Cuadritos, periodismo de historieta

octubre 9, 2009

Anticipo exclusivo: Fierro #36 por dentro

En lo sucesivo, el portadista de turno en la Fierro tendrá la responsabilidad de reinventar el logo. Aquí: Scuzzo.

En lo sucesivo, el portadista de turno tendrá que reinventar el logo. Aquí: Scuzzo.

Es imposible resumir el #36 de Fierro en un sólo adjetivo. Acaso, cabrían más de 70 epítetos de los buenos. Uno por cada autor que participa del ejemplar especial que llega a los kioscos mañana. Uno por cada página de historieta pujante que tiene el número aniversario de la principal revista que tiene nuestro país en lo que al noveno arte se refiere. Es imposible, también, decidir por dónde empezar a describirla. ¿Por el trabajo de los humoristas gráficos? ¿Por el cambio de diseño que marca esta edición de octubre? ¿Por el regreso a sus páginas de antiguas glorias? ¿O por el arribo de nuevos talentos?

Fierro #36 trae 72 páginas repartidas -bastante uniformemente- entre casi ochenta guionistas y dibujantes. Algunos se apropiaron de una hoja exclusiva para ellos sólos. Otros compartieron una carilla con sus cófrades habituales. Unos presentaron ideas nuevas. Otros prefirieron revisitar historias previas, ofreciendo una suerte de “bonus track” o spin off de otra historia.

La portada -cuya ilustración acompaña esta reseña- es magnífica. Scuzzo confiesa que la hizo casi jugando, por hobbie y sin ninguna intención profesional. El resultado de sus divertimentos es una chapa impresionante. Una presentación que asemeja a esas tapas de chapa gruesa que para las alcantarillas era circular y que aquí es -claro- rectangular, acomodándose al tamaño de la revista. el diablo está en los detalles, aseguran, y Scuzzo se glorifica con ellos. Los puchos pisoteados aquí y allá, su firma raspada entre el óxido y el oscurecimiento del metal. La textura de la cerradura. Si el diablo está en los detalles, la tapa está endemoniada y, ¡demonios! es un gran modo de empezar. También tiene -vale advertirlo- otro gran modo de cerrar, aunque para ello conviene leerse hasta el final esta reseña. (more…)

octubre 5, 2008

“Tengo un dibujo menor”, se autocritica Aguirre

En esta segunda parte de la entrevista, Max Aguirre analiza su tarea en Los Resortes Simbólicos, critica su estilo y adelanta algo de uno de sus muchos proyectos. La primera parte de la entrevista aquí.

De la charla con Max Aguirre no se desprende que sea un hombre melancólico, como podría suponerse tras la lectura de las primeras etapas de Los Resortes Simbólicos (que aún publica cada sábado en Historietas Reales). Allí el dibujante se mostraba algo apabullado por un mundo en el que no terminaba de hacer pie. Ese trabajo le valió un enorme reconocimiento del público, de sus colegas y Domus Editora, que llevó las páginas al a imprenta.

Nueva etapa, autocritica e introspectiva de Los Resortes Simbólicos

Nueva etapa, autocrítica e introspectiva de Los Resortes Simbólicos

En la nueva etapa, que comenzó hace unos meses, cambió el aire. “Los Resortes asoman en un momento bastante difícil de mi vida personal”, rememora para explicar el tono inicial de la serie. “Hay cosas que pueden leerse como melancólicas pero que son mesas de negociación con la vida y negociar es ganar una parte a cambio de perder otra, lo que inevitablemente genera un dolor”, reflexiona. Su vida “descontroladamente dolida e inciática”, tal como la describe, desembocó en la historieta semanal al estilo “jam session”. Así mostró su “mundito”, algo que le parece “mucho más privado y más íntimo que mostrarme en calzones”.

La etapa actual de Los Resortes Simbólicos, cuenta, es mezcla de autobiografía y ficción, pero asegura que Bertolotti, el dibujante mayor que lo cita para criticarlo, existe. El cambio de rumbo se explica por un agotamiento que sintió respecto del género y de la estabilización de su vida. “Ante el qué contar que ya no hubiese contado y mi mundo menos convulsivo, se me ocurrió que una buena manera de seguir era intentar el experimento de esto nuevo, que tiene diferentes líneas de relato y que muy por el contrario del otro no es autoconclusivo y es un poco más cruel con el lector”. ¿Cruel? (more…)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.