Cuadritos, periodismo de historieta

junio 20, 2012

Cuestión de códigos

Filed under: Cómic argentino,Cómic USA,Literatura — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

El libro prometía diversión. Todos los trabajos anteriores de Ariel Magnus, al cabo, tenían dosis generosas de humor. Allí están Un chino en bicicleta o Ganar es de perdedores, para probarlo. La cosa no resultó tan sencilla con El hombre sentado. Esta novela tiene, si acaso, un humor esquivo, solapado y presente para acentuar alguna ironía trágica del relato. Mala suerte para quien buscaba algunas risas bien urdidas. El hombre sentado no deja de ser un trabajo interesante y con su cuota de delirio. Es, sencillamente, otra cosa, distinta, de aquella que suele leerse del autor.

O de lo que espera leerse del autor. Esto dispara dos reflexiones ligadas. La primera, sobre las expectativas que un lector puede (quiere) tener sobre la prosa (la narrativa, el dibujo) de un autor. La segunda, en qué medida y en qué casos un escritor (un historietista) debe advertir/construir las reglas de lectura de la misma novela ya desde las primeras páginas.

Hay autores cuyo tono abarca a todas sus obras. La sorpresa para el lector no radica tanto en el cómo estilístico de aquello que se cuenta sino en el relato mismo. ¿Qué pasa cuando el lector está tan acostumbrado a ello que no consigue deshacerse de esa impresión a medida que pasan las páginas? ¿Le causa rechazo el nuevo modo de contar? ¿Deja el libro? ¿Se desconcierta? ¿Cómo se las arregla -pese a esto- el escritor para agarrar del cuello al lector y obligarlo a ir hasta la última página? (more…)

marzo 30, 2012

Ecografía de una familia

Filed under: Cómic USA,Reseñas — Andrés Valenzuela @ 10:00 am
Tags: , ,

Formas posibles de reaccionar ante una separación

Una radiografía muestra los huesos, la estructura ósea del cuerpo. Una ecografía, en cambio, explora la salud de sus tejidos, cómo se comportan músculos y órganos. Eso es lo que hace Dash Shaw con los Loony, sus protagonistas de Ombligo sin fondo. Por un lado, sí, describe minuciosamente su composición familiar. Pero luego apunta a lo más íntimo de cada uno de los personajes que presenta. La acción desencadenada es la excusa para hacer todo ese recorrido por la vida de una pareja mayor y sus hijos.

La trama es aparentemente sencilla: una pareja mayor convoca a sus tres hijos para anunciarles que se divorcia. Las más de 700 páginas del libro exploran cómo reacciona ante la noticia cada uno de esos jóvenes (algunos, ya padres ellos mismos), cómo atraviesan la situación los propios autores de la decisión y cómo impacta en su presente esa reunión familiar. Cada personaje es una historia paralela (eso explica la riqueza pero también el tamaño del libro). Apenas hay un puñado de intersecciones entre ellos porque la de los Loony es una familia que se desintegra.

La gama de emociones que retrata el autor californiano es muy amplia. Desde la hija que se resigna hasta el más pequeño que se siente ajeno a toda la trama, o la nieta que no entiende muy bien de qué va la cosa y está algo harta de esa casa de la costa -que es la norteamericana, pero bien podría ser Santa Teresita, porque la traducción rioplatense es discreta y bien puesta, y no hay muchas referencias geográficas fuertes-. (more…)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.