Cuadritos, periodismo de historieta

enero 24, 2012

La condena

Filed under: Cómic argentino,Especiales — Andrés Valenzuela @ 10:00 am

Ya no queda mucho por hacerle a la cuestión. La condena pública rara vez puede revocarse y el estigma de las acusaciones más graves y aberrantes tiende a permanecer. En cualquier lugar habrá alguien que recuerde la mancha y que, aún con una posible posterior muestra de inocencia ratificada por autoridades pertinentes, desconfíe del salvoconducto. La misma acusación basta como veredicto. Esta explicación ofrecía a sus alumnos un profesor de Problemática periodística, de esa carrera, de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. El hombre sabía de lo que hablaba, pues había investigado el tema con casos policiales.

Todo esto a propósito de Gustavo Sala y la controversia desatada por su tira dedicada a David “Gueto” y los campos de concentración de la Alemania nazi, que ya generó muchísimo debate. Discusión que se dio en términos de llamativa virulencia y abundancia de falacias argumentativas, que no dejaron demasiados resquicios para  la reflexión sosegada.

La tira fue publicada el pasado jueves pero, redes sociales mediante, estalló como “polémica” recién al día siguiente. No alcanzaron las disculpas del diario ni las múltiples intervenciones radiales del humorista gráfico marplatense para explicarse y disculparse. Tampoco tuvieron mayor impacto los llamados a la mesura de distintos miembros de la comunidad judía, como este, el editorial al aire de la AM750 de Eduardo Fabregat, o la participación de Rudy en 6, 7, 8, señalando que aunque de mal gusto, la tira no niega la Shoá. Mucho menos surtió efecto la esforzada defensa de la figura de Sala desde el mundillo historietístico.

Tampoco importa que quienes lo conocen puedan dar cuenta de su integridad, de su concepción ideológica. De cuántas veces lo hayan visto cordial y generoso con sus colegas, sin preguntar ni interesarse en su origen religioso ni socioeconómico, dando consejos (de los buenos) desinteresadamente. La condena no suele admitir instancias de apelación.

Tras varios días (tarde), tras bastante reflexión, tras un esfuerzo particular en hallar las palabras que el estupor impedía encontrar el mismo viernes, van aquí algunos puntos sobre los (también) que puede ser útil pensar.

**

Algunas cosas resultan particularmente llamativas. En primer lugar, la lectura que se hace de la misma tira. Suele argumentarse que si esta hubiera sido publicada en la revista Barcelona o en un simple blog, la cosa no hubiera pasado a mayores. ¿Es así? ¿Por qué? Página/12 es un diario influyente, sí, pero no es “masivo” en los términos en los que puede serlo, pongamos, Clarín, Crónica o, en menor medida, La Nación. Se desconocen sus cifras de venta, pero hay quienes las estiman en torno a los 30-40.000 ejemplares diarios. Aproximadamente la misma tirada quincenal de la Barcelona. La tira salió en un suplemento destinado a una franja relativamente pequeña de los lectores. ¿Califica como “masiva”?

Por otro lado, si uno se detiene a prestar atención al mismo medio y su actuación histórica con la causa judía, uno concluye que es un diario muy cercano a la comunidad. Además de numerosos columnistas que profesan esa religión, el diario está dirigido por Ernesto Tiffemberg, quien también lo hace. Y el suplemento NO, por Mariano Blejman. ¿Es que ninguno de los dos se había percatado del “contenido antisemita” o del “nazismo” de la obra de Sala? ¿Tampoco nadie en la redacción? ¿Nadie en Cultura&Espectáculos, sección que está pegada al “suple” había notado nada raro hasta el momento, ni se había escandalizado cuando puntualmente los martes llegaban las tiras?

Y en la misma línea de pensamiento, ¿tampoco Daniel Divinsky, responsable de Ediciones de la Flor, notó el presunto contenido antisemita del que se lo acusa a Sala en los dos libros del autor que su sello lleva publicados? ¿Es tonto, Divinsky? ¿Son tontos el jefe de Redacción de Página/12 y el editor del suplemento?

