparador de sueños, la novela gráfica que realizó junto a Pablo Serafín y que les valió el Primer Premio Ñ de Historieta, que les entregaron ayer durante una ceremonia en la Feria del Libro de Buenos Aires.

La dupla comenzó con buenos auspicios. Su primer trabajo conjunto, Residuos circulares, ganó la primera convocatoria del festival rosarino Crack Bang Boom, el año pasado. Para esta ocasión, confiesa Santellán, estuvieron a poco de no presentarse. “Recién cuando modificaron las bases dijimos vamos a hacerlo“.

Fruto de años de lecturas y otros estudios, Reparador tuvo varias idas y vueltas en su formato. Al comienzo, puntualiza, él tenía la había pensado “en un formato más largo, como de novela gráfica”, pero temiendo no poder publicarla, había optado por sintetizar al máximo el guión y concentrarlo en una historia corta de cuatro páginas. Esa historia es, ahora, el primer capítulo (“Un sueño reparador”) del libro editado por Ediciones de la Flor. “Volvió a ser una historia larga para presentarnos al concurso, empezamos por estirarla a 12 páginas para entrar y cuando nos seleccionaron completamos el trabajo en cuatro o cinco meses de dedicación absoluta”, cuenta. (more…)

marzo 11, 2012

Las maquinarias emotivas de Calvi

"A veces era bueno, y a veces era malo, malvado jamás", cita a Gaiman

La primavera de 2011 todavía no se instala y aún está fresco por la calle. Dentro del bar, con un pianista de fondo, Fernando Calvi empieza a desandar una entrevista que tendrá que esperar un buen tiempo. El suficiente para que firme contrato para, finalmente, publicar Altavista en las condiciones que él quería: las dos partes juntas y en los cuatro colores de rigor.

Ante el grabador de Cuadritos, este otrora discípulo de Carlos Trillo no se queda en el análisis minucioso de una de las obras más intensas y discutidas de la nueva etapa de Fierro. También se vuelca a hablar de la multitud de proyectos que lo ocupan desde hace rato: las crónicas culturales en la revista Ñ, su papel como jurado en el Premio que esa misma publicación lanzó, y El maquinista del General, su proyecto actual para la revista que sale cada mes con Página/12. Incluso, hasta acepta adelantar una pizca de una historieta digital que lo tiene ocupado junto a Quique Alcatena.

Un registro amplio

“No me gusta la sensación que percibe el lector cuando termina la primera parte de Altavista”, dispara Calvi. “La segunda parte surge de la necesidad de discutirme a mí mismo lo que había dicho en la primera, por eso a nivel del discurso me gusta que sea leído junto”. El autor reconoce que el primer tramo del relato funciona “muy bien” en soledad y que resulta “más vendible, atractiva y popular” que su continuación, que requiere indisolublemente de la primera para funcionar.

“Yo no quería es que hubiera un tomo uno y nunca un tomo dos”, destaca sobre los motivos que lo llevaron a buscar un libro que supera el centenar y medio de páginas. “En un mercado más estable, completo podría ser en dos tomos. Con los saltos editoriales a los que estamos acostumbrados, yo quería asegurarme que cuando el libro estuviera en la calle se pudiera leer todo lo que hay y probablemente vaya a haber de Altavista”. Aunque hay una tercera parte escrita, Calvi duda sobre cuánto lo siga representando como autor. “Además, sería más bien una aventura de Barragán, como si fuera el Corto Maltés, pero no depende de las otras”. El segundo pasaje de la historia, agrega, sirve para cerrar cabos sueltos. “En la segunda parte cierra por qué tiene una sombra en la cara, por qué compra esa casa”, acota, “también me gusta eso, gana una unidad que de otro modo no tendría”.

¿Por qué el segundo tramo de Altavista tendría menos llegada? (more…)

agosto 26, 2011

Premio Ñ de historieta: más plata y nuevas condiciones

Filed under: Cómic argentino,Noticias — Andrés Valenzuela @ 8:30 pm
Tags: , , , ,

Producto de las críticas y quejas (ok, e insultos varios) que circularon por la web tras el anuncio de las bases y condiciones del Premio Ñ de Historieta, la organización del galardón decidió modificar tanto el monto económico del premio como el contrato que debía firmar el ganador y las reglas mismas del concurso.

Como resultado, el o los autores de la obra elegida recibirán un premio de 15.000 pesos.

Por otro lado, el contrato de publicación, que el propio impulsor del Premio dentro de Clarín, Diego Marinelli, reconoció en su blog que era “esclavista”, fue revisado y se asemejará en mucho a lo que Ediciones de la Flor suele ofrecer a sus artistas. Según confió Marinelli a Cuadritos, el nuevo texto del contrato estará publicado en breve en la web de la revista cultural del multimedio.

Además, (more…)

julio 18, 2011

Bases del Concurso Ñ de Historieta

Filed under: Cómic argentino,Noticias — Andrés Valenzuela @ 3:00 pm
Tags: , ,

Tras cierta dilación desde su anuncio inicial, la revista Ñ publicó las bases de su Concurso de Historieta.

Finalmente no será un concurso de “novela gráfica”, sino de historieta a secas. Los aspirantes deberán enviar un mínimo de 12 páginas (“boceto”) a modo de muestra de un trabajo de entre 62 y 70 páginas, que puede constituir una historia única o varias interrelacionadas, con tema y estilo libre.

Como de costumbre, la propuesta debe ser original e inédita (cuidado, las bases dicen “por ningún medio”, así que si salió en un blog…). Los participantes deben tener más de 18 años, residir en Argentina y (notablemente) estar vivos.