Con esto en mente, ¿no podría interpretarse desde la comunidad judía que el chiste, quizás, no fue percibido como ofensivo? ¿Y que quizás podría haber fundadas razones para ello?

Hagamos un pequeño salto. Mantengámonos en el autor e incluso en el mismo espacio. ¿Por qué la CHA (Comunidad Homosexual Argentina) jamás se quejó de “los chistes de putos” de Gustavo Sala? ¿No lo leen? ¿O será, quizás, que entienden que el humor es -entre muchas otras cosas- también una cuestión de contexto y que publicados en ese espacio que siempre fue afín a sus reclamos no son más que una señal de integración?

¿Por qué la DAIA y la AMIA, de buenas relaciones con el “pasquín oficialista”, como fue llamado repetidas veces en los últimos días, emitieron comunicados tan virulentos y reclamaron la aplicación de la Ley Antidiscriminación? ¿Entendieron que Sala llamaba a los lectores a encerrarlos en campos de concentración al ritmo de música electrónica? De ser así, ¿hubo comunicaciones previas con el diario para discutir la cuestión?

Existe la posibilidad, en este punto, de que también estas instituciones se hayan visto superadas. Que para cuando tomaron nota de la efervecencia en las redes sociales la indignación de su comunidad había excedido cualquier posible coto y que no les quedara más remedio que plantarse en el debate como lo hicieron. Una decisión desafortunada, quizás, pero comprensible.

**

En una línea similar, ¿por qué nadie interpretó la tira como una posible denuncia no sólo de la vacuidad de las fiestas electrónicas, sino del incidente en el que se vino abajo una tarima llena de gente en el palco vip del último show de David Guetta? Incidente que, vale acotar, Guetta ignoró pese a tenerlo frente a sus ojos. ¿Por qué, en un país que atravesó Cromagnon, nadie se escandalizó por esa “anécdota” del espectáculo playero del famoso DJ?

**

Tampoco hay que dejar de cuestionar la participación periodística en todo el desmadre, acicateado principalmente por radios, algunos medios televisivos (C5N a la cabeza) y los portales informativos Perfil.com y MinutoUno.com.

Estos también fueron superados por la lógica del instante que cunde en Twitter. 140 caracteres no dan mucho lugar a la reflexión (habría que dejar de confundir el “ingenio” con la mera inteligencia o la capacidad argumentativa). En última instancia, Facebook y Twitter suelen ser espacios en los que una o dos veces al día “se nos dice” de qué debemos indignarnos: perritos abandonados, causas sociales, fotos sacadas de contexto, noticias varias y, desde el viernes, también chistes. Twitter, en particular, es pura pulsión. Y si algo se dice indignante y en una mirada/leída rápida además lo parece… lo más probable es que genere una ola de reclamos, sin importar qué análisis se haga a posteriori.

**

Para el observador atento el debate tuvo otras aristas a destacar. La más notable fue la puesta en evidencia de una serie de discursos, resquemores y despechos preocupantes. De un lado, la reacción extrema -incontables amenazaron de muerte al humorista  y muchos otros le advierten que lo “harán echar” de sus lugares de trabajo-. Y, claro, el rápido epíteto para quienes intentaran defender a Sala: “nazi”. Epíteto al que ni siquiera escapó quien suscribe, que apenas participó en alguna discusión.

Del otro… lo mismo, o parecido, pero al revés. Florecieron innumerables fantasías conspiranoicas sobre el “poder judío” y reclamos del tipo “si lo hacía con [inserte otra comunidad aquí] no pasaba nada”. De acuerdo, quizás no pasaba “nada”, ¿pero por qué una comunidad no podría reclamar si se siente herida u ofendida? ¿Por qué, si genuina y sinceramente se sintió dolida, la comunidad judía en su conjunto, como individuos o como instituciones, deberían guardarse la protesta? ¿Por qué no se puede reconocer el legítimo derecho de un colectivo social a expresar su repudio si cree que está siendo atacado de algún modo?

Curiosamente, y mientras se trataba al dibujante de “aberrante” o de “inadaptado”, quienes mostraron actitudes aberrantes e inadaptadas (que no fueron todos, hay que esforzarse también en destacar) en todos lados, sin distinción de credos ni posturas tomadas.

Acá, pareciera, tuvieron impacto varias dificultades e imposibilidades:

La primera fue la de ponerse en el lugar del otro. “¿Por qué él/ella no piensa como yo?”, “¿Qué hace que a él/ella no le ofenda esto como a mí?”

La segunda es la dificultad para distinguir un error honesto, o un exceso (un chiste zarpado, para el caso) de una hijaputez, de la mala leche. El primer factor se soluciona con una charla comprensiva y un poco de empatía de las partes. Creer que el otro es un malnacido, que nos odia y odiarlo nosotros a su vez es mucho más fácil (y también la opción más elegida desde tiempos históricos). Suele asumirse que con la posición (un medio “masivo”, en este caso) viene (o debe venir) asociada una infalibilidad para enfrentarse a los distintos problemas. La gente, sin embargo, quienes ocupan esas posiciones, insisten en ser humanos.

**

Y luego, sí, se puede optar po discutir (por seguir discutiendo) también cuestiones como los límites del humor, los “con eso no se jode”, si el autor debe o no tener en consideración (y hacerse cargo de) el destino/lectura posible de su obra (atención, habría que discutir la responsabilidad del lector en su propia lectura, porque él también es un constructor activo de sentido), las diferencias entre “chiste” y “humor gráfico” y la diferencia entre la voz de un personaje respecto de la de su autor/creador.

**

Muchas cosas para pensar, en definitiva. Por una condena.

**

**

Una opinión personal (que a nadie debería importar gran cosa)

Compartí suficientes encuentros con Gustavo Sala como para saber que no es antisemita, no tiene lazos filonazis ni ejerce ninguna de las demás aberraciones de las que se lo acusa. Lamento, entonces, toda esta locura y los días que está atravesando. También lamento que muchos se hayan sentido heridos por su tira, aunque yo no la encuentre ofensiva. Sí creo que el chiste está muy mal resuelto desde lo formal y comprendo que, para muchos, sea de mal gusto, sea por el tema que toca o por la utilización de lugares comunes (como me advirtió, con buen tino, una artista plástica). En este sentido, vaya mi respaldo a Sala por las imputaciones que se le hacen y un abrazo sincero para el resto, aunque no acordemos.

No termino de tener una opinión plenamente formada sobre los últimos temas señalados (el rol social del arte/humor gráfico, los límites del humor, las particularidades del humor negro y demás), aunque la intuición me dice que el arte tiene una función social y que el artista debe ser conciente de esta, aunque en última instancia sea imposible contemplar cada lectura posible de la propia obra. La intuición también me dice que el humor no debe (o no debería) tener límites, aunque a veces y de cualquier modo, el humorista igual puede “irse al carajo”, o tan lejos que ya no cause ninguna gracia.

En última instancia y sobre todo, pero como ciudadano, me preocupa la rabiosa ola de indignación y ánimo de ejecución popular, por un lado, y cierto tufillo -sí- antisemita que se coló en muchas de las voces que se alzaron en defensa de Sala. Entiendo que vivimos tiempos “de polarización” y hasta “de crispación” como gustan decir los analistas políticos, pero estoy convencido de que para lograr integrarse hay que, primero, escuchar qué tiene para decir el otro.

Y lamento, finalmente, haber tardado tanto en encontrar las palabras indicadas para decir todo esto.

41 comentarios »

  1. Gran artículo, Andrés!

    Comentario por Martín Casanova — enero 24, 2012 @ 10:12 am | Responder

  2. Gente, recuerden que los comentarios están moderados en Cuadritos.

    Y que las reglas del sitio piden a sus lectores que se dirijan a los demás con respeto. Empleémoslo y que haya un buen debate, que sea fructífero. Ya hubo suficientes guerras de insultos en los últimos días. Si quieren una, hay un montón de lugares donde encontrarlas.