En fin, las bases completas del concurso pueden consultarse aquí. Que la diosa Fortuna le sonría a los lectores de Cuadritos que participen.

marzo 27, 2011

El año que Lunik se decidió

Filed under: Cómic argentino,Entrevistas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , , , ,

"Soy muy obse con los detalles". Foto: cortesía Oh la la.

“El año que viene quiero ver si me dedico a la historieta, porque se me está yendo la vida”, comentó Alejandra Lunik en una charla informal. No faltaba mucho para el fin de 2010 y alrededor bullía uno de esos festivales dedicados al diseño, en este caso el diseño ecológico. Abajo había carteras hechas con neumáticos y otras delicias posmodernas similares. En la sala de al lado acababa de terminar la presentación de una línea de zapatillas ilustrada, entre otros, por Lucas Varela. Ahí, esperando un frappuchino gratuito, la chica de los ojazos se despachó con esa frase que tiene bastante de exageración y otro mucho de ganas de pegarle un volantazo al trabajo.

Seis meses más tarde, Lunik es responsable de una serie mensual en la revista Oh la la (Lola), una crónica cultural en la revista Ñ (en un espacio que comparte con el mismo Varela, Delius y Fernando Calvi), y siempre pospuestos proyectos con Laura Vazquez Hutnik, con quien ya publicó bastante en la revista Fierro (donde, además, fue la única mujer en ilustrar una de sus tapas). Aunque comenzó a los 22 metiendo chistes sueltos en la revista Sex humor y pasó por otras publicaciones, como PC Users, de la mano de Fayó, cuenta que recién ahora está “aprendiendo a tener un editor”.

“Antes era muy libre en todo lo que hacía, en Oh la la tengo que mandar cinco guiones y ellas eligen el que les gusta”, explica y cuenta que unos pocos días antes de la entrevista le rechazaron la página terminada. “Es que les mandé el guión y no lo respeté”, ríe de la situación, “tenían razón, así que tuve que volver a hacer una parte, ¡pero quedaba mejor así!” Las editoras de la revista dedicada a las mujeres de La Nación tiene varias exigencias para con el guión: “tiene que ser muy claro, no tiene que ser mala onda, cínico ni nada por el estilo”, puntualiza la dibujante. “Igual yo no soy mala onda, pero en cuanto cruzás un límite…”

¿Un poco de picardía complica las cosas? “Todavía no sé bien cuál es ese límite, hay momentos en que no lo entiendo”, confiesa Lunik, “Matías Trillo, que es amigo mío, siempre me dice que cuando uno presenta un dibujo tiene que poner algo muy volado, muy fuera de contexto, entonces el editor te dice no, ¿cómo una vaca con alas? ¡Sacáselas! y no se meten más con la vaca, que era lo que vos querías dibujar”. (more…)

julio 4, 2010

La chica que se ríe claramente

"Hacíamos Océano y Charquito porque sí, sin pensar mucho los por qués", recuerda Clara Lagos

“¿8 de julio hacemos la muestra? ¡YA! ¡Te voy a matar! ¡Y Caro (Chinaski) va a estar con trabajo de parto!” Clarita estalla en risas. Ríe inclinándose un poco, con los ojos entrecerrados y los rulos queriéndose escapar. Clara Lagos, Clarita, llegó corriendo de su trabajo al Centro Cultural Recoleta -donde expuso en varias ocasiones- para hablar con Cuadritos de la inminente recopilación de Océano y Charquito (el fanzine que hacía durante los ’90 con Caro Chinaski), de su participación en el primer evento de este sitio y de su experiencia en Historietas Reales.

La chica de los rulitos y el trazo tierno lanza otra carcajada. Disfruta cada momento y se toma con humor las pálidas, algo que trasmite en cada una de sus tiras. “Sí, son historietas tiernas, pero si tengo que contar algo que no es alegre, me tengo que rajar una puteada o patear una paloma, lo hago”, advierte. “Pero también me gusta que el lector se sorprenda y diga ‘¡epa!, ¿qué pasa?’… y sí, loco, ¡si estás leyendo Clarísimos Días bancatela!”, acota con sonrisa pícara.

Más allá de su trabajo en Historietas Reales, Lagos no se pasa el día con la cabeza metida en una viñeta. Hace algunas semanas colaboró con la sección de cómic de la revista cultural Ñ, de Clarín, y está haciendo algunas páginas para una marca de zapatillas. “Llamaron a cuatro artistas para el aniversario de la marca, yo les dije que me dedicaba a la historieta y respondieron ‘sí, dale, lo que quieras’, y bueno… les estoy haciendo una historieta”, explica.

En la muestra que presentará el próximo jueves a las 19 en el Espacio Moebius (Bulnes 658, Capital Federal), adelanta, habrá material de Océano y Charquito. Tanto páginas del fanzine como una miríada de elementos laterales que conformaron la época.”Con Caro siempre pensamos que estaría bueno hacer un libro sobre dos minas contando cómo era hacer un fanzine, y las cosas que nos pasaban”, recuerda y apunta algunas curiosidades que marcaron su experiencia entre fotocopias. “Tengo todavía los panfletitos que tiraba en Ciudad Universitaria, o un libro en italiano que nos mandaron después de hacer un texto todo en italiano de mentira”, rememora, “hubo cosas muy divertidas que construían lo que después era el fanzine. Capaz está bueno presentar eso en la muestra, siempre hay algo más para decir y mostrar de lo que llega a la edición final”. (more…)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.