    Comentario por Andrés Valenzuela — enero 24, 2012 @ 10:12 am | Responder

  3. Creo que la tira estuvo ‘mal resuelta’ como se resuelven mal algunas causas judiciales, algunas cirujías, algunas tortas de cumpleaños o algunas ollas de fundición, que morirán indefectiblemente en una góndola del primer ‘todo por dos pesos’ que la encuentre. Mal día, desconcentración, exceso de confianza, sea lo que fuere, da cuenta de la excepción que hace a la regla: aparte de un gran laburante, Sala es tan humano e induscutido que se da el gusto de explorar sus límites.

    Comentario por Zenitram — enero 24, 2012 @ 10:22 am | Responder

  4. y si el chiste lo hubiese hecho Nik, y en lugar de ambientarlo en la Alemania Nazi lo hacía en la Argentina del ’76 qué pasaba?

    Comentario por Eugenio — enero 24, 2012 @ 10:33 am | Responder

    • Tal vez lo hubiéramos llamado oportunista porque él no hace humor con temas jodidos, como Sala. Pero hubiera estado en todo su derecho. A lo sumo se comía la misma condena pública que Gustavo (sin merecerla) y hubiera tenido que soportar las eventuales consecuencias, como él.

      Comentario por sobrehistorieta — enero 24, 2012 @ 11:52 am | Responder

  5. “La condena pública rara vez puede revocarse y el estigma de las acusaciones más graves y aberrantes tiende a permanecer.” ¿Es esto tan asi? Creo que con la voragine actual de actualización de la información, todo pasa al olvido rapidamente, escándalos, errores, delitos, deslices.
    Es mas, y esto ya es medio ciencia ficción, ya llegó la época (al mejor estilo 1984) en que la historia se reescribe permanentemente, ajustandose a las visiones dominantes (o que pretenden dominar).

    Comentario por Agustín — enero 24, 2012 @ 10:36 am | Responder

  6. Muy buen artículo, Andrés.
    A veces, es preferible dejar que las aguas se aquieten para ver qué deja la marea y, ahí, hacer un análisis como el tuyo.
    Lo demás -o casi- fue pura fiebre.

    Comentario por Luciano Saracino — enero 24, 2012 @ 11:06 am | Responder

  7. Hechos concretos: Cualquiera que conosca algo a Gustavo sabe que es no es antisemita. Tambien se sabe que hay mucha gente alterada e ignorante que hace escandalo por pavadas. Jugar en la cornisa tiene su riesgo. Ahora es mas famoso que antes.

    Comentario por oenlao — enero 24, 2012 @ 11:11 am | Responder

  8. Si esa misma tira se hubiera publicado en la revista Comic.ar (sólo por poner un ejemplo), nada de todo esto se estaría hablando… Aunque, claro, los libros de Bife Angosto tampoco se venderían tanto. En este caso, podemos ver que “el medio también es el mensaje”, y el hecho de que saliera en Página lo agrava más -de cara a la sociedad- que si saliera en alguna publicación menos masiva. El chiste, en sí mismo, es mucho más malo que ofensivo…
    Mala suerte para el autor, pero que ni se preocupe: cualquiera sabe que acá no hay antisemitismo. Este quilombito es apenas “una tormenta de verano”.
    Sala vos seguí con lo tuyo y estate un poco más atento al lugar desde donde haces tu humor. No más que eso…

    Comentario por javier doeyo — enero 24, 2012 @ 11:29 am | Responder

  9. Gran articulo y te felicito, Andres.

    Todo este quilombo, mas alla de lo ocurrido, deja en evidencia la falta de razonamiento por delante de los actos. Ojala esto nos sirva para poder entender un poco mejor situaciones que se nos puedan escapar de las manos y de esta forma hacerles frente mediante el dialogo, el respeto y la inteligencia.

    Tambien, me gustaria invitar a Lautaro Ortiz, editor de fierro, a leer articulos como este que no invitan a los prejuicios como si lo hacen los suyos.

    Saludos.
    Brian Janchez

    Comentario por Brian Janchez — enero 24, 2012 @ 12:11 pm | Responder

  10. La tira es pésima, obvió lo fundamental, el efecto humorístico, más allá de la polémica.

    Comentario por Ceci1996 — enero 24, 2012 @ 12:21 pm | Responder

  11. Excelente artículo Andrés. Claro, reflexivo, con distancia crítica. Celebro entonces que te tomaste el tiempo.

    Me gustó especialmente eso de “140 caracteres no dan mucho lugar a la reflexión (habría que dejar de confundir el “ingenio” con la mera inteligencia o la capacidad argumentativa). En última instancia, Facebook y Twitter suelen ser espacios en los que una o dos veces al día “se nos dice” de qué debemos indignarnos”

    Un abrazo enorme, nos vemos.

    .

    Comentario por Laura Vazquez Hutnik — enero 24, 2012 @ 12:25 pm | Responder

  12. A mi me parecio un chiste gracioso… Hitler dice “vamos a divertirse que la vida es corta”. Y lo dice en el campo de concentracion. A los que estan por morir. Es oscuro. Es ofensivo. Es un “Sala”.
    Con respecto a las opiniones, en el momento en que escuche que hablaban del chiste en Radio 10 (para mi desgracia radio preferida de mi jefe) reafirme mi pocision y opinion en el mundo. Sabes que tenes razon cuando Radio 10 esta en contra. Y con respecto a las opiniones de los particulares mi filosofia es la de la abonada a medicos gerontologos Moria Casán: “Si queres llorar, llora” expresa tu opinion tranquilo. No hay mejor ocasion que esta para saber a quienes tirarles un “unfriend”…

    Comentario por Julián — enero 24, 2012 @ 12:27 pm | Responder

  13. Muy buen articulo.

    Después de tanto tiempo no creo que lo haga pero ojala que Sala no se “ablande”.

    Comentario por Jalo — enero 24, 2012 @ 1:15 pm | Responder

  14. Jugar con fuego puede provocar quemaduras, y el que lo manipula debe saberlo, de lo contrario es un inconsciente (y serlo no sirve como defensa) Me parece que la diferencia radica en lo público y en lo privado. Seguramente la mayoría de estos “indignados” contó a carcajadas, en sus círculos privados, chistes sobre judíos, negros, homosexuales, gallegos y demás víctimas que no “son como uno”. La hipocresía es un factor común en el ser humano, que es el único capaz de decir y hacer lo que NO piensa. La condena social es la más obtusa y peligrosa de todas, porque es producto del contagio y no de la razón.
    Por otro lado, cruzar los límites es el camino más corto para hacerse masivo (condenado o no) depende de lo que cada uno busque en su vida, porque (y me refiero a lo masivo) ¿quién era Sala hasta hace unos días? Es sólo una opinión. Muy buen artículo Andrés. Saludos

    Comentario por Walter — enero 24, 2012 @ 1:15 pm | Responder

  15. Está buena la “radiografía panorámica” que sacaste, Andrés. Más vale tarde que nunca para opinar: el que llega tarde tiene otra perspectiva de los acontecimientos.
    Yo también me asusté de lo violentas que fueron las posturas, o la forma de exponer esas posturas. Es realmente alarmante que no sepamos discutir.

    Comentario por el_bru — enero 24, 2012 @ 1:21 pm | Responder

  16. Excelente nota Andrés. Coincido en tus apreciaciones. Pienso que por un lado la tira no es lo mas acertada, pero no me parece que detrás allá ninguna intención neo nazi, pero la reacción desmedida de los medios es notable frente a otras cosas que suceden que deberian ser verdaderamente indignantes. Esa condena me parece mas Nazi que el chiste. Saludos.

    Comentario por RRulli — enero 24, 2012 @ 1:34 pm | Responder

  17. Me gustó mucho la columna y estaría dispuesto a bajar la guardia y decir “bueno, se excedió un poco y ya” pero me encuentro con este antecedente y digo “mierda, este tipo no tiene límites y con el escudo del humor se va al carajo”:

    Saludos

    Comentario por Mariano — enero 24, 2012 @ 1:44 pm | Responder

    • Mariano: El humor no es un escudo. Ni una espada. Es humor viejo. Y reirse de todo y de todos no solo es un derecho: es casi una obligacion. Es obvio que alguien se va a ofender.El chabon que se cayo de la bici del que vos te reiste probablemente se enoje pero yo no me rei de el.El estaba ahi metido en la situacion que a mi me causa gracia…
      Me corrijo. No nos riamos de todo. Hay cosas que no nos causan gracia. Burlemonos de todo y que el se quiera reir que se ria.

      Comentario por Julián — enero 24, 2012 @ 2:46 pm | Responder

      • tu mensaje es demasiado contradictorio para mi gusto y me quedo con esto: no reniego del derecho de burlarse de cualquier cosa, solo que me parece que hacer un chiste sobre un campo de concentración nazi o sobre la pedofilia supera mi capacidad de asimilación y la de muchos.Y creo que no se trata de apertura mental si no de ciertos temas hipersensibles y demasiados serios como para ser tomados con tanta liviandad.Pero no creo que sea solo un tema de Sala. Lo veo hasta en los dibujitos animados donde el chiste ahora esta asociado a vómitos, eructos, flatulencias, etc. Creo que hay una carrera para ver quien llega más lejos y corre los límites un poco más. Y tengo derecho a pensar que eso es una idiotez.

        Comentario por Mariano — enero 25, 2012 @ 11:28 am

    • Sobre el chiste en si cito la frase mas repetida de los ultimos dias “comedia es tragedia mas tiempo”.
      Es de una pelicula de Woody Allen. Una pelicula que no todo el mundo vio. Porque cada uno elige que ver y que no. Que loco, no, eso de la eleccion? Que joda, porque si no nos cabe algo elegimos no consumirlo y listo. Sin pedir la cabeza a los autores de ese algo.
      Una locura…

      Viste a Micky Vainilla? No te parece ofensivo o que a veces se va a la mierda? Hay veces que me quedo callado mirando la tele. Ni una risa. “Se fue al carajo” digo..

      Escuchaste alguna vez a Fernando Peña? Cuando estaba al aire lo escuchaba siempre. Pero hubo bocha de veces que me tuve que sacar el auricular o apagar la radio porque no podia escucharlo de lo vijaconchetadesanisidro que se ponia…

      Comentario por Julián Leandro Iñiguez — enero 25, 2012 @ 1:46 pm | Responder

  18. Excelente artículo. Lo suficientemente moderado y equilibrado como para comprender el entendible dolor sufrido por las personas que se sintieron afectadas por el chiste y al mismo tiempo suficientemente distante como para comprender que este chiste negro por mas desafortunado que sea en este caso no implica que el autor sea necesariamente antisemita, nazi o cualquiera de los otros calificativos que livianamente se le endilgan. Cabe reflexionar, que la banalizacion de la Shoá tambien se produce cuando se llama nazi a cualquiera, nazi no es cualquiera, la ideologia nazi no es una ideologia cualquiera, sino una ideologia que sirvió de sustento para una matanza de millones de inocentes. Puede calificarse de nazi a un humorista desafortunado? De igual manera, pueden calificarse de nazis a los indignados y heridos por el chiste que claman en repudio de aquél, pidiendo ciertas restricciones a la libertad de prensa?…. ciertamente ni uno ni otro comportamiento merecen tan grave calificativo… Debemos reflexionar con mesura comprendiendo el entendible dolor sufrido y a su vez repudiando las desmedidas expresiones de repudio y a los defensores de Gustavo Sala, muchos de los cuales deslizan ideas antisemitas, que si merecen el mayor de los repudios…

    Comentario por Rodrigo — enero 24, 2012 @ 3:15 pm | Responder

  19. La reflexion mas completa y lucida que he leido al respecto

    Comentario por Zambrano — enero 24, 2012 @ 4:37 pm | Responder

  20. Muy buen análisis, Andrés. Los lectores de Cuadritos esperábamos una reflexión en este espacio. Como dijeron algunos más arriba, a veces es bueno dejar que la cosa se calme y detenerse a pensar para encontrar “las palabras adecuadas”. Brindo por eso. Comparto con vos y tus lectores una editorial que publicarmos en Agencia NAN sobre este tema: http://agencianan.blogspot.com/2012/01/dejemonos-de-joder_24.html

    Abrazo grande!

    Comentario por Sergio — enero 24, 2012 @ 4:54 pm | Responder

  21. Gracias por citar Apuntes Urbanos!
    H

    Comentario por H — enero 24, 2012 @ 5:06 pm | Responder

  22. Excelente reflexión…

    Comentario por Luis — enero 24, 2012 @ 8:49 pm | Responder

  23. Hola, solo pasaba para decir lo siguiente: ¿soy el único que piensa que el chiste de Sala no fue malo? Un amigo me pasó el link y lo primero que le comenté, antes de enterarme de toda la polémica, fue “es uno de los mejores que hizo en los últimos años”.

    Comentario por Diego — enero 24, 2012 @ 9:17 pm | Responder

  24. Andi, celebro lo que escribiste. Me gusta sobre todo tu esfuerzo por comprender qué ocurre del otro lado, el porqué de la indignación. Y por qué otras personas pertenecientes a la comunidad no se indignaron. Es una de las preguntas que me hice cuándo me levanté al otro día y vi las redes sociales plagadas de comentarios negativos sobre Sala: che, ¿seré una hija de puta por haber leído el chiste como si fuera uno más? Porque a mí no me movió un pelo. Y la otra que me hice fue: pero si el chiste lastimó, ¿entonces está bien que en mi cabeza siga defendiendo rotundamente a Sala? Y creo que sí, que tengo que seguir pensando lo que pienso: que el chiste era malo, porque no me hizo reír, pero que me parece bien que estas cosas aparezcan en el humor. Pero tampoco se puede ignorar lo que pasa del otro lado. Y creo que graficaste esa sensación mía. Perdón por extenderme tanto, pero quería felicitarte y compartirte mis sensaciones. Y respecto de lo último, eso de que lamentás el tiempo que tardaste en decantar la cuestión, me parece perfecto: los periodistas que se toman su tiempo son los que, en definitiva, mejor exponen sus verdades. Beso.

    Comentario por Daniela — enero 24, 2012 @ 11:21 pm | Responder

  25. MUy bueno , Andres !Encontraste las palabras indicadas para resumir todo lo que paso ,
    A mi el chiste me gusto bastante por sus multiples lecturas y obvio , porque me encanta el dibujo de Sala, ya de verlo te reis!Abrazo!

    Comentario por Andres Lozano — enero 25, 2012 @ 4:26 am | Responder

  26. Yo tengo una consulta: ¿por qué los judíos siempre se escandalizan por este tipo de cosas? ¿Por qué viven de la victimización y no pueden reírse un poco? Yo nunca vi que se armara pedazo de revuelo por hacer chistes con armenios, homosexuales, católicos, ciegos, náufragos, etc, etc.
    ¿Alquien me podrá responder?

    Saludos a todos y a todas.
    Iñaki.

    PD: Todo esto me hace acordar a la historieta de Will Eisner: “La conspiracion”, no sé por qué.
    PD2: Al final Berliac tenía razón.

    Comentario por Iñaki Aragón — enero 25, 2012 @ 12:02 pm | Responder

    • Iñaki, Preguntarse “¿por qué los judíos siempre se escandalizan por este tipo de cosas? ¿Por qué viven de la victimización y no pueden reírse un poco?” medio que raya la caractiracion negativa de cierto grupo etnico-social. Ahora, si te referis a las indignaciones y demas que se sucitaron, creo que fueron mas que “los judios” los que se expresaron. Quizas lo ideal seria, alhablar del tema del chiste de Sala, que nos refiramos a EL CHISTE DE SALA sin entrar en complicados analisis socio-economico-ideologico-sociales de “los judios”.
      Digo…

      Comentario por Julián Leandro Iñiguez — enero 25, 2012 @ 1:42 pm | Responder

  27. Iñaki: Lo que entiendo que molesta a la colectividad judía en general (aunque no se puede aglomerar cada sentimiento individual de cada miembro) no es el chiste del judío en si, sino el chiste sobre el episodio mas doloroso en la historia judía. Los chistes sobre estereotipos judíos como tacaños, la idishe mame, la endogamia y demas, son hechos por propios humoristas judíos como Norman Erlich o en el libro “reirse es kosher”…. Es claro muchas reacciones son desmedidas e injustificables (como el pibe GG, que esta obsesionado en facebook con sala o otro loco que salio a publicar su dirección y telefono)… pero no se puede negar que el que pretenda hacer humor con eso (aunque sea de manera perimetral y bien intencionada), deberá saber que muy posiblemente hiera muchas susceptibilidades y genere una cierta indignacion, tal y como si se hiciera un chiste de esa misma naturaleza respecto de los desaparecidos…

    Comentario por Rodrigo — enero 25, 2012 @ 2:35 pm | Responder

  28. [...] de cotejar al cierre de edición del diario. Desde este rincón, se suscribió a ella por todos los motivos expuestos el martes. Share this:TwitterFacebookCorreo electrónicoStumbleUponLinkedInMe gusta:Me gustaSé el primero en [...]

    Pingback por Sala: un apoyo y una carta abierta « Cuadritos, periodismo de historieta — enero 26, 2012 @ 6:01 pm | Responder

  29. Lamento la triste existencia de personas con una visión tan estrecha de la realidad…
    Me pregunto si este caso es grave, que se puede decir de los libros de chiste de gallegos, que todavía se pueden encontrar en algunas librerías, ¿acaso eso no es discriminación?

    La Shoah fue un triste capitulo de la humanidad una gran muestra de las miserias humanas, pero considero que no es motivo para la censurar, no es un llamado al antisemitismo, no es un guiño a los protocolos de los sabios del sion, es un poco de humor negro, perdón digo de color…

    Y ojala que algún día podamos reírnos de nuestras propias tragedias nacionales, como la conquista del desierto, las infames dictaduras o por que no de las Malvinas, o como católicos de nuestro propio mesías que era carpintero… y bueno da para muchos chistes de mal gusto, que quizás si los hiciera otro nos caería mal, pero tal vez nos robe una sonrisa.

    Tal vez es un humor para entendidos, no todos tenemos la misma sensibilidad. Por ejemplo: pude hacer reír a un ser querido comentándole “cuanto pesaba el cajón de tu abuela y me nos mal que le faltaba una pierna”

    “…Quizá la tarea del que ama a los hombres consista en lograr que éstos se rían de la
    verdad, lograr que la verdad se ría, porque la única verdad consiste en aprender a liberarnos
    de la insana pasión por la verdad…”

    Comentario por chicodeforme — enero 27, 2012 @ 10:04 pm | Responder

  30. Yo creo que mas de uno de los ofendidos se reiria con “Ahmed & Salim”? http://www.youtube.com/watch?v=rXMIQDVOs98
    Los temas tensos son los que mas se prestan a tratarlos desde el humor.

    Comentario por Lisandro — enero 30, 2012 @ 3:01 pm | Responder

  31. [...] bromeando con el DJ David Guetta y la homonimia de su nombre desató una reacción furibunda que resistió cualquier análisis sosegado. Su teléfono sonaba con amenazas de muerte, cuando no de radios y programas de televisión [...]

    Pingback por “Apareció una autocensura muy molesta, pero inevitable” « Cuadritos, periodismo de historieta — junio 17, 2012 @ 10:01 am | Responder

  32. [...] en el cual se lo acusó de “antisemita”. Para recordar el caso, bien vale este pequeño análisis de Cuadritos y las reflexiones del propio involucrado. También vale señalar que hubo una carta abierta en [...]

    Pingback por 10 noticias claves para la historieta argentina en 2012 « Cuadritos, periodismo de historieta — diciembre 23, 2012 @ 10:05 am | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 118 seguidores

%d personas les gusta esto